Las lucecitas de Navidad nos van a costar caras, en más contagios y menos libertades


Entre las muchas tonterías que uno ha leído hoy sobre los contagios del COVID está la de "Sanidad pidiendo responsabilidad tras las aglomeraciones de este fin de semana paseando por las calles comerciales llenas de luces de las grandes ciudades de España, montadas para la Navidad"

¿De verdad estamos bien de los sesos o no sabemos dónde estamos o ni a quien hay que ordenar para que sepa mandar sin riesgo?

Si ponemos miles o millones de lucecitas para alumbrar unas calles comerciales… ¿No lo hacemos para que vayan a visitarlas, para que los ciudadanos vayan a comprar? ¿Cómo podemos responsabilidad a las personas si antes les incitamos con millones de lucecitas a que vayan a ver la iluminación?

Es cierto, totalmente cierto, que nos está costando mucho doblegar el número de contagios, sobre todo por la falta de responsabilidad de todos nosotros. Y estos encendidos navideños en nada ayudan. Igual lo lógico hubiera sido suspender como en Italia la Navidad y sin duda suprimir fiestas de lucecitas. Pero no somos capaces de entender el sentido común.

Sobre todo porque si no somos capaces entre todos de bajar el número de contagios de forma brutal, tendremos nuevas restricciones, más duraderas, que ya han afectado brutalmente tanto a las libertades como a las economías. 

Seguimos sin poder ir por Aragón. Está prohibido. ¿Hasta cuándo?


Llevamos en Zaragoza casi mes y medio de confinamiento perimetral, sin poder salir de la ciudad y en silencio. Parecería irreal si nos lo hubieran contado hace solo un año, pero lo estamos admitiendo con normalidad, aunque esto suponga una decisión que afecta y mucho a más de la mitad de aragoneses. ¿Era necesario? Pues posiblemente si, o casi podemos asegurar que sin duda SI, tal vez incluso por culpa de todos nosotros que no hemos sido capaces de evitar con una autodefensa mejor, una Ola de Contagios que ha sido desmedida.

Pero el dolor de esta medida unida a la de todas las anteriores y las que la acompañan en cuanto a horarios del confinamiento dentro de la ciudad, nos lleva a muchas reflexiones que todavía no es el momento de hacerse. La debilidad de la sociedad está contundentemente clara. Y no quiero añadir nada más.

Lo cierto es que muchas personas no han podido ir a sus pueblos de origen donde mantienen sus viviendas excepto con trampas, no ha ido a visitar a sus familiares excepto con trampas, no han realizado viajes de ocio que a veces calman las ansiedades excepto con trampas. Y son múltiples las actividades económicas que se han visto muy perjudicadas. ¿Es posible pensar en el turismo de nieve en Aragón si a principios de diciembre todavía no se puede ir desde Zaragoza (el 55% de aragoneses) ni a la provincia de Huesca ni a la de Teruel?

Yo no esquío ni tengo segunda vivienda, aunque sí tengo familiares en varias localidades aragonesas. Y no, no sé otra fórmula (con muchos reparos) para doblegar la curva de contagios. Pero tan importante es bajar de contagios como saber gestionar a la sociedad y eso no sé si se está haciendo bien. Sé que incluso lo que parece que sale gratis, no es gratis. Nunca. Tampoco las decisiones que se toman con todos los miedos del mundo pero sin reparar en si son las más idóneas cada día. 

No es nada fácil gestionar estos tiempos, para nadie. Tampoco para los que dependen de un trabajo que ahora no tienen. Los ERTEs sonaban bien, pero se han ido convirtiendo en una trampa. Sí, en una trampa en la que han caído uno mientras que otros ni se están enterando de la pandemia. ¿Es lógica esta desigualdad y que llevemos tantos meses sin lograrla reparar? No, yo no tengo que tomar decisiones, si acaso señalar peligros, problemas o dudas. Pero sí sé que hay otro tipo de decisiones. A veces, muchas, no todo es blanco y negro.

Al pequeño pueblo de Huesca a ver a los nietos: NO. Pero hay que hacer tres filas en el supermercado


A los aragoneses nos está costando mucho entender y obedecer el confinamiento tan largo de las capitales, luego nos lo cambian a un confinamiento provincial y nunca al de todo Aragón cuando menos. Y lo digo con conocimiento de causa, de unos números de la pandemia que siguen siendo brutales, que bajan muy lentamente, que repuntan en algunas zonas de este Aragón tan diverso, cifras que no son capaces —después de tantas semanas de confinamiento duro aunque no sea domiciliario— de ponerse al nivel de entender que estamos doblegando los contagios.

Algo está mal, y posiblemente el cansancio social sea una de las claves. Puede ser que los jóvenes no sean ahora los protagonistas de las desobediencias leves, pero sí es verdad que todos han aprendido a saltarse de alguna manera las normas, por muy diversos motivos. Sobre todo porque el escepticismo entre la población no responde a lo que se necesita obedecer. No se cree en las órdenes y de momento se obedecen por las capas sociales que siempre lo hacen, pero no es suficiente.

Conocemos a jóvenes heridos graves por la pandemia, a personas en la cuarentena que llevan meses débiles y con un sinvivir de consultas médicas, pero también conocemos todos a personas que no se creen que sirve de mucho los confinamientos. 

Me decía ayer un conocido que en la zona de Albarracín hay 25 localidades que entre todas suman unos 5.000 habitantes. menos de los que están cada día en algunos Grandes Centros Comerciales de Zaragoza y su entorno. 

Otro amigo me comenta que él no puede ir a su pueblo en su coche cerrado, para estar en su casa junto a unos 12 habitantes más en todo el pueblo de Huesca, pero cuando va a su supermercado de barrio tiene que hacer filas en la carne, en la pescadería y en la caja. No puede ver a sus nietos, pero observa las cafeterías llenas de personas que buscan la manera de bajarse la mascarilla sin problemas.

Son criterios complejos de entender y que llevan al cansancio cuando son muchas las semanas que se tarda en salir de procesos complejos, aunque entendibles. Si no somos de lograr revertir una situación en un periodo perfectamente estudiado, hay que repensar los procedimientos o los precios a pagar son/serán muy altos. 


¿Dónde se ha podido organizar una sociedad sin política en los últimos 4.000 años?


Los ciudadanos de los países occidentales nacidos a partir de 1980, sobre todo los nacidos a partir de 1990, están en una situación social preocupante y casi me atrevería a decir que peligrosa. Y creo que sobre todo en Europa no se está dando importancia a su cambios social. Estos jóvenes y algunos ya no tan jóvenes han sufrido en sus carnes la Crisis del 2008 que comenzó cuando ellos tenían que conquistar el mundo laboral, el de la independencia económica. Y hoy, en 2020 no solo están peor sino que además no están viendo ninguna salida a corto plazo.

Así que la desafección política y social es un hecho, una clave para entender los caminos que se van a ir abriendo en los próximos años, para entender descontentos, acciones de desobediencia pasiva (o no) y sobre todo para comprender aunque no nos guste, el camino que va a tomar la Europa próxima llena de dudas y de peligros, aunque sonriamos ahora sobre eso.

Como se nos dice en algunos estudios profundos, estos problemas, bien distintos según zonas, se han asentado sobre todo en la Europa del Sur, en el África subsahariana, en Latinoamérica y en los países de habla inglesa. Las zonas que más esperaban de su futuro y que han visto perder lo conseguido y admitir que su vida no será de la misma calidad que la de sus padres, y en algunos casos ni como la de sus abuelos. 

