10.12.19

¿Y si el Rey no propusiera a Pedro Sánchez?

Vamos a pensar en una situación creo que posible y al menos curiosa. La Constitución Española en su artículo 99 apartado 1 dice:

Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

Y a uno le entra la duda de si el Rey no tiene libertad en aplicación de este artículo de proponer como Presidente de Gobierno ante el Congreso de los Diputados a quien él estime conveniente, con indiferencia de si es o no Diputado, si es o no miembro de un partido político.

En realidad quien lo elige es el Congreso de los Diputados a propuesta del Rey, pero este podría presentar, proponer a quien quisiera. La presidencia del Congreso de los Diputados hace de “través” de correa de transmisión nada más. O al menos eso me parece a mi.

¿Y con qué intención? Puestos a pensar, con dos intenciones bien diferentes para elegir entre ellas. Para que los plazos de los dos meses se iniciaran y no hubiera un periodo eterno sin gobierno y sin elecciones. Y uno más curioso, para buscar un candidato que fuera apoyado por fuerzas que son incapaces de apoyar el del partido político con más Diputados, pero insuficientes para lograr esa mayoría simple de la segunda vuelta.

Algo similar ha sucedido ya en la República de Italia hace unos años. El Jefe de Estado puede intentar buscar a un candidato de consenso si no existe un candidato claro que es admitido por la mayoría y así evitar unas nuevas elecciones.

El asunto no es banal, pues aunque lo lógico sería pensar que el partido político con más posibilidades de lograr el Gobierno siempre votaría NO a ese candidato impuesto por el Rey, sabe que si cae se iría a unas nuevas elecciones donde sería fuertemente castigado (o no) por su decisión de tampoco apoyar a un candidato externo a su propio partido, o al menos externo a su propio candidato de cartel electoral.

4.12.19

Felipe González habla desde Colombia. 10 detalles

Entrevistado en Colombia el presidente Felipe González y demostrando su gran capacidad de reflexión socialdemócrata ha dejado algunas perlas que deseo entresacar por las posibles luces que representan en estos momentos.

------------------

El mundo está (hoy) atravesado por dos problemas globales, la pérdida de la normatividad, del respeto a las normas y la desigualdad.


 Hay que impulsar algunas reformas no estructurales, simples y que, sin embargo, inciden en la vida de los ciudadanos. La “revolución” de las pequeñas cosas.

 Cuando se analiza concretamente un problema (uno) puede discutirlo con mucho más éxito con gente de diversas posiciones, diferencias técnicas, ideológicas, etc.

 Hay desafíos que importan a todos (los ciudadanos) que son muy concretos y que se pueden traducir en propuestas.

 La preocupación de los jóvenes hoy es por los cambios que se están produciendo en el trabajo en el sentido amplio por la revolución tecnológica, inteligencia artificial, robotización. Su actitud es de preocupación por el cambio climático. Cualquier político inteligente tendría hoy las mismas preocupaciones. ¿Cuál es el problema que existe para que esas preocupaciones de los chicos no conecten con la representación de los políticos?

 La fractura social que supone una redistribución muy negativa del ingreso es una fractura social que ha tensado la sociedad norteamericana, americana o europea. A veces hay demagogos que dicen que lo van a resolver, pero siempre son respuestas simples.

 El poder adquisitivo del salario medio en Estados Unidos no varía desde hace 35 años. Y en algunos casos se ha desarticulado mucho el trabajo, tanto que hay una concentración enorme del excedente en las capas más altas.

 Por encima de la Constitución como Ley máxima no hay nadie. Si no, no hay Estado de derecho. La democracia respeta a la Constitución también para cambiarla.

 El otro elemento que genera ese desconcierto en toda la sociedad es la desigualdad en la redistribución del ingreso. La gente está harta. Esa desigualdad está por encima de los sistemas, iba a decir de los modelos, se da en la misma proporción en China, en EE UU que en Dinamarca. Atención porque es un problema de sostenibilidad del modelo.

 No sé si recuerdan la inmensa oleada que produjo la llamada Primavera Árabe cuando todo el mundo estaba con el gran entusiasmo sin el mínimo análisis serio, porque empezó como una revuelta del pan. En esta actual crisis de América Latina, a pesar de todo hay algunos elementos que son preocupantes. ¿Cuánta responsabilidad hay en los representantes políticos para que después de tantos años de gozar de democracias imperfectas, pero democracias al fin, estén (otra vez) de vuelta los militares?

28.11.19

Hay que explicar el espacio nacionalista de izquierdas

Parecería obvio explicar que no es ni mucho menos sinónimo ser nacionalista con ser independentista, pero sobre todo en estos tiempos de mentiras conviene advertirlo varias veces al día por si en alguna de ellos pillas a alguien que lo entiende.

¿De quién se puede ser independiente una sociedad en estos tiempos que corren, donde los que te tienen sujeto al Sistema no dan la cara ni se presentan a ser elegidos?

¿Sería independiente real un catalán o un ucraniano por no depender de sus actuales gobiernos? Si acaso... dependería “de otros” a los que no conoce y por ello podrían ser incluso peores. Es mentira que uno pueda dependen de su propio territorio. Ya no existe la Edad Media.

