Al pequeño pueblo de Huesca a ver a los nietos: NO. Pero hay que hacer tres filas en el supermercado


A los aragoneses nos está costando mucho entender y obedecer el confinamiento tan largo de las capitales, luego nos lo cambian a un confinamiento provincial y nunca al de todo Aragón cuando menos. Y lo digo con conocimiento de causa, de unos números de la pandemia que siguen siendo brutales, que bajan muy lentamente, que repuntan en algunas zonas de este Aragón tan diverso, cifras que no son capaces —después de tantas semanas de confinamiento duro aunque no sea domiciliario— de ponerse al nivel de entender que estamos doblegando los contagios.

Algo está mal, y posiblemente el cansancio social sea una de las claves. Puede ser que los jóvenes no sean ahora los protagonistas de las desobediencias leves, pero sí es verdad que todos han aprendido a saltarse de alguna manera las normas, por muy diversos motivos. Sobre todo porque el escepticismo entre la población no responde a lo que se necesita obedecer. No se cree en las órdenes y de momento se obedecen por las capas sociales que siempre lo hacen, pero no es suficiente.

Conocemos a jóvenes heridos graves por la pandemia, a personas en la cuarentena que llevan meses débiles y con un sinvivir de consultas médicas, pero también conocemos todos a personas que no se creen que sirve de mucho los confinamientos. 

Me decía ayer un conocido que en la zona de Albarracín hay 25 localidades que entre todas suman unos 5.000 habitantes. menos de los que están cada día en algunos Grandes Centros Comerciales de Zaragoza y su entorno. 

Otro amigo me comenta que él no puede ir a su pueblo en su coche cerrado, para estar en su casa junto a unos 12 habitantes más en todo el pueblo de Huesca, pero cuando va a su supermercado de barrio tiene que hacer filas en la carne, en la pescadería y en la caja. No puede ver a sus nietos, pero observa las cafeterías llenas de personas que buscan la manera de bajarse la mascarilla sin problemas.

Son criterios complejos de entender y que llevan al cansancio cuando son muchas las semanas que se tarda en salir de procesos complejos, aunque entendibles. Si no somos de lograr revertir una situación en un periodo perfectamente estudiado, hay que repensar los procedimientos o los precios a pagar son/serán muy altos. 


¿Dónde se ha podido organizar una sociedad sin política en los últimos 4.000 años?


Los ciudadanos de los países occidentales nacidos a partir de 1980, sobre todo los nacidos a partir de 1990, están en una situación social preocupante y casi me atrevería a decir que peligrosa. Y creo que sobre todo en Europa no se está dando importancia a su cambios social. Estos jóvenes y algunos ya no tan jóvenes han sufrido en sus carnes la Crisis del 2008 que comenzó cuando ellos tenían que conquistar el mundo laboral, el de la independencia económica. Y hoy, en 2020 no solo están peor sino que además no están viendo ninguna salida a corto plazo.

Así que la desafección política y social es un hecho, una clave para entender los caminos que se van a ir abriendo en los próximos años, para entender descontentos, acciones de desobediencia pasiva (o no) y sobre todo para comprender aunque no nos guste, el camino que va a tomar la Europa próxima llena de dudas y de peligros, aunque sonriamos ahora sobre eso.

Como se nos dice en algunos estudios profundos, estos problemas, bien distintos según zonas, se han asentado sobre todo en la Europa del Sur, en el África subsahariana, en Latinoamérica y en los países de habla inglesa. Las zonas que más esperaban de su futuro y que han visto perder lo conseguido y admitir que su vida no será de la misma calidad que la de sus padres, y en algunos casos ni como la de sus abuelos. 

Esta realidad si no la revertimos en un plazo breve nos llevará a cambios importantes en la política que ya una mayoría amplia considera inútil, incapaz y sobre todo obsoleta. Sin política aunque nos digan otra cosa, es imposible vivir. Llevamos miles de años viviendo CON la política y cuando esta falla, falla todo el sistema llevando a un caos la forma social. De momento no hemos sido capaces de encontrar otra fórmula que la sustituya. 