Esta realidad si no la revertimos en un plazo breve nos llevará a cambios importantes en la política que ya una mayoría amplia considera inútil, incapaz y sobre todo obsoleta. Sin política aunque nos digan otra cosa, es imposible vivir. Llevamos miles de años viviendo CON la política y cuando esta falla, falla todo el sistema llevando a un caos la forma social. De momento no hemos sido capaces de encontrar otra fórmula que la sustituya. 

Faltan líderes mundiales que sepan ver y observar, escuchar y explicar. No tiene lógica que el Sentido Común venga desde líderes religiosos, y no desde líderes sociales o intelectuales. la política está MUY mal vista y eso es un déficit que hay que revertir, pues dentro de ella hay cada día más personas que precisamente desean eso, que odiemos a la política. 

¿Dónde y cuando se ha podido organizar una sociedad sin política a lo largo de los últimos 4.000 años? 

El Papa Francisco I habla de economía con economistas y empresarios


El Papa Francisco I en una reunión en Asís con 2.000 jóvenes economistas y empresarios les ha pedido que busquen un nuevo modelo económico que sea más equilibrado para después de este periodo de pandemia, un modelo económico más sostenible, más humano, que se fije primero en el bien común y que no se creen beneficios ficticios por encima de ese bien común hacia la sociedad. Han sido tres días de reflexiones sobre la economía del futuro, "La Economía de Francisco de Asís" se dijo, pues el actual modelo no es sostenible durante mucho más tiempo ya que sobre todo genera desigualdad entre extensos grupos de la población de todo el mundo.

El Papa Francisco I ha dicho que somos capaces de encontrar mejores modelos económicos que no busquen las ganancias rápidas, que sean capaces de analizar sobre todo el coste humano de esos beneficios en los ámbitos humano, social y ambiental. Hay que buscar el desarrollo humano a través de nuevos modelos económicos que beneficien a todos.

Tras esta pandemia hay que huir del consumismo desaforado, del egoísmo de la autodefensa absurda, admitiendo que de todas las Crisis se sale diferente, peor o mejor, pero sin duda diferente. Hay que aprovechar —ha dicho— la oportunidad de la Crisis para poner la nueva economía al servicio común.

Entre los casi 2.000 participantes telemáticos —un 56% hombre y un 44% mujeres todos menores de 35 años y seleccionados por su investigación económica anterior— quiere crear una Red Mundial de Líderes con capacidad para influir en el cambio social hacia un pensamiento económico más humano y sostenible.

Los pobres, los más afectados por todas las crisis económicas anteriores, deben tomar la palabra —ha insistido— pues tienen la dignidad suficiente para entrar en estas discusiones. Nuestra labor, la de todos, no debe ser darles subsistencia sino dejarles que influyan en el funcionamiento de la sociedad.  




¿Por qué es tan difícil leer lo que se escribe en castellano desde otros países?


Hemos entrado en una nueva dinámica en los medios de comunicación, incluso ya sin tener que diferenciar entre papel y digital. Todos estamos admitiendo que es lo mismo, lo único que cambia es el soporte que tomamos, que ya cada vez es menos papel. Esto nos lleva a tener que admitir que en breve plazo el "papel" del papel cambiará todavía mucho más, para dejar de ser utilizado para noticias rápidas y urgentes, Noticias del Día, y pasar a ser un soporte para conservar, para guardar y archivar en la consulta personal.

El papel se convertirá previsiblemente en soporte de opinión o no tanto de información y de noticias.

La crisis es de existencia de empresas de calidad y libres, profesionales y con profesionales. La mediocridad se mantendrá, sin duda, pero no se trata de eso. Hoy ya, sin ayudas desde diversos laterales, la prensa de calidad no se podría sostener. Es inviable. Y lo vemos con movimientos casi constantes de Directores, de accionariado, de cotizaciones en Bolsa, de EREs.

En comunicación digital todo sucede más rápido y los cierres o nacimientos se producen sin casi enterarnos. Su objetivo es muy distinto. Buscan un nicho de muy diverso tamaño —pues en digital no es necesaria la inversión potente— y se adaptan a lo que logran o no, quieran crecer o no, y por eso viven o mueren dependiendo de su capacidad de ruido. Sobre todo porque en los digitales hay decenas de posibilidades, libres o no.

Estamos todos pendientes del modo válido de subscripción por contenidos. Hay varios modelos pero ninguno todavía ha dado con la tecla. ¿Tal vez la unión de varios modelos, de varias cabeceras? ¿Existen ahora mismo modelos que puedan ser copiados? 

Algunos hay, no tanto en España como en otros grandes países. Acceder a muchos más millones de lectores es un buen camino aunque nada sencillo. Hacer fácil la mezcla de contenidos que sean útiles para diversas culturas similares es un reto.

¿Por qué es tan complicado que en digital nos lea un colombiano o mexicano si publicamos en España y al revés? ¿Cuánta cantidad de información nos interesa a un español de lo que se publica en Chile o Venezuela, en Argentina o Miami? Seguramente lo local no nos interesa, la opinión global sí. La información sobre Arte o Cultura, sobre muchos otros temas muy variados es universal y podría ser intercambiada.

Sé que este camino ya lo están abriendo algunos medios, pero hay que facilitarlo, e internet tendría que saber separar mejor por idiomas y no por países o distancias.

¿Vacunas contra el COVID? Las cinco posibles vacunas españolas


La opinión de la virología del CSIC Margarita de Val en Telecinco de hoy 17 de noviembre ha supuesto un jarro de agua fría lógico ante las alegrías comerciales de una semana donde los grandes laboratorios han emprendido una carrera absurda por decirnos quien va a tener antes la vacuna para el COVID. Jugar con la opinión pública con datos absurdos es peligroso pues crea sensaciones que no son positivas. Si yo como laboratorio hablo de un 90% el contrario habla de un 94% ¿alguien se imagina el dato del siguiente?

Una vacuna no es sencilla, si queremos que sea válida, que sea segura, que sus beneficios duren un tiempo conocido y tasado, afecte sin problema a todos los segmentos de sociedad incluida la edad, y sea sencilla de sacar al mercado por precio y forma de ser conservada y administrada.

No es lógico hablar de una vacuna válida si se dice que debe estar siempre a menos 80 grados. Los ambulatorios no tiene esos refrigeradores, las enfermeras o las farmacias no puede administrar una vacuna que en pocos minutos se degrada. En muchos países eso es imposible incluso en los hospitales. Vacunar a 800.000 personas en Zaragoza (aunque sean 200.000 si solo quieren hacerlo un 25%) es imposible a través de media docena de hospitales.

Una vacuna debe ser muy revisada, su información debe ser pública y publicada si se quiere hacer universal, debe tener una eficacia probada en muy diversas edades, no solo ante síntomas leves sino ante comportamiento normales de la sociedad expuesta a los contagios. Pero a su vez una vacuna debe tener un precio que sirva para ser válida ante la pandemia. Debe ser administrada a todos los países en igualdad de oportunidades para ser administrada. Si quedan reservas de países sin poder acceder a la vacuna, volveremos a tener la enfermedad como pandemia de forma constante. 

Hoy las vacunas están sirviendo para mover la Bolsa de Valores, no es capaz de prevenir la enfermedad, no se está suministrando, pero sus anuncios son capaces de mover miles de millones de euros en las cotizaciones en Bolsa. Esto simplemente suena a peligroso juego de dineros o a mentira. 

