17.5.24

La Sanidad y la Salud es mucho más que el médico de familia


Se van conociendo con cuentagotas informes de profesionales de la Sanidad, que cuando la pandemia y sin tener globalmente información suficiente, ya avisaban con claridad de lo que nos iba a suceder si no se tomaban las medidas pertinentes. 

La ventilación era fundamental, y en cambio se optó por evitar contagios por contacto, por tocar elementos. Era el aire quien transmitía el Covid y no el tacto. Todos teníamos que haber utilizado mejor el Sentido Común pues todos éramos responsables de nuestra propia salud.

Y ese concepto era claro sobre todo para evitar muertes entre ancianos metidos en Residencias con malos aires acondicionados y sin ventilación exterior en un inverno frío. No en todos los países se hizo igual.

Ventilación, ventilación, ventilación.

Uno puede decir que visto desde el presente es muy sencillo opinar, pero lo cierto es que la transmisión por el aire estuvo sobre la mesa desde el primer momento y se descartó como primer elemento durante excesivos meses.

No sirve de nada hablar de esto, ya superado, sino de entender que la Sanidad es mucho más que acudir a tu médico de familia en búsqueda de una receta. Si todos entendiéramos tanto de nuestra propia salud como lo que entendemos de fútbol, disfrutaríamos más de la vida y de nuestra calidad de salud.

La Sanidad y la Salud es mucho más que quejarnos, es sobre todo entender lo básico como hacemos con la mecánica de nuestro coche, y si es posible, evitar los problemas cuando son leves y no esperar a que se hagan graves. Y es entender que tomar medidas básicas muy repetidas, es fundamental.


13.5.24

Tras hablar Cataluña, se trata de entenderla

Las elecciones de ayer en Cataluña marcan el inicio de algunos cambios importantes en Cataluña que costará un tiempo entender, encajar, asumir, asentarse sobre todo.

No hubo una gran participación y eso dificulta saber si lo visto ayer es Flor de un Día o es un nuevo camino. Se requiere un análisis muy pormenorizado para saber quien se abstuvo y por qué, quien cambio su voto y para qué.

Lo cierto es que por primera vez el voto independentista en Cataluña fue menor que el voto unionista. Pero no de forma clara y contundente. Lo que abre un variado abanico de opciones en Cataluña y en Madrid. 

No debemos olvidarnos que parte de lo que suceda a partir de ahora tiene condicionantes claros en Madrid. Y en Francia.

No creo que ERC vote a favor del PSC. Podría abstenerse, pero entonces el PSC necesitaría los votos afirmativos del PP y de VOX, o al menos también la abstención de este último. A los Comunes les costaría mucho votar lo mismo que el PP en Cataluña.

Nadie quiere una repetición electoral, por estrategia pero también por economía. Perdiendo 13 diputados, es casi imposible tener rasmia para apostar por una nueva campaña.

Podría apoyar ERC un gobierno del PSC pero no entrar en el mismo, a cambio de por ejemplo tener la Presidencia de las Cortes. Pero sería un gobierno temporal, muy temporal.

Hay una opción que nadie contempla, y que podría estar en el cajón de lo imposible muy posible. Un apoyo, del PP y VOX al PSC para evitar que pudiera gobernar el independentismo. En esa coyuntura los Comunes se abstendrían. Se facilitaría un gobierno en muy clara minoría del PSC pero pillado por el PP y VOX que desearía demostrar responsabilidad estatal desde fuera y solo en Cataluña.

Sin olvidarnos de la opción a medio plazo de que Puigdemont desee forzar las diversas situaciones, con ciertos cambalaches poco recomendados.

11.5.24

Tenemos derecho al trabajo. Y se puede inventar

Les decía el otro día a un grupo de amigos que me había planteado el colapso del sistema económico y laboral actual, que el propio “sistema” era capaz cuando quisiera, de crear millones de puestos de trabajo. 

La sorpresa por mis palabras no les llegó en ningún momento, simplemente debieron pensar que yo estaba en un día idiota, de los muchos que yo tengo.

La UNESCO nos decía en 2016 que se necesitaban unos 70 millones de profesores de Educación Primaria y Secundaria, inclusiva y equitativa, si se querían cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible del año 2030. En el 2024 seguimos igual o peor.

