31.3.22

¿Quién apoya a Rusia en la invasión de Ucrania?


Insistiendo en que en todas las guerras la información es una herramienta que sirve para ganar o perder, me quiero centrar hoy en un dato algo escondido, silenciado al menos. ¿De verdad solo Bielorrusia está apoyando decididamente a Rusia?

Junto al país vecino de Rusia hay varios y algunos de peso en el escenario mundial, que están como poco entendiendo la guerra desde el plano de Rusia, y por ello facilitando las opciones rusas o al menos que las sanciones económicas de Occidente no sean tan eficaces.

Como ejemplo curioso tenemos a Israel, pero también a Arabia Saudí y también a nuestro vecino Marruecos. Emiratos Árabes o Turquía son otros dos ejemplos de países que se mueven en agua alejadas a los EEUU en tiempos en que se les necesitaba como aliados fieles. No hay duda de que Corea del Norte, Siria y Eritrea apoyan a Rusia. Pero también Serbia tiene una posición de apoyo tímido de momento.

También se mueve entre la ambigüedad un Egipto que no sabe bien qué hacer. Muy similar a la postura de Túnez, Argelia o incluso de México. Y sin duda la China que sabe que de esta guerra ella debe salir airosamente ganadora si logra no intervenir.

Más a favor de Rusia pero de momento en silencio está Cuba, India y Vietnam. Como lo están por si acaso las vecinas Tayikistán, Kazajistán y Armenia. Incluso el silencio neutral de Hungría, Venezuela o Bolivia es significativo. 

Por eso algunos movimientos mundiales de estas semanas se deben entender desde estas opciones estratégicas. Por ejemplo el acercamiento de los EEUU a Venezuela, y el de España a Marruecos. Los peones son importantes en las partidas de ajedrez.

28.3.22

Europa necesita crear líderes históricos


Ya la pandemia del COVID demostró una serie de errores tácticos mundiales en nuestra autodefensa, que nos siguen pareciendo ahora de primero de preescolar en gobernanza globalizada. No sirve decirnos que nadie vio venir la pandemia, pues quien gobierna no está para adivinar, sino para gestionar las fortalezas y resolver las amenazas y debilidades antes de que se produzcan los hechos.

Hay una serie de elementos básicos en todas las naciones que no podemos consentir que se fabriquen en países muy alejados, como sucedió con las EPIS como elemento fácil de recordar, como tampoco podemos tener los almacenes de stock casi vacíos, ni en empresas ni en los gobiernos, pensando que en cuestión de horas se compra y se dispone de todo en un mundo globalizado. 

Una Europa Unida tiene que estarlo también en la inteligencia económica de saber defenderse mucho mejor en temas imprescindibles para la seguridad activa o pasivo del siglo XXI.

Si nos remitimos a la Guerra en Ucrania, tampoco es entendible que no se valorara desde Europa el riesgo real de esta barbaridad, y antes de que estallara el destrozo a Ucrania no se hubiera evitado desde fuera con una declaración contundente de que nunca la OTAN solicitaría que Ucrania integrara su organización… al menos mientras exista Putin. 

A los enemigos nunca hay que acorralarlos, pues si son poderosos y se ven débiles en respeto, casi siempre actúan de la misma forma, atacando a los más débiles con toda la saña posible, para demostrar ante los demás, ante los fuertes, que su capacidad de morder es tremenda. 

Por eso es imposible ahora vencer a Rusia en esa contienda, pues un tiempo antes de tener que rendirse… intentaría… no rendirse.

El cúmulo de los problemas para Europa no acaba ni con la pandemia, la Guerra de Ucrania o una globalización económica débil y que pasará una factura tremenda de la actual situación de guerra, de inmigraciones sociales, de falta de personalidad unida. 

Una economía que parecía saber recuperarse de la Crisis Económica de 2008 se había visto enfrente del golpetazo de la pandemia de 2019/2020 y ahora cuando ya parecía entender los efectos de esta enfermedad global se tiene que enfrentar al golpe económico de un elevado coste de la energía, de una inflación que no puede controlar bien, y a la inevitable desazón de no saber hasta qué punto tendrá que seguir ayudando a Ucrania y a sus millones de desplazados. 

Pero tampoco estos son los únicos problemas a los que se tienen que enfrentar la nueva Europa tras el Brexit.

La llegada desde hace unos años de la extrema derecha a los espacios políticos de varios países, por no decir de todos y poco a poco en aumento, está influyendo en las decisiones que tienen que ir tomando todos los partidos políticos y por ello todos los gobiernos de la vieja Europa. 

Volvemos a la teoría del vuelo de la mariposa. Cuando decidimos que no hay que hacer nada, estamos decidiendo, aunque solo sea que no hay que hacer nada. 

Pero casi siempre lo que decidimos es que sí hay que hacer algo. Y no sé qué es peor, depende de espacios. 

Europa debe demostrar que dispone de líderes capaces de insuflar optimismo, capacidad de soluciones y de respeto mundial, y de convencer a sus ciudadanos. Mientras no encontremos en la Europa a personajes históricos que hoy desconocemos, no lograremos controlar las debilidades. 

Ajovín

27.3.22

El precio de la energía, mueve las crisis que vienen


No es necesario entender mucho de economía para ver con este gráfico que hoy pública El País que es imposible que Europa pueda funcionar bien con estos altibajos en el precio de nuestra energía. Literalmente imposible, aunque se intente disimular con otras realidades sobrevenidas. Algo importante hay que hacer para que el precio de la energía no se vuelva incontrolable y vuelva más pobres a los que ya son pobres. Me refiero a países y no a personas.

Podemos convencernos de que la Guerra de Ucrania tiene algo que ver… hasta que observamos que los descontroles llevan entre nosotros más de un año. 