La independencia no trae en sí misma beneficios, el nacionalismo en cambio plantea las opciones obvias de defender lo cercano, lo propio, ante quien estando cerca (vecinos) ya defienden lo suyo y no lo mío 

¿Alguien se quiere preguntar por qué un madrileño no necesita ser nacionalista? Efectivamente, porque ya lo es..., de su propio espacio vital y geográfico elegido para ser el “centro o corazón” de todos los demás.

Lo complejo es lograr defender el nacionalismo NO separatista desde dentro de los territorios históricos sobre todo entre sus propios vecinos si los pequeños son débiles, pocos y muy manipulables. 

Simplemente porque en esas zonas todos los poderes reales no están viviendo en sus propios espacios. Y sus capacidades de presión resultan tremendas.

Ser nacionalista no quiere decir que se vaya a romper la Unidad Estatal o Nacional. Hay países con muchos Estados, hay Estados con muchos países dentro, hay Uniones con muchos territorios muy diferentes, incluso hay países con cuatro idiomas totalmente diferentes para todos los usos, y países con decenas de banderas en las calles inundando la vida comunal. 

Hablo de Suiza, Bélgica, Alemania o los EEUU por poner cuatro ejemplos, pero hay más.

En España existe ya desde hace décadas sistemas fiscales totalmente auto determinados por sus propios gestores territoriales. Y los hemos admitido y no sucede nada. Nadie tendría hoy bemoles (de los de ser capaces de intentarlo por las buenas) para suprimirlos. Ni inteligencia social tampoco tendrían.

La izquierda en su propia teoría internacionalista y de apoyo a los sectores más débiles de la sociedad son los que menos parecerías ser proclives al nacionalismo. Pero son (somos) también los que intentamos defender desde cerca los problemas, los que solemos estar más apegados al territorio, los que intuimos que o nos acercamos a los problemas para resolverlos desde lo más cerca posible o no nos lo resolverán los egoístas que están más pendientes de los suyos en exclusividad y además nos miran desde la distancia.

Unido a que invariablemente el mundo de la cultura y la historia es muchas veces nacionalista por pura razón de supervivencia. Si hay dudas mirar el desembarco de festividades y colorines americanos que sufrimos en nuestro mundo cultura occidental en los últimos años. O conservamos las culturas e historias de nuestros propios nacionalismos nunca excluyentes o los nuestros serán absorbidos por la nada.

Escuchaba en los últimos Sondeos la gran pregunta repetida de si Cataluña era Nación sin que nadie se atreviera a decir que SI. O que incluso se dijera sin miedo que en España hay 8 nacionalidades legalmente reconocidas. 

Claro que se puede hilar fino y decir que no es lo mismo nacionalidad que nación. En los últimos años el idioma es capaz de retorcerse varias veces con la misma definición. ¿A qué se refiere pues la nacionalidad si no es a identificar la Nación como algo básico y lógico si tiene personalidad propia y además histórica?

En los EEUU hay creo 52 Estados y todos con sus leyes diferentes están bien unidos en la Unión. Tienen incluso su propio Estado que es Paraíso Fiscal dentro de los EEUU. Y nadie duda de que es un país donde nadie se quiere independizar.

¿Quién pone las diferencias entre nación, nacionalidad, estado, país, confederación, cantón? ¿Las Leyes? ¿Y quién crea las Leyes y las modifica o incluso las incumple? ¿Nos leemos bien la Constitución buscando incumplimientos? ¿Cuantas naciones tiene el Reino Unido? ¿Cuantos Estados tiene Alemania?

25.11.19

Las ideas de VOX han venido para quedarse. Lo siento

Algunas personas e incluso algunas organizaciones creen que se puede blanquear a VOX intentando explicar sus posturas y actos con razones que aunque no aprueban creen que forman parte de la vida en comunidad, incluso de la libertad de expresión o de postura. 

Es un error, la derecha extrema como la izquierda extrema (de la que no forma parte Podemos ni de lejos) no admite injerencias en sus ideas, pues por eso precisamente forman parte de la extremidad. No quieren escuchar otras razones que las suyas, para no dudar y perder razones tácticas. Pero eso no quiere decir que en estos momentos no representa a un número muy alto de españoles a través de su voto, y por ello y sin blanquear sus discursos, si que haya que analizar qué representan. Y sobre todo por qué los representan ellos y no el resto de fuerzas políticas.

VOX ha venido para quedarse por culpa de la sociedad en su conjunto y los partidos políticos que había en 2018, que no supieron trabajar la crisis 2008 a 2019 (de momento), que tiraron a la basura la ilusión del 15M y que ha convertido a España es un complejo país sin gobierno ni salidas claras hacia su orden.

Todos somos responsables del futuro, y debemos darnos cuenta de lo que estamos perdiendo en estas dos décadas del siglo XXI para saber qué hemos realizado mal e intentar modificar hábitos y ser capaces de salir de este caos. Caos por cierto que millones de españoles ven con alegría y sentido positivista. Por eso es complicado revertir estas realidades, pues se asientan en millones de votos.