Páginas

30.11.17

En el 2002 terminó el servicio militar obligatorio

El servicio militar en España estuvo vigente de forma obligatoria para los varones hasta el año 2002 en el que ya no se tuvo que hacer. España entraba definitivamente en el Euro y se dejaba de ser obligatorio hacer el servicio militar, aunque en los últimos años ya era algo casi voluntario, pues el número de insumisos con arreglo a la ley que lo regulaba, había aumentado de forma muy considerable.

CIU presionó al PP de Aznar en el año 1996 para suprimir su obligación e ir a un modelo de ejército profesional. Así se firmó en el acuerdo de gobierno, con la salvedad de que se haría siempre que la situación lo permitiera, pero la realidad de ese periodo de transición hizo inevitable el cambio, pues cada vez eran más los que se negaban a acudir a ese periodo de entre 12 y 18 meses según los últimos años del servicio, en donde se entraba con 21 años y sin una carrera laboral clara, y se salía con la necesidad de buscar con urgencia un futuro laboral más estable, algo complicado aunque las leyes obligaban a la empresa a que se reservara el puesto de trabajo e incluso a que se pagaran la pagas extra de Navidad y de Julio.

Desde la llegada de la democracia se dió el fenómeno de la objeción de conciencia, con arrestos y serios problemas legales en los primeros años de intentos. A principios de los años 80 se logra que el servicio militar se pueda cambiar por trabajos sociales, aunque surgen enseguida el movimiento de los insumisos que se niegan también a esta sustitución, alegando que no se puede cortar la vida de los jóvenes dejando fuera su futuro laboral o de estudios.

Las personas casadas y/o con hijos o los estudiantes de Universidad gozaban de algunos privilegios, pero no de la exención del servicio. Podían elegir destino, o momento de incorporación.

Curiosamente en estos dos últimos años están surgiendo voces en España pero también en otros países de Europa, para volver a implantar el servicio militar en ambos sexos, con otra duración y contenido, pero parece una medida compleja de adoptar, excepto que fuera por toda la Europa Común a la vez.

Opinión de la Constitución, un año después, en 1979

Volver a revisar los publicado nos lleva a los modos de pensar de antaño, que aunque ya pasaron, si reflejan de donde venimos y los errores o aciertos cometidos en el viaje. Así podemos valorar mejor nuestras políticas, nuestras críticas al momento actual, y sobre todo lo que quisimos hacer y no pudimos.

Esta nota es del diario la Vanguardia del 7 de diciembre de 1979, un año después de la aprobación de nuestra Constitución. Y nos recuerdo en un repaso rápido qué ya no estábamos haciendo bien. Curiosamente casi 40 años estamos en el mismo punto del problema. Algo es algo, pues significa que entonces no éramos tan tontos pues no supimos resolver lo que incluso 40m años después siguen sins aber resolver los actuales políticos.

Aragón lleva 40 años sin presos políticos

Esta noticia es del día uno de agosto del año 1977 y nos viene a decir que Aragón ya no tenía presos políticos, donde en ese grupo entraban todos los que eran juzgados por el Tribunal de Orden Público,con razones o son razones. Estaban condenados por delitos de sangre y no habían sido amnistiados con anterioridad.

29.11.17

Ortí Bordás, una semana después de morir Franco

Una semana después de que hubiera muerto Franco, Ortí Bordás en La Vanguardia escribía este artículo habla de las seis creencias que el nuevo Rey parece tener con el momento actual y con España. Es 1975 y todavía no se ha empezado a construir nada de la nueva democracia y los poderes bunkerizados siguen campando por sus anchas.

Si repasamos sus apreciaciones, veremos que efectivamente, se han ido cumpliendo esta ideas, por encima de los que no querían un cambio de fondo y en muchos casos ni tan siquiera de forma. Y estamos hablando de una persona que venía de la Falange, que se hizo de UCD para terminar después en Alianza Popular y en el Partido Popular. Pero representaba en aquellos primeros años lo que se llamaban “Azules” que eran falangistas claramente reformadores y que sí deseaban la democracia occidental como un sistema de reformas inevitable pero también válido.

28.11.17

Detalles del nacimiento del sindicalismo en España. CC.OO. y USO

La implantación de los sindicatos tras (y antes) de la muerte del Dictador fue común en todo el territorio español. Las grandes fábricas, los sectores o gremios más potentes, se organizaron para huir del sindicato vertical, donde en teoría convivían en igualdad los empresarios y trabajadores, como si fuera el lugar de reuniones de una gran familia en igualdad de condiciones.

El sindicato vertical era un forma muy curiosa de tener sindicatos y no servir para nada, o la menos, no para defender a los trabajadores. Todo contacto de un trabajador con su sindicato gremial era comunicada con urgencia a los jefes de su empresa, que formaban parte del mismo y eran además los que lo sufragaban con sus dineros y ponían y quitaban presidentes o funcionarios. Todo legal, para controlar a los trabajadores díscolos y apuntarlos en listas negras.

La Organización Sindical Española se crea en el año 1940 para dar carácter de normalidad a las relaciones de los trabajadores con los empresarios. No existe otro sindicato y este se va dividiendo en secciones según gremios. Era obligatorio pertenecer a este sindicato. No se podía ser independiente.

Su inicio fue claramente falangista, copiando leyes y forma de organización similares en la Alemania nazi y la Italia de Mussolini. Posteriormente fue cambiando hacia figuras del nacionalcatolicismo, con clara influencia de la iglesia y de los colegios profesionales muchas veces organizados desde la parte empresarial alrededor del Opus.

A partir de los años 60 el Partido Comunista en el exilio ve una clara debilidad en el sistema del sindicato vertical y empieza a infiltrar a trabajadores que desde dentro comienzan a tomar posiciones débiles, pero suficientes como para ayudar de otra forma a los trabajadores con problemas. De todo ese entramado inteligente nacen las Comisiones Obreras con Marcelino Camacho a la cabeza. Y lo hacen sobre una organización que ya estaba funcionando en algunas provincias, USO Unión Sindical Obrera, que nace al principio de los años 60 (1961) apoyada por la iglesia más humana y favorable al Concilio Vaticano II que favorece la defensa de los trabajadores ante los abusos esclavistas de algunas nuevas empresas.