Un país, una economía mínimamente estable, necesita una energía estable. Y es de preescolar, que si no se logra estabilizar los precios energéticos, SIEMPRE han estallado crisis económicas, sociales o ambas. Repasemos la historia del siglo XX y lo observaremos.

Las medidas de corrección pueden ser varias, pues haberlas las hay. No salen tampoco gratis, ni todas resuelven o empeoran el asunto por igual, ni todos interesan por igual a los países, y aquí tenemos el principal problema. Lo que a un país de la Europa Unida le puede ir bien, a otros le va entre mal o muy mal.

Pero que no tengamos ninguna duda, con este gráfico durante todo el año 2022, con estos altibajos descontrolados, vamos camino de otra grave crisis económica, con o sin guerra en Rusia. Si es con guerra, ya, la leche que nos daremos… será de campeonato. 

Que no se nos olvide a nadie. La economía es la que mueve la política, y para que sea en positivo, debe ser la política la que sepa y pueda controlar la economía.


En la actual Europa, una mariposa nos puede mover de sitio


Llevo ya dos entradas hablando de los aleteos de mariposa que nos pueden llevar a cualquier escenario en Europa, y muchos de ellos no son precisamente positivos. Este marzo 2022, acabándose, puede todavía darnos algunos sustos, o al contrario, algunas muestras de que la sensatez es posible.

En Europa llevan excesivos años mirando a España y Portugal como los países pobres de sus espacios geográficos. Pero no tanto pobres de dinero como de iniciativas, de moral, de seriedad política, de respeto. Pobres de sociedad pobre. 

No aportamos a Europa más que espacios de sol y problemas con África o ahora incluso con Iberoamérica. No somos como antes el interlocutor necesario para el Magreb para esa América del Sur que a veces también resulta complicada de admitir en el mundo. 

Y esa pérdida de capacidad de liderazgo mundial, se nota en nuestras realidades personales, aunque no deseemos verlas.

Los EE. UU. con Joe Biden no nos quiere recibir, la Europa Unida ha ido girando más hacia el Este que hacia el Suroeste, en África se nos amontonan los problemas y las incapacidades, y en América han decidido recordarnos que Colón y sus conquistadores fueron unos asesinos. 

Casi todos los que lo dicen desde sus poderes son descendientes de los españoles y no de los nativos de esas tierras, pero eso es entrar en otro debate. Lo cierto es que España debe mejorar en esos aspectos de respeto mundial, y no lo tiene fácil ni es un proceso rápido.

Muchas de las normas o leyes emanadas desde Europa no favorecen precisamente la personalidad diferente de una península ibérica que sigue conservando algunas rémoras de sus dictaduras en su economía productiva, laboral o de engranaje social. 

Y si no se tiene en cuenta nuestra posición distinta, incluso para controlar mejor las ayudas que nos han llegado desde Europa en otros tiempos, nuestra capacidad de igualar Europa queda disminuida.

La “nueva” guerra en Europa lo que está marcando sin duda es unos nuevos escenarios de trabajo histórico. Ya se admite que con Alemania hay que entablar una relación militar muy diferente. 

O que hay que reforzar los flancos de la OTAN en el Este de Europa. Que hay que crear una nueva política exterior, un ejército de intervención rápida en Europa y unas nuevas condiciones económicas para la Globalización, para que sea más interna y menos externa, para que seamos capaces de podernos defender mejor de sus efectos negativos.

Ajovín

Y movió las alas una mosca y se tambaleó medio mundo


Con la llegada de la primavera de este 2022 estalla el precio de la energía que ya llevaba meses tensionando las economías de consumo en Europa, y surge de manera casi ¿espontánea? una huelga de transportistas en España, sin el control de los sindicatos, ni de los empresarios, ni teniendo entre todos, un gobierno que sepa valorar su importancia hasta pasados diez días. 

En pocos meses y cuando los datos de la pandemia parecían dominarse aunque no dominados, nos estalla una guerra en la Europa más frágil, se habla abiertamente de bombas nucleares, observamos como se destrozan varias ciudades ucranianas convertidas en polvo, cómo las mentiras oficiales llenan los telediarios, como aumentan los precios de las energías hasta convertirse en un problema mayor que el de no poderlas pagar sin tensiones, y como nuestros lineales de los supermercados se vacían de leche, de harinas y pasta, de papel de W.C., de aceite de girasol o de agua mineral.

Todo parece aunarse para demostrar nuestra fragilidad como sistema, como personas, como sociedad que incluso no es capaz de darse cuenta real de los problemas que se le vienen encima.

Parecería imposible hace tres meses que estuviéramos viendo a ciudades enteras, a barrios completos en Europa, destrozados como sucedió en la Alemania de 1944 y 1945. 

No entenderíamos que se vaciasen los supermercados en España mucho más que con los peores momentos de la pandemia del COVID, por una guerra que sucede a 3.600 kilómetros de distancia en coche. ¿Es mucha distancia? Pues en avión algo más de 4 horas de distancia, lo mismo que se tarda en ir en tren entre Zaragoza y Valencia.

Los tiempos de la vida, las experiencias que nos marcan el deambular por la vida, las marcamos un poco entre todos nosotros. 

Nada hemos tenido que ver, ni tú ni yo, con lo de Ucrania. ¿Seguro? Pero sí es cierto que los aleteos de una mosca o de una mariposa pueden mover el mundo, depende de muchos factores. 

Y todos nosotros además de dedicarnos a quejarnos con palabras pequeñas y en los lugares equivocados, excesivas veces hemos creído que todo esto, eso o aquello… no iba con nosotros. Hasta que sí ha ido.

