27.5.21

Hay que mirar a los jóvenes que ya ha pasado por dos crisis


Ayer Felipe González dijo muchas cosas en El Hormiguero de Pablo Motos, casi tantas como las que se calló. Pero quiero sacar una que considero importante.: "Hay que mirar a una generación de jóvenes que ya ha pasado por dos crisis y tiene pocas expectativas de futuro".

Al igual que Felipe yo también pienso desde la enorme distancia por edad, que los jóvenes actuales, que por cierto son los que tendrán que pagar la factura con su trabajo, son los más perjudicados de cara al futuro de la España que desde el 2008 no está dando tamaño de futuro a sus decisiones.

Y si estos jóvenes son los perjudicados, que no nos queda duda, en realidad es España la perjudicada pues estos jóvenes serán los gestores de sus (nuestros) problemas en muy pocos años. Los problemas que llevan encima toda una generación se volverán por activa o pasiva, en problemas para toda España.

Por que los problemas no serán solo de dinero o de trabajo, que también, serán sobre todo de implicación social, de una desmotivación peligrosa, de una apatía social en aumento, de incluso una violencia más ejercida para ser masticada y a veces incluso entendida. Cuando a una generación excesivamente amplia la condenamos a las dudas, se convierte en una gran medida en un bosque de dudas.

Para los jóvenes, creer en su futuro es primordial, pues de esa forma se implican, buscan la excelencia, creen en sus propias posibilidades que son las de toda una sociedad pues ellos se convierten en el nuevo motor. Si sucede lo contrario —como vamos camino si no sabemos remediarlo con urgencia— sucede todo lo contrario, incluido el vacío regeneracional. 


Si Villarreal existe, sin duda Teruel Existe también


Hoy días que vienen completos de nacimiento, me refiero sobre todo a la política y sus noticias publicadas. Luego están las no publicadas que también daría para llenar cada día otro saco de interesantes detalles.

Ayer Motos entrevistó a Felipe González y es un detalle mucho más interesante que cualquier otro programa del día, de los posibles o de los imposibles. Ver casi una hora a Felipe González morderse los labios para no decir todo lo que piensa es de premio al sacrificio humano. Es un jarrón chino que sigue conteniendo vino y no piensa romperse nunca. Todo llega.

Luego leímos algo de un tal Dominic Commings que en España nadie sabía quien era y que nos sorprendió diciendo que había sido asesor de Boris Johnson. Nos dijo en la Comisión de Sanidad de su país (y nos lo dijo a todos) que el Presidente del Reino Unido no está preparado para el cargo que ocupa. No ha venido por España ni de vacaciones. Así que sí, el que decidió que la Europa Unida no estuviera tan unida es un tipo que no sirve, un caótico señor incapaz. ¡Uff!

Pero todo día que se precie es capaz de dotarnos de alguna ilusión. Y el Villarreal la puso con esa épica de la batalla que nunca parece terminar. Si hubieran perdido el partido de la Final de la Liga Europe en el penalti 22 nos hubiera parecido un enorme triunfo. Aguantar al Manchester United tantos minutos y tantos penaltis sin perder era épico. Pero es que encima ganaron para demostrar que hay esperanza, que los débiles también pueden volverse fuertes. Que si Villarreal existe, sin duda Teruel Existe también.

26.5.21

Crece la violencia en España, pero a todos los niveles


Sé que la sensación de muchos de nosotros es que la violencia está aumentando, que saltamos del tono suave al bruto y por todo, que la que en realidad está aumentando como primera opción es la violencia sencilla, la de la calle, la de las relaciones básicas entre personas, y que a partir de ella es toda la violencia la que se ve envuelta en ese aumento. 

¿Motivos? Sin duda ninguna la actual situación de crispación alentada por varios frentes sociales mal gestionados y que no está ajena a unos confinamientos excesivos y muy trabajados y comunicados con pedagogía social.

Podría ser una violencia puntual, pues los que pisamos mucho la calle estamos viendo que junto a la violencia  extrema se dan cada vez más situaciones de violencia menor que indica ese desfase que todos estamos sufriendo en nuestras relaciones con el resto de personas. 

Tras las violencia verbal en Redes y similares que asimilamos con la Libertad de Expresión ya hay violencia verbal en supermercados, en ambulatorios o en el tráfico. ¿Más que antes? Sin duda. 

Hoy hablaba con un médico de Atención Primaria. Tremendo lo que me decía. Ayer con una Jefe de enfermería. Hoy he visto una situación absurda y surrealista en un Centro Comercial. Todo en menos de 24 horas. leo el ataque hoy a una mujer en el Parque Warner, etc. No hay medida, y esto hay que atajarlo. pero cuidado, emplear la violencia policial contra la violencia teórica de la sociedad es matar mosquitos a cañonazos. 

No es un problema puntual, sino de actitud hacia el actual momento. No se necesita más policía sino mas maestros. No hay que dar con una porra sino lograr explicar y convencer a la sociedad de que así vamos a un mal pozo.

Cuidado con algunas decisiones que estamos tomando, que son literalmente meter más leña al horno. La capacidad de equivocarnos todavía no la hemos superado entre la calidad que tenemos para no entender en qué momento, punto nos encontramos.

25.5.21

La revolución será… inevitable, por tontos


Cualquier tipo de revolución es siempre NO aceptada pues la sociedad tiene miedo a los cambios radicales. Y las revoluciones lo son. Pero la realidad es que los cambios programados, los cambios reflexionados son siempre dirigidos desde la manipulación de los que saben manejar los hilos del control, y se quedan en nada o en casi nada. Nada cambia por mucho que sonriamos o nos reunamos mil veces cien. 

Al final, uno que siempre ha abominado de todo tipo de revoluciones, reconoce que el equivocado soy yo, si se trata de que los cambien tengan algún efecto. nadie desde los asientos del poder quiere la revolución pues sabe que cualquiera de ellas, por mínima que sea, supone su pérdida de poder. Y a veces de trabajo.

Estamos ahora en todo el mundo occidental, en España también, en un proceso donde las debilidades se han asentado, donde nos hemos dado cuenta de nuestras mentiras, de nuestros errores anteriores, de los trampantojos que había para parecer una cosa distinta a la realidad que se ha derrumbado en cuanto ha entrado un pequeño bicho. 

Ha crecido la pobreza, el desempleo para los más débiles, la indignidad laboral, la deshumanización creciente, la distancia y el frío social. 

¿Tenemos solución? 

Pues en la medida en que los que NO creíamos en las revoluciones nos vamos apartando de todo, queda la revolución que harán otros, como única herramienta válida y casi inevitable. Lo curioso es que no nos queremos dar cuenta, y de que todavía creemos que los tontos como yo servimos ya pasara algo, cuando en realidad el buenismo se ha agotado y ya no quedan ni buenistas. 




23.5.21

Pandemia (32) ¿Cómo serán las ciudades del futuro?