Nunca fue el Tarradellas de Aragón



El 1 de agosto de 1977 el periódico Diario16 publicaba esta noticia con la visita del ministro Clavero Arévalo a Huesca, para hablar con los parlamentarios aragoneses. El texto es curioso, pero sin duda al final se encuentra un detalle más curioso todavía. El nombramiento del Tarradellas de Aragón, que pone los pelos de punta por la comparativa. 

Se elige como Presidente Pre Autonómico de Aragón al turolense y economista José Ramón Lasuén, que solo estuvo seis meses en su cargo teórico.

En realidad fue nombrado Presidente de la Comisión Aragonesa que negoció con el Gobierno el traspaso de competencias entre la Administración Central y la Diputación General de Aragón, es decir en la llamada entonces Pre Autonomía, y nombrado definitivamente en abril de 1978.

Sus relaciones con el aparato de UCD del que provenía (pues fue asesor de Adolfo Suárez antes de Presidente de la Comisión Aragonesa) estuvieron salpicadas desde el primer momentos de tensiones, que culminaron con la apertura de un expediente disciplinario en septiembre de 1978 por romper la disciplina de voto, después del cual decidió abandonar el partido y pasarse posteriormente a Alianza Popular y luego al CDS. Su carrera política fue irregular y con diversos problemas incluso legales por acusaciones venidas de prensa de los EEUU.

Fuerza Nueva y su opinión sobre Alianza Popular

Con la llegada de la Democracia a España surgen sin duda las contras, que intentan que se mantenga el pasado bunker dictatorial, que no lleguen las que ellos consideras ideas liberales que acabarían con el mundo del catolicismo y las buenas costumbres. Es decir, que los carcas, bien organizados e inmersos en todas las instituciones vienas con las que no se rompió, hacen palanca para seguir presionando.

Fuerza Nueva, como movimiento falangista fundado en 1976 pero con 10 años de vida anterior como movimiento editorial y social, era el partido político organizado más duro y potente contra la democracia incipiente, y aunque no estaba en contra de la Monarquía, sí exigía al Rey unos caminos de vuelta al espíritu del 18 de julio, que hoy nos producen sonrojo y sonrisa a partes iguales.

Era un partido político que estaba en contra de los partidos políticos. Un partido político con personas violentas que no dudaban en atacar a los que no opinaban como ellos y que nunca quisieron integrarse en Alianza Popular, por considerarlos arribistas y traidores al espíritu del Alzamiento en armas del 18 de julio de 1936.

De los 140.000 votos que obtuvieron los tres partidos políticos que representaban a la Falange en las primeras elecciones democráticas de 1977, Fuerza Nueva recogió el 50% . Dos años después, ya en las elecciones de 1979 y unidos a otros grupos menores aumentaron su presencia y votos con un Diputado (su líder Blas Piñar) tras recoger 379.000 votos. En el año 1982 se disuelve como partido político, al no obtener buenos resultados en las elecciones de ese año.

27.11.17

En 1980 se pedía sábados fiesta. En 2017 los domingos fiesta

Una constante en las relaciones laborales a partir de los años 80 (o incluso antes) fue dignificar las relaciones laborales y las condiciones de seguridad y de conciliación con la vida privada. Pero nada ni de cerca, que no tuvieran ya los trabajadores europeos, de nuestros países vecinos. Las distancias con ellos no solo eran en sueldos muy diferentes, sino en condiciones laborales.

Viendo esta pegatina del año 1980, observaremos que poco hemos avanzado, que incluso parte de lo logrado en aquellos años se nos ha escapado por la fregadera tras las Reformas Laborales de Zapatero primero en el año 2010, y de Rajoy después en el año 2012.

Ver que en 1980 se pedía que los sábados fueran fiesta laboral, es decir pedir la semana laboral de 5 días, nos parece hoy con los mismos problemas sin resolver en el comercio, una cosa imposible, cuando el debate en el 2017 es el de abrir o no abrir los domingos.

La economía y empresarios de 1977 en España



En el año 1977 la situación económica en España era de una extrema debilidad. Los poderes fácticos y los restos del búnker que eran mucho y muy bien colocados, no hacía nada por modernizar los procesos económicos de España. Se partía de una situación caótica, con una clase empresarial paternalista y muy poco preparada, que no supo digerir en absoluto ni a los sindicatos horizontales ni a los trabajadores que empezaban a exigir unos derechos básicos y un sueldo básico para vivir.

El 25 de octubre de 1977 se firmaron en la Moncloa los famosos Pactos de la Moncloa, que por consenso de todos los partidos políticos más importantes, dieron paso a unos ajustes duros, incluso en algunos casos muy duros, que sirvieron para intentar asentar la economía, controlar el desbocado IPC y poner a España en un lugar más respetable como cliente, de cara a su deuda externa y a los préstamos que necesitaba para hacer las reformas.

Os dejo dos pequeños recortes de Diario16, del mismo día ambos, del 16 de junio del año 1977, recogiendo uno la información de The Economist y en el otro una nota sobre una reunión de empresarios españoles. Tener que lidiar con aquellos ineficaces empresarios que soñaban con el sindicato vertical, era un problema añadido.



Seguimos en esa transición a Europa, que se hace eterna

Transicionarse (transición) es moverse de lado, avanzar, pasar de un lugar a otro, cambiar repentinamente (o de forma lenta) de ideas o de lugares, de nuestro modo de ser. Es un cambio entre un modo antiguo a otro diferente y nuevo…, a veces incluso más moderno, pero siempre con altibajos, con tempos distintos entre fases.

Que es más o menos lo que sucede ahora en Cataluña y en España en este año 2017. Así que es complicado decidir en qué momento debemos dar por concluida la Transición Española, pues gran parte de las necesidades de cambio en Cataluña vienen motivadas por las decisiones que se tomaron en el año 1975 y posteriores. 

No supimos edificar un Estado moderno, no se podía y todo hay que advertirlo mil veces mil, y aquellos errores ahora nos pasan factura.

Puede parecer que desde 1975 hasta el 2017 han pasado tantos años, que o somos muy lentos o somos unos incapaces o es falso que todavía estemos en la Transición. 

Yo diría que los tiempos históricos son diferentes a los tiempos vitales de las personas, y que dentro de la Transición, lo que sin duda has existido son fases, bloques cerrados, capítulos, añadas.

Incluso personajes que son los que han marcado espacios y decisiones. Pero el continente es el mismo, España. 

Y el contenido también, una sociedad que se va construyendo hacia la democracia para ser similar a Europa. Y hasta que no lo logremos, no podemos decir que hemos cerrado el libro de la Transición.