Un huelga de transportistas autónomos es relativamente infrecuente, incluso podríamos pensar que es algo sin mucha importancia pues existen varios sindicatos fuertes en el sector, varias organizaciones empresariales que son quienes controlan todo un sector sin duda primordial para el funcionamiento de un Estado…, excepto que aquello se convierta en una huelga indefinida, que controla las carreteras, que paraliza al resto del transporte y lograr vaciar los supermercados, los suministros de producción entre empresas o entre agricultores y ganadores, entre el tráfico marítimo, el de exportación a terceros países, el de incluso material farmacéutico. 

¿Y todo sin darse cuenta nadie de lo grave de la situación, de la debilidad que supone no tener mecanismos de una defensa válida para que en pocos días no se vaya todo al garete?


26.3.22

¿Puede una mosca desencadenar el Fin del Mundo?


Cuando iniciábamos este 2022, nadie podía prever que antes de la llegada de su primavera habríamos estado hablando ya de la posibilidad de que varios ataques nucleares simultáneos, podrían destrozar parte de la vida en nuestro planeta. Si nos hubieran preguntado, además de hablar de su casi imposibilidad, seguro que nos hubiéramos puesto a temblar al pensar en una posible situación como la que ahora describo. 

Y ya hemos tenido que pasar en estas semanas por la realidad de escuchar este tema, o el de ver a ciertos ciudadanos hablando del yodo y a algunas farmacias explicando que no sirve para defenderse ante un ataque nuclear, o a ciertos empresarios relatando que ellos hacen a medida refugios antiguerras.

En aquel inicio de 2022 estábamos más atentos a la marcha de la pandemia de COVID que a ninguna otra posibilidad, pues entendíamos que ya era más que suficiente para nuestra historia universal estar dentro de una pandemia que llevaba dos años asustando al planeta y matando a miles de ciudadanos. 

No cabía otra cosa que pensar que ya éramos frágiles en demasía. Nadie parecía pensar en aquellos Reyes a medio gas, en tener que llenar sus armarios de alimentos en conserva, de ponernos a mirar las fechas de caducidad de la pasta, el arroz o la harina, para llenar la casa de litros de leche o de latas de sardinas. 

Yo no he sido, tú… tampoco, pero los supermercados se han vaciado por la suma de dos efectos. El de compra compulsiva y el de la mala gestión con la huelga del transporte.

Nunca los problemas de las sociedades han sabido/querido venir solos. 

Sin haber vencido la pandemia nos llega la invasión de Ucrania desde Rusia, para saltar ya no todas las alarmas en Europa o en el mundo occidental, sino para mostrarnos que la globalización que lleva siglos entre nosotros debería tener unos parámetros medidos y ajustados a la autodefensa, pues en exceso se vuelve tremendamente injusta contra el propio sistema liberal de funcionamiento social. 

Siempre la globalización ha sido injusta contra el débil económico, nunca en los siglos ha existido la globalización positiva, pero ahora se ha demostrado que sin inteligencia empresarial y política, la globalización se vuelve un grave peligro contra el propio sistema.



24.3.22

La agonía de Ucrania ¿Para qué sirve sufrir?


Esta portada actual de la revista Time con una imagen del fotógrafo ucraniano Maxim Cover nos muestra a una mujer intentando huir con su hija de pocos meses de los bombardeos de su ciudad, ayudada por un soldado ucraniano. Por la propia revista hemos sabido que Julia Pavliuk logró escapar de Kiev con su hija de seis meses y hoy se encuentran reunidos incluso con su joven marida que se tuvo que quedar en la capital, en la ciudad de Rivne.

No son una familia en riesgo económico, tienen sus trabajos que o han perdido o mantienen en la distancia desde una vivienda prestada de forma humanitaria. 

¿Podemos imaginarnos cada uno de nosotros en situaciones similares? Daría quien quien iniciara una guerra, pues lo más importante es siempre quien la sufre.

23.3.22

Las Guerras modernas se ganan en las ciudades. Destrozándolas


Podríamos decir que esto que vemos en la imagen es Ucrania, y daría igual. Es Siria y la imagen se repite. Se destrozan ciudades enteras, se rompen las convivencias sociales de ciudades enteras por geoestrategias, que así lo laman ahora al joder a las sociedades. Una ciudad destruida ya nunca se puede volver a reconstruir. Es mentira. Aunque se intente, sale otra ciudad diferente.

Una ciudad destrozada se muere, pues se han muerto sus habitantes. O han huido. La España de 1939 nunca pudo ser la España de 1936. Por culpa de un Dictador, pero sobre todo por culpa de los miles y miles españoles que fueron asesinados en ambos bandos, mas, mucho más desde el vencedor, como sucede siempre.

A Europa en 1945 le sucedió lo mismo. Y a Siria, Irak, Irán o ahora Ucrania. 

Las ciudades se destrozan y queda el descampado, el solar, pero ya nunca la ciudad, pues a ella, a esos lugares, no vuelven los mismos, ni con las mismas ganas, ni vuelve la vida del barrio, ni sus mismo comercios, ni su historia anterior, pues todo queda manchado de sangre.

Las guerras ya no se pelean en los campos, llevamos décadas en los que los que las practican con oficio las juegan dentro de las ciudades. No sirve ganar al enemigo en el campo de batalla, hay que ganarle en las Ciudades de Batalla.

Callarnos es alentar a los violentos manipuladores


En todas las guerras no hay malos ni buenos, hay inocentes y culpables, hay gentes que ordenan y gentes que mueren sin entender casi nada. Pero lo que sí hay en todas las guerras son mentiras, manipulaciones, falsedades creadas para manipular la opinión pública. Y en la invasión de Ucrania por parte de Rusia no podía ser de otra forma. Estoy seguro que por ambos bandos.