Un aspecto en el que estamos en constante transformación es el del cambio y traslado de las sociedades entre la vida rural y la vida urbana, del que ya hemos hablado algo en unos párrafos anteriores. No veremos en el corto plazo futurista ciudades subterráneas ni ciudades burbuja, ni tampoco ciudades encerradas en sus murallas físicas. Hoy las murallas —que son muchas— lo son también de muy variado pelaje y casi no se notan de cerca. De lejos, desde el aire se ven perfectamente, y desde los datos económicos de las personas que habitan dentro o fuera de esas murallas teóricas, más todavía.

Las grandes ciudades ya estaban en transformación unos años antes del tan fatídico 2019 de la Pandemia o del COVID, crecían desmesuradamente, se alimentaban de la llegada sin control de nuevas personas que venían desde localidades mucho más pequeñas, formaban tumores sociales añadidos a sus periferias que además ya empezaban a adueñarse de los Centros Históricos viejos. 

La ciudad grande dejaba de ser un espacio habitable, para convertirse en varias ciudades unidas o apegadas pero con claros distanciamientos entre ellas. Los barrios ya no eran los espacios que absorbían el crecimiento, sino que ellos mismos se convertían en pequeñas ciudades y se sabían diferenciar en calidad unos de otros para orillar las opciones de pobreza o marginalidad hacia otras zonas.

La ciudad pues había entendido su problema de futuro, y había obrado en consecuencia defendiéndose mientras podía. No existe un modelo de ciudad como no existe un modelo de problemas que afectan a una ciudad, sobre todo si es grande. 

El tamaño sí importa y sobre todo sus posibilidades geográficos tanto de crecimiento como de calidad animal para la supervivencia. Nadie quiere ir a una ciudad muy fría o muy caliente, todos preferirían ir a una ciudad con mar, pero las propias ciudades de calidad saben defenderse de los problemas que ya conocen y que saben pueden invadir sus posibilidades de futuro. 

Es mucho más sencillo sobrevivir en una ciudad turística o de gran actividad industrial, que en una ciudad grande que ya esté llena de problemas sociales.

No es lo mismo elegir Buenos Aires que Tokio. No es igual de fácil encontrar una ciudad válida en África que en Australia. 

Los ejemplos mejor puntuados van desde una Viena que lidera el primer puesto, seguida de Melbourne, Osaka, Calgary, Sidney, Vancouver, Tokio, Toronto, Copenhague, Adelaida, Zurich, Francfort, Génova, Helsinki, Ámsterdam, Hamburgo, Montreal, París, Berlín, Brisbane, Honolulu, Luxemburgo, Munich, Wellington, Oslo, Dusseldorf, Bruselas o Barcelona. Otras listas incluyen a Londres, New York, Moscú, Dubai, Singapur, Los Ángeles y Madrid.

Si observamos esta lista de casi 40 ciudad muy conocidas veremos que hay algo en común en ellas. Son ciudad que deseamos conocer, ciudades turísticas, con mucha vida social y cultural, y son una gran calidad en sus servicios públicos, cuidando la calidad de vida y la seguridad. 

Hay estabilidad en todas ella, hay unos buenos servicios sanitarios y educacionales, y tienen una gran red de infraestructuras de primer nivel. 

Sabemos qué es lo que consideramos imprescindible para que una ciudad se considerada de calidad. 

¿Hay problemas en esas ciudades? Sin duda, y en algunas incluso bastantes, pero son defectos contenidos, con capacidad para que no crezcan, para resolverlos, para evitar su descontrol.

Ante la huída de cada vez más personas desde localidades sin servicios y pequeñas hacia ciudades grandes donde les parece más sencillo el labrarse un futuro, surgen los auténtico guetos que son trampas sociales para las personas que los habitan y para el resto de los ciudadanos cercanos.

Las necesidades de los asentamientos pobres les lleva a ocupar los espacios públicos como esta zona de los bajos de una autopista elevada, que se ha llenado de casas, edificios construidos en los espacios vacíos. Y a su vez se puede observar como se ha ido creando un tejido social y de servicios que demuestra la capacidad de asumir, aceptar cualquier situación que los humanos tenemos y necesitamos… cuando todo va mal.

Hay tiendas, hay incluso aire acondicionado, mientras que por encima y a uno de sus lados circula y vive la sociedad más acomodada. Muy poca distancia de estas zonas se alzan los grandes edificios modernos de la ciudad “normal” y de la que se alimentan los vecinos de estos barrios pobres. 

Abandonar los pueblos para irse a grandes ciudades en estas condiciones son claras decisiones personales pero también de los poderes públicos que deberíamos mirar desde otras ópticas.

Si el futuro es consentir este tipo de asentamientos urbanos, nos estaremos equivocando. 

Desde estas zonas solo salen personas de Clase muy Baja, criados o literalmente esclavos modernos del resto de habitantes. Familias con pocas opciones de salir de sus problemas económicos y sociales.

Se podría decir que en todas las sociedades se necesitan criados cuando no directamente esclavos libres, pero admitir eso es tanto como entender que no tenemos solución o que no hemos entendido para nada las filosofías de profetas tan antiguos como Jesucristo u otros muchos más cercanos en el tiempo. 

Si estamos dispuestos a admitir que estas situaciones son inevitables, podemos admitir sin duda que también pueden ser provocadas para mantener la pobreza bien acotada, almacenada incluso, para ir sacando poco a poco a los esclavos 4.0

Las ciudades del futuro tendrían que ser amables, disponer de unos espacios urbanos de barrio cercano que sean considerados como propios por sus habitantes, deberían tener unos servicios públicos básicos de una calidad similar entre las distintas zonas de la ciudad, una cultura y formación junto a una seguridad activa y una seguridad pasiva que les ofrece su modelo de ciudad, participación de sus habitantes y un sistema de infraestructuras más que suficiente para su vida en crecimiento.

Todo lo que no sea humanizar las ciudades es equivocarse hacia el futuro. 

Todo lo que no sea dotarlas de calidad de vida, incluso de calidad exterior y visual, es no querer entender que la calidad de las ciudades depende muchas veces de su aspecto y de su belleza, de su limpieza y cuidado, pues la Teoría de los Cristales (ventanas) Rotos funciona sin duda en el ámbito urbano.

Las ciudades son los espacios de la vida, y en ellas se refleja la calidad de esa vida en común. 

Cuando una ciudad falla tiende a crear Comunidades Cerradas dentro de ella para seguir fallando. Los que pueden permitirse ese lujo, se encierran sobre sí mismos. Pero a su vez eso lleva a que otros espacios urbanos muy distintos también se encierren sobre ellos mismos e incluso los rodeen.

La ciudad entonces se comporta como un espacio lleno de nidos de distintos animales donde unos luchan por tener lo que otros no tienen, sea dinero, trabajo o seguridad y servicios. Y en esa lucha casi todo sirve para obtener lo que no se tiene.

Podemos asistir a un crecimiento de estas opciones de ciudades troceadas sobre sí misma en distintos tipos de calidades de vida. Pero eso sería además del caos, un camino que lleva a la violencia inevitable, mas pronto que tarde, pues es imposible la coexistencia en la misma ciudad de ambos modelos sin que poco a poco uno se vaya apoderando del otro. Tenemos ejemplos en muchos países de Iberoamérica, África o algunos países de Asia.