En estos momentos hay 164 proyectos de vacunas en el mundo. En España se trabaja en varios proyectos junto a diversos laboratorios. Pero hay dos posibles vacunas que se trabajan desde el CSIC, la liderada por Mariano Esteban (consiste en generar vectores virales basados en una modificación del virus Vaccinia o virus vacuna, usado en la erradicación de la viruela), la gestionada por Vicente Larraga (en lugar del patógeno atenuado -o un fragmento del mismo- o una proteína purificada, el gen correspondiente a un antígeno del virus que induzca protección frente a la infección por el mismo) y la investigada por Isabel Sola y Luis Enjuanes (basada en el propio virus y su administración es intranasal, en lugar de intramuscular). Pero también están analizando nuevas vacunos el grupo de Rafael Blasco y el de David Escors.

Las 10 lonchas de queso emmental contra el contagio del virus COVID-19


Se está hablando ahora de la teoría del virólogo australiano Ian Mackay, quien se ha inspirado en la realizada por James T. Reason en 1990 relacionada entonces para los accidentes,
 y ahora para recordarnos la importancia de seguir todas las medidas posibles en su teoría del queso emmental, pues cada una de ellas se suma a la siguiente hasta lograr un frenazo del contagio del COVID pues los agujeros de cada loncha (de cada medida que tomemos) quedan defendidos por los agujeros de la siguiente loncha, que no coinciden

El virólogo nos muestra hasta diez lonchas agujereadas de queso emmental que representan las distintas barreras contra la COVID-19. Unas barreras que, a pesar de no ser infalibles, sí que pueden ayudar a restar la eficacia del virus. Mientras que las cinco primeras están relacionadas con la responsabilidad individual, las cinco siguientes están relacionadas con la responsabilidad tanto social como de las administraciones.

 Distancia Física con el resto de personas y quedarse en casa si se está enfermo

 Utilizar mascarillas siempre que estés fuera de casa o en casa si estás fuera de tu círculo íntimo

 Higiene de manos y de cara, incluso de nariz

 Evitar tocarse la boca, los ojos, la nariz y la cara si están en la calle

 Si hay mucha gente en donde te encuentres, limita el tiempo de exposición

----------

 Hacer pruebas rápidas y sensibles para un rastreo eficaz

 Ventilación en todos los locales y servicios públicos y algunos trasladarlos al exterior

 Trasladar a la sociedad información clara y veraz, y dar soporte financiero ante la crisis

 Obligar a cuarentenas y aislamientos si los datos son negativos

 Investigar sin cesar para encontrar una vacuna

 

España está muy mal. Menos colores de España y más trabajar por España


Estamos convencidos de que el principal problema que tenemos hoy en España es la pandemia, el virus del COVID-19 que nos aterra y encierra. Pero si rascamos veremos que además tenemos la poca credibilidad y respeto a nuestros gobernantes y… el DESEMPLEO JUVENIL en cifras más que alarmantes. El desempleo juvenil es el futuro de España. Podemos poner miles de banderas en los balcones, llenarnos la boca de españolismo, pero si seguimos permitiendo que nuestros jóvenes no trabajen, el futuro de España es desalentador.

 Una sociedad donde los jóvenes estén desempleados es una sociedad que no se reengancha con su lógica humana de trabajar en lo que has estudiado. 

 Es frenar tanto la economía como el desarrollo personal de sus habitantes que deben sentirse útiles y capaces, con una actividad fija y un horario activo. 

 Es evitar la emancipación y con ello que haya un recambio básico de la sociedad con una natalidad de simple funcionamiento social.

 Es frenar el consumo que mueve la máquina de la producción y la relación económica con los países vecinos, para estar activo en el tiempo y a su mismo nivel.

Si observamos el gráfico elaborado por elordenmundial.com con datos de Eurostat la diferencia entre España y los países europeos afines y vecinos es tremenda. Y que desde el año 2008 es una constante que se está convirtiendo en fija y muy peligrosa al ser un problema que ya dura 12 años más los que nadie sabe estipular por el efecto del COVID.

Debemos seguir pensando que la pandemia es un grave problema en la España actual, pero mucho cuidado, pues hay otros similares y ninguno de ellos se puede quedar sin resolver si queremos salir de la crisis que va sumando crisis, y estar a la altura de Europa. 

No ha hablado ni de la crisis territorial, ni de la crisis de los servicios sanitarios, ni de la crisis Real, ni tampoco de nuestro modelo productivo y económica centrado en actividades y servicios que hay que replantearse.


¿De verdad los ERTE siguen siendo válidos? ¿No se deben modificar?

Los ERTE se tuvieron que sacar de la manga de las soluciones, deprisa y corriendo ante una pandemia que amenazaba con derruir todo el sistema productivo y económica en España. Y por eso nacieron cojos, sin pulir, con fallos en su diseño, que les restan valor cuando todo se ha ido alargando durante tantos meses. Mantenerla y no enmendarla es un error.

Algo que ya —tras tanto tiempo— hay que resolver, es la de mantener la pérdida de capacidad de trabajo de las miles de personas que todavía están metidos en un ERTE por la fuerza. Cuando un trabajador es condenado durante ocho meses a dejar de trabajar sin estar despedido, de muy poco sirve que le paguen una parte de su sueldo. Y eso los sindicatos no lo entienden.

Moralmente se derrumba la persona, pero además es absurdo e INJUSTO. 

Si una empresa tiene que prescindir del 50% de sus trabajadores durante un tiempo —pasado el primer impulso de unos ERTE que vinieron a poner alcohol en las heridas— se debería repartir el trabajo entre TODOS los trabajadores y el ERTE entre todos también. Me da igual un 50 o un 30 y mucho más injusto cuanto menos sea esa cifra.

Dividir la plantilla entre los que siguen como si nada, y los que han perdido su trabajo sin pasar a tener desempleo es injusto y económicamente para la sociedad una barbaridad. 

Unos trabajadores de la misma empresa tienen unos derechos y otros trabajadores tienen otros bien distintos. ¿Eso es justicia? 

¿Eso es lógico para que todos los ciudadanos sientan que esta pandemia es un asunto de TODOS?




Llevar la Política a la Justicia es derrotar a la Política y demostrar incapacidad


Cuando llevamos la política al campo de la Justicia entretenemos a la Justicia y jodemos a la Política. Y sobre todo dejamos de ser políticos para convertirnos en tramposos. ¿Tramposos? Sí, pues las reglas de la política no se entienden en/con la Justicia, porque las normas de la política interna no se han fabricado nunca para que las gestionen desde la Justicia Interna. 

Siempre debe existir una Justicia que controle a la Política, eso sin duda, pero nunca para jugar a los cubiletes con ella, nunca para utilizarla en beneficio de quien llama a la puerta de la Justicia, a ver si cae el higo del árbol. 

Hay auténticos especialistas en retorcer las leyes y las normas, listos de libro que saben interpretar y que en la vida común se dedican con gran éxito a la abogacía, pero que en política son tachados de fontaneros para nada. 

Si además incluimos en esta diatriba a los que administran la Justicia, que se sienten embebidos de esa propia Justicia y ya no utilizan ni el sentido común ni la política, la vamos pifiando poco a poco. 

Pero hay algunas pequeñas cosas que debemos tener todos en cuenta. La Justicia está para todos, y una vez que se abre la puerta es muy difícil cerrarla, o lo que es lo mismo, quien la abre suele terminar también en manos de la propia Justicia a quien ha llamado. 

Es decir, el camino es siempre de doble recorrido, y la Política siempre pierde. 

Y me refiero a la Política Global, a la local e incluso a la interna de los Partidos Políticos. 