Nunca ha existido esta portada de la revista Time, la de Putin, en cambio sí ha existido la otra, la del tanque. pero en algunos medios para demostrar que la revista Time estaba en contra de Rusia y llamaba a Putin un Hitler cualquiera, se ha ido publicitando por redes la la de la izquierda.

Las guerras son tremendas, se pierde el valor de la vida, pero también el de la verdad, el de la honestidad más básica, aunque estés en tu casa tranquilamente. Nos quieren manipular a todos, y no debemos dejarnos, para que no avancemos hacia la violencia desde los silencios.

22.3.22

Las mentiras de todas las guerras


En la Guerra de Ucrania, como en todas las guerras de la historia, la información es un arma, y sobre todo una herramienta que nunca busca la verdad, sino la sensación, la manipulación del que lee o escucha o ve. 

Ahora estamos con esos vídeos en los que vemos a civiles envueltos a farolas, desnudos, torturados, castigados, pintados, abofeteados por militares o por otros civiles.

Es la tortura sobre la tortura. Y es la mentira sobre la mentira. 

¿Qué quieren decir esas imágenes? ¿De quién son y por qué? ¿Qué buscan? El ser humano es cada vez menos humano, y si le ponemos poder se nos convierten en seres animales. Así llevamos muchos siglos, y sin avanzar nada.


18.3.22

¿Qué son las Bombas Tontas y las Bombas sin Padre?


Estamos en esas mentiras terribles, dolorosas y muy tremendas, de decir desde todos los implicados que "ellos no han sido" que las bombas contra un hospital o contra un teatro lleno de niños han sido "los otros". Lo único seguro es que no las han lanzado los asesinados en los hospitales o en el teatro o mercado.

Las llaman "bombas tontas" o "bombas de padre desconocido" para disimular. Y sí, no es fácil detectar quién miente, o incluso aun es más complicado saber si en realidad no nos estarán mintiendo todos. A veces son bombas lanzadas sin un objetivo fijo, sino contra una ciudad de forma aleatoria, para que destrozan una calle, un barrio y así crear miedo, pánico, que los vecinos huyan de la zona. No buscan ningún objetivo concreto, mucho menor que sea estratégico, pues la estrategia es crear miedo.

Podemos tener la bomba sin explotar y aun así nunca sabremos quién la ha lanzado. En cambio sí sabemos desde qué ciudad la han fabricado y es posible que sepamos hasta la referencia de quien la ha montado en fábrica. Pero luego ya, todo se diluye.

Intentar continuar con el tipo de Guerra del Siglo XXI que los resultados sean como en Siria, es la mayor barbaridad que nos podemos intentar explicar para entender algo.

Yo no soy capaz de adivinar qué grado de humanismo y de relación podrá existir en las próximas décadas entre Ucrania y Rusia, entre todos sus vecinos y Rusia. Incluso entre Europa y Rusia. Pero enseguida me doy cuenta de que"Papa Dinero" todo lo cura, lo difumina, lo disfraza. 

Y volveremos a utilizar la religión, la Cultura y el Arte para suavizar relaciones, en cuando hayamos logrado enterrar a todos los muertos. Reconstruiremos toda Ucrania y aparecerán maravillosos bienhechores que contarán que gracias a ellos todo está como estaba antes. Excepto los muertos enterrados y los muertos que con vida quedarán rotos para siempre.

14.3.22

¿Queremos ahorrar en la cesta de la compra?


En tiempos de crisis tenemos que poner en valor lo que es nuestro, defendernos mejor si es posible, de todo lo que ya tenemos. Y en consumo esto es algo que debemos tener muy en cuenta. Estamos entrando en tiempos de subida de la inflación, así que tenemos que aprender e comprar con cuidado, algo que ya habíamos olvidado.

Si el arroz que comprábamos siempre nos lo suben a 1,87 desde 1,35 hay que buscar un arroz de similar calidad y a un precio que o bien no haya subido o bien lo haya hecho menos. Es posible hoy mismo encontrar arroces de primeras marcas que van desde 1,90 a 1,57 en el mismo supermercado. Y arroces de calidad muy correcta a 0,97 euros. Un arroz no depende tanto de su propia materia prima, como de saber cocinarlo bien y de sus añadidos.

Es verdad que 0,33 euros (o 0,86 euros en un kilo) es poco ahorro, pero de esta manera evitamos que los precios en los comercios se desboquen. Ellos sí saben medir con suma facilidad qué compramos, qué cambios estamos adoptando en nuestra cesta de la compra. Y saben que tienen que tomar medidas para contrarrestar nuestras decisiones.

Si ese mismo arroz cuesta 0,15 euros más en una tienda que en otra, y nos pilla de camino ambos comercios, la decisión tiene que ser sencilla. Comprar mejor es también aumentar nuestros ingresos. Y tal vez entrar en un super que ya no visitamos nos enseñe nuevos precios, nuevas calidades, nuevos productos.

Y a su vez, consumir mejor es también ganar más sueldo. ¿De cuánto de lo que consumíamos hace unas semanas se puede prescindir? 

Cuando Borrell decía que teníamos que consumir menos gas, por mucho que se le ha criticado (algo que viene con el cargo) tenía razón y nos defendía a nosotros, los consumidores.

¿Cuánto gastamos de manera no razonada? Pues efectivamente, lo que nos da la real gana, y tenemos todo el derecho del mundo a gastarnos el dinero en lo que nos de la real gana. Pero si queremos parar ciertos abusos, en vez de quejarnos por las redes, debemos tomar decisiones nosotros. 

Consumir menos es luchar contra la subida de ciertos precios, que no tienen razones. 

13.3.22

¿Qué podemos hacer con los ahorros, si los tenemos?