Efectivamente, no queremos, no sabemos y no lo haremos. 

Pero eso no quiere decir que no sea necesario crear 70 millones de nuevos profesores, para atender las demandas de formación en TODO el mundo.

Según este estudio de la UNESCO, para el cumplimiento del objetivo sobre educación del Desarrollo Sostenible son necesarios 24,4 millones de maestros para la Educación Primaria y otros 44,4 millones para Educación Secundaria, según el Instituto de Estadística de la agencia de Educación de la Unesco.

Donde más es necesario corregir este déficit en educación es en el África subsahariana, donde son necesarios al menos 17 millones de profesores. Los países africanos necesitan un 70% más de profesores de educación primaria, y un 90% más de educación secundaria.

Según datos de UNICEF unos 263 millones de niños en todo el mundo se encuentran aún sin escolarizar. 

"El sistema de educación a nivel mundial se está preparando para dar un gran paso y lograr cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de cara a 2030. Necesitamos recursos y apoyo para que los profesores puedan realizar su trabajo", aseguraba en 2016 la directora del Instituto de Estadística de UNICEF, Silvia Montoya. En los países del sur de Asia sólo el 65% de los jóvenes en la región están escolarizados

Pero es verdad que me refería en aquella diatriba con amigos, al problema del empleo en España. 

Curiosamente España era en aquel momento uno de los países de Europa con sueldos más bajos y que más desempleo sobre todo juvenil. Algo hemos mejorado en estos últimos 5 años. Insuficiente todavía, sobre todo en dignidad de trabajo para los jóvenes.

Luego… el que no haya suficiente empleo en España no debe ser la culpa por el tamaño de los sueldos, sino otro motivo. La productividad tiene mucho que ver con la formación, y volvemos a la necesidad de crear maestros.

Pero si analizamos el número de puestos de trabajo que se han destruido y donde se han destruido, veremos que a veces esa destrucción que nos afecta a todos, es parte también de nuestros hábitos y de nuestra culpa en silencio. 

Las leyes laborales en España ayudan a destruir empleo. Pero nos cuentan otra vez la cantinela de los despidos tan altos.  Los sindicatos no quieren escuchar, analizar, ponerse a trabajar más y de forma diferente, para resolver este problema.

La gasolina nos la ponemos nosotros y gratis de coste por evitar una persona; en el super acudimos a cajeros donde nos pasamos por el código de barras nuestros productos; la basura la separamos nosotros en hasta cinco o seis cubos diferentes; hacemos millones de horas extras sin cobrar o mal pagadas o pagadas en "negro"; admitimos que los parques están más sucios que antes; soportamos que el médico nos de cita para dentro de 4, 7 ó 15 días en atención primaria (según ambulatorios) o de seis meses en especialista. En las clases admitimos que haya más niños que hace 20 años.

Y queremos pagar menos impuestos, pues pagar impuestos está muy feo. 

Pero los peores impuestos que pagamos como sociedad no es en una parte de nuestro dinero que hemos cobrado, sino en esa otra parte que NO hemos cobrado. 

No se nos aseguran las pensiones, cobramos menos que antes, podemos terminar desempleados con más facilidad, y miramos los impuestos en el corto plazo y no como una cantidad que a lo largo de nuestra vida sirve para asegurarnos más y mejor los periodos complejos.

Para las dificultades queremos subsidios perfectamente medidos para que no pasemos hambre fuerte. Pero no sabemos exigir un puesto de trabajo. 

Nos conformamos con que no nos toquen el seguro de desempleo, pero no sabemos exigir una formación gratuita para reciclarnos, para ser más productivos, un puesto de trabajo como es obligación según nuestra propia Constitución.

Artículo 35 de la Constitucion española
    1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

Dios no ayuda a los que madrugan, es mentira

 

No siempre madrugar es sinónimo de encontrarte las calles vacías para que las conquistes. 

Depende todo de lo que han madrugado los demás para buscar esas mismas posibilidades. 

Así que lo normal es que Dios no te ayude por madrugar, ni tan siquiera que te vaya a invitar a un café. 

Sal de casa bien despierto, con dinero en el bolsillo por si te quieres tomar un cafelito, y no esperes milagros.

Si acaso condiciona tú mismo la suerte de cada día.