El tonto manipulado que cae en la trampa de recurrir a las Justicias Internas, debería sospechar que al final será él quien también termine ante los mismos mecanismos de Justicia Interna. 

Es decir, el caos, en estado puro, inexplicable a la sociedad que tiene muchos problemas y creyó en un pasado que los que habían decidido trabajar desde la Política, les iban a resolver alguna pizca de sus problemas. 

Y mientras tanto así nos va, observando el Populismo que crece mientras todos miramos hacia otro lado y nos reímos de los chistes hacia un Trump que vuelve a dominar el mundo. ¡Estamos tontos!

La violencia callejera contra la pandemia: ¿Nace casual o en despachos?


Parece lógico entender que la pequeña (de momento) ola de altercados violentos que se están produciendo en las calles de algunas ciudades europeas y españolas sea entendible como algo perfectamente organizado, a la vez que aleatorio y producto de muchos factores sociales, entre ellos varios que no tienen nada que ver con la pandemia y los confinamientos. 

Hay descontento, hay cansancios diversos y distintos, hay unas crecientes dificultades económicas, y hay ganas de manipular a los jóvenes, falta de futuro y de trabajo y una cultura casi nula en el trabajo para la sociedad. Mezclado todo, sale un caldo de cultivo propagador y peligroso. 

Una parte de ellos son negacionistas contra la pandemia y el COVID, pero otra y mucho más grande y organizada son cabreadores contumaces, sean anarquistas violentos, okupas de variado motivo, extremistas de derechas que quieren joder el sistema, etc. 

El caso es “estar” y salir a demostrar descontento, aunque ese descontento entendible sea manipulado por adultos de despacho. 

En Madrid este viernes, el día anterior a los altercados violentos, se desalojaron un total de 105 fiestas privadas en domicilios por parte de la Policía Municipal, que intervino, además, en 22 botellones y en 16 locales de ocio abiertos pasada la hora del cierre. ¿Cuántas fiestas privadas quedaron sin ser detectados en una ciudad tan grande? ¿Cuántos de ellos tras las fiestas se fueron a quemar contenedores?

Barcelona, Madrid, Burgos, Vitoria, Málaga, Logroño, Valencia, Santander son algunas de las ciudades en las que este sábado la violencia de unos pocos centenares de jóvenes han roto los silencios y confinamientos. Estaremos atentos.

Quién ganará: ¿Donald Trump o Joe Biden? El color gris no entra en la mentalidad americana


Parece absurdo entender que ante un Presidente de los EEUU como Donald Trump, el partido de la oposición, los Demócratas, solo hayan sido capaces de presentar a un candidato como Joe Biden para competir por la Presidencia de los EEUU. Es una manera de aceptar que es casi imposible ganar a Donald Trump y que por ello cualquier candidato a Presidente puede servir, aunque las encuestas digan que se alzará con el triunfo.

Si analizamos la situación desde fuera veríamos que mientras Donald Trump es muy cuestionada en amplias capas sociales americanas e incluso en amplios espacios territoriales, a su vez es ampliamente defendido e incluso "amado" en otros sectores americanos que están creciendo en los últimos años.

Desde Europa esto lo podemos entender muy bien observando el crecimiento de la derecha extrema en todos los países. No lo comprendemos, no nos parece lógico, pero se produce y no somos capaces de revertir la situación. 

Joe Biden no era querido por gran parte de su propio partido, al que ahora tienen que abrazar tras haberle votado en contra en unas Primarias que no fueron un camino fácil para un candidato gris, muy mayor, poco carismático ni para bien ni para mal. Todo lo contrario de lo que ha logrado Donald Trump.

Los votos a los candidatos ya se van sumando en ese voto por correo que ha aumentado como nunca. El día 3 de noviembre, hoy es viernes y se vota el próximo miércoles, se saldrá de dudas en el mundo que se encara hacia una lucha por dominar todo entre unos EEUU en declive y una China en ascenso. 

El resultado marcará los próximos años en todo el mundo, y aunque no sea sencillo vaticinar un resultado, yo creo que Donald Trump tiene muchas posibilidades de repetir, aunque me cueste un dolor de entrepiernas admitirlo. Los americanos son muy dados a defender "lo suyo" con decisiones a veces dramáticas, pues no conocen el gris como un color válido.

¿Y si el Estado de Alarma, más el de Alerta y el Toque de queda no funcionan, qué nos queda?


En esta misma noche se sumaba en Zaragoza el Confinamiento Perimetral de la ciudad, el inicio del Estado de Alerta en Fase 3 y el Estado de Alarma con el Toque de Queda desde las 11 de la noche. La sociedad acepta todo, pero es una suma llena de dudas, de peligros sociales, tal vez incluso de admitir la incapacidad por no haber tomado otro tipo de medidas antes. 

Los datos son muy malos y hemos tenido que operar de urgencia al enfermo pues otro tratamiento era ya ineficaz. Pero cualquier acción potente contra la sociedad tiene sus riesgos y lo sabemos. 

Si estos riesgos se compensan con ventajas y soluciones contra la pandemia lo estaremos haciendo bien. Pero si los resultados no son claros nos estaremos equivocando. 

Cuando algunos territorios superan en 20 veces lo que se ha marcado como mínimo para salir de los actuales modos de confinamiento, estamos poniendo el listón muy a largo plazo y por eso anunciar creo que de forma equivocada, que esto es hasta el 9 de mayo. Se podía haber evitado poner una fecha tan a largo plazo.

La sociedad, toda, necesita esperanza en soluciones y fiarlo todo a casi siete meses más es un exceso que agotará todavía más la sociedad que conocíamos. 

Es cierto también que esta situación se está dando en toda la Europa vecina lo que nos indica que en algo muy importante estamos fallando a nivel técnico y de investigación para entender la pandemia. 

Tan importante es encontrar una vacuna, un tratamiento, como conocer los mecanismos de defensa pasiva realmente eficaces. Si no tenemos otras maneras que el confinamiento y la mascarilla, queda claro que es insuficiente y poco alentador para luchar y defendernos ante la enfermedad.

Las nuevas generaciones están hasta los huevos. Vosotros mismos

Esta viñeta es de 1978, del semanario Andalán, de hace 42 años, de cuando yo era joven. Y seguimos en las mismas. Peleándonos nosotros mismos contra nosotros mismos. El propio poder utiliza muñecos de guiñol para mandar a la pelea que en realidad se vuelven contra el mismo poder de forma indirecta. La sociedad española no está admitiendo estas peleas de gallos tontos y se rebela con la desobediencia simple.

El Poder (con mayúsculas) NO se tiene que preguntar por los motivos que llevan a los jóvenes al ocio alcohólico de la noche. A la desobediencia y al descontrol, al reírse de todo lo que puede. No debe preguntárselo pues ya sabe la respuesta a poco que sean ligeramente inteligente.

Están hasta lo huevos de no tener futuro, de no tener trabajo, de no saber si lo que estudian sirve para algo más que para escapar a Irlanda, pues en su territorio por no tener no tienen a veces ni internet o señal de teléfono móvil. 

Nos estamos golpeando nosotros mismos en los morros, pero seguimos sin querer ni tan siquiera limpiarnos la sangre social. Bien. No pasa nada. Los daños sociales nos los estamos haciendo nosotros mismos. 

Al final tendremos que salir los viejos de las Residencias de Personas Mayores a tener que explicaros lo tontos que sois. 