Se puede vivir sin agua corriente, sin desagües, sin trabajo, sin estructuras sociales, sin urbanismo, sin soluciones válidas de viviendas dignas. Igual que se puede vivir en una constante inseguridad o en palacios encerrados en cuatro paredes desde los que salir a la calle es un odisea.

El modelo mediterráneo de barrios con servicios y comercios de proximidad, de zonas verdes comunes y espacios de ocio sería el válido con los ajustes que se requiere según se avanza en modas y tecnologías. Recurrir a soluciones casuales y causales al libre arbitrio de las necesidades de cada momento, sin planificar ni diseñar simplemente llevados por el crecimiento desmedido, es un riesgo tremendo para el futuro de las ciudades y de sus sociedades. 

¿Y cuáles serán esos cambios del modelo de ciudad del futuro?

Se construirán campos de juegos y de ocio que serán portátiles y que darán servicio múltiple para ordenar espacios, para ofrecer ocio y para crear super manzanas de forma barata y no permanente.

Se modificarán los sistemas de tráfico urbano, tanto privado como público, para hacerlos más sostenibles en precio, en contaminación y en facilidad de uso público.

Sufrirán una gran crisis algunos modelos de comercio de proximidad, los de barrio que no puedan adaptarse a calidades diferentes, a ser vicios complementarios al consumo habitual, a multiplicar sus formas de atención a sus clientes potenciales.

La competencia con los comercios online será brutal pues estos ofrecen además de buen precio (por ahora) un servicio que es rápido, seguro y muy extenso en posibilidades desde el anonimato del hogar.

Las distancias dejarán de tener importancia en las ciudades por el efecto de servicios online, de mejores sistemas de transporte y de más calidad de servicios y de zonas verdes y de ocio rodeando cada uno de los barrios o espacios de micro ciudades.

Se crearán servicios de ambientes, de experiencias nuevas al alcance de todos sin tener que salir de tu propia ciudad. El deseo de controlar las movilidades de personas para evitar globalizaciones de personas moviéndose —aunque dejemos que se muevan sin tanto control “los productos”— llevará a crear empresas de servicios que podrán ofrecer productos que simulen realidades paralelas. 

¿Quieres playa o montaña? ¿Quieres paracaidismo o navegar en un velero con viento fuerte? ¿Quieres el frío de la nieve en agosto, el olor de un bosque de pinos, la visita a un Museo de New York? El campo de trabajo en los ambientes y experiencias simuladas es enorme.

De alguna manera se intentará que las ciudades sean también pequeños Parques con su atractivo personal para atraer habitantes, turistas, vida de ocio, vida cultural y formativa, pues las ciudades se medirán por su calidad de vida, por el tamaño de ciudad asentada y segura y por sus infraestructuras que les permitan ser ágiles. 

Debemos tener en cuenta que el nuevo urbanismo va a necesitar más aire, algo más de espacio verde que parezca salvaje y más espacio alrededor de cada persona.

Julio M. Puente Mateo

Se nos ha olvidado emplear el sentido común para comunicarnos

Vivimos muy encerrados en nosotros mismos, y en los últimos tiempos encerrados en el oído y si acaso en la vista de corta distancia. El resto casi nada de nada. Nos comunicamos mal y además por desgracia con la pandemia, no existe contacto físico ni casi visual con quien nos comunicamos.

¿Se nos ha olvidado el tacto como uno de los sentidos fundamentales? Tocarse sirve y mucho para comunicarse. podemos pensar que el hecho de haber perdido la opción de estar cerca, de olernos, de escucharnos de  verdad, de incluso tocarnos, no tiene ninguna importancia. Y la tiene y mucha para la comunicación entre personas, para sentirnos humanos.

Cuando algo dura unas semanas no suele dejar muchas secuelas, cuando dura más de un año es seguro que nos costará acostumbrarnos a los modos anteriores. Vamos a necesitar romper con estos aislamientos excesivos. 

Agenda España 2050: Fundamentos y propuestas para una Estrategia a Largo Plazo

El documento de la Agenda España 2050: Fundamentos y propuestas para una Estrategia nacional de Largo Plazo es mucho más que el intento de analizar y reflexionar sobre la España necesaria, sobre lo que debemos diseñar de cada al futuro a medio plazo, pues es además la constatación de que debemos edificar una nueva España, una nueva economía productiva, una sociedad con cambios profundos en muchos item que sea capaz de saber defenderse ante el futuro.

Muchos de nosotros nunca veremos si estas reflexiones son acertadas o no han servido para nada. Ni tan siquiera sabremos si están bien hechas o es un intento equivocado de analizar el futuro. No nos va a dar tiempo de comprobarlo. Pero es bueno poner sobre el papel lo que en el 2021 se piensa sobre la realidad futura vista desde el presente con 30 años por delante, lo que nos permite avanzar, rectificar, volver a rectificar y terminar rectificando otra vez. Si no existen Hojas de Ruta no es posible establecer Metas.

Son 676 páginas densas, llenas de datos y gráficos que tienen que servir para analizar, y para ir añadiendo nuevas ideas, distintos conceptos, y no para ser criticado sin haberlo leído. Lo de menos es quién lo presenta, sino quién lo ha realizado, y en este caso es España. Empecemos por pensarlo así, es un documento de España sobre España. Y luego iremos viendo si es interesante criticarlos, alabarlo o pulirlo.

Todavía no lo he leído, pero si es un documento "de parte" no tendrá el mismo valor que si es un documento para conocemos y extraer conclusiones. España de aquí al 2050 pasará por muy diversos gobiernos, de muy diferente ideología. Así que debe ser un documento técnico, con datos reales pero sobre todo NO SELECCIONADOS para que nos ofrezcan una fotografía que sea capaz de mostrarnos todas las aristas actuales, también las negativas.

Sus 10 Desafíos son claros:

1/ Ser más productivos para crecer mejor

2/ Conquistar la Vanguardia Educativa

3/ Mejorar la Formación y Recualificación de nuestra Población

4/ Convertirnos en una Sociedad neutra en carbono frente al Cambio Climático

5/ Preparar nuestro Estado de Bienestar para una Sociedad más longeva

6/ Desarrollo Territorial equilibrado, justo y sostenible

7/ Resolver deficiencias en el Marcado de Trabajo, y ante las nuevas realidades sociales y económicas

8/ Reducir la Pobreza y la Desigualdad

9/ Ampliar las Bases de nuestro Bienestar Futuro

10/ Redescubrir el Optimismo

Y luego indica un total de 50 objetivos a lograr en los años 2030, 2040 y 2050. Tres pasos para calibrar en qué punto vamos avanzando, a qué velocidad vamos logrando lo propuesto lo que es un buen ejercicio de reflexión constante. Y de qué forma inciden estos 50 objetivos en los 10 Desafíos marcados como objetivo final.

Y para finalizar contiene un extensísimo índice de referencias bibliográficas, de los autores que han construido esta reflexión y de los datos presentados en el documento.

Madrid está parado por su baja actividad turística


Tras casi una semana en el Madrid de finales de mayo 2021 uno se da cuenta de que la pandemia además de atacar a la salud nos ha herido profundamente en los modos y en la economía como ya predije en numerosos artículos anteriores. El COVID mata, pero no solo por un problema sanitario y de hospitales y lo iremos viendo poco a poco. Madrid está desierto en algunas actividades y normal en otras. Esa diferenciación es tremenda. Han cerrado muchos comercios, restaurantes, bares, hoteles, actividades que no se ven desde la calle.

Hay Museos nacionales con más de la mitad de sus plantas cerradas y en todos ellos la asistencia de público es mínima. Los que somos asiduos sabemos medir con pena y nos entra desazón. Lo que es actividad humana y de consumo en las zonas turísticas de Madrid es nula. El  Mercado San Miguel sigue cerrado, las calles del centro o la Plaza Mayor sigue casi vacía. No así en las zonas en donde los madrileños se mueven más, que poco a poco ya ha recuperado su actividad lúdica pero no suficiente para mantener la vida económica.

La herida es profunda en toda España y no se quiere medir (o decir), como no se han querido medir los heridos y fallecidos con la exactitud posible del siglo XXI. No será nada fácil recuperar la vida anterior, pues cada facturación de menos, son unos impuestos de menos para unos gastos de más. Y compensar eso es complicado si no viene dinero regalado. 

El turismo en España es media vida aunque no lo queramos ver o no hayan sabido enseñárnoslo. Y entre las muchas reordenaciones económicas que tenemos que hacer está también la de esta actividad. La competencia europea va a ser brutal, y si no es rápida la recuperación, si no se notan números brutales estos meses de verano, pasaremos un otoño complicado. Se observan aumentos de impuestos inevitables y para todos. No quedará otra.

20.5.21

Isabel Díaz Ayuso: El poder del quizá


Mi amigo madrileño
—no diré su nombre— quiere hacerse aragonés. No hubo en mí ni adoctrinamiento, ni sugestión, ni siquiera mención a cambiarse de Comunidad Autónoma, cambiar Madrid por Aragón. Él solo, desesperado ante la situación de Madrid, asume que en Aragón se hacen las cosas de manera diferente y que le da vergüenza su ciudad, su Comunidad, y cómo la gente asume un cosmopolitismo que no tiene porque, como dice, somos provincianos a más no poder. 

Cuando hablamos por teléfono (los dos detestamos a esas personas que solo se comunican por whatsapp pero que son incapaces de llamar para ver cómo estás, porque hay personas robots y no lo saben) siempre sale su desesperación ante el caos de Madrid. Como terapia de apaciguamiento le digo que no se cabree tanto y, cuando quiero utilizar algo de humor, le digo que se vaya a vivir a Guadalajara.


Mi amigo madrileño conoce bien Madrid y me describió la ciudad cuando, en cierta ocasión, me comentó a grosso modo la vida de sus padres. Cómo su madre de niña iba con madre y hermanos de edifico en edificio semiderruidos durante la guerra y postguerra. Cómo su padre, demasiado de izquierdas, tuvo que lidiar con el aislamiento. Cómo él, junto a padres y hermanos, vivieron en esos edificios de protección social donde, en grandes moles en altura, vivían los que hoy llamaríamos de renta baja. Cuando lo comenta, veo la historia de España del siglo XX. Apenas unas palabras, durante unos minutos, ejemplifican perfectamente las miserias y luchas diarias que tantos españoles tuvieron que hacer para salir adelante o, las más de las veces, sobrevivir. 


Nunca se lo he dicho, pero me emociona cuando habla así de su familia. Porque, en cierta forma, habla de la mía y quizá de muchos de los que lean este artículo. Es la historia de esta España nuestra tan saeteada por flechas envenenadas de vencedores arrogantes, religión hipócrita, ascenso social a base de podredumbre espiritual, destrucción y expulsión del talento en un país donde los investigadores tienen que mendigar ayudas económicas y exiliarse, pero sacamos y pagamos a nietas de dictadores en portadas de revistas del ¿corazón?


¡Querido amigo madrileño! Tienes razón en tus enfados, en tus maldiciones, en tu odio hacia un Madrid que destruye lo público y os convierte en esclavos de políticas injustas y, sobre todo, de una pobreza intelectual en la que se ha afianzado la radicalidad. Se ha creado una antropología social donde decir que no tienes seguro médico privado, segunda residencia, vivir en un buen barrio, viajar a lugares exóticos y estrenar ropa de marca como si no hubiera un mañana, en definitiva no seguir los postulados del neoliberalismo, te convierte en un John Doe. 


¡Querido amigo madrileño! ¿Quisieron los hijos ser igual que los padres? ¿Cada generación familiar no quiere ser más lista, más alta, más guapa, más rica que la anterior? 


¡Querido amigo madrileño! No se quiere recordar el pasado. No quieren vivir en edificios vitales semiderruidos. Se entrampa, se autoengaña, se vota a Ayuso. ¡ELLA ES EL PODER DEL QUIZÁ! 


Ella es la quimera de creer por unos instantes que no existen los alquileres abusivos, los trabajos extenuantes, los barrios del Sur de Madrid que quieren ser como los del Norte. Ella arrastra a los suyos y convence a los desesperados que se aferran a una ideología que los desprecia y que los engaña con cantos de sirena. Los desesperados ya no se fían de los partidos que supuestamente los iban a defender, porque nunca lo hicieron o lo hicieron muy mal.


¡Querido amigo madrileño! ¿No ves que hasta Joe Biden en USA, patria del neoliberalismo, va a destinar cerca de dos billones de dólares para rescatar a la clase media? No lo hace por la clase media, no seamos ingenuos, lo hace por no perder el control geopolítico y hegemonía de USA. Cuando un cornudo con pieles se te planta en la presidencia del Congreso de la primera potencia económica, sabes que tienes que rescatar a los descontentos. 


En Madrid no tenéis a un cornudo con pieles, tenéis a una pija con cuernos de oro heredados gracias al pueblo madrileño que los tuvo que cincelar con sudor y lágrimas. Pero esto la gente no lo quiere recordar. Amnesia, es el estado mental a tener y el dogma a seguir.


Por eso, cuando me preguntas a cuánto están los pisos en Teruel, me río. Pero te digo una cosa. Aquí te acogeremos sin dudarlo. Te veo viviendo en el Maestrazgo o por la sierra de Albarracín o en el mismo Teruel. No digo que Aragón sea perfecto, pero hay otro talante político a la hora de gestionar. El mismo Lambán se negó a sentarse con Vox para negociar. Es nuestro Merkel maño. 


¡Querido amigo madrileño! Si algún día te decides a instalarte aquí en Aragón, te recomiendo que te lo patees, como si fueses Labordeta con tu mochila, del norte al sur. Cuando estés harto del desmantelamiento de la sanidad pública, de Esperanzas Aguirres que vende Goyas a espaldas de su familia y qué no hará y ha hecho, cuando soportes a los tontos de tus vecinos que se creen patriotas de medio pelo, cógete un billete de tren y vente para Aragón o a otro lugar donde encuentres un mínimo de civilización, esa que hoy se aleja de nuestro porvenir. Si algún día, querido amigo madrileño o madrileños en general, venís a Aragón os acogeremos. Calibrad cómo es nuestro territorio. 