Podemos pensar que ya estamos en Europa, y eso es cierto. Pero no es igualdad de condiciones, más si admitimos que España por el tamaño de su espacio geográfico, por el número de habitantes o por su historia, debe estar en el pelotón de los primeros, y nunca en el grupo de los de cola.

26.11.17

Nueva biblioteca en la ciudad china de Tianjin


Siempre pensé que tras visitas la biblioteca de Birmingham era complicado imaginarme otra mejor. Encontré una muy hermosa y fea, todo en el mismo conjunto, en Madrid, la biblioteca Escuelas Pías en el barrio de Lavapiés. Pero ahora descubro que en China han rizado el rizo, han adelantado a Birmingham y han creado una biblioteca en la ciudad de Tianjin y en el nuevo barrio de Binhai..

La biblioteca es como una esfera, en cuyo centro hay un auditorio. Toda la esfera es aprovechada para posicionar estanterías de libros y para crear tanto escaleras como zonas para sentarse. El resultado final es un espacio en el que estás rodeado de libros y el lector en medio de ellos y con luz natural si es la hora de ello.

La futurista biblioteca es ya una atracción turística. En la primera semana de apertura recibió 10.000 visitantes al día, llegando a los 18.000 diarios en fin de semana. Y será además un centro cultural que revitalizará toda la zona.

Tiene un total de 33.700 metros cuadrados, 5 plantas y dicen que contendrá más de un millón de libros, para consulta y préstamo. Además tendrá cuando ya funcione a pleno rendimiento varias salas de lectura, instalaciones educativas, oficinas y salas de reuniones. ¿Es una biblioteca o un edificio hermoso con libros?


La extrema derecha crece en España

La presencia de grupos de extrema derecha en las nuevas manifestaciones que se producen en España en un aviso de su recuperación de espacios. Desde que el problema de una Cataluña que quiere independizarse ha sacudido a toda la sociedad española, hemos ido cayendo en un desenfreno que nadie lidera y eso supone siempre, que alguien nuevo lo quiera rentabilizar. La sociedad apolítica y desafectada de su futuro, es un claro caldo de cultivo para todo tipo de crecimientos erróneos.


Nuevas asociaciones, o viejos partidos como Falange Española y de las JONS están apareciendo con jóvenes integrantes, que no conocieron el Franquismo ni la dictadura, y que emplean un mensaje popular pero falseado para llamar su atención y para lograrla. Son políticos que odian a la política, y los apoyan personas que odian a la política sin percatarse que estos grupos son también políticos.

En la dictadura española había un claro y potente partido político, legalizado, con sus emblemas en los trajes y las paredes, y con total libertad. La Falange. Cobraban a sus militantes una cuota, tenían carnet de partido, organizaban Congresos, estaban perfectamente organizados y tenían sus sedes en lo mejor de las grandes ciudades.

En este barullo de nuevo crecimiento hay grupos como:

Democracia Nacional
Nudo Patriota Español
Alianza Nacional
Hazte Oír
Falange Española de las JONS
Falange Auténtica
Hogar Social
Último Bastión
Legión Urbana
Generación Identitaria
Vox
PxC
Som Identitaris
Movimiento Social Repúblicano
Somatemps
Generación identitaria
Plataforma x Cataluña
Movimiento Aragonés Social
DENAES

No son todos iguales, por eso esta gran diversidad de nombres y agrupaciones, ni tiene la misma implantación territorial, ni la misma fuerza de convocatoria. Pero sin duda se están asentando, organizando y es inevitable su coordinación cuando no fusión o absorción desde los más fuertes a los más pequeños. ¿Quien soporta estos gastos y presupuestos de funcionamiento? ¿A quien le interesa más, que haya muchos y no uno potente?


El boulevard Ney en París, una zona común en Europa

Cuando viajas por Europa o por los países ricos, sigues viendo barrios de pobreza, chabolas, errores urbanos, indigenes tirados en las calles. Yo los he visto este año en Berlín, en Bruselas, en New York o en Milán, sin olvidarme de Madrid. Parece una constante que nos arropa como sociedad, incapaces de saber resolverlo.

Son submundos que a veces se ven y muchas veces no, pues ellos mismos procuran taparse, esconderse, para que les dejen en paz. Hoy veo en El País que en París sucede lo mismo, y es lo normal que así sea, forma parte desgraciadamente de nuestra forma de vida.

En el poblado de chabolas del boulevard Ney en París, una bidonville (literalmente ciudad de bidones) viven familias de rumanos, como sucede en Etiopía con las personas que viven dentro de contenedores de basura, metálicos, donde ni se mojan cuando llueve ni pasan tanto frío como durmiendo entre cartones. Nadie osa emplearlos para meter basura dentro de ellos. Son viviendas en la calzada de las calles.

Estos barrios escondidos de las grandes ciudades siempre tienen el mismo aspecto. Muy sucios, llenos de basuras amontonadas, escondidos y en formas de líneas donde a los dos lados se van amontonando plásticos y ladrillos, uralitas o maderas. El caos en las zonas comunes es atroz, pero no así en sus interiores donde cada persona o familia y según su propia personalidad, van conservando una limpieza mínima, dentro de sus posibilidades.

Son nómadas, les da igual si se les echa de la ciudad. Se van a otra. O a otro barrio. Pasan el problema a otra zona y tal vez sea peor, pues hay que volver a controlarlos, algo nada sencillo, pues entre los desposeídos de la tierra se meten delincuentes y asquerosos violentos.

Dice El País que en París hay ahora 571 barrios de estas características, y que en este viven en la actualidad una 300 personas. Los datos son brutales. Unas 16.000 personas viviendo en París en estas condiciones. ¿Y en Berlín, Madrid o Bruselas? De ellos más del 30% son menores sin escolarizar en casi todos los casos.

La solución no es sencilla, por mucho que algunas personas piensen que sí, y que ellos lo saben resolver en 24 horas. Eso demuestra que nunca se han acercado al problema. ¿Quieres que resuelvan el problema en Barcelona para que venga a Zaragoza? Por cierto, no suelen ser familias aisladas, sino grupos familiares los que habitan estas zonas, donde el efecto llamada es constante. Pero no efecto llamada por lo bien que se encuentran, como dicen algunos mal informados. Efecto llamada por la seguridad que les representa el que se conozcan y se controle el acceso a estas zonas. Entre ellos también saben defenderse de los indeseables.