Medidas próximas contra la pandemia del COVID

Tras los diversos modos de Estado de Alarma y Alerta (semántica), se empieza a asentar entre los dirigentes políticos que hay que ir algo más lejos y los Toques de Queda se van imponiendo. Aragón entre las zonas donde además de necesario es imprescindible, incluso antes que otras medidas, si no somos capaces de pensar en otros modos de defensa contra la pandemia. 

Toques de Queda desde las 10 o las 11 de la noche hasta las 5 o las 6 de la mañana, donde las personas no podremos circular por la calle. Sin duda encajar esto con la legalidad es complicado sin decretar un Estado de Alarma en toda España. 

Pero la irresponsabilidad de la noche y su ocio hace inevitable responder al reto de controlar los contagios disparados. ¿Es crear Toques de Queda la mejor solución? 

Pues creo que no pues la enfermedad se mueve por otros derroteros, aunque frenar el ocio nocturno sea inevitable, pero quedan otras medidas sin tomar. 

La obligación de tener más ventilación en lugares públicos es el siguiente paso, siempre llegando tarde. En el transporte se tiene que imponer ir siempre con las ventanas abiertas. 

Cambiar (ampliar) los horarios de los comercios parece otra medida lógica. En Europa las tiendas abren a las 7 de la mañana. Tener los supermercados de alimentación abiertos desde las 7 a las 10 de la noche supondría distribuir mejor a los clientes entre más horas lo que supondría menos clientes a la vez.

Peatonalizar calles y hacerlas más anchas para que las distancias en las grandes ciudades sea mayor parece otra medida lógica. Y abrir parques y zonas verdes. 

Y tal vez actualizar los modos de defensa pasiva de los ciudadanos cuando llegan a casa, como por ejemplo aumentar el lavado dental con al menos enjuagues bucales, limpieza interior de las fosas nasales, etc.

Posiblemente estamos solo en la entrada a un pico de la enfermedad que en el hemisferio Norte puede llegar hasta febrero con el invierno manteniendo cambios sociales por el frío. Saldremos menos a la calle, pero si no sabemos ventilar bien nos infectaremos más. 

Necesitamos más aire limpio en el transporte, en el hogar, en el trabajo, en los supermercados, en las escuelas. Lugares complejos para tener todo bien abierto durante las actividades, si en la calle hace menos de 10 grados. Pero hay que decretar la ventilación obligatoria y constante. 

¿Cuántas mujeres hay en los puestos de decisión?

 

Puede parece humor, una viñeta de MAX realiza para hacernos sonreír, pero la verdad es que esconde un mensaje duro y tremendo. 

No se trata de pone a más mujeres en los puestos de responsabilidad, sino de dotarlas de puestos de decisión. 

Los hombres tenemos que entender que lxs mejores deben estar en los mejores puestos. 

Y que ser el mejor no tiene nada que ver con el sexo de la persona, ni con su edad o su color. Incluso a veces ni con su formación pues todos sabemos que las oposiciones son una trampa que no sirve para detectar a los mejores. 

Solo un dato. Mientras que en las empresas del IBEX hay casi un 25% de Consejerías ocupados por mujeres, solo hay un 2,9% de mujeres en la Presidencia.

Ayer NO QUISE ir a la Concentración por la Sanidad Pública en Zaragoza

Ayer estaba yo convocado para asistir a una Concentración en defensa de la Sanidad Pública. Algo que sin duda me afecta por ideas (llevo 37 años ininterrumpidos en órganos diversos de la Educación Pública y la Sanidad Pública) pero NO QUISE acudir, como ya no acudo a Manifestaciones y Concentraciones desde hace unos años

Y me explicaré.

Ayer mismo estuve como unas cuatro horas tratando con diversos grupos de la Sanidad Pública aragonesa una serie de problemas muy diversos pero que todos incidían en cambios legales, en mejoras, en modificar ópticas de gestión desde las que abordar los duros momentos actuales en la Sanidad Pública. Pero no es eso de lo que quiero hablar. Pero lo digo para que se vea que no es holgazanería.

Las Manifestaciones y Concentraciones son herramientas de finales del siglo XIX y todo el siglo XX. 

Y aunque tienen sentido en algunos países, en el mundo occidental NO TIENEN YA SENTIDO. Explicar esta postura mía es tremendo, no es aceptada por nadie de los que conmigo han estado en años anteriores en este tipo de herramientas de presión.

En el siglo XXI hay que buscar otros elementos de defensa, de presión incluso, de trabajo, para lograr mejoras o evitar pérdidas de servicios. 

Hoy hacer Concentraciones o Manifestaciones es algo que ya está amortizado por quien debería escuchar las motivaciones. 

Y además el número de asistentes es siempre muy bajo y son las mismas personas, que con toda su buena fé son embarcadas por los dirigentes políticos y sociales hacia formas ya obsoletas de queja.

El primer paso es aceptar que esto ya no funciona así. 

Y este primer paso (fundamental) no se quiere tomar.  Algunos me comentan que NO HAY OTRO, lo cual además de incierto sería el primer paso para aceptar que lo que se hace ahora ya no sirve.

Sí que hay muchos otros, pero no se hacen por diversos motivos. 

Nada fastidia más al que manda que tener que enfrentarse cara a cara con quien se queja. 

Ese es el primer punto. El segundo sería que hoy los medios de comunicación (incluidos los digitales) de todo tipo sí son capaces de formar opinión y presión sobre todo si en vez de cien hay media docena. 

Los digitales ajenos al poder (sea político o económico ese poder) nacen y se mueren como las setas. Hay excesivos y con poca chicha. 

¿Alguien se acuerda del poder mediático que tenía por ejemplo Andalán? ¿O incluso Aragón Exprés?

El Poder establecido sabe que las Concentraciones y Manifestaciones son herramientas a las que ya no hay que hacer caso. Pero ese poder está en despachos a los que se puede acceder con educación y ganas de gestionar cambios. 

Las puertas (y eso es lo malo) las suelen abrir gente que muchas veces ya han estado con nosotros en anteriores Manifestaciones y Concentraciones y que ahora saben jugar a no dejar entrar a "los amigos". 

Ayer se presentaron 200 personas a la Concentración. ¿Sabéis cuántos estábamos en la última reunión presencial de Presidentes de Consejos de Salud de Aragón, antes de la pandemia? 

Estábamos convocados por carta, somos cargos elegidos, se tratan temas en una mesa y con papeles para reflexionar y discutir. Estábamos cuatro personas, el más joven de 64 años. Si hubiéramos estado 200, las mismas personas que ayer estaban en ña Plaza del Pilar, solo esas, cuidado pues las cosas sí hubieran cambiado. 

Las formas del Siglo XXI para presionar y exigir, para defender derechos, ya no son salir a la calle con mesas y folletos. 

Esos modos son anécdotas para el poder. Pero al poder se puede entrar a pinchar y explicar desde muy diversas formas. 

¿Qué papel cumplen los sindicatos como organizaciones? ¿Y los partidos políticos como personas jurídicas? Por favor mirar la imagen del cartel de la convocatoria. ¿Hay algún sindicato o partido político firmándolo? ¿Y eso?

Ya sé que hay personas de los partidos políticos en estos actos, pero estas mismas organizaciones no son capaces de insistir con documentos ante la sociedad, de explicar con mucho más que titulares lo que está mal o bien. De tomar partido con capacidad de buscar soluciones y no simplemente quejas. Para quejarnos no necesitamos organizaciones, en el siglo XXI las mayores quejas se leen todas las horas en las Redes Sociales.