Faltan líderes mundiales que sepan ver y observar, escuchar y explicar. No tiene lógica que el Sentido Común venga desde líderes religiosos, y no desde líderes sociales o intelectuales. la política está MUY mal vista y eso es un déficit que hay que revertir, pues dentro de ella hay cada día más personas que precisamente desean eso, que odiemos a la política. 

¿Dónde y cuando se ha podido organizar una sociedad sin política a lo largo de los últimos 4.000 años? 

El Papa Francisco I habla de economía con economistas y empresarios


El Papa Francisco I en una reunión en Asís con 2.000 jóvenes economistas y empresarios les ha pedido que busquen un nuevo modelo económico que sea más equilibrado para después de este periodo de pandemia, un modelo económico más sostenible, más humano, que se fije primero en el bien común y que no se creen beneficios ficticios por encima de ese bien común hacia la sociedad. Han sido tres días de reflexiones sobre la economía del futuro, "La Economía de Francisco de Asís" se dijo, pues el actual modelo no es sostenible durante mucho más tiempo ya que sobre todo genera desigualdad entre extensos grupos de la población de todo el mundo.

El Papa Francisco I ha dicho que somos capaces de encontrar mejores modelos económicos que no busquen las ganancias rápidas, que sean capaces de analizar sobre todo el coste humano de esos beneficios en los ámbitos humano, social y ambiental. Hay que buscar el desarrollo humano a través de nuevos modelos económicos que beneficien a todos.

Tras esta pandemia hay que huir del consumismo desaforado, del egoísmo de la autodefensa absurda, admitiendo que de todas las Crisis se sale diferente, peor o mejor, pero sin duda diferente. Hay que aprovechar —ha dicho— la oportunidad de la Crisis para poner la nueva economía al servicio común.

Entre los casi 2.000 participantes telemáticos —un 56% hombre y un 44% mujeres todos menores de 35 años y seleccionados por su investigación económica anterior— quiere crear una Red Mundial de Líderes con capacidad para influir en el cambio social hacia un pensamiento económico más humano y sostenible.

Los pobres, los más afectados por todas las crisis económicas anteriores, deben tomar la palabra —ha insistido— pues tienen la dignidad suficiente para entrar en estas discusiones. Nuestra labor, la de todos, no debe ser darles subsistencia sino dejarles que influyan en el funcionamiento de la sociedad.  




¿Por qué es tan difícil leer lo que se escribe en castellano desde otros países?


Hemos entrado en una nueva dinámica en los medios de comunicación, incluso ya sin tener que diferenciar entre papel y digital. Todos estamos admitiendo que es lo mismo, lo único que cambia es el soporte que tomamos, que ya cada vez es menos papel. Esto nos lleva a tener que admitir que en breve plazo el "papel" del papel cambiará todavía mucho más, para dejar de ser utilizado para noticias rápidas y urgentes, Noticias del Día, y pasar a ser un soporte para conservar, para guardar y archivar en la consulta personal.

El papel se convertirá previsiblemente en soporte de opinión o no tanto de información y de noticias.

La crisis es de existencia de empresas de calidad y libres, profesionales y con profesionales. La mediocridad se mantendrá, sin duda, pero no se trata de eso. Hoy ya, sin ayudas desde diversos laterales, la prensa de calidad no se podría sostener. Es inviable. Y lo vemos con movimientos casi constantes de Directores, de accionariado, de cotizaciones en Bolsa, de EREs.

En comunicación digital todo sucede más rápido y los cierres o nacimientos se producen sin casi enterarnos. Su objetivo es muy distinto. Buscan un nicho de muy diverso tamaño —pues en digital no es necesaria la inversión potente— y se adaptan a lo que logran o no, quieran crecer o no, y por eso viven o mueren dependiendo de su capacidad de ruido. Sobre todo porque en los digitales hay decenas de posibilidades, libres o no.

Estamos todos pendientes del modo válido de subscripción por contenidos. Hay varios modelos pero ninguno todavía ha dado con la tecla. ¿Tal vez la unión de varios modelos, de varias cabeceras? ¿Existen ahora mismo modelos que puedan ser copiados? 

Algunos hay, no tanto en España como en otros grandes países. Acceder a muchos más millones de lectores es un buen camino aunque nada sencillo. Hacer fácil la mezcla de contenidos que sean útiles para diversas culturas similares es un reto.