Estamos dentro de un periodo muy importante en la historia de la humanidad más actual, de la historia del siglo XXI. No será posible quedarse el Mundo como si esto no hubiera sucedido. Se han roto esquemas, ententes, sensaciones, vecindades, y se han dado y se seguirán dando, pasos que mueven el mundo, aunque sean con una Paz cercana, que de momento no adivinamos.

El miedo es el principal componente que tenemos los que estamos lejos. Los que están dentro y cerca es la rabia, el dolor, la incapacidad mental para entender qué sucede realmente.

Y en ese miedo que ya tenemos los que estamos lejos —unos muy poco, otros bastante e incluso algunos muy mucho— ya se van tomando decisiones. Se compra aceite, legumbres, conservas, agua o papel de WC sin darnos cuenta de que nuestras decisiones sí tienen importancia. 

Nuestro miedo tiene importancia en la economía, en la visión que van tomando los medios de comunicación y la manera de multiplicar sensaciones entre todos.

Ayer me decían que en un gran Hipermercado ya no había latas de sardinas. Y se van multiplicando los carteles que nos advierten de que no se pueden comprar más que ciertas cantidades de cada producto.

Esta semana también se van escuchando voces de profesionales de la economía que con buena fe advierten de que no es el momento de invertir en Bolsa, en Activos, y van dando recetas como si los miedos se pudieran curar con alguna medicación de experto.

Las criptomonedas están sobre la mesa. Las muy conocidas o las decenas que van surgiendo cada año y que a veces como nacen mueren, llevándose tras de sí a un puñado de personas. Hoy leía sobre el patrón oro y su inevitable subida, como valor refugio ante el miedo. Las divisas sin saber quién ganará no sirven de mucho como valor refugio.

¿Qué se debe hacer en estos momentos? Sin duda ninguna estamos entrando en un periodo de inflación. 

Subirán los precios, es decir menguarán nuestros ahorros. Nos empobreceremos, aunque de momento no sabemos cuánto.

¿Se puede evitar? Sin riesgos no. Pero los riesgos son de muy variado tipo. Podemos entrar en una III Guerra Mundial, pero nos pueden diagnosticar diabetes o se nos puede caer un ladrillo desde el tejado. 

El riesgo es parte de la vida. 

Y nosotros, cada uno de nosotros según nuestra forma de ser, de la mochila que tengamos, tenemos que ir tomando decisiones todos los días. Posiblemente la decisión de comprar latas de sardinas sea la más tonta, torpe… y sencilla de todas. No hay riesgo. Pero tampoco hay ventajas.

Lo fundamental es tener calma, si ya estás dentro de Bolsa NO VENDER pues son tiempos para estar observando y dejar que pase el tiempo. Y si quieres invertir, pues no sé, tal vez el consejo sería que lo deberías haber hecho antes, sin los miedos encima. Ahora tal vez lo lógico sería esperar. 

También añado que en todos los conflictos, unos pierden, y otros ganan. Depende de varios factores muy diversos. Si los sabes encontrar, puedes ganar.

11.3.22

¿VOX en el Gobierno de Castilla León? ¿Bueno, malo o peor?


Ahora está sobre la mesa si es correcto aceptar o no que VOX haya entrada en el Gobierno de Castilla León, si es fácil admitir que sea quien presida el parlamento castellano. Y es sin duda una buena pregunta, duda, cuestión a intentar respondernos entre todos.

Hasta ahora (en los últimos 70 años) dicen algunos que nunca en Europa se había consentido que un partido de extrema derecha entrara a gobernar en un espacio de la importancia de una Comunidad de 2,4 millones de personas. Ya de entrada esta apreciación es relativa, pues depende de varias formas de mirar, de ver, de 
medir.

Polonia, Hungría, Eslovenia, Austria, Finlandia o Países Bajos tuvieron en algún momento miembros de la extrema derecha en algunos de sus respectivos gobiernos. No es el caso de España el primero, y no será el único, nos guste o no nos guste nada.

Si VOX entra en el Gobierno de Castilla León es por la suma de varios condicionantes. Uno y casi el principal es por haber obtenido un 17,64% de los votos válidos. Que ya sé que son 3,5 veces más de votos que a Podemos/IU y en cambio en el reparto de escaños VOX alcanza los 13 y Podemos/IU 1. Pero este sistema parece encantarnos a muchos españoles, pues no deseamos cambiarlo por circunscripciones únicas.

Por otra parte también es cierto que si se decide prescindir de VOX podemos entrar en una concatenación de votaciones tras votaciones, sin resultado final y or ello una dificultad para gobernar instituciones, de complejo final.

Pero a su vez hay que destacar que tampoco ni el PP ni el PSOE han estado a la altura de lo que a veces se necesita gestionar. Y cuando no hay claro qué queremos hacer con las realidades, a veces estas se nos vuelven problemas.

Y tal vez por último añadir que lo mejor para saber qué es capaz de hacer VOX y que lo vean en toda España, sea dejarlo gobernar en un espacio sin excesiva importancia y sacar conclusiones.

10.3.22

¿Qué es robar? ¿Quién es ladrón? ¿Hay ladrones buenos y ladrones malos?


¿Qué es robar? Es que tengo mis dudas, deben ser mis años con los Maristas que no supieron explicármelo bien, ni tampoco lo logro un profesor que tuve en el Tomás Alvira. 

¿Quién es ladrón? ¿Hay ladrones buenos y ladrones malos? 

Hoy en Zaragoza, en Plaza estaba el litro de gasolina a 1,70 euros. En el centro de la ciudad estaba a 2 euros el litro. Un 17,65% más cara. 

Los que les suministran la materia prima son los mismos. Podemos estar hablando de unos 18 euros de mas… en un depósito lleno de combustible de un coche. 

Lo llaman "Libre Mercado" y efectivamente, no es robar. Es libre mercado, no hay que confundirse. 