Y sabemos los motivos de los silencios. Lo concentro en uno solo. "Miedo por si hay que luego trabajar con los que ahora gobiernan". Sean del partido que sean.

Hablo de Servicios Públicos, no hablo de ideas ni de ideologías. Que podría. 

Hablo de incapacidades, y de tachar de conservadores a los que desde la izquierda pensamos que la propia izquierda ha perdido el tren de su razón de ser. 

¿Sabremos entender que en el siglo XXI ya se deben utilizar otras herramientas distintas?

Excelente primera página de El Diario de Teruel

La portada o la primera página de hoy, de El Diario de Teruel es de los pocos ejemplos de interacción de los medios de comunicación con el problema. TODOS LOS DÍAS y todos los diarios de España deberían publicar una primera página similar a esta para intentar concienciar a los ciudadanos. Ya sé que no leen los periódicos, pero sería una manera de multiplicar el mensaje, de que se viera y se extendiera poco a poco que esto "va de todos" y que todos somos responsables.


Nota.: Los textos en rojo son míos para remarcar el texto

¿Y qué has hecho tú hoy, para evitarlo?


Vuelven los confinamientos en casi toda España, vuelve a congelarse nuestro país pero seguimos observando que para muchos españoles todo esto es un triste juego para desobedecer… con chulería incluso. No hay concepto social de ayuda, de apoyo de personas a personas. 

Creemos que Papá Estado —que además lo configuramos de imbécil— nos debe tratar como a niños y darnos la propina todos los meses.

Aragón está muy mal con cifras de contagio que asombran a Europa, que asustan si se comparan con nuestros vecinos europeos. pero seguimos no haciendo caso. Hace un momento he ido a comprar y me cruzo siempre con dos cafeterías. Llenas y con la gente sin mascarillas. No parece que haya problema. Ya no queremos ni saber qué nos está sucediendo.

Ante esta parte de la sociedad que no quiere responder hay pocas cosas que hacer. Cuando más duras sean las medidas, más las sufriremos los que las obedecemos, pero al resto se la soplará. Y así esto se puede eternizar y sobre todo nos puede hundir hacia una sociedad que va a necesitar lo que no está escrito para levantar cabeza.

Hoy escucho en el Congreso de los Diputados a una persona que quiere ser Presidente y que odia a Europa. ¿Lo estará escuchando Europa? Seguro. 

Saben allí que somos unos tramposos y desobedientes sociales, y que además vamos disfrazados de bobos. Bien. Huyamos de Europa. ¿Qué queremos ser en las siguientes décadas? Digámoslo con claridad. ¿libres? ¿Libres de quién? Seamos sinceros porque curiosamente los que dicen eso saben perfectamente a qué me refiero. 

Podemos seguir comportándonos socialmente como tontos de baba, a mi me da igual ya, estoy mayor, casi no me afectará. Pero a los jóvenes ni te cuento. A los menores de 55 años les va a costar un huevo y parte del otro salir regular de esta. La crisis será maravillosamente histórica. 

Pero nos apetece seguir desobedeciendo, siendo pocos inteligentes y observando como cierran bares, restaurantes, tiendas, talleres, empresas, inversiones. Y crecen los tontos que cada vez parecen tener más chulería y más espacio.

Así ven a España en Europa. Vamos, que nos han calado


Sin duda la imagen que nos refleja el espejo de Europa sobre nuestra España es más que preocupante, conocida pero tal vez dicha “por otros” resulta más dura y sangrante. ¿Hacia dónde vamos? ¿Deberíamos replantearnos todo el Sistema? ¿Hacer un reset?

Recomiendo la lectura del artículo del domingo 18 de octubre de 2020 en La Vanguardia de Xavier Mas de Xaxàs que con el título "El reflejo exterior de la pandemia. Europa ve una España fracasada" se dedica a recoger opiniones de los más importantes periódicos de Europa. Nos ven como nosotros nos vemos, nada más. Pero lo dejan por escrito y todos juntos.

Hoy martes es Fernando Ónega en el mismo diario, —nada separatista catalán aunque se publique en Barcelona por si hay dudas del interés—, además de recordar el artículo anterior nos ofrece su posada reflexión de alguien que lleva décadas analizando a España y que comienza con estas líneas: 

Deprimente. Demoledor. No encuentro otras palabras para calificar el resumen de contenidos de prensa extranjera sobre España que Xavier Mas de Xaxàs hizo el domingo en este diario. 

No es lo mismo leer por separado esas crónicas y análisis que verlos acumulados en un texto único. 

La imagen de nuestro país está por lo suelos. Hemos perdido o arruinado el encanto que España y sus dirigentes políticos suscitaban en el exterior desde el éxito de la transición. 

Entonces éramos una nación admirable. Ahora parece que empezamos a ser una nación de ineptos gobernada por irresponsables.

No es posible añadir nada que no sea solicitar por favor que aprendamos, nos comportemos como adultos y seamos veladores del futuro, para no tener que volver al pasado.

Desconvertir la política actual de su proceso funcionarial de gestores

Me hace gracia porque decir que me da asco es entrar al saco de ellos mismos. Esa violencia verbal y absurda de los políticos en los máximos órganos de poder en España es inasumible y de tontos. No sirven para gestionar este país los que utilizan la violencia para descalificar.

En estos tiempos de crisis serias y profundas en la sociedad, atacar con mas crisis desde las tribunas para hacerle el juego a los que quieren y provocan esas crisis, es de… es de tontos. No hay ninguna norma que obligue a responder con más violencia verbal. Incluso no hay ninguna norma escrita que prohiba no responder o simplemente decir NO.

Los asesores políticos deberían ser más inteligentes y no recurrir a trucos de teatro para alentar a sus militantes políticos, que son siempre muy minoritarios. ¿Para qué están los Jefes de Gabinete de centenares de cargos, si no es para detectar la humanidad que se necesita debajo de sus decisiones?

Estos juegos violentos y tontos de crispación política mueven a favor y en contra solo a unos miles de españoles que reparten el virus de la violencia en redes o medios de comunicación. Pero la inmensa mayoría de españoles simplemente los vemos con preocupación y pena. España nos se merece esto.

Así que si mañana surgiera OTRO partido político ajeno a todos los actuales: serio, tranquilo, técnico y de gente nueva, se auparía con el reconocimiento. 

Un partido político apolítico de la actual situación de crispación pero NUNCA populista ni alejado de la política de base. 

Simplemente capaz de transmitir serenidad, calma y soluciones posibles y creíbles. Entre ellas el sacrificio y la autoestima. 

Una especie de Partido Humanista de Ancianos (con otro nombre pues en política los apellidos influyen mucho) con profesionales ajenos a la Política Alta pero no de la gestión social, empresarial, cultural, profesional que también es política de base social. 

Se necesitan políticos que por edad no quieran tener puestos de trabajo en la política, sino puestos de gestionar en la política.

La intelectualidad pero también la propia sociedad implicada en la sociología básica de las ONG debe ocupar un puesto importante y expulsar a los nulos políticos de la política actual. 

Hay que desconvertir la política actual de un proceso funcionarial de gestores con despacho.

Y hay que señalar que ONGs lo son desde las parroquias de barrio a decenas de Asociaciones repartidas por todo un tejido amplísimo que trabajan muchas veces desde casi el silencio.

Aprender a dominar la presión externa no es nada fácil


El viernes salieron a dar una rueda de prensa dos de los máximos dirigentes de la sanidad aragonesa. Salieron preocupados, asustados, como es lógico. Salieron a desahogarse, a no aclarar nada sino al contrario a infundir más miedo todavía. Que debe ser lo que de verdad querían hacer. Transmitir que la cosa está muy malita, y que ni ellos mismos saben qué hacer. 

