28.11.21

Somos tan tontos, que no sabemos ni ser egoístas

La tasa de inmunización ante el COVID es del 69% en EE UU, del 70% en la UE y del 7% en el continente africano. La variante Ómicron se expande por Europa viniendo desde África, y se había advertido desde hace meses que no se podía permitir el mundo tener continentes enteros sin vacunar pues por egoísmo deberíamos pensar que son un grave problema de contagio para el reto del mundo que ya nos creíamos salvados por tener vacunas que nos íbamos a repartir entre nosotros mismos. 

Pero nuestro afán de seguir demostrando que somos ricos y poderosos nos lleva a los errores tácticos incluso desde el egoísmo idiota. 

Apenas tres de cada 100 personas han sido completamente vacunadas contra la covid en los países más pobres del planeta, según el recuento de la Universidad de Oxford, pese a que existen vacunas seguras y eficaces desde hace casi un año. En África, la cifra de vacunados es del 7%, aunque hay países donde prácticamente nadie ha visto una aguja, como Burundi (0,0025%), República Democrática del Congo (0,06%) y Chad (0,42%).

¿Algún día entenderemos que incluso para ser egoístas sociales hay que ser inteligentes?

25.11.21

Incendio Hotel Corona de Aragón en Zaragoza ¿atentado?


Es maravillosa la capacidad que tienen algunas personas para olvidarse de lo que quieren, para intentar engañar, para ser portadores incluso de sus propias mentiras y silencios. Así no, por favor, o la Historia de la Transición nos la tendrán que escribir nuestros nietos.

Ayer en Zaragoza dijo el que fuera Ministro de Presidencia con la UCD durante los años 1977 y 1979, José Manuel Otero Novas, que el grave suceso del incendio del Hotel Corona de Aragón de Zaragoza en el año 1979, y en el que fallecieron 83 personas y hubo unos 120 heridos se debería investigar ahora. La Guardia Civil siempre ha insistido que hubo más fallecidos.

Y dice además el que era Ministro de Presidencia hasta dos meses antes del suceso: "No gustó al Gobierno de la época, porque creaba unas complicaciones tremendas, no nos emocionaba saber que fuera un atentado. No tengo la prueba fehaciente, pero me inclino a pensar que sí".

No se quiso saber entonces sobre todo quién era el responsable de aquel suceso tan grave de Zaragoza, quién había sido el responsable de aquel incendio si no es cierto que fue la máquina churrera de los desayunos. Durante años la autoría de ETA se mantuvo como una verdad semioficial a pesar de que la banda lo negó siempre. ETA había hecho público unos días antes un comunicado en San Sebastián, mediante el cual informaba de «la suspensión temporal de actuaciones» y, tras el suceso o atentado de Zaragoza, desde Navarra descartaba cualquier intervención de ellos en el incendio del Hotel Corona de Aragón.

Entonces… ¿de quién se sospechaba que podría estar detrás del atentado que nunca nadie reivindicó, con la importancia que tenía por su gravedad y por el impacto que tuvo sobre el ejército y el Franquismo al estar dentro la familia que quedaba del Dictador? ¿Simplemente debemos pensar solo en ETA y que ellos nunca reivindicaron?

También se sospechó o se especuló con que detrás del incendio estuvieran elementos de la ultraderecha para caldear los ambientes militares ante la que ya consideraban algunos medios franquistas, incluido el diario El Alcazar junto a algunos militares implicados en el Golpe de Estado de casi dos años después, ante una la inestable situación política de la España democrática.

La vía judicial civil consideró que el desarrollo del incendio había sido acelerado por la presencia de ciertas sustancias incendiarias o explosivas, aunque sin averiguar quién habría colocado dichas sustancias. Procesos o herramientas terroristas que nunca había utilizado ETA hasta ese momento. La vía judicial penal no fue capaz de encontrar los indicios suficientes para dictaminar que el incendio fue intencionado, mucho menos (lógico) para determinar por parte de quién.