¿Por qué es tan complicado que en digital nos lea un colombiano o mexicano si publicamos en España y al revés? ¿Cuánta cantidad de información nos interesa a un español de lo que se publica en Chile o Venezuela, en Argentina o Miami? Seguramente lo local no nos interesa, la opinión global sí. La información sobre Arte o Cultura, sobre muchos otros temas muy variados es universal y podría ser intercambiada.

Sé que este camino ya lo están abriendo algunos medios, pero hay que facilitarlo, e internet tendría que saber separar mejor por idiomas y no por países o distancias.

¿Vacunas contra el COVID? Las cinco posibles vacunas españolas


La opinión de la virología del CSIC Margarita de Val en Telecinco de hoy 17 de noviembre ha supuesto un jarro de agua fría lógico ante las alegrías comerciales de una semana donde los grandes laboratorios han emprendido una carrera absurda por decirnos quien va a tener antes la vacuna para el COVID. Jugar con la opinión pública con datos absurdos es peligroso pues crea sensaciones que no son positivas. Si yo como laboratorio hablo de un 90% el contrario habla de un 94% ¿alguien se imagina el dato del siguiente?

Una vacuna no es sencilla, si queremos que sea válida, que sea segura, que sus beneficios duren un tiempo conocido y tasado, afecte sin problema a todos los segmentos de sociedad incluida la edad, y sea sencilla de sacar al mercado por precio y forma de ser conservada y administrada.

No es lógico hablar de una vacuna válida si se dice que debe estar siempre a menos 80 grados. Los ambulatorios no tiene esos refrigeradores, las enfermeras o las farmacias no puede administrar una vacuna que en pocos minutos se degrada. En muchos países eso es imposible incluso en los hospitales. Vacunar a 800.000 personas en Zaragoza (aunque sean 200.000 si solo quieren hacerlo un 25%) es imposible a través de media docena de hospitales.

Una vacuna debe ser muy revisada, su información debe ser pública y publicada si se quiere hacer universal, debe tener una eficacia probada en muy diversas edades, no solo ante síntomas leves sino ante comportamiento normales de la sociedad expuesta a los contagios. Pero a su vez una vacuna debe tener un precio que sirva para ser válida ante la pandemia. Debe ser administrada a todos los países en igualdad de oportunidades para ser administrada. Si quedan reservas de países sin poder acceder a la vacuna, volveremos a tener la enfermedad como pandemia de forma constante. 

Hoy las vacunas están sirviendo para mover la Bolsa de Valores, no es capaz de prevenir la enfermedad, no se está suministrando, pero sus anuncios son capaces de mover miles de millones de euros en las cotizaciones en Bolsa. Esto simplemente suena a peligroso juego de dineros o a mentira. 

En estos momentos hay 164 proyectos de vacunas en el mundo. En España se trabaja en varios proyectos junto a diversos laboratorios. Pero hay dos posibles vacunas que se trabajan desde el CSIC, la liderada por Mariano Esteban (consiste en generar vectores virales basados en una modificación del virus Vaccinia o virus vacuna, usado en la erradicación de la viruela), la gestionada por Vicente Larraga (en lugar del patógeno atenuado -o un fragmento del mismo- o una proteína purificada, el gen correspondiente a un antígeno del virus que induzca protección frente a la infección por el mismo) y la investigada por Isabel Sola y Luis Enjuanes (basada en el propio virus y su administración es intranasal, en lugar de intramuscular). Pero también están analizando nuevas vacunos el grupo de Rafael Blasco y el de David Escors.

Las 10 lonchas de queso emmental contra el contagio del virus COVID-19


Se está hablando ahora de la teoría del virólogo australiano Ian Mackay, quien se ha inspirado en la realizada por James T. Reason en 1990 relacionada entonces para los accidentes,
 y ahora para recordarnos la importancia de seguir todas las medidas posibles en su teoría del queso emmental, pues cada una de ellas se suma a la siguiente hasta lograr un frenazo del contagio del COVID pues los agujeros de cada loncha (de cada medida que tomemos) quedan defendidos por los agujeros de la siguiente loncha, que no coinciden

El virólogo nos muestra hasta diez lonchas agujereadas de queso emmental que representan las distintas barreras contra la COVID-19. Unas barreras que, a pesar de no ser infalibles, sí que pueden ayudar a restar la eficacia del virus. Mientras que las cinco primeras están relacionadas con la responsabilidad individual, las cinco siguientes están relacionadas con la responsabilidad tanto social como de las administraciones.