Que a la próxima semana…: "ya veremos qué hay que decidir".

El político es un tipo como tú, una persona débil, con la ansiedad de tener que resolver lo que no conoce, con el miedo en el cuerpo por hacerlo mal. Como tu y yo cuando nos enfrentamos a la verdad en cada día laboral. 

La respuesta es fácil: ¿Y para qué siguen de gestores?

Muchas veces los que están dirigiendo el cotarro no tienen mucho donde elegir, aunque esto nos suene a imposible. Incluso la propia dimisión es muy complicada. Es mucho más fácil que te cesen a que puedas dimitir y lo digo por experiencia. Aunque desde fuera esto no se entienda así.

Así que sin la preparación suficiente ante la crisis tremenda, se angustian como nosotros y se les nota, lo transmiten lo cual es peor todavía. Sobre todo si son personas sin la experiencia suficiente ante la presión. 

Aprender a dominar la presión no es nada fácil y casi todos no lo logramos nunca. Pero al menos sabemos que sólo se aprende si la sufres con potencia.

¿Quién está detrás de los medios de comunicación gratuitos?


Las inevitables formas de los medios de comunicación para sobrevivir
, cuando la publicidad ha bajado notablemente, es cobrando por contenidos, y hay varias modalidades. Pero todas las formas son negativas para la sociedad y el consumidor, aunque sean el único camino hacia la supervivencia.

Nadie siendo particular puede subscribirse a más de un medio de comunicación y la inmensa mayoría no lo van hacer a ninguno. 

Es decir, poco a poco nos vamos a convertir solo en consumidores de TITULARES

Esto es peligroso por varias razones, pues un titular no es una información, es una "llamada", un grito, y su composición literaria es bien distinta al contenido.

Pero de momento no estamos sabiéndolo hacer mejor y eso nos lleva a un empobrecimiento de la calidad de la información, en un aumento (todavía mayor) de los bulos y de la información que se multiplica sin contrastar, y sobre todo a caer en las garras de los medios que pueden ser gratuitos pero vete a saber por qué motivo. 

Ser gratuito es posible, pero en la medida en que lo sea y sin saber quién lo alimenta, lo normal es que hayamos caído en garras de lobbies o de sistemas de presión mediática, de los que desconocemos su procedencia. 

¿Quién está detrás de los medios de comunicación gratuitos? No saberlo es peligroso, pero que no haya gratuitos más que los que vienen desde Grupos de Presión es también muy peligroso.

Cuidemos la salud mental en la pandemia, están aumentando los problemas


Cuando una situación grave se alarga en el tiempo, cuando no hay fecha fija del final, la ansiedad e incluso la depresión después, quema a la persona o a la sociedad. Y en este caso de la pandemia del COVID-19 ya está detectado desde hace meses que la salud mental de la sociedad ha empeorado, mAs en algunos cortes sociales.

Tan importante es la prevención de los contagios del COVID como aceptar y conocer que ciertas medidas y formas de actuar, de decisiones tomadas para defendernos ante la enfermedad, afectan muy negativamente a ciertos colectivos, que necesitan apoyo urgente para que no surja otra pandemia. 

La sociedad ya está cansada, ya se salta las normas por pura supervivencia mental, pero no es así en los colectivos de más edad, que son los mas frágiles, los que menos saben defenderse. Como lo son los que han visto mermados sus ingresos de forma muy alta. 

No hay que aceptar esta realidad diciendo que es inevitable, hay que resolverla, hay que evitar que vaya a mas; o los problemas que de ella se deriven serán tan graves como la propia pandemia del COVID

Comparemos el COVID con la II Guerra Mundial


"Cuando termine la tormenta, probablemente ni siquiera sabrás cómo la cruzaste y saliste vivo. De hecho, ni siquiera estarás seguro si se acabó" -
Haruki Murakami

Ayer en una reunión de Sanidad estuvimos dos horas analizando el momento actual, los errores y desfases,  incluso las responsabilidades de todos nosotros. Pero si hubo un item que hoy quiero sacar aquí, no es precisamente la crítica hacia los que gestionan, que sin duda dejan mucho que desear. Pero son los que son y posiblemente no son los mejores, aunque son los que han dado un paso al frente, pues algunos se han escondido. 

Quiero hablar de nosotros, de lo que creemos que estamos para mirar y sufrir.

En todo proceso social histórico de crisis severa se necesita la implicación contundente de la sociedad para salir de los problemas, para volver a edificar la normalidad. 

A nivel individual, cada uno de nosotros tenemos que ayudar, en vez de zancadillear o criticar en donde no sirve criticar. 

Recuerdo que en una visita histórica sobre la II Guerra Mundial hace muy pocos años a la ciudad de Dresde, tras ver lo que quedaba real de toda su enorme catedral y lo que se había tenido que reconstruir se nos informaba de la implicación de la sociedad derrotada para reconstruir su ciudad. 

Como no había fábricas de ladrillos, tampoco máquinas ni materiales, quien sabía o podía hacer de albañil reconstruía edificios, y quien no podía o sabía hacer paredes estaba asignado a recoger ruinar y a limpiar ladrillos derruidos, recuperar trozos de paredes, limpiar calles, atender a enfermos.

Sin la implicación de la sociedad alemana, la derrotada, no se hubiera levantado Alemania Occidental ni tan rápido ni tan positivamente. En la Alemania Oriental las cosas funcionaron de otra manera y la implicación del Estado fue mucho mayor y la de la población mucho menor. No se trata de comparaciones siempre odiosas, sino de saber que siempre hay distintas formas de actuar, de dirigir.

Cada uno de nosotros somos necesarios y no podemos permanecer ante el problema de la pandemia, simplemente criticando, insultando incluso. 

¿Cuántos vecinos de tu escalera necesitan apoyo? 

¿Cuánto hace que no eres voluntario en alguna Asociación? 

¿Cuantas veces te has mordido la lengua, pensando que era mejor callar si no se aporta nada para la solución, y en cambio has trabajado para que en las responsabilidades estén los mejores? 

¿Cuántos bulos han frenado? ¿Sabes el daño que hacen las informaciones mentirosas e insultantes?

¿Sabías que los Médicos de Familias están muy cansados y además muy desmoralizados pues ahora han pasado de recibir aplausos a recibir insultos por todos los sitios, incluidas llamadas telefónicas?

Nota.: Los edificios públicos fueron los últimos en restaurar o reconstruir. En esta iglesia podemos ver claramente diferenciados los pocos ladrillos de antes de la Guerra y los muchos que se tuvieron que construir nuevos pues el resto o quedaron destruidos o se utilizaron para otros edificios civiles.

No son burros, son asnos. Gestionan y mandan, pero no ven


Los líderes actuales, de la sociedad, de la cultura, de la política sobre todo, son como estos machos (asnos) que refleja tan bien El Roto en el diario El País. Animales de carga, de gestión sin mirar a sus lados, capaces de obedecer no se sabe bien a quién, y poco más. 

Se parece mucho entre ellos, algo les cambia el color de la piel, tal vez los atadijos, pero por lo demás todos están callados, obedientes al poder de la vara en forma de Sistema Económico y de tranquilidad, e incapaces de hacer un trabajo si no es gestionado con la vara que puede venir de Europa, de los EEUU o de las grandes empresas amigas o no, que son las que les mantienen el establo un poco limpio.