Lo máximo que se dijo en la sentencia por la vía civil fue: «Existió un elemento extraño o exógeno que bien pudo ser un pirogel de fácil composición, cómodo y disimulado transporte, rápida y discreta colocación por expertos y de accionado controlado, capaz de provocar altas temperaturas, entre los 1.000 y 1.200 grados».

En el año 1989 el Tribunal Supremo concluyó que hubo intencionalidad en el incendio, señalando que «no guarda relación la escasa entidad del incendio producido en la freiduría del hotel (...) con las catastróficas consecuencias que se originaron». Esta sentencia absolvió al hotel y a las aseguradoras para evitar el pago de indemnizaciones a las víctimas.


El Consejo de Estado en el año 2000 en un dictamen encargado por el Ministerio de Interior, concluyó que las víctimas de ese incendio debían recibir las ayudas previstas en la Ley 32/1999 de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo, debido a que, no siendo un acto terrorista, se podía acoger a la disposición que reconocía la ayuda a quienes sufrieran: «hechos perpetrados por persona o personas integradas en bandas o grupos armados o que actuaran con la finalidad de alterar gravemente la paz y seguridad ciudadanas».

Pero ahora alguien tan bien introducido en los ambientes políticos de aquellos meses como José Manuel Otero Novas nos dice que debemos investigarlo más de 42 años después. Jopetas. ¿Qué se calla? 

17.11.21

La televisión manda y se disfraza de progresista


Hay una cadena de televisión de pago, con fama de muy progresista, que no permite críticas a ciertos partidos políticos y su nivel de permisividad lo marca la dirección de la Cadena a sus colaboradores, y no los programas y sus directores, que también tienen que tragar con el contrato como miedo. El grado de libertad viene marcado de fábrica, pero los espectadores no tienen que notar que existe una marca en la pared.

Saltarse las órdenes supone el despido aunque sean colaboradores muy conocidos y reconocidos. Y así lo van diciendo uno y otro, poco a poco por el miedo a que se les cierren más puertas de las que ya se les han cerrado. Y el que no quiera cumplir el Contrato, ya sabe, tiene que pagar super indemnizaciones.

La democracia es lo más débil de todos los sistemas. 

Y los POLÍTICOS los que menos mandan en la política. Pero son los que reciben todas las críticas feroces e insultos. 

¿De verdad hay gente tan buena persona que se cree que se puede vivir sin políticos?

Desde los Griegos y seguramente mucho antes, es imposible vivir sin un sistema de personas que ejerzan la política. Ni los anarquistas lo han logrado nunca, y cuando lo han intentado los resultados han sido muy nefastos.

Podemos eso sí, que manden unos políticos u otros. Que los elijamos nosotros y nos equivoquemos, o que se elijan entre ellos y con ayuda de los que realmente mandan. 

¿Que quién manda de verdad?

Pues mandan los que no tienen nunca nombre ni apellidos para así no ser molestados. Todos sabemos dónde están, por qué mandan y a qué se dedican. Pero o no tenemos huevos para insultarlos, o no sabemos insultarnos. Pero os puedo asegurar que los políticos son los mas tontos de este teatro. Tontos, por intentar resolver problemas y saber de antemano que están por debajo del PODER. Y lo digo yo que he sido político chiquito.

Julio M. Puente Mateo

¿Cuánto supone la subida de cotizaciones a la Seguridad Social?

Vivimos en tiempos de mentiras perfectamente diseñadas para joder, o para llevarse a su terreno las opiniones de las sociedades. Todos vamos aprendiendo a mentir engañar y disimular. Pero no todos estamos dispuestos a mentir pues al final eso es peligroso y se vuelve en contra de los futuros.

Ahora con el aumento de las cotizaciones en nóminas tanto para el trabajador como para el empresario de cara a poder recoger algo más para la hucha de las pensiones, se vuelve a mentir descaradamente, pero en este caso de forma muy sencilla de rebatir.