Cinco claves para entender algo mejor España y Cataluña

Juan Carlos Monedero, publica hoy en el digital Público, un extenso documento artículo sobre la postura de Podemos ante la España actual, hablando de Cataluña, pero sobre todo encajando el problema en el resto de problemas de España y de su malas soluciones territoriales desde la Transición. La importancia del texto nos obliga a guardarlo. Por lo que dice, por el momento, por venir desde Podemos y por ser un texto con el que coincidimos en bastante de su larga extensión. 

Damos las gracias por adelantado a Público y a Juan Carlos Monedero (si nos leen) por permitirnos la publicación de este texto, pero creemos que sienta las bases de como poco, un futuro de reflexión y diálogo entre opiniones diferentes.

-----------------


1. Donde se cuenta que lo de Catalunya es un jaleo de tres pares de narices que no es fácil solventar. También donde se concluye que si fuéramos conscientes del jaleo en el que estamos metidos, llamaríamos a la prudencia y a escuchar la parte de verdad que tienen siempre los “otros”, empezando por el Rey y terminando por Tintín y los belgas.

Las discusiones más terribles dentro de un país suelen tener tres motivos: la disputa acerca de los bienes materiales (tierras, cosechas, oro, coltán, petróleo, esclavos, casas, especias); las disputas religiosas; y las disputas territoriales (reclamaciones de fronteras, búsqueda de salida al mar, minorías étnicas oprimidas o exigencias por parte de naciones sin Estado).


Si se mezclan las cuestiones materiales, religiosas y territoriales el incendio está servido. Cuando estallan, derraman sangre y cualquiera que quiera poner sensatez será víctima del linchamiento. Por parte de unos o de otros, porque en esa peleas no estar conmigo es estar contra mí. Cuando dos locos están partiéndose la boca y se mete uno a pacificar, los dos locos le pegan una paliza y luego siguen con sus guantazos. Le ha pasado a Podemos por decir que no tienen razón ni los del bloque del 155 (PP, PSOE y Ciudadanos) ni los independentistas.

Los sentimientos nacionales y las religiones conviven pacíficamente cuanto no te obligan a elegir. Esa “conllevancia” es inteligente porque hace un poco más laicas a las religiones y un poco menos arrogantes a los nacionalismos. Lo importante se coloca en otras partes y es más sencillo que nazca la empatía y la fraternidad. En España nos ha faltado inteligencia. Hemos tenido las tres discusiones y por lo general mezcladas.

La Inquisición fue brazo religioso y político de la monarquía imperial. La llamada guerra civil de 1936 fue, además de un conflicto territorial y religioso, una lucha entre nuestra débil burguesía -cuyos cañones bendijo la iglesia- y una clase obrera en proceso de organización -que expresó contundentemente su ira anticlerical- en complicidad con sectores de las clases medias. Los amigos de la jerarquía católica se quedaron con los bienes de los republicanos y recentralizaron España para que las clases trabajadoras vasca y catalana -las zonas más industrializadas- no pusieran en cuestión el poder que se gestionaba desde el centro.

La burguesía catalana se ha llevado bien con la burguesía española, han robado de manera parecida, han golpeado a las mayorías de manera parecida y se han mentido entre sí de manera parecida. La burguesía catalana ha estado muy cómoda. Chantajeaba cuando podía prestar sus votos para darle una mayoría al PSOE o al PP, tenía impunidad (de ahí el tres per cent de CDC y los robos de los Pujol) y mantenía una relación con la Europa neoliberal que le permitía hacer sus negocios y dar imagen de modernidad. Los problemas siempre son de verdad cuando se cruza pueblo de por medio.

Desde el siglo XVII se registran conflictos territoriales claros dentro de la Península Ibérica. Ahí está la independencia de Portugal tras la Guerra de la Restauración entre el Reino de Portugal y la Monarquía Hispánica; también la guerra de Sucesión y el conflicto entre Austrias y Borbones que provoca los decretos de Nueva Planta, expresión del castigo Borbón a Catalunya. Ahí están las guerras carlistas que tanto tienen que ver con los Fueros del País Vasco y Navarra. Todos los conflictos territoriales en España han tenido que ver con intereses monárquicos. Si tuviéramos esto más claro, seríamos más republicanos. Los reyes siempre piensan primero en ellos y luego en el país.

El problema es que las cuestiones teóricas e históricas reclaman un compromiso social con la teoría y la historia, es decir, reclaman la voluntad de hacerte preguntas incómodas. ¿Y para qué vas a hacer ese esfuerzo?

En el silencio nacional, las disputas o no existen o no se ven. Cuando las naciones conviven dentro de un mismo Estado sin exageraciones son como los brazos y las piernas en los que no reparas cuando no te faltan. La gente tiene identidad aquí y ahora y la verdad, sea la que fuere, te puede traer al pairo. Te sientes español o catalán o extremeño o vasco y no te haces muchas más preguntas. Cuando tienes una nación que nadie cuestiona llegas a pensar que no eres nacionalista. Nacionalistas son los otros. Nos pasa mucho a los que no somos de nacionalidades históricas. Creemos que siendo españoles como lo somos no hacemos daño a nadie. Pero así no vamos muy lejos. Por no hacernos preguntas las cosas no desaparecen.

Las cosas de la identidad hay que enfriarlas. Porque las naciones son a menudo lo único que creemos que tenemos. Son como las religiones: cuanto más cercanas, más cainitas.

Es como esos odios entre dos pueblos que están al lado, sea en las Castillas, en Extremadura, en Cantabria, en Galicia o en cualquier rincón de España. En el día a día se odian pero coinciden en colgar bandera españolas de sus balcones porque ven a los catalanes como una amenaza. Algunos incluso gritan ¡A por ellos! Podríamos verlo mejor desde lejos: puedes ser un boer y matar a los malditos negros porque te quieren quitar tu Sudáfrica (aunque los negros estuvieran antes que tú), ser un cowboy norteamericano y matar a los malditos sioux o a los malditos mexicanos porque te quieren quitar Missouri o Texas (aunque fueran de ellos), o ser Churchill y matar a los malditos indios o a los malditos turcos porque quieren quitarle grandeza a la Reina de Inglaterra (aunque Gandhi o los turcos sólo defendían su tierra).