Queremos que Papá Estado nos lo resuelva. Pero le odiamos


Si todo es responsabilidad de la política, de Papa Estado, y además no la respetamos e incluso la odiamos ¿hacia dónde nos dirigimos? Queremos que nos resuelva todos los problemas, pero ni obedecemos ni respetamos. ¿De verdad creemos y queremos que Papá Estado va a ser capaz de resolvernos los problemas como si nosotros fuéramos niños?

El cansancio social a obedecer ataca España en la COVID


El cansancio social ante la pandemia del COVID es posible que nos invada en España cuando más necesitemos obedecer y entender las restricciones, pero los errores, las peleas al máximo nivel, el exceso en el tiempo de controles sociales que no siempre se entienden, hace que la sociedad está cansada y empiece a no creer en nada, incluso entre las capas más proclives a ser obedientes.

Es posible que la Ola del Otoño se junte con la no vencida del Verano, incluso que se una a la Gripe estacional sin una vacuna de Gripe bien aceptada y distribuida.

La dosificación de las medidas de control, pero también la pedagogía de una voz respetable es fundamental. Y no hemos sido capaces de lograr lo primero ni de preservar lo segundo. Podemos tener dudas sobre la persona que explica, pero debería haber sido una obligación DE TODOS mantener su respeto social a salvo, para crear confianza. 

Nos quedan meses complejos, duros, en la enfermedad de salud y en la social y económica. Y las tensiones serán las que vayan marcando el futuro. No el COVID sino la incapacidad de gestionar la crisis por parte de TODOS.

O cambiamos a los periodistas o les obligamos a ir otra vez a la universidad


El papel que están haciendo muchos periodistas por la España actual es abominable y sobre todo triste e incluso peligrosa. Necesitamos calma, tranquilidad, pluralidad y no espectáculo, sea televisivo, en redes o en artículos. Se necesita reflexión y aportar ideas, no insultar y aportar insultos de variado tipo o fuerza. Se necesitan periodistas profesionales que entiendan lo que España necesita en estos tiempos. España… no "su España".

Ayer otro técnico, en este caso el economista Juan Torres abandonó un espacio televisivo por el camino de los insultos de algunos periodistas hacia el momento y su presencia. Un periodista NUNCA debe llevar su odio particular hacia sus opiniones, pues se convierte en un animal irracional nada recomendable para ser escuchado. Sea de la ideología que sea. 

Todos debemos poder opinar con libertad, pero también con responsabilidad. Los vendedores de humo y miedos deben saber que están vendiendo un futuro peor, que su trabajo no sigue los cánones que les enseñaron en las universidades, de explicar e informar, de opinar aportando y no destruyendo. El papel de los periodistas en la sociedad es fundamental, pero utilizarlo para fines bastardos es peligroso.

¿Es cierto que los ancianos de Seguros Privados de Salud tuvieron un trato distinto?


Es triste, duro, sangrante casi, saber que los primeros datos de las investigaciones que sobre los fallecidos en Madrid en Residencias de Personas Mayores, hay un dato muy preocupante. Los internos que tenían Seguros Privados de Salud fueron atendidos en hospitales privados, mientras en algunos hospitales públicos algunos profesionales han declarado que nunca llegaron Personas Mayores desde las Residencias pues estaban las UCI al completo.

Vamos a pensar que estos primeros datos son ¿falsos?, una apreciación prematura que se corregirá según avancen las investigaciones. Si no fuera así… la preocupación sería enorme para los sistemas de gobernanza social en la España del siglo XXI

Contra la pandemia ¿Sirve el confinamiento si durase un año o dos años?


Si algo tenemos claro con esta pandemia del COVID es que no sabemos lo suficiente, que no hay un criterio único, que no estamos preparados para defendernos, que las vacunas tardarán en llegar, y que mientras tanto crecen las Olas sin saber los motivos. Incluso a las peleas políticas en algunos países, se dan las peleas técnicas entre diversos investigadores científicos. 

Esta semana hemos pasado todos los días de los 300.000 contagios en todo el mundo, una cifra nunca superada en meses anteriores. Es decir, estamos en cifras mayores, también porque se detectan de mejor forma los contagiados. Pero no bajan sino suben, aunque los fallecidos en todo el mundo se mantienen en una curva estable aunque suban los casos. Y estas cifras de fallecidos se mueven mucho entre países y sistemas sanitarios.

Pero algo sí es ya detectable. LA SOCIEDAD ESTÁ CANSADA y casi agotada, lo que lleva a una obediencia social mucho menor y a una crispación nada positiva. Mientras nos crecen en Europa los contagios, sin ver ni una solución ni un espacio tiempo del lugar donde finalizaría toda esta pandemia.

Ya se habla claramente de poner en duda los actuales sistemas de confinamiento. Lo que podría haber sido una herramienta excelente si dura un par de meses, no lo es si va a durar un año, dos años. Y ya se plantean otros escenarios para luchar contra la pandemia del COVID, como NO CONFINAR pero hacerlo con criterios científicos de diferenciación según vulnerabilidad.

Sabemos que la afección grave de la enfermedad (aunque se pueda dar también en otras edades) se circunscribe a edades ya muy determinadas y a un personal de riesgo muy definido

Y sabemos también que la inmunidad de rebaño, es decir que muchos nos contagiemos y de esa forma frenar los contagios, es una herramienta eficaz para evitar la propagación del virus.

En la Gripe de 1918 se logró atajarla simplemente con esa inmunidad de rebaño. No había otra forma científica. En aquella Gripe llamada Española la enfermedad afectaba más a los jóvenes, se cree porque los mayores de 35 años habían sufrido en parte una Gripe Rusa anterior y los había dejado inmunizados. 

Incluso hasta hace poco se han ido detectando algunos casos de esa misma gripe de 1918 mutada pero que es capaz todavía de multiplicarse desvirtuada.  

Confinar durante dos años es socialmente imposible o muy poco recomendable. Hay que detectar a las personas vulnerables y cuidarlas de forma especial. Hay que detectar a los que ya son inmunes y ponerlos a trabajar sin problemas, hay incluso que provocar el contagio social (esto suena a barbaridad pero algunos técnicos ya hablan de una herramienta más para la lucha) para que crezca la inmunidad de rebaño entre la población más fuerte.

No es posible paralizar la economía dos años en algunos países (otra cosa sería hacerlo en todo el mundo), no lo es paralizar las escuelas o las universidades, tampoco llenar los hospitales de enfermos que sabemos son capaces de defenderse contra le enfermedad de forma humanamente eficaz por sus propias defensas, y restan espacios a los enfermos vulnerables.

Hay que trasladar las actividades al espacio exterior, todas las que se puedan aunque haya que pasar frío o calor. Hay que volverse a relacionar sobre todo entre personas muy mayores pues la soledad también mata. El abandono social también mata y no se contabiliza.

Contra estas ideas de inmunidad de rebaño existen las dudas razonables —por no haberse dedicado a investigarlas en profundidad— del tipo de inmunidad que se logra tras pasar la enfermedad, pero también existen lagunas sobre el daño psicológico que a medio plazo está produciendo el aislamiento social. 

Hay varias formas de luchar con el COVID, el aislamiento es una de ellas, pero hay más. Y la más ineficaz de todas es la pelea social, las dudas entre científicos, los errores en los análisis matemáticos, sanitarios, económicos pero también psicológicos y sociológicos. 

Toca repensar todo el sistema de defensa, si no somos capaces de saber el momento de la finalización de la pandemia.

                Julio Puente (Ajovín)