 Distancia Física con el resto de personas y quedarse en casa si se está enfermo

 Utilizar mascarillas siempre que estés fuera de casa o en casa si estás fuera de tu círculo íntimo

 Higiene de manos y de cara, incluso de nariz

 Evitar tocarse la boca, los ojos, la nariz y la cara si están en la calle

 Si hay mucha gente en donde te encuentres, limita el tiempo de exposición

----------

 Hacer pruebas rápidas y sensibles para un rastreo eficaz

 Ventilación en todos los locales y servicios públicos y algunos trasladarlos al exterior

 Trasladar a la sociedad información clara y veraz, y dar soporte financiero ante la crisis

 Obligar a cuarentenas y aislamientos si los datos son negativos

 Investigar sin cesar para encontrar una vacuna

 

España está muy mal. Menos colores de España y más trabajar por España


Estamos convencidos de que el principal problema que tenemos hoy en España es la pandemia, el virus del COVID-19 que nos aterra y encierra. Pero si rascamos veremos que además tenemos la poca credibilidad y respeto a nuestros gobernantes y… el DESEMPLEO JUVENIL en cifras más que alarmantes. El desempleo juvenil es el futuro de España. Podemos poner miles de banderas en los balcones, llenarnos la boca de españolismo, pero si seguimos permitiendo que nuestros jóvenes no trabajen, el futuro de España es desalentador.

 Una sociedad donde los jóvenes estén desempleados es una sociedad que no se reengancha con su lógica humana de trabajar en lo que has estudiado. 

 Es frenar tanto la economía como el desarrollo personal de sus habitantes que deben sentirse útiles y capaces, con una actividad fija y un horario activo. 

 Es evitar la emancipación y con ello que haya un recambio básico de la sociedad con una natalidad de simple funcionamiento social.

 Es frenar el consumo que mueve la máquina de la producción y la relación económica con los países vecinos, para estar activo en el tiempo y a su mismo nivel.

Si observamos el gráfico elaborado por elordenmundial.com con datos de Eurostat la diferencia entre España y los países europeos afines y vecinos es tremenda. Y que desde el año 2008 es una constante que se está convirtiendo en fija y muy peligrosa al ser un problema que ya dura 12 años más los que nadie sabe estipular por el efecto del COVID.

Debemos seguir pensando que la pandemia es un grave problema en la España actual, pero mucho cuidado, pues hay otros similares y ninguno de ellos se puede quedar sin resolver si queremos salir de la crisis que va sumando crisis, y estar a la altura de Europa. 

No ha hablado ni de la crisis territorial, ni de la crisis de los servicios sanitarios, ni de la crisis Real, ni tampoco de nuestro modelo productivo y económica centrado en actividades y servicios que hay que replantearse.


¿De verdad los ERTE siguen siendo válidos? ¿No se deben modificar?

Los ERTE se tuvieron que sacar de la manga de las soluciones, deprisa y corriendo ante una pandemia que amenazaba con derruir todo el sistema productivo y económica en España. Y por eso nacieron cojos, sin pulir, con fallos en su diseño, que les restan valor cuando todo se ha ido alargando durante tantos meses. Mantenerla y no enmendarla es un error.

Algo que ya —tras tanto tiempo— hay que resolver, es la de mantener la pérdida de capacidad de trabajo de las miles de personas que todavía están metidos en un ERTE por la fuerza. Cuando un trabajador es condenado durante ocho meses a dejar de trabajar sin estar despedido, de muy poco sirve que le paguen una parte de su sueldo. Y eso los sindicatos no lo entienden.

Moralmente se derrumba la persona, pero además es absurdo e INJUSTO. 

Si una empresa tiene que prescindir del 50% de sus trabajadores durante un tiempo —pasado el primer impulso de unos ERTE que vinieron a poner alcohol en las heridas— se debería repartir el trabajo entre TODOS los trabajadores y el ERTE entre todos también. Me da igual un 50 o un 30 y mucho más injusto cuanto menos sea esa cifra.

