Nos acostumbramos a la violencia, siendo violentos

A veces ver el Telediario es más peligroso que ver comentarios en programas rosas, hablar de sexo en horario infantil o insultarse acaloradamente. Nos vamos acostumbrando a las noticias reales como si fueran segmentos de películas de ficción. Y las dejamos ver a todo ser libre, sin asumir que a veces las interiorizamos para restarles protagonismo, importancia, valor. Nos vamos acostumbrando a todo.

Antes de emprender, hay que formarse adecuadamente


Tal vez muchos de nosotros sintamos como fundamental en estos tiempos de precariedad laboral —para salir de la actual situación laboral muy mala de seguridad y calidad— la de emprender algún pequeño negocio, alguna actividad que nos reporte una salida profesional y vital. 

Con sinceridad, lo fundamental no es EMPRENDER, es FORMARSE. Antes de emprender un negocio, hay que formarse lo suficiente, que suele ser mucho más de lo que nos imaginamos. Y eso siempre acompañado de la idea clara, de que emprender es una decisión positiva y acertada, pero a la que hay que saber sumarse, con cuidado y con formación.

No es posible emprender nada si antes no estamos suficientemente formado sobre la materia que pensamos emprender, pero desde todas su ópticas y los aspectos paralelos que la acompañan. Tan importante es dar un buen servicio, dar un buen producto o fabricarlo con calidad, como saberlo vender, entender de empresas, de financiación y de rentabilidad.

Usted puede ser un gran técnico, pero además debe ser un buen comercial, un responsable gerente, una tranquila persona de negocios. Sin la formación suficiente en todos estos aspectos de su negocio, lo que usted emprenda estará cojo de alguna pata importante y tendrá más posibilidades de fracasar.

Así que no lo dude, fórmese, hay muchas maneras de aprender y de conseguir información. Pero antes de jugarse sus ahorros y su futuro, analice con calma sus posibilidades y tras encontrar su puntos flojos, fórmese lo suficiente. Por último recordarle que formarse es posible desde muchos aspectos, empleando muchas herramientas. No se fije sólo en aquellos que le prometan una formación de calidad común y general. Deberá aprender desde muchos aspectos, desde muchas variables, con la ayuda de muchas posibilidades.

Qué es la xerostomía (sequedad de boca) y como combatirla


La xerostomía es el síntoma que define la sensación subjetiva de sequedad de la boca por mal funcionamiento de las glándulas salivales.

La xerostomía puede ser provocada por:
·  Algunos medicamentos (antihistamínicos, los antipsicóticos, y los diuréticos…), es conveniente revisar lo que tomamos.
·      El estrés, la diabetes y otras enfermedades también pueden ser causa de la sequedad bucal.
·      Trastornos psíquicos: sobre todo en la ansiedad y en la depresión
·     Envejecimiento: se debe más a enfermedades intercurrentes y a la toma de fármacos que al propio envejecimiento, puesto que el flujo de saliva tras estimulación es similar al de pacientes jóvenes.
·      Consumo de marihuana.

Consejos para evitarla.
·      Beber agua a sorbos, mascar chicle sin azúcar, o chupar hielo.
·      Evitar productos irritantes, como el alcohol, la cafeína o comida salada.
·      Poner un humidificador en el dormitorio.

Remedios:
·      Enjuagarte con infusión de jengibre.
·      Tomar manzana o zumo de la misma.
·   Consumir “Saliva artificial”, es decir aerosoles, o pastillas que lubrican la cavidad bucal sin causar cambios en el organismo.
·     Así mismo hay colutorios o pastas dentales específicos para la xerostomía, que dan un buen resultado. Dejo la imagen de uno, pero será tu dentista el que mejor te puede aconsejar.

Lo malo de los problemas es que a veces no entendemos las soluciones


Los problemas a veces no son lo que parecen o inclusos e van convirtiendo en otros problemas según avanzan las soluciones.

Sin duda al final logran que nos liemos y no seamos capaces de entender las soluciones. La viñeta es de plural.com

Siria se convertirá en otro país arrasado más. No interesa la paz

Nada necesita más EEUU e Israel que una Siria doblegada y desgastada. Siria se ha jugado con la provocación química ser tenida como respetuosa y a partir de ese momento y sabiendo EEUU que no puede permitir una provocación que ellos mismos ha habían marcado como punto de no retorno, solo queda desgastar y destruir, empobrecer y romper, dejar miseria pero no conseguir que nadie se haga con el poder de la zona.

Se ha convertido en tamaña ratonera todo Oriente Próximo, todo el sur del Mediterráneo, que no hay solución buena ni para ellos ni para Occidente. Solo funcionará la política de desgaste, que siempre la sufren los inocentes civiles más que nadie. 

Siria será otro país arrasado para que no sea "algo" importante en estos cambios políticos y sociales. Las primaveras árabes van camino de convertirse en otoños para todos.

Manuel Martín Ferrand deja de contar historias certeras

Manuel Martín Ferrand ha fallecido dejando vacías sus columnas ahora más digitales que impresas, de ideas no muchas veces compartidas pero siempre con un punto de vista interesante, sabiendo trasmitir historias que muchas veces ha tenido que dejar a medio terminar por los medios de la responsabilidad.

El periodismo es muy necesario; ¿he recalcado el "muy"? y es imprescindible que este periodismo necesario en todas las democracias, esté lleno de excelentes profesionales periodistas, que sepan trasmitir y ser respetados. No es necesario coincidir con las opiniones de los periodistas, pero es fundamental creer que ellos no manipulan, que si acaso callan, pero no mienten.
Manuel Martín Ferrand era creíble. Una pérdida en tiempos en los que los periodistas están huérfanos de trabajo de futuro. O no.

Llevamos 23 años en la III Guerra Mundial y casi no se nota


Estamos entrando y saliendo desde hace más de dos décadas en la III Guerra Mundial. Pero casi no se nota. Desde agosto de 1990 vamos caminando sin parar dentro de una Guerra Mundial, limitada a una gran zona del mundo que va moviéndose a derecha e izquierda del mapa, logrando medias paces y abriendo medias nuevas guerras.

Parece el sino de estas dos décadas que nos esforzamos en que sean tres. Somos unos exagerados, como bien dice Forges en esta viñeta de El País, sobre todo por que las guerras ahora ya no son como las viejas y se notan menos donde no hay muertos por bombardeos. Deseamos que se limiten, pero miedo nos da a muchos que seamos tan imbéciles como parecemos.