Así que tranquilos, no son ladrones, simplemente son empresarios. Ponen el máximo precio posible si tienen clientes y se lo pagan… luego… ¿la culpa es de quién paga esos 18 euros de más?

Ajovín

En nuestro interior, somos tan tontos como hace 400.000 años


Hoy nos han dicho que en Atapuerca, en Burgos, hace 400.000 años se han encontrado unos 2.000 fósiles de unos 20 humanos, muertos a garrotazos entre ello. Niños, mujeres, jóvenes, viejos. Hay cráneos con al menos 10 golpes brutales en su cabeza, nada nuevo pues. No hemos avanzado mucho, venimos de estos preneandertales y al menos hoy tenemos agua caliente. 

Lo curioso es que estos cráneos no son de personas que murieron en la guerra, sino de personas que en algunos casos sobrevivieron a ella y que fueron cicatrizando sus heridas. De los muertos en la batalla no sabemos de momento casi nada. Incluso hay algunos con la cara deformada, intentando borrarles su identidad. Cosas de salvajes. También como ahora, cuando atacamos hospitales, pues sabemos que dentro hay personas indefensas.

También estos descubrimientos nos dicen que las guerras entre españoles aunque no existiera España eran entre vecinos, que no venían de muy lejos pues en aquellos años viajar era un modelo de vida complicado. Y que tenemos vecinos que poseen como nosotros su propio territorio, por lo que unos o los otros, o ambos, se tienen que desplazar para invadir el territorio del vecino y asestarle pedradas o palazos, para matarlo.

No hemos avanzado casi nada, aunque las tecnologías nos digan lo contrario. En el interior, somos tan tontos como hace 400.000 años.


9.3.22

Radio de Onda Corta, el futuro para el siglo XXI


Nadie desea volver a los años medianos del siglo XX, a la Onda Corta en la radio vieja, a los cafés o té de media tarde —sin galletas, que serán un lujo— junto al aparato analógico y de válvulas que se oía mal  y con interrupciones, ni tampoco deseamos volver a las revistas de papel que se leían una y otra vez, pues había pocas y eran caras. Pero el ser humano es muy dado a repetir errores.

Ya se nos avisa de que la energía, la que no da para internet o para calentarnos, para el horno o el agua caliente, va a ser casi un producto de lujo, como el aceite de girasol que un pocos meses ha subido 2,5 veces, como si advirtiendo desde el verano estas subidas, nos estuviera avisando de que Ucrania se nos hundía.

Enseguida vendrán las subidas de las carnes, pues los piensos y cereales de alimentación animal van a escasear y ya se sabe, menos oferta, más precios subiendo y descontrolados. 

Esto si antes el propio Putin no prohibe vender a Europa lo que a él le está sirviendo para financiar su guerra. Nunca se sabe.

Legislamos a golpe incierto de sensaciones. Se legaliza a todos los ucranianos que vivían sin papeles en España antes de estallar el conflicto, pero se deja en el limbo a los ciudadanos que en igualdad de condiciones venían desde otros países. No es fácil de explicar ni de entender, pero es lo cierto. 

Ya no entendemos de vacunas, de variantes de COVID, sino de lanzagranadas y de ciudades que no sabíamos que existían. Vamos aprendiendo fuera de las escuelas, a base de golpes y problemas, de urgencias . Y lo hacemos en un mundo global al que tenemos que poner orden con rapidez, pues se nos está desbocando.

8.3.22

España y la importancia del Sur y el Oeste en la nueva Europa


Hoy nos importa Ucrania y los ucranianos, es lógico y humano, pero enseguida nos importará Rusia y todo su espacio geográfico, y eso será más duro. El papel de Rusia ha cambiado Europa, termine como termine el actual conflicto. 

Los ucranianos habrán perdido casi con toda seguridad su libertad como país que puede determinar su papel histórico, pero Rusia no sabemos cómo quedará, quien la gestionará, qué desea transformar en sus espacios cercanos. 

Tampoco sabemos qué papel jugará finalmente China, tampoco de qué manera quedarán las fronteras del Este de Europa dentro de unos meses, ni qué papel desea tener los EEUU. 

No sabemos que precio tendrá el precio del oro, del Dólar o del Euro, del petróleo o de la energía o los transportes. Ni la capacidad que este conflicto ha tenido para volcar una nueva recesión sobre Europa.

No sabemos hoy quien tendrá que pagar la reconstrucción de Ucrania, de qué forma saldrá Europa de todo esto y cómo gestionaremos lo que ya era un problema con la inmigración desbocada que venía de África y que ahora ha visto moverse sus cimientos de razón o de razones con la llegada de los ciudadanos del Este.

La energía se ha removido e incluso los EEUU están ahora negociando con Venezuela para cambiar sus relaciones, en un cinismo que asombra. Posiblemente haya que mirar más hacia Iberoamérica.

Tras la pandemia y los peligros de una Globalización sin poderla controlar, viene ahora esta asunto ruso que nos vuelve a mostrar las debilidades de Europa, por no tener un espacio geográfico unido en la política y en los procesos de defensa propios.

El barullo será tremendo para intentar desmadejar todo este lío que no ha hecho más que comenzar, pues ahora solo podemos ver el dolor de las familias, de las ciudades destruidas. pero por debajo se irán fundiendo muchos más problemas estratégicos, que nos afectarán. 

Incluso ya se habla abiertamente del papel de España en un nuevo concepto de Europa más hacia el Sur y el Oeste, con un papel más importante de nuestro país como punta de lanza hacia el Atlántico y África, una vez que el Oeste europeo ha demostrado unas debilidades y peligrosidades muy preocupantes. 

La viñeta de Riki Blanco dice lo mismo, sin utilizar palabras.

Veamos el mapa de la zona de Ucrania, para intentar entender algo


No sé si somos conscientes del peligro de futuro que se nos podría venir encima a Europa con la Guerra de Rusia contra Ucrania. No fuimos capaces de evitarla en los bastantes años en que todo esto se estaba fraguando, de negociar antes y no después, y ahora nos toca un poco mirar el mapa de la zona para entender algo más las complicaciones que tenemos encima.

Rayado en el mapa podemos ver la zona de Rusia más cercana a Europa, incluso con ese espacio pequeño separado del grueso del país que está entre Lituania y Polonia, lo que sería la antigua Prusia Oriental que también es Rusia. 

En color ocre rosa tenemos las zonas que Rusia deseaba anexionarse de la Ucrania libre, zonas que se consideran más cercanas a Rusia por su cultura y sociología y que vemos aquí con los nombres de Península de Crimea, Lugansk y Donetsk.

En azul oscuro vemos los países que ya son de la OTAN, algunos de ellos formaron parte de la antigua URSS, y esa ampliación hacia el Este de la OTAN es uno de los factores que más han fastidiado a Rusia desde hace décadas, tras el final de la Guerra Fría, o la Caída del Muro de Berlín y el desmoronamiento de la URSS.

En naranja vemos los países que NO son de la OTAN, algunos muy amigos de Rusia, pero que ya admiten los rusos que todo depende de los gobiernos de turno. Ucrania (en blanco) también era un país prorruso, hasta que cambió su gobierno por elecciones generales hacia un gobierno más occidental. Y Rusia no quiere que su seguridad depende de quien gana o pierde las elecciones en sus países vecinos que le separan de la OTAN.

Cabreada Rusia, muy cabreado Putin por verse rodeado de países de la OTAN qu se acercaban peligrosamente para su seguridad, optó por alentar a Lugansk y Donetsk y por anexionarse Crimea. Y ahora por invadir Ucrania.

¿Se parará aquí? Pues si vemos el mapa y sabiendo que Bielorrusia es un incondicional amigo con Pactos firmados que sujetan a este país a una especia de Pacto de Varsovia moderno, vemos que Moldavia, Georgia y Kazajistán son territorios NO OTAN que pueden encontrarse entre los próximos objetivos de Rusia.

Y es fácil adivinar también que en caso de entrar en una guerra más internacional, lo que podríamos considerar una III Guerra Mundial donde EEUU y China tendrían que tomar partido activo, tanto Lituania como Letonia podrían ser objetivos sencillos, para provocar a la OTAN.

Como vemos, un mapa complicado, nada tranquilizador tanto para el presente como para el futuro de Europa, pues nada se detendrá, suceda lo que suceda ante esta invasión de Ucrania, y que hay que saber negociar con la vista puesta en la paz futura, algo tremendamente complejo.


7.3.22

Si nos atrevemos, no deberíamos permanecer callados


No es sencillo informar de una guerra, ni posicionarse, ni ser libre o dar una opinión que vaya algo más que a transmitir unos datos que todos ya conocemos. Dar opinión en una guerra es casi imposible, y si eres un país implicado, es muy peligroso. Por eso tenemos que admitir que son malos tiempos para la VERDAD, para el periodismo, para el futuro, pues nadie sabe hacia dónde nos movemos.

Mientras tanto, si es posible, si nos atrevemos, no deberíamos permanecer callados.

El cartel de arriba lo ha publicado hoy El País, da igual el medio, es una constante en todos los medios españoles, sabemos que la libertad de toda Europa se juega en este tablero que no entendemos bien. Lleno de inquina y que no respeta ni las reglas de las guerras. 

Tenemos la obligación de estar muy atentos.

¿Cómo se curan todas las heridas de Ucrania y su poblacion?


Cuando una guerra en la Europa que considerábamos humana e inteligente, se dedica a machacar a los civiles, las ciudades, a niños y personas mayores…, es que no estamos siendo desde Europa tan inteligentes como creíamos. 

Ya no es tan importante opinar sobre quién tiene más o menos razón o razones, lo único tremendo es que todavía en el siglo XXI somos capaces de forma organizada de machacar ciudades llenas de personas. ¿Qué nos queda para practicar como seres inhumanos?

Siempre nos queda la enorme duda mentirosa de que eso sucede lejos, pero nunca nos sucede a nosotros, no somos capaces de creernos que también nosotros seríamos capaces de esto mismo. La distancia no es tanta, son todos como nosotros, seres humanos que conocen España en muchos casos, que se sienten tan cercanos de Europa como nosotros. 

¿Qué será de toda esta zona cuando todo acabe? ¿Quién será capaz de curar todas las heridas mentales?

3.3.22

¿Qué se puede hacer ante una bomba atómica?


Resisten los ucranianos y eso no sabría decir si es bueno o malo, desde una perspectiva de sentido común, no desde la de las lógicas de todo tipo de guerras. ¿Qué será capaz de hacer Rusia para doblegar a Ucrania, si sus procesos bélicos iniciales no funcionan como pretendía? Rusia no puede perder, pues tiene muy mal perder.

Ya circulan manuales incipientes para defenderse de un ataque nuclear. Selectivo o no, pequeño o grande. Las bombas atómicas se puede hacer del tamaño que se quiera y eso no siempre se contempla. Desde 1945 esta industria brutal y mortal sin medida, ha avanzado mucho aunque no se hayan utilizado más que en pruebas. Desgraciadamente el ser humano es tonto.

Ante una bomba atómica no se puede medir el número de fallecidos, pues muchos de ellos no mueren en el acto, sino a los días, meses o años después de su utilización. Con más de 1.600 cabezas nucleares en disposición de ser usadas, Rusia puede hacer un uso tremendamente preocupante, pues dejaría en una situación tremenda a todo el mundo y sobre todo a la OTAN. Acción = Reacción.