Lo repito, nadie es perfecto. Nosotros los aragoneses tampoco, pero puestos a comparar hacemos podio. Por cierto, ¡Teruel, existe!


Olga Neri

16.5.21

¿Qué es la Libertad? ¿Queremos ser libres? ¿Nos atrevemos?


Daría la sensación —si nos miraran por un agujero dentro de 1.000 años— que en España hemos recuperado la Libertad, o al menos la hemos descubierto. Libertad gritan algunos nuevos, posiblemente porque no la tenían puesta en valor, no sabían bien qué quería decir la Libertad de verdad. Y ahora se les llena la boca de Libertad hasta convertirla en un sarcasmo barato. La Libertad es algo muy serio y complicado de conseguir. De conservar incluso.

Libertad es trabajar por la Libertad de todos, de ellos, de vosotros, de mi, de los míos. 

Libertad es sentirse libre para crear, opinar construyendo, edificar ideas, ser suave con tu sentido común y sentirte libre para opinar sin insultar. 

La Libertad es casi todo lo contrario de lo que estamos viviendo en estos años. Libertad para tener empleo y vivienda digna. Libertad para poder emanciparte y para tener una educación similar a cualquiera de tus vecinos aunque sean de barrios con posibles.

Pero cuidado, la Libertad no es poder elegir a quien nos gobierne. Solo solo eso no es Libertad. Poder elegir no es Libertad aunque forma parte del paquete de la Libertad. Que no nos engañen, que no nos engañemos. 

Libertad no es poder leer gratis todos los medios de comunicación en papel o en pantalla. Para que sea libertad tienen que ser plurales y en similares posibilidades de ser accesibles y útiles. Ver algunos programas de televisión no es Libertad. O mejor dicjo: Eso solo no es libertad.

Ser libres es mucho más complicado que estar atados por argollas invisibles. Estar atados por cuerdas que no vemos es lo normal y lo cómodo. Lo fácil, seamos sinceros. Tenemos 65 años y a muchos les apetece todavía que exista el Papá para que nos guíe y nos facilite el camino. Pero que nos den el camino limpio de polvo no es ser libre. Para tener Libertad simplemente hay que saber y poder elegir el camino que te apetezca, sin molestar a los demás viandantes.

Julio M. Puente Mateo


13.5.21

Debemos gestionar la autocensura sin que nos censure


Decía el otro día un pensador y humorista de profesión, un moderno payaso serio, que en estos tiempos de auto censura no debemos hacer caso (para censurarnos) a los que se dice en el ambiente, sino al código civil y a tus propias convicciones morales y de convivencia. 

Y a partir de estas dos únicas bases de auto censura, adelante con todo lo demás.

Tiene razón, pues si vamos escuchando a los colectivos interesados, aunque muchos de ellos sean maravillosos colectivos, al final nadie podríamos decir nada de nada. O lo poco que se diría sería gris, apagado, soso. 

No se puede decir puta por las putas, pero tampoco por las mujeres, por los chulos o por los hijos de las putas. En cambio si dices puto la cosa cambia bastante. No se puede decir “chorrada” pero en cambio sí se puede decir “hasta los huevos” o “es una pijada”.

Mientras todo esto me mareaba —debe ser la edad— en la tele me ponían una cena de alta alcurnia en un país frío, donde las señoras acudían de trajes blancos y largos, carísimos y llenos de joyas, a cenar junto a hombres de negros mientras decenas de criados disfrazados de viejos les iban a servir comidas copiosas y caras. 

En la calle seguía habiendo personas pasando hambre y frío. Y esto no parece asustarnos nada de nada. Lo admitimos a costa de inventario. Han logrado convencernos de que lo importante es lo que no les afecta a ellos. A los de la cena.

Desempleado mayor de 45 50 años. Un serio problema en España


Los datos de empleo siguen siendo en España son muy malos
, da igual si vemos datos de 2008, 2028 o 2021, por mucho que se nos diga que son buenos pues aumenta el empleo, se recupera o deja de bajar la destrucción de empleo. Pequeñas verdades para tapar las grandes verdades. España es incapaz de asemejarse al resto de países vecinos de Europa en empleo, y no es por el coste de los salarios.

Y son datos malos porque afectan al núcleo de nuestra sociedad que más ha sufrido la crisis que comenzó en el 2008 y donde además no son sencillas las soluciones. Si a eso le añadimos la transformación brutal de la calidad en el empleo y la pérdida de poder adquisitivo y por ello la gran bajada en cotizaciones sociales, lo que aparenta un buen dato es en realidad unos datos muy malos para el medio plazo.

A mitad del año 2018 —y ya hace 10 años que estalló la crisis— tenemos 1,7 millones de españoles desempleados de larga duración. Es decir, el 44% de nuestro desempleados llevan más de 12 meses buscando empleo. Y de ellos unos 760.000 personas tienen entre 45 y 59 años de edad, colectivo muy vulnerable para no poder encontrar empleo estable ya nunca más. ¿Esto es grave o muy grave?

La crisis de la pandemia nos ha llevado a situaciones límite con ERTEs que ya han dejado de cumplir su función tras 15 meses entre nosotros, y que ya representan un serio problemas para los trabajadores mayores. ¿Cómo quedarán sus jubilaciones con todos estos meses de cotización en ERTE?

Desempleados con una reinserción laboral baja, posiblemente con una formación inadecuada al momento actual, que no consumen lo que deberían, que no producen lo que necesita España, impidiendo que crezcamos de forma estable y mejor. 

Una tragedia personal que se acrecienta si tenemos en cuenta que no están cotizando bien para su futura jubilación.

Si el 44% de nuestro desempleados lo eran en el año 2018 de larga duración, en este colectivo de más edad lo son el 63% donde hay 1,2 millones de parados.

En marzo de 2021 nuestra tasa de desempleo es del 15,3% lo que representa el triple que Alemania con un 4,5%. Entre los jóvenes el drama es mayor a la media.

Se estima por las estadísticas que quien está desempleado más de 12 meses, entre ellos el 40% seguirán parados los próximos 12 meses. Y quien cae en el desempleo durante 24 meses y con estas edades superiores a los 45 a 50 años de edad seguirán en el desempleo otro año más en un 80% de los casos.

El grave problema del desempleo tienen apellidos claros.

Tienen ya mucha edad según los empresarios contratadores

Poca Formación actualizada

Baja calificación profesional anterior

Sectores específicos a la baja y de muy compleja reinserción


Tenemos en España un sistema Público de Empleo incapaz de actuar con soluciones

¿Cómo le afecta a la izquierda estatal lo acontecido en Madrid?


Han pasado ya suficientes días desde las Elecciones en Madrid para Madrid, como para haber digerido lo acontecido y empecemos a sacar algunas conclusiones o reflexiones como aperitivo hacia el futuro de España. Veamos algunas.

 El PSOE ha quedado Segundo en la izquierda, Tercero en Madrid. Era el Primero en Madrid con 165.000 votos más que el segundo.

 Ciudadanos se ha disuelto como un azucarillo, mantiene el sabor pero pierde la forma y ya no se ve.