Lo propuesto es subir un 0,1% en los impuestos que pagan en su nóminas los trabajadores a la Seguridad Social, y eso en un sueldo bruto de unos 1.000 euros supone cobrar menos 1 euros al mes. Nunca entre 27 y 45 euros como he leído en otros espacios y para asustar lo dicen al año. 

Si cobras 1.500 euros brutos serán 1,5 euros menos al mes. Y si cobras 2.000 euros brutos serán 2 euros menos al mes. 

A la empresa le supone un 0,5% lo que supone para un sueldo bruto de 1.000 euros de 5 euros al mes, unos 70 euros al año por trabajador. 

Muy pocos trabajadores saben que el empresario pagaba hasta ahora un 23,6% del sueldo bruto que conocemos en la nómina a la Seguridad Social

Si cobras 1.000 euros brutos además a la empresa le cuesta otros 236 euros al mes añadidos a esa cantidad. Ahora los empresarios tendrán que pagar un 24,1%. Los trabajadores en cambio pagan desde su sueldo bruto un 4,7% a la Seguridad Social. Cinco veces menos que la empresa, y esto es así desde siempre. Y con la subida pagarán un 4,8%.

No entro a valorar si es poco o mucho, simplemente ofrezco los datos para que se sepa qué se paga, y qué supone la subida. Y que cada uno de nosotros nos hagamos la idea real de todo esto, sabiendo que o hacemos algo, lo que sea, o las Pensiones del futuro no se podrán pagar.


¿No sirven de nada las vacunas para frenar los contagios del covid?


Sobre la pandemia no conocemos todo, ni creo que lo consigamos conocer nunca. Incluso cada vez da más la sensación de que algunos conocen mucho más y que esa información se la callan. Hoy amanecíamos con los datos de contagio en Alemania que ha registrado un nuevo máximo de contagios diarios de toda la pandemia, y van ya cinco récords superados en las últimas dos semanas. Casos similares podemos ver en Países Bajos o Austria con más vacunados que en Alemania.

En total, 52.826 personas han dado positivo en Alemania en un solo día y 294 han muerto en las últimas horas, según ha informado el Instituto Robert Koch este miércoles 17 de noviembre de 2021. La incidencia acumulada semanal asciende a 319,5 casos por cada 100.000 habitantes, una nueva cifra récord que supera los 312,4 notificados el día anterior. 

Alemania es uno de los países de Europa occidental con peor tasa de vacunación, pero está cercana al 70% que tampoco es poco. Las autoridades alemanas han bautizado el fenómeno que azota a media Europa como la “pandemia de los no vacunados”. 

Pero en realidad que casi ya dos años del comienzo de la pandemia, con un 70% de la población vacunada y sin que se diga que haya una nueva variable que se esté escapando de las vacunas, no parece lógico pensar en que a estas alturas todavía se superen los contagiados alcanzando cifras que nunca hasta ahora se tenían en Alemania o en ciertos países de la zona Este de Europa.

¿Cuál es el motivo real de este aumento de contagios que supera las cifras de todo el periodo, siendo que ya hay un 70% vacunados? ¿Sólo la relajación en las medidas restrictivas? ¿Qué importancia tiene el comportamiento social ante la llegada del frío del invierno y que las personas estén menos en la calle y más en sus casas o en locales con poca ventilación?

¿Y las vacunas no están logrando frenar en nada (en menos de lo previsto? los contagios, aunque de momento logren frenar la gravedad de la enfermedad que no es poco pero sí parece insuficiente? 

¿Estamos a las puertas de una enfermedad crónica y soportable en personas sin antecedentes importantes de complicaciones en su salud, por edad o por otro tipo de problemas de salud?

En el gráfico superior vemos los contagios diarios en Alemania y podemos contemplar el aumento actual.