Hoy las bombas atómicas, posiblemente estallarían a medio kilómetro de altura sobre las ciudades, para producir un efecto de paraguas. Su capacidad directa de destrucción y muerte en el acto dependería de su tamaño, y podría ir desde centenares de metros a un par de kilómetros. Pero sus efectos mortales se multiplicarían por cuatro por la propia energía térmica. Y por 6 si estás al aire libre, a los pocos minutos u horas tras la explosión.

El primer consejo es que NUNCA hay que mirar una explosión atómica. Puede causar ceguera a decenas de kilómetros de distancia de la explosión en el aire. Se recomienda cerrar los ojos y agachar la cabeza a modo fetal como primera medida. 

Y a ser posible estar dentro de un edificio, refugiarse en una habitación sin ventanas al exterior y con las puertas cerradas. Mucho mejor si es debajo de tierra, algo complicado en muchas zonas, pero puede servir un garaje, incluso una plaza urbana exterior muy encerrada entre edificios y que puede ayudar a mitigar los efectos. Dependería de la distancia a la explosión inicial.

Nos deberíamos encerrar en una habitación interior, no muy alta, mejor los pisos bajos, con agua embotellada y alimentos básicos enlatados en su interior, con una radio con pilas, una linterna con dos juegos de pilas en buen estado y sentarnos en el suelo lo más recogidos posibles. 

Un baño pequeño es la mejor habitación, y dentro de la bañera y boca abajo —al menos para los niños— el lugar más seguro en ese espacio. Mejor lo más alejado del exterior y que nos rodeen paredes de ladrillos y cemento.

En esta habitación refugio deberíamos estar 24 horas si la explosión se ha producido fuera de los radios mortales y al menos 48 horas en las distancias intermedias en las que el calor es insoportable o mortal.

Un coche es un ejemplo de la peor solución posible. El cristal y el metal no sirven para protegernos. Excepto que esté dentro de un garaje, pues representa un espacio cómodo y con radio a batería, y nos protegen las paredes del edificio.

Hay que aguantar el mayor tiempo posible, sin salir fuera a buscar alimentos, y esperar escuchando las noticias, hasta que la temida lluvia atómica haya pasado. 

En esta habitación deberíamos tener lo más elemental para estar dos días. Por ejemplo ropa de repuesto para cambiarse si nos ha dado el aire exterior, y un botiquín de primeros auxilios. Sonarse la nariz fuertemente, lavarse con agua pero sin rascarse aunque pique, no darse crema para que las partículas no se adhieran a la piel.

Las informaciones que podamos recibir por las radios locales son las que nos indicarán consejos y momentos en que ir saliendo. Calma, paciencia, tranquilidad y capacidad de resistencia. 

Es importante esta información por radio pues nos irá indicando en qué momento se puede salir y qué hacer en ese momento, pero sobre todo qué dirección están tomando los vientos y las posibles lluvias radioactivas. Los tiempos de espera no son los mismos en todos los lugares, pues depende de las condiciones atmosféricas.

Posiblemente no funcionara la energía eléctrica, la televisión ni los teléfonos móviles. Las primeras horas son fundamentales.

Para finalizar pensar en que el yoduro potásico es una medicación que lo que hace es llenar la glándula tiroides de yodo "bueno" a los pocos minutos de haberlo tomado, y así el tiroides no absorbe el yodo radiactivo. 

Esto sirve ante un escape radioactivo de poca intensidad. Pero no sirve de mucho en un ataque nuclear donde los componentes son tremendos y muy variados, y hay que buscar defenderse en el corto plazo. Y los efectos secundarios de una toma excesiva de yodo pueden ser perjudiciales.


2.3.22

¿Qué quiere Rusia conseguir con esta guerra contra sus ciudadanos vecinos?


Ucrania formó parte de la URSS hasta 1991 desde el final de la II Guerra Mundial, pero es un territorio con más de 7.000 años de historia en sus tierras y poblaciones. Todos los menos de 30 años solo han vivido en una Ucrania libre de la URSS y Rusia, y todos los mayores de 35 años han vivido parte de su vida junto a los rusos. 

Quiero llevar el asunto a ese punto de amistad enemistad complicada de plasmar desde otras sociedades. Hoy Rusia, mejor dicho, hoy los dirigentes y militares rusos están matando a ucranianos que hasta no hace mucho eran de su misma nación. ¿Qué busca Rusia?

Si Rusia desea solo volver a una especie de la URSS moderna, machacar a los ucranianos no parece buen comienzo, pues excepto por crear miedo y terror, no es posible asimilar a una nueva sociedad ucraniana a otro país que los ha machacado.

Todas las guerras crean heridas profundas que tardan décadas en sanar.¿Cuántos ucranianos quedarán tras esta guerra con ganas de desear ser rusos? 

No sabemos cuánto va a durar esta guerra, y mucho menos, tampoco sabemos qué pasos sucesivos si van a ir dando. 

¿Solo Ucrania?  

¿Tanto riesgo estratégico contra Europa, para apoderarse de un espacio que deseaba ser occidental?

¿Y si en pocos años la propia Rusia decidiera ser "otra" cosa que una dictadura democrática con locos al poder de las armas atómicas?

¿Puede Europa y los EEUU fiarse de unos dirigentes que machacan a sus propias poblaciones?

¿Puede entender esta situación CHINA si no es para ver si esto va a mas, y así se le allana el camino de ser el nuevo líder mundial sin competencia?

¿En qué punto tiene que intervenir Europa, la TAN y EEUU en este conflicto? ¿Cuál podría ser el detonante, y sabiéndolo, en qué momento lo provocaran los locos que tienen muy claro qué quieren conseguir con esta guerra?