Dividir la plantilla entre los que siguen como si nada, y los que han perdido su trabajo sin pasar a tener desempleo es injusto y económicamente para la sociedad una barbaridad. 

Unos trabajadores de la misma empresa tienen unos derechos y otros trabajadores tienen otros bien distintos. ¿Eso es justicia? 

¿Eso es lógico para que todos los ciudadanos sientan que esta pandemia es un asunto de TODOS?




Llevar la Política a la Justicia es derrotar a la Política y demostrar incapacidad


Cuando llevamos la política al campo de la Justicia entretenemos a la Justicia y jodemos a la Política. Y sobre todo dejamos de ser políticos para convertirnos en tramposos. ¿Tramposos? Sí, pues las reglas de la política no se entienden en/con la Justicia, porque las normas de la política interna no se han fabricado nunca para que las gestionen desde la Justicia Interna. 

Siempre debe existir una Justicia que controle a la Política, eso sin duda, pero nunca para jugar a los cubiletes con ella, nunca para utilizarla en beneficio de quien llama a la puerta de la Justicia, a ver si cae el higo del árbol. 

Hay auténticos especialistas en retorcer las leyes y las normas, listos de libro que saben interpretar y que en la vida común se dedican con gran éxito a la abogacía, pero que en política son tachados de fontaneros para nada. 

Si además incluimos en esta diatriba a los que administran la Justicia, que se sienten embebidos de esa propia Justicia y ya no utilizan ni el sentido común ni la política, la vamos pifiando poco a poco. 

Pero hay algunas pequeñas cosas que debemos tener todos en cuenta. La Justicia está para todos, y una vez que se abre la puerta es muy difícil cerrarla, o lo que es lo mismo, quien la abre suele terminar también en manos de la propia Justicia a quien ha llamado. 

Es decir, el camino es siempre de doble recorrido, y la Política siempre pierde. 

Y me refiero a la Política Global, a la local e incluso a la interna de los Partidos Políticos. 

El tonto manipulado que cae en la trampa de recurrir a las Justicias Internas, debería sospechar que al final será él quien también termine ante los mismos mecanismos de Justicia Interna. 

Es decir, el caos, en estado puro, inexplicable a la sociedad que tiene muchos problemas y creyó en un pasado que los que habían decidido trabajar desde la Política, les iban a resolver alguna pizca de sus problemas. 

Y mientras tanto así nos va, observando el Populismo que crece mientras todos miramos hacia otro lado y nos reímos de los chistes hacia un Trump que vuelve a dominar el mundo. ¡Estamos tontos!

La violencia callejera contra la pandemia: ¿Nace casual o en despachos?


Parece lógico entender que la pequeña (de momento) ola de altercados violentos que se están produciendo en las calles de algunas ciudades europeas y españolas sea entendible como algo perfectamente organizado, a la vez que aleatorio y producto de muchos factores sociales, entre ellos varios que no tienen nada que ver con la pandemia y los confinamientos. 

Hay descontento, hay cansancios diversos y distintos, hay unas crecientes dificultades económicas, y hay ganas de manipular a los jóvenes, falta de futuro y de trabajo y una cultura casi nula en el trabajo para la sociedad. Mezclado todo, sale un caldo de cultivo propagador y peligroso. 

Una parte de ellos son negacionistas contra la pandemia y el COVID, pero otra y mucho más grande y organizada son cabreadores contumaces, sean anarquistas violentos, okupas de variado motivo, extremistas de derechas que quieren joder el sistema, etc. 

El caso es “estar” y salir a demostrar descontento, aunque ese descontento entendible sea manipulado por adultos de despacho. 

En Madrid este viernes, el día anterior a los altercados violentos, se desalojaron un total de 105 fiestas privadas en domicilios por parte de la Policía Municipal, que intervino, además, en 22 botellones y en 16 locales de ocio abiertos pasada la hora del cierre. ¿Cuántas fiestas privadas quedaron sin ser detectados en una ciudad tan grande? ¿Cuántos de ellos tras las fiestas se fueron a quemar contenedores?

Barcelona, Madrid, Burgos, Vitoria, Málaga, Logroño, Valencia, Santander son algunas de las ciudades en las que este sábado la violencia de unos pocos centenares de jóvenes han roto los silencios y confinamientos. Estaremos atentos.