 Más Madrid ha logrado ascender y nadie (dicen) sabe todavía el motivo. Y no es tan complicado darse cuenta.

 Muchos votos de la derecha en Madrid se han movido de sitio, pero VOX no ha cazado muchos en esas aguas.

 Podemos ha perdido a su líder y encima se ha cortado… el camino de seguir en la política activa, aunque haya ganado 80.000 votos.

 Todavía nadie sabe si en Madrid ha ganado el PP o ha ganado Díaz Ayudo

 Es posible hacer una Campaña Electoral sin contenidos político, y solo a base de descalificaciones, que a la larga es mucho más barata.

Con todos estos mimbres y algunos más que son menores, tenemos ya los ingredientes para hacer la sopa de Madrid y para observar cuales son extrapolables al resto del Estado o cuales son en realidad una enfermedad madrileña que no se contagia. Aunque en los últimos meses casi todos los virus salen respondones y muy contagiables.

Yo no sabría elegir uno de los siete item de arriba que fuera la Marca de las últimas elecciones a la Asamblea de Madrid. El vuelo de la mariposa de Murcia ha movido tanto el aire de Madrid que en plena pandemia nos ha mareado el terreno. Algunas mariposas estarán ahora deseando volver a mover el aire de alguna otra zona para ver qué es verdad y qué es un espejismo de lo acontecido en Madrid.

De entra la izquierda debería hacérselo mirar con calma, pero con urgencia. Tranquilamente pero de forma urgente por si acaso. Desde la Crisis del año 2008 la izquierda en España ha perdido el fuelle. Desde ese mayo de 2011 del que se cumplen ahora una década has pasado tantas cosas inútiles en España que deberíamos revisar todo. Y empezar a tirar a la basura algunos papeles viejos y rescatar otros que habíamos separado por obsoletos o imposibles, que de todo hay.

Que la derecha madrileña gane 440.000 votos en Madrid con las crisis que nos están afectando es un toque complicado de asumir en la izquierda sin que rujan los cielos de las ideas y los proyectos. Que la propia izquierda pierda 60.000 votos es otro detalle a medir y mirar. Nos faltan ideas que transmitir y hacer creíbles, en todos pues nadie recoge todo lo que se pierde por parte de otros. Desde la izquierda hay que ser sinceros, claros, y sobre todo con capacidad para analizar los problemas de la sociedad y ofrecer soluciones creíbles y distintas a las actuales. Mientras no seamos capaces de encontrarlas, iremos perdiendo fuelle y capacidad para ser creíbles. Así que toca reflexionar por parte de muchos.

10.5.21

Pandemia (31) Y cayó el Estado de Alarma, y nos alarmamos más


El 9 de mayo de 2021 entrábamos en el Primer Día tras el Estado de Alarma en España, una situación curiosa como poco que tras seis meses de bloqueo en una serie de libertades individuales por culpa de una pandemia ha supuesto un trauma del que todavía no somos capaces de ver su alcance. Es curioso, eso sí, que desde el Gobierno no haya salido nadie a explicar los resultados de estos seis meses, o simplemente a agradecer a la sociedad su esfuerzo. Pero a todo nos vamos acostumbrando y más que tendremos que ir haciendo de cara al futuro.

Cuando en octubre de 2020 se planteó el Estado de Alarma hasta mayo de 2021 muchos pensamos que no sería hasta esa fecha sino que saldríamos antes, que era una fecha de máximos. No ha sido así e incluso dicen que el 34% de los españoles desearían ver ampliado este periodo durante más tiempo. Es cuestión de ver el vaso medio lleno o al revés.

Lo cierto es que la factura de esta decisión no la conocemos todavía, aunque intuimos que será amplia, costosa y dura. Da igual negarnos a tener que pagar por viajar por carreteras o cualquier otro invento que nos vayan explicando para ver cuál jode menos. Lo cierto es que hay que pagar y mucho por todos los ingresos que no hemos tenido en estos meses, de alguna manera habrá que resarcir toda esa economía paralizada y inevitablemente no nos va a gustar el precio de la factura.

A veces escuchamos que el dinero no existe, que son números que se pueden inventar, que lo no ingresado se ha perdido ya y que se trata de empezar desde la recuperación. Y todo eso es cierto, casi, si se quiere. Pero no todos los países de Europa lo desean, no todos están de acuerdo en imprimir billetes a mansalva, de ingresar ceros y unos en las contabilidades de los débiles. Sobre todo porque los fuertes no quieren.

Pero es que posiblemente tampoco tú quieras eso. Imagínate que imprimen un 30% más de los billetes que hay en circulación y eso se reparte a quien tiene deudas que no va a poder pagar o va a sufrir lo no escrito para pagarlas. Deudas por economía no facturada, por desempleo, por ayudas directas a sectores que han dejado de facturar pero no han dejado de tener gastos fijos. Imprimir parece sencillo y además parece que eso no nos afecta.

Pero claro, cuando tengamos un 30% más de billetes en circulación, lo que tenemos ahorrado en el banco valdrá un 30% menos. Esto ya sé que no siempre se entiende bien, lo admito. Pero esto afectará a los pequeños ahorradores pues los grandes no tienen dinero en el banco. No. Curioso. 

Si sube la inflación para compensar ese 30% de billetes nuevos en circulación se verán afectadas las nuevas pensiones que se produzcan, excepto que sea una inflación de las de contar de verdad para todo. 

Os pongo otro ejemplo. Se habla de poner un Salario Mínimo Europeo, que es lógico, que es lo que debería ser. Una economía europea integrada, mucho más Unida. 

Y ponemos un SMI de 1.500 euros que es una cantidad lógica. Alemania ya tiene un  SMI de 1.614 y Francia uno de 1.555, Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos lo superan. Cuando calculen la pensión para los nuevos jubilados y analicen con arreglo a sus últimos 25 años cotizados la pensión que les debe quedar… ¿cómo afectará su baja pensión en relación a la Nueva Economía ya integrada?

Los SMI afectan y mucho a multitud de varemos económicos, muchos de ellos ni nos los imaginamos. Querer cambiar todo esto en periodos de crisis es tremendo y peligroso. 

Hemos estado desde el 1 de enero del 2002 con el euro entre las manos. Pero desde el 1 de enero de 1999 se utiliza el euro para la contabilidad en los mercados financieros. Excesivos años para intentar ahora en poco tiempo y con crisis que se van sumando, el hacer cambios potentes en las economías integradoras, que son necesarias pero a su vez tienen que ser muy bien planificadas. 

Volvamos a la pandemia y al momento actual de abandono del Estado de Alarma en España. Estamos en números similares en contagios a los de septiembre de 2020. Sin duda tremendamente peores que en mayo de 2020. Pero una parte importante de la sociedad se ha tomado este fin de semana como si fuera el de Año Nuevo. 

El Estado de Alarma ha caído, pero el virus sigue estando entre nosotros y no lo están viendo así grandes capas jóvenes de irresponsables. Precisamente los que tendrán que pagar la factura de la crisis en los años que van a venir. Es irresponsabilidad, sin duda, pero es también falta de civismo social y de pedagogía real de las situaciones. 

Por cierto, la persona que decidió en octubre que el último día del Estado de Alarma fuera la noche de un sábado… ¿entiende de psicología social? ¿no tiene asesores?

9.5.21

Entre Madrid y Cataluña hay más diferencias que tres meses electorales


Que España no es Una ni Grande ya no nos queda duda, si acaso en lo de Libre podemos tener algo que comentar, pero lo dejamos para otro día. El caso es que en dos meses hemos visto como el PP se hundía hasta la nada en Cataluña, para pasar a ser el adalid de las Mayorías Absolutas para toda España desde Madrid. Puede que ni lo uno ni lo otro, pero de lo que estamos seguros es de que España es muy distinta según desde donde se mire.

El análisis de los resultados de Madrid van mucho más allá de saber quién ganó y quién quedó destrozado o marcado hacia el camino de la nada. Hay que mirarlos en clave de futuro y la sociedad que vive tiempos débiles y flojos se comporta de la misma manera, débil y floja. No sabe en quién confiar.

Hace casi tres meses que Cataluña votó para tener un Presidente nuevo y elegido por los catalanes. Y casi 90 días después de aquella jornada seguimos sin tener un gobierno estable en Cataluña. Mal síntoma que se añade a sus deseos de un futuro independiente. ¿Se puede ser independiente si no se es capaz de formar gobierno en tres meses?

Las tremendas diferencias entre los votado en Cataluña y Madrid nos llevan a muchas dudas que sin aclararlas no podemos considerar a España una Grande desde su sociedad hacia Europa. Es verdad que el PP sin tener presencia importante en Cataluña o País Vasco no podrá ser un Gobierno Libre y necesitará el apoyo de la ultra derecha de VOX o de la derecha suave de Ciudadanos que parece camino de la nada. Es muy complejo gobernar España sin presencia en dos zonas tan importantes como País Vasco y Cataluña. Por eso se miman las opciones del PP en Galicia y Andalucía.

Pero desde la izquierda también hay que hacérselo mirar con calma pues los terremotos surgen de repente y los daños son ya imparables. En Madrid dos de las tres izquierdas han salido muy dañadas. Precisamente las dos que más poder territorial tiene en toda España. ¿Hacemos crecer a la que ha salido mejor parada para que se implante en todos los territorios? ¿O analizamos desde las dos izquierdas heridas qué ha sucedido para acometer cambios profundos? No hacer nada y pensar que las aguas de Madrid son solo de allí es un gran riesgo. Madrid no es Toledo o Jaén.

La democracia se asienta sobre las decisiones que de poco en poco sacan a relucir las personas, la sociedad a través de sus votos. 

Así que somos nosotros los responsables de los cambios, de todos los cambios. Nos dejamos llevar por cantos de sirena de todo tipo y color y somos capaces de dar giros tremendos hasta marearnos y alcanzar la nada más absoluta. Tal vez la solución venga de nuestra parte, si nos hacemos más serios y sabemos o queremos saber elegir mejor. ¿Que a quién? Pues ese es el truco de magia. No dejarse llevar por lo que nos enseña el mago de turno, sino por lo que intuimos que es verdad y mentira.

7.5.21

12 detalles de Madrid que nos importan en Aragón


De todo tipo de Elecciones Generales o de amplios territorios importantes en el devenir psicológico de las sociedades hay que sacar conclusiones, saber leer todo el proceso y aprender de estos ejercicios de sociología política y de comportamiento social. Si no queremos analizara los resultados de Madrid, aunque seamos de Aragón, no sucede nada, simplemente estamos perdiendo una gran ocasión de aprender comportamientos ajenos, y eso nos lleva a no crecer en cabeza ajena.

Para Aragón no se trata de aprender "a pie juntillas" de los procesos y resultados madrileños, sino de saber trasladar esas realidades a nuestra propia sociedad, momento, personalidad, posibilidades. Hay que leer los párrafos madrileños desde la óptica de la realidad de Aragón. Aprender a mirarlos es un camino que nos evitamos.

1/ Sin ninguna duda ha triunfado en Madrid el mensaje simple, fácil, torpe incluso. El mensaje primario, primitivo casi, que ofrece mover interiores sin tener el votante que digerir el mensaje pues se ofrece ya masticado. 

2/ La sociedad quiere lo seguro, lo fácil, incluso puede aplaudir a VOX pero no se atreve a tenerlo en las gestiones. El miedo es una herramienta muy útil para estos casos.

3/ Se ha votado en clave "contra el otro" más que en clave de a favor de los que creo son válidos. El odio al "otro" ha primado sobre apoyar a lo propio, y además en clave de odio, de violencia verbal. Se ha movilizado a muchos votantes flojos, que en otras ocasiones no van a votar.

4/ El mensaje y el candidato "serio" y formal no sirve para nada en estos tiempos. El "ruido" funciona bien cuando hay polaridad. No funciona ni el padre, ni el profesor, ni el sabio, ni el chuleta de moto en ristre. Funciona la vecina, la amiga, el cercano.

5/ No es necesario explicar qué se quiere hacer, qué tipo de programa se lleva para gestionar. Vale con descalificar al "otro" y demostrar que son ellos los que no sirven. Y si se quiere decir algo, que nunca sueñe a engaño, a mentira electoral.

6/ Desde la izquierda ha triunfado el mensaje de la mesura, de la frescura incluso, del positivismo y el conocimiento real del terreno que se pisa sin olvidar para quien se pisa.

7/ Los que se quedan en medio desaparecen. Sobre todo si estar en medio es no querer decir en dónde se está. Estar en medio es una posición muy válida. Lo malo es cuando se quiere estar en los dos sitios de tu alrededor, a la vez y mezclados. 

8/ Si te sientes ganador (o en crecimiento seguro) no te unas a nadie. Si tienes dudas y crees que no eres el ganador, busca unirte a alguien o te quedarás en evidencia. Quien se queda parado, empieza a bajar escalones.

9/ La tendencia es al bipartidismo aunque haya seis partidos en la pelea de gestión. Ahora el miedo del PSOE ya no es Podemos sino lo que pueda surgir de ese Más Madrid que podría volver a ser Más País. Podemos tras comerse a IU ve como ahora podría quedar fagocitado por esa nueva izquierda no tan nueva.

10/ VOX sabe que su techo es muy claro y lo tiene encima de su cabeza, y tiene que tomar decisiones que esconderá. Si el PP está potente ellos no tienen nada que plantear pues solo beben de ellos. Sus caminos son dos: Centrarse o Radicalizarse.

11/ ¿Y qué conclusiones puede sacar Aragón? Pues una de ellas es que ZEC y Podemos tienen que mover ficha entre ellos… o no. Otra que Más Madrid quiere y necesita desembarcar en Aragón. CHA debe estar a la escucha pero marcando terreno aragonés útil y de futuro olvidándose del siglo XX para poner en valor lo que representa desde su historia y su excelente trabajo. Ciudadanos debe hacerse mirar sus propias debilidades. El PAR debería mirar de forma más amplia y no digo nada hacia dónde. El PSOE tiene que intuir la posibilidad de que las crisis actuales van a presentar factura y que pueden ser cantidades muy altas que no será sencillo explicar. El PP sabe que soplan vientos a favor y que sin equivocarse gana, o sin hacer nada también es posible que gane. Los partidos políticos pequeños deben admitir de una vez que su papel ya se ha acabado y que vuelven tiempos de reunificación, de una tendencia al bipartidismo no completo, con ciertas confluencias asimétricas para útiles para la sociedad.