Estas cosas no nos las solemos preguntar. De hecho, en España lo hacemos solo cada medió siglo. Pero siempre emerge y siempre alguien la lía. A ver si lo solventamos de una vez.

2. Dónde se cuenta que España está mal enseñada y mal aprendida, es decir, que España está por reinventar y que su reinvención pasa por recuperar esa España oculta, exiliada, silenciada que hablaba más de patria y de fraternidad y menos de nación y superioridad .

Decirle a alguien que su tierra es algo diferente a lo que siente y siempre ha sentido es como decirle a un hijo que sus padres en verdad no son sus padres. Algo así como lo que se vivió en Argentina cuando al hijo de un desaparecido le decían: tus verdaderos padres están muertos y los que crees que son tus padres tuvieron algo que ver con su muerte. ¡Ostras! Te lo cuenten como te lo cuenten, lo primero que vas a hacer es negarlo.

Los españoles hemos vivido pensando que España es ese mapa que nos enseñaron en la escuela, los ríos y sus cuencas, la noticia diaria del tiempo, las referencias del pasado magnificadas para que nos creamos grandes e importantes. La verdadera historia de España está llena de silencios. José Bono colgó del Congreso los retratos de los reyes visigodos y no puso ningún rey árabe. ¿No eran españoles o no eran españoles de la España de Bono?

Tampoco conocemos a las poetas del exilio ni hay memoria de que a los Borbones ya les echamos de España en el siglo XIX. Fernando VII era un Borbón, pero era un asesino. ¿Se merece una calle? Decimos España pero no sabemos que somos el segundo país del mundo con mayor número de fosas y desaparecidos.

Lorca es uno de los 114.000 desaparecidos que hay en España. España es ese sitio donde se habla español y si no lo hablas es porque quieres ofender a alguien. Estamos buenos. Nunca nos han enseñado ni catalán, ni gallego ni euskera en la escuela. Ni una palabra. ¿Cómo vamos a entender a Catalunya si no nos han enseñado que allí tienen una lengua propia, si no nos han contado que allí muchos sueñan en catalán, que allí tienen una historia compartida con nosotros junto a una historia propia. Nuestra ida de España siempre ha estado mutilada. Que vaya alguien a decirle a esas personas que han tenido mil preocupaciones -pero no la de preguntarse por España- que les han engañado. Es el problema que tiene Podemos. Pero tampoco es imposible entenderlo. Fernando VII acuñó monedas en 1823 y firmó como Rey de las Españas. Porque igual España es eso: Españas.

Los Reyes Católicos estaban interesados en hacer un imperio católico, no en construir España, y dejaron que los catalanes y otros pueblos fueran sintiéndose una nación. Vemos a España en los Reyes Católicos pero solo porque la miramos desde hoy. En el siglo XV nadie se sentía español. Eso empezamos a hacerlo muy tarde.

Pero Catalunya, aunque fuera a la fuerza, convivió con España y fue haciéndose parte de España, igual que a la fuerza muchos indígenas terminaron sintiéndose mexicanos (fue la invasión francesa de 1808 la que nos ayudó a empezar a sentirnos todos españoles). Pero sin dejar de sentirse catalanes. Es verdad que había gente que se sentía solamente catalana, pero había más gente que se sentía parte de España al tiempo que catalana, reclamando por eso ser una nación con una especial vinculación con la nación española.

Y eso se multiplicó cuando cientos de miles de andaluces y extremeños se fueron a buscar el trabajo que no les daba ni Andalucía ni Extremadura, siempre tan gobernadas por caciques. Y ahora ya van tres generaciones que vienen de otros lados pero viven en Catalunya. ¿No es lo más sensato que puedan sentirse catalanes y también lo que les vincula al resto de España? Lo que se solventa sumando suele ser menos traumático que lo que se solventa restando. Pero esto es un jaleo. Fácil fácil no es.

Rajoy y el PP, con su empeño en cargarse el Estatut, han cabreado a muchos catalanes que han terminado diciendo: si para los españoles somos tóxicos, venenosos y una mierda, pues ahí os quedáis. Lo que haríamos cualquiera de nosotros con quien nos tratase mal. El problema es que esos catalanes no pueden irse a ningún lado. Por eso intentan convertirse en un Estado propio. Pero hay más catalanes que no quieren marcharse de España. Aunque también están enfadados. Y hay muchos catalanes que están enfadados con los independentistas que les han maltratado cuando la burguesía catalana hacía y deshacía con impunidad. ¡Más jaleo! Alguien me podrá decir lo contrario, pero ver a Puigdemont en Bélgica me parece tan español….

El resto de España también tiene algo que decir al respecto porque somos un Estado desde hace varios siglos y eso marca ciertas reglas (qué curioso: somos un Estado viejo y una nación joven). Si no se puede romper un matrimonio sin más no vas a poder hacerlo con un país. Estas cosas se hace negociando o guerreando. Y no tenemos la más mínima intención de guerrear entre nosotros. Así que toca hablar. Cuando uno mira la declaración unilateral de independencia no cabe sino pensar ¿dónde tenía esta gente la cabeza? ¿Cómo han podido estar tan cegados?

Pero Catalunya se siente una nación. Nadie en su sano juicio pensará en arrestar, multar, encarcelar, desterrar o fusilar a, por lo menos, dos millones de catalanes. Claro que hay gente que piensa que hay que someterlos a la fuerza (basta escuchar los entornos belicosos del PP o de Ciudadanos, que a veces son peores), pero no están en su sano juicio (a gente como Girauta les falta solo la camisa azul y los correajes).

Ya expulsamos en el siglo XV a judíos y moriscos y hay quienes sostienen que la España de caciques vagos y clientelistas es una consecuencia de aquella decisión. Los catalanes llevan reclamando ser reconocidos como nación desde hace siglos y lo consiguieron con la Constitución de 1978 que recoge que España está constituida por nacionalidades y regiones. Hay imbéciles que insultan a Catalunya por querer ser reconocida como nación y al tiempo dicen defender la Constitución. Mienten o son brutos. Porque la Constitución dice que Catalunya es una nación, que es lo que significa la palabra “nacionalidad” escrita en la Constitución de 1978 cuando los militares de entonces todavía mandaban mucho.