7.11.21

Un mundo Líquido 2 - La Era PostCovid ¿Es necesaria una renta básica?

¿Teme usted al futuro? ¿Teme no tener pensión en la vejez? ¿Teme ser pobre a final de su vida? Estas son las preguntas que la gente de mediana edad en algún momento se hace. Las respuestas son tan variadas como imaginativas, porque la pandemia ha marcado un antes y un después. Al igual que un descubrimiento arqueológico se cataloga como antes o después de Cristo; así ocurre en estos tiempos, habrá que hablar de antes o después del Covid.

2019 a. del C. (covid)

Decían que estábamos saliendo de la crisis del 2008. Una generación de gente joven que navegaba entre empleos precarios, salidas al extranjero como modernos emigrantes que rememoraban a sus abuelos y rabia contenida porque su país no le había dado lo prometido. Tampoco este país se lo ha dado a la generación de mis padres que se vieron inmersos en una posguerra silenciosa, oscura y unos triajes en residencias y hospitales que determinaban si te salvabas o no cuando tenías este maldito virus.

Los países, en demasiadas ocasiones, son insensibles con la población. Había, por tanto, mucho hartazgo, mucho callar, mucho aguantar empleos precarios con sueldos míseros, demasiadas imposibilidades de pagar hipóteca, alquiler, facturas, sacar adelante a los hijos. En definitiva, mucha rabia contenida que siempre explota por un lado u otro.

2020 d. de C.

El covid nos iba a hacer mejor personas, ¿recuerdan? La geopolítica internacional de repente se iba a hacer humanista por la gracia de Baltasar Gracián. La desigualdad entre ricos y pobres disminuiría. Los terraplanistas adquirirían “volumen” cerebral. Los negacionistas se pondrían la vacuna por la gracia de la ciencia. 

La solidaridad, en definitiva, duró lo mismo que el buen rollo en navidades. Llega el dos de enero y todos volvemos a lo de siempre, según el grado de mala leche o de estoicismo que se haya adquirido en la vida y según, también, el grado de risa interna que tengas. 

Umberto Eco lo escribió bien en El nombre de la rosa, descubrir la risa mata a la religión, destruye lo establecido y, por tanto, te da por pensar libremente. Y yo creyendo que esto era bueno, pues resulta que no.

Esto es lo que piensan muchos trabajadores, los más débiles, que en diferentes países se han negado a volver a sus trabajos con sueldos míseros. El famoso, Pay them more, de Biden. Por primera vez, estos trabajadores han hecho la peineta al capitalismo más salvaje. Un día estás aquí, al siguiente vete tú a saber. Por tanto, vivo y punto. Ellos sí que han cambiado con el Covid. Son los elegidos del 2020 d. del C.

La pregunta que surge es, ¿y si tuviéramos cientos de millones de personas que le hacen la peineta al capitalismo?

Las preguntas, con las que inicié el artículo, estarían respondidas si hubiera una renta básica. Con la automatización del trabajo habrá más trabajadores que horas de trabajo. ¿Qué hacemos con ellos? Multimillonarios como Elon Musk, Mark Zuckerberg... lo tienen claro, hay que pagar una renta básica a esa gente que, dentro de no mucho, no tendrá trabajo porque no existirá. Eso sí, estos multimillonarios tienen el entusiasmo de apoyar la idea, pero no de soltar la pasta. Para eso está el Estado de cada país. Estados que arrastran deudas públicas que costarán décadas pagarlas. 

¿Puede haber una renta básica para las nuevas generaciones? ¿Viviremos un mundo más polarizado en cuanto al binomio pobreza/ riqueza? ¿Habrá verdaderamente un cambio para bien?

Siento terminar este artículo con más preguntas que con las que lo inicié. Estoy en plan socrático. Mayéutica manda y ya se sabe que este es el camino para el aprendizaje o eso me decían en el instituto cuando estudiaba filosofía.

OLGA NERI