12/ El aragonés debe decidir de una vez si realmente quiere ser aragonés o prefiere ser madrileño, si su futuro y el de sus hijos está aquí o si los quiere promocionar hacia Bruselas, Sevilla, Madrid o Bogotá. Si cree que su vida será en Aragón, debe empezar a pensar en clave aragonesa, hacia líderes que quieran trabajar en Aragón y no desde Madrid. Aragón tiene mucho futuro si quieren los aragoneses. O no tiene  ningún futuro si no sabemos creer en Aragón. Y no hablo en clave aragonesista (que también) sino en clave egoísta de saber qué queremos y defender lo que es nuestro. O entendemos que si se vive en Aragón debemos defender Aragón por ser parte de nosotros mismos, o lo mejor es irse a vivir a Madrid, New York o Cali. Que por cierto allí siempre serás un extranjero. Y aquí siempre serás un aragonés.

Julio M. Puente Mateo

2.5.21

Ya se puede entrar en La Romareda. Pero en Jaca con armas largas


Una muestra de lo escasos de recursos que somos con la pandemia se ha dado hoy en el campo de fútbol de la Romareda de Zaragoza. Tras 14 meses sin poder entrar nadie al campo de fútbol como espectadores, han entrado 500 socios a ver un partido de Tercera División. Parece absurdo que con lógica se pueda entrar al Teatro Principal de Zaragoza a ver obras de teatro durante 2 horas, pero no se pueda entrar a ver el fútbol que es tremendamente más grande, al aire libre y sin techo, con una capacidad de unas 30 veces más.

Lo digo desde el más absoluto neutralismo pues yo he estado una sola vez en mi vida en la Romareda. Y muchísima veces en el Teatro Principal. Pero la incapacidad de gestión se nota en tantos frentes absurdos que uno queda asustado.

Hoy mismo he visto en unos controles de acceso a la ciudad de Jaca que está confinada, a la policía con subfusiles o al menos con armas largas. ¿Piensan disparar contra el coche familiar que se quiere saltar el confinamiento y no obedece el control? Efectivamente, podría estar dentro del derecho legal por saltarse un control de la Guardia Civil o de la Policía ¿pero es lógico? ¿es estéticamente correcto estar en un control por un confinamiento como si se tratara de detener a terroristas?

El derecho a la salud es importantísimo. Y quien gestiona debe gestionar. Sin duda. Pero también debe saber medir y tomar las decisiones con sentido común y una cierta medida social de lógica. Creo yo, desde mi opinión que también he tenido en algunas gestiones políticas.

Julio M. Puente Mateo

Pandemia (30) ¿La única solución es el Estado de Alarma?

Nuestra capacidad de autodefensa ante la pandemia del COVID19 es muy débil y podemos asegurar que a mayo de 2021, más de un año desde que el covid entró en España, nos está venciendo claramente la pandemia, con unas cifras de contagios casi mantenidas y otra de fallecidos que van sumándose sin doblegar del todo incluso ni los motivos de estos agravamientos en el estado de salud de ciertos colectivos que ya no son las personas muy mayores. No se trata de alarmar aunque lo parezca, sino de tomar decisiones que sirvan, para las actuales no están dando el resultado necesario para vencer al virus, excepto la vacunación que debería ser más rápida en todos los países pues la pandemia es global.

Pero además debemos reconocer que nuestra capacidad de reacción como sociedad es muy débil, sustentada en casi todos los casos en los confinamientos, en los frenos a las actividades básicas de los seres humanos. Y mientras pasa el tiempo, el virus se va adaptando poco a poco a nuestras débiles defensas y se crece y crea variables capaces de contagiar más como está sucediendo en India sin saber con seguridad los motivos.

La variable B117 o más conocida por la inglesa, está afectando descontroladamente a muchas más personas de todas las etnias, no solo aumentando su capacidad de contagios sino con una mayor letalidad y gravedad que se reconoce solo en documentos internos. Y a su vez han salido desde este finales de diciembre de 2020 —que es cuando se detectó la variante inglesa— al menos otras dos a tres variantes distintas que no son simples cambios leves del virus sino más importantes, y de los que todavía no hay estudios concluyentes.

De la variante inglesa había ya detectados unos 27.000 casos en 64 países a principio de febrero de 2021 y en este mayo ya es claramente la que domina los contagios en España en donde ya se han detectado algunos casos de la variante de India. 

Y se detectan también casos en menor grado de la variable sudafricana y brasileña. Es decir, se adapta el virus mientras que nuestra capacidad de vacunación es lenta y débil, con problemas añadidos de fabricación y distribución que logran una enorme diversidad de respuestas con vacunas según el país que analizamos, estando la Europa Unida en el pelotón de los torpes, muy detrás de los EEUU, Israel, Rusia, Reino Unido o China como países más importantes que llevan una gran delantera. Aunque hay que advertir que no en todos ellos la eficacia de sus vacunas es la mejor.

No hemos sido capaces de articular ningún tipo de defensa o de ataque contra el virus que no sea el confinamiento en mayor o menor grado. Llevamos muchos meses sin salir desde nuestros territorios hacia otras zonas de España como primera opción. Y las cifras de contagios no se doblegan.


Seguimos sin disponer de medicaciones contra el virus, antivirales
nuevos, dando esta batalla ya por perdida pues no se escuchan muchos intentos de investigar al respecto. No logramos que los contagios se controlen con medicaciones nuevas que al menos logren retrasar los contagios hasta que hubiera síntomas. Tampoco conocemos nada que sirva para mitigar el número de contagios admitiendo ahora, un año después, que los contagios por contacto son mínimos. Ya no es tan importante lavarse las manos o llevar guantes, como defenderse pasivamente contra loa aerosoles.

Se cierran actividades, otras no se pueden hacer presenciales, hay horarios de Toque de Queda. ¿Esta es la única o mejor manera de podernos defender contra los contagios? ¿Cuánto no sabemos del virus? ¿Sólo somos capaces de tomar medidas de confinamiento como métodos por descarte al no ser capaces de conocer mejores formas de frenar la pandemia?

La vacunación masiva parece la única solución temporal, pero mucho nos tememos que este virus no será tan sencillo de doblegar con unas vacunas como las actuales. Hay que seguir buscando mejor sistema de vacunación y defensa, y sobre todo hay que replantearse que la única solución no pasa por Estados de Alarma, pues no pueden ser eternos.

Un país con un Estado de Alarma eterno o inmenso, confinado por partes y con unos controles contra la libertad individual alejados de sus Leyes Máximas, no es un país de futuro. Y si es de presente, hay que trabajar de forma urgente por cambiar ese presente.

Julio M. Puente Mateo