Que Catalunya es una nación ya lo decidimos en 1978. Ese no es el problema. El problema, desgraciadamente, tiene mucho que ver con que CiU iba a perder las elecciones, con que al PP le resultaba mejor hablar de Catalunya en vez de la corrupción y los recortes, y que la crisis llevó en Catalunya a una parte de la indignación hacia cuestiones de identidad gracias a un sentimiento que siempre ha estado ahí, a la presión de los grupos independentistas y al dinero que le metió al asunto la Generalitat. Después de todo esto (que va desde la recogida de firmas de Rajoy contra el Estatut y la cerrazón a hablar con el Gobierno catalán, a la susurrada declaración unilateral de independencia, las cargas policiales el 1-O y el encarcelamiento de políticos y los Jordis, pasando por el despiste inaceptable del PSOE y el apoyo de Felipe VI al partido más corrupto de Europa. Los responsables de este desaguisado preguntan ahora: ¿y qué solución proponéis vosotros?

Antes de responder es honesto decir: la habéis liado muy gorda y no hagas como si esto no viniera de demasiadas meteduras de pata. La solución sería más sencilla si no hubierais, unos y otros, roto todos los puentes. A políticos tan patanes había que deportarles un sitio donde hubiera poca gente.

3. Dos cosas que dice Podemos pero que no son tan sencillas de entender: la plurinacionalidad y el derecho a decidir.

Podemos debatió en Vistalegre su hoja de ruta. Fue un debate agrio tras tres años haciendo elección tras elección. Hubo gente que presentó propuestas alternativas a las que representaba Pablo Iglesias, pero las bases eligieron su Secretario General y su dirección política. Podemos dio una lección no rompiéndose en Vistalegre. Y hay que ver que el poder lo intentó. Los medios siempre hacen de altavoz para cualquier persona de Podemos que quiera hacer daño a Podemos. Si viene de cargos públicos es una deslealtad.

Siempre se puede dimitir de cualquier cargo.  De Vistalegre, y para enfado de los portavoces del desastre, Podemos salió reforzada. Ahí está, por ejemplo, la lista en Madrid encabezada por Julio Rodríguez. Podemos es tan importante para la democracia en España y en Europa que el poder siempre va a tener dispuestas las treinta monedas del ego o de la soberbia para brindárselas a altavoces que hagan ruido. Ningún ego debiera estar por encima de la tarea política marcada por las bases. El asunto territorial es esencial para el futuro de Podemos.

España, repite Podemos, es plurinacional. Pero claro, para que España sea plurinacional, las partes que construyen esa pluralidad tendrán que quedarse en España. Porque si se fueran, España se quedaría uninacional a secas (que es lo que quiere el PP y Ciudadanos). Por tanto, no basta con decir que España es plurinacional. Hay que decir a continuación que la plurinacionalidad, desde nuestra perspectiva, también debe ser española. Vamos a ver este embrollo.

Con la idea de plurinacionalidad se cubre el hecho de que hay una nación catalana, una nación gallega y una nación vasca refrendadas históricamente, al lado de sentimientos de identidad fuertes que podrán convertirse en naciones si crece ese sentimiento. Hay quienes piensan y sienten que Andalucía es una nación (y se ganó en referéndum optar a la independencia como las históricas), pero ese sentimiento no es mayoritario en Andalucía y la identidad andaluza, llena de dignidad (y de cuentas pendientes) no ha desarrollado el sentimiento de querer tener un autogobierno confrontado con España.

Podríamos decir lo mismo de Canarias y, si apuramos, del conjunto del Estado. Por tanto, sin querer hacer un juego de palabras, el reto que tiene Podemos se solventaría si entendiéramos que al tiempo que se dice que España es plurinacional, hay que decir que la plurinacionalidad queremos que sea española. Si apostáramos por la independencia, entonces la plurinacionalidad desaparecería. Queremos resolver ver la herida territorial, queremos que las naciones de España se vean reconocidas pero no queremos que nadie se vaya. Aún más, la única garantía de que España no se rompa es Podemos.

Y para terminar de ser sinceros, hay que decir que España es varias Españas y que la plurinacionalidad también es a su vez plurinacional. No es un retruécano. Hay varias Españas dentro de España. El PP tiene una, vieja y autoritaria, Ciudadanos otra, con la cara lavada pero vieja y autoritaria, el PSOE la suya (variable como la dirección del viento) y Podemos está intentando hacer valer la propia.

La de Podemos ha estado silenciada. Es la de Lorca, Machado, las 13 Rosas, María Zambrano, las mujeres que lucharon por la amnistía, la de la gente que fue a ayudar en el Prestige o a apagar incendios en Galicia. La España del 15M, la que acoge saharauis, la que llora con los muertos en las pateras, la que cuida, la que acompaña a las mueres violadas y maltratadas, la que quiere sanidad pública y educación pública, la que se abochorna de los casi 1000 cargos del PP imputados y se abochorna de que Ciudadanos y el PSOE sostengan a M. Rajoy. Todas esas Españas comparten en teoría la defensa de las fronteras, la integridad territorial y casi nada más. Porque para Podemos España pierde soberanía con el artículo 135, con el CETA o el TTIP, pérdida que han hecho posible el PSOE, el PP y C’s. Hablan de España pero la entregan a las multinacionales. Para Podemos la patria son los cuidados que nos brindamos, pero para el PP o C’s, al tiempo que hablan de España desahucian, privatizan la educación o la sanidad o hacen leyes laborales que golpean a los españoles.

Son ideas bastante diferentes de España. Pero es esencial entender que si la existencia de Catalunya (y las otras nacionalidades) obligan a España a ser plurinacional, Catalunya también es plurinacional. Es plurinacional porque dentro de la manera de sentirse catalanes hay gente que quiere sentirse española, y hay otros que quieren sentirse musulmanes o negras o chinos. Estamos en el siglo XXI y estamos todos muy mezclados. Si las naciones son tan complejas ¿por qué no buscamos entonces la solución en otro lugar que no sea la nación? Catalunya podría votar ser independiente, pero Barcelona votaría quedarse en España. Si hay una ley de referéndum, esto tendrá que contemplarse: si un territorio decide no marcharse, tiene derecho a quedarse.

La idea del “derecho a decidir” es sencilla de entender pero difícil de aplicar. El derecho a decidir implica que los catalanes podrían votar en territorio catalán acerca de su relación con España. Ese referéndum, como pasó en Quebec o en Escocia, se organizaría desde el Estado, se pactarían la pregunta o preguntas, tendría garantías, medios, posibilidades para hacer campaña, porcentajes, procedimientos. En esa campaña estaría Podemos en contra de la independencia y a favor de un encaje de Catalunya en España donde se solventase de una vez este problema. No es nada sencillo. Insistimos: ¿si hay territorios que quieren independizarse y otros no?

Si Barcelona decide no ser independiente y seguir en España pero gana la independencia en el resto de Catalunya ¿qué pasa? Pensar que podían declarar la DUI como quien grita en el fútbol es intolerable. Lo que han hecho los independentistas ha sido muy chusco.

El proceso que cierre el tema territorial de Cataluny debe tener pasos. Es un asunto de voluntad política. Con el artículo 92 de la Constitución podría iniciarse una pregunta acerca de la voluntad de los catalanes de que se abra esa discusión. Eso daría información y normalizaría el debate. Y una vez que el debate esté normalizado, todo lo demás es mucho más sencillo.

Es bastante probable que lo que saliera de esa discusión es la prueba de que los catalanes quieren sentirse una nación y gobernarse como nación en su múltiple relación con España. Es lo que dicen todas las encuestas. Irse de España en un mundo globalizado no es muy inteligente, además de que hay más catalanes que quieren quedarse que catalanes que quieren marcharse. Contemos. Esa Catalunya que saldría de un referéndum acerca del encaje en España sería parte del Estado español con todos sus derechos y deberes. Y esto no se volvería a discutir hasta pasado un tiempo. Porque de lo contrario habría mucha incertidumbre, no se cerrarían las heridas, sospecharíamos unos de otros y seguiría siendo algo que produce hartazgo. Para algunos catalanes, Catalunya será parte constitutiva de la nación española en la dualidad que señalamos.

Para otros podrán sentirse solamente catalanes pero no dudarían de su pertenencia al Estado y, como decíamos, de sus deberes y derechos. Con esa pregunta empezaría el proceso. Y todos expresarían qué modelo de país queremos, en lo identitario y también en lo social. Y ahí se vería que el PP y Ciudadanos son unos mentirosos.

4. Donde se expresa lo que le ha faltado a Podemos a la hora de explicar la más sensata de las posiciones en un país que está gritando cada día su insensatez

Hay algo que aunque me lo juren no me lo creo. Si hay un accidente de autobús en Cádiz, en Sevilla, en León o en Cáceres donde fallezcan 60 personas, Catalunya se conmociona como nos conmocionamos en Madrid cuando el atentado en las Ramblas. No se estremecen igual en Catalunya cuando el accidente es en Lisboa o en Toulusse, de la misma manera que en el conjunto de España no sentimos más atropellados por ese camión en Barcelona que por cualquier otro atentado en Francia, Austria, Rabat, Bagdad o Noruega.

Una nación es, entre otras cosas, ese lugar donde una accidente o un atentado te duele como algo propio. Catalunya siente con España como España siente con Catalunya. Pero Catalunya es una nación porque se ve a sí misma como una nación, pero esa nación, que también es plural, se siente igualmente parte de España. ¿Dónde está el miedo a que esto se sincere? ¿A que decidieran marcharse? Quien piense así no conoce ni a Catalunya ni a España. La discusión no es religiosa. La discusión no es territorial (porque el grueso de los catalanes quieren seguir siendo españoles).

La discusión es material: de qué forma va a estar Catalunya en España, cómo va a seguir construyendo nación catalana y qué compromisos va a asumir con el conjunto de España tanto en términos de ayudar a construir el compromiso político como en términos de solidaridad interterritorial. Un alemán de Baviera se siente bávaro pero no cuestiona Alemania. Al revés, la construyes. Ese es el federalismo que debiéramos haber construido pero que las peculiaridades de la Transición impidieron. Si la Transición hubiera cogido el toro por los cuernos, no tendríamos esta crisis de Estado monumental que tanto daño está haciéndonos dentro y fuera.

¿Qué relación quiere tener Catalunya con España? Muchas veces, aún sin decirlo, se piensa en una idea confederal, esto es, dos naciones que se piensan y se sienten diferentes pero que comparten Estado en tanto en cuanto puedan tener cada uno el suyo. En este caso, en tanto en cuanto Catalunya pudiera tener el suyo. Ese no debe ser el proyecto de Podemos. Eso es lo que no ha sido nunca capaz de explicar con claridad ni Catalunya sí que es Pot ni los Comúns ni, en ocasiones, Podemos en el conjunto de España.

Dicho de otra manera: claro que hay una nación catalana, compuesta por las ciudadanas y ciudadanos que viven y trabajan en Catalunya, cuya ciudadanía forma parte de maneras muy diferentes de la nación española (unos la siente más, otros la sienten menos) y forman parte con todas sus consecuencias del estado español. Pero también existe España y existe una relación entre España y Catalunya que no es confederal. La relación entre Catalunya y Aragón o Andalucía o Castilla-La Mancha no es la que hay entre los cantones suizos o entre flamencos y valones en Bélgica.

Cuando Catalunya pueda encontrarse como nación sin posibilidad de chantaje con el esto de España, empezaremos a construir el proyecto compartido. Esto implica que Catalunya debe tener autogobierno y como principal elemento de ese autogobierno, debe poder decidir en algún momento cómo se relacionan con el resto de España. Porque ese referéndum donde Catalunya debe expresar su compromiso consigo misma, con la nación española y con el estado español debe servir para que dejemos de hablar del asunto, cerremos esa herida histórica y podamos enfrentar los muchos retos que nos brinda la globalización neoliberal.

Esa pregunta a los catalanes no puede limitarse ni a la que han expresado los independentistas con su aventurerismo pueril condenado a la derrota, a sembrar melancolía y a avivar a a bestia fascista que andaba dormida -¿quiere irse de España y tener un Estado propio?- ni la de la España monárquica canovista -¿Quiere usted quedarse en España tal y como estaba hasta ahora?-, sino que debe abrir una nueva posibilidad: ¿quiere usted pertenecer a una España comprometida, con todas sus consecuencias, con la defensa de la identidad nacional plural, con la solidaridad y la fraternidad entre todos los españoles?

Si el PP no tuviera cada día un caso de corrupción, otro gallo cantaría. Pero el problema viene de lejos. En La Transición contada a nuestros padres (perdón la autocita) ya contaba que se habían hecho bien las cosas para los franquistas y la monarquía y regular para la democracia. Ahí está el Senado, que era una Cámara para frenar los cambios dándole mayoría al PP por una ley electoral que estaba ya diseñada en la Ley para la Reforma Política. Ahí está la monarquía, que no arbitra mucho. Ahí está M.Rajoy, que manda SMS y recibe sobresueldos pero no dimite. Ahí está la Fundación Francisco Franco y ahí está España como el país grande más desigual de la Unión Europea.

Avivar el fantasma de que España se rompe le da lo mismo al PP en Catalunya, mientras que le da votos en el resto de la España menos dispuesta a pensar nuestro país tal cual es. En el caso de Ciudadanos, el daño que hace es enorme. Por un lado, porque aviva el centralismo canovista que conduce irremediablemente a un choque con Catalunya, con el País vasco, con Galicia y vaya usted a saber si no con unos cuantos sitios más. Los de Ciudadanos son igual de aventureros que los Independentistas, si bien desde la acera contraria. Puigdemont y Rivera son ambos grandes negadores de España.

Por otro lado, porque la lepenización de Ciudadanos, va a repetir el discurso nacionalista agresivo, pero no va a solventar los problemas que tienen los catalanes y catalanas con trabajos precario, desahuciados, exiliados o que no tienen acceso a estudios, sanidad o pensiones dignas. No olvidemos que Ciudadanos es un partido creado por los bancos.

5. Conclusiones para que nos entendamos a nosotros mismos y lo podamos contar a los vecinos

1. Podemos tiene que enseñar que España es plurinacional, pero también tiene que enseñar que la plurinacionalidad es a su vez plurinacional (no hay una sola Catalunya en Catalunya) y la plurinacionalidad es también española. Podemos no apuesta por la confederalidad. España también es tarea de Cataluya.

Podemos no es independentista y habla especialmente a los catalanes que se quieren quedar en España. Defiende los derechos de los que no piensan como nosotros, porque somos demócratas, pero hay que dejar claro que lo que plantean nos parece una invitación al desastre (aunque solo sea porque todos perderíamos peso en la Unión Europea y, por tanto, en el mundo). Hemos defendido los derechos de los presos políticos, porque somos demócratas, pero lo que han hecho caminando por la vía unilateral es aberrante. Puigdemont en Bélgica y Junqueras en la cárcel es una señal del disparate.

2. Para que Podemos sea entendido por los que quieren una nueva España, tiene que recuperar la patria española que defendió en sus orígenes. Debe también reconocer sus errores: hemos dejado que el PP se recupere con el discurso tramposo de España porque no hemos sido capaces de hacer valer esa otra España.

Hay que hacer valer esa España valiente frente a los patriotas del PP que tienen el dinero en Suiza y en Panamá y que han saqueado las arcas públicas porque están en política para forrarse. No es lo mismo desde Catalunya sentirse parte de una España emergente y europea que de una España casposa llena de corrupción y amenazante. Con Podemos en La Moncloa se hace casi imposible que nadie quiera irse de España. Y eso lo saben los independentistas porque la única fuerza que les ha derrotado en las generales y en el ayuntamiento de Barcelona ha sido Podemos.

3.Podemos tiene que apoyar el derecho a decidir pero tiene que dejar claras las normas. La Ley de claridad que aprobó Canadá para hacer su referéndum de independencia nos vendría muy bien porque clarifica cómo se hace un referéndum pactado. Todas las partes del territorio pueden irse o quedarse, hacen falta porcentajes altos, concierne a los naciones pero también a España y al igual que establece derechos establece obligaciones. Con estas reglas, los que quieren irse se lo piensan dos veces, se toman muy en serio el asunto y no frivolizan. Es decir, dialogan. Algo de gran relevancia cuando el independentismo va a seguir sacando un muy alto resultado electoral en Catalunya.

4. Podemos tiene que dejar claro que los independentistas del PdeCat son los mismos burgueses que han hecho exactamente lo mismo que el PP en el conjunto de España. Podemos tiene ahora mismos una obligación de hacer de cemento de esa nueva España.

Tiene que ayudar a que el PSOE deje de estar en el bloque decadente junto a Ciudadanos y el PP, cumpliendo Sánchez así su promesa de plurinacionalidad expresada en sus primarias, y tiene que ayudar a que ERC deje de apoyar el independentismo unilateral y entienda que hay una España diferente con la que se puede hablar desde el compromiso y la solidaridad.

5.Por último, Podemos debe recuperar el horizonte del proceso constituyente que solvente de una vez por todas la herida histórica, que permita los referéndum (con una Ley de claridad previa) y que blinde los derechos sociales en todo el territorio.

Que cambie la ley electoral y haga del Senado una cámara de los territorios y termine con su consideración de Cámara de bloqueo; que entre en el siglo XXI y entienda que el Estado tienen que ser en buena medida municipal, dotándoles de un tercio del presupuesto; que no permita que el Ejecutivo estrangule otros niveles del Estado ni que convierta las cuestiones de financiación en un chantaje; que cierre las competencias con las Comunidades de manera definitiva, impidiendo de nuevo chantajes en virtud de las necesidades parlamentarias; que impida que los corruptos hagan política; que garantice la independencia de los jueces; que ordene el desbarajuste del café para todos, respetando las identidades culturales de los territorios (esencial en cuestiones de educación, cultura y lengua) pero saliendo del absurdo de las duplicidades y de la fragmentación ineficiente armonizando la fiscalidad entre territorios, unificando los diferentes calendarios médicos, la movilidad laboral en todo el territorio, los mismos sueldos a los funcionarios, la coordinación de los servicios sanitarios y, algo intolerable a día de hoy, que lleve instituciones de Estado a otros territorios (por ejemplo, el Tribunal Constitucional a Bilbao o Barcelona, la Comisión Nacional del Merado de Valores a Segovia, Patrimonio a Santiago, etc.

En España se está normalizando la precariedad mientras las grandes cifras de la economía mejoran. Eso va a aumentar la frustración de mucha gente que no va a entender por qué le va mal. Si los demagogos agitan el fantasma nacionalista, tendremos servido el enfrentamiento entre españoles. El patrioterismo es una salida demasiado fácil para los que no tienen escrúpulos. Podemos tiene una tarea esencial con el bienestar y la paz en España. Para terminar con las desigualdades, crear empleo, derechos sociales, y cerrar la discusión nacional a satisfacción de la mayoría. No es nada sencillo, pero el reto merece la pena. Y sólo lo puede hacer Podemos.

Juan Carlos Monedero. público.es