18.11.22

Por una opción liberal y republicana


Ante mi estupefacción en un programa de los que fijan opinión enlatada Celia Villalobos se declaró republicana. ¡¡Uff!!

Leonardo Padura, en Página 2, citó que sus libros que protagoniza en mayor parte al detective Mario Conde y son grandes frisos de la evolución de la sociedad cubana, no se presentan en La Habana ni se le invita como tertuliano en la tele post-Castro liderada por un descendiente de asturianos que ¿se llama cómo? Sí que los libros circulan pirateados y clandestinos. 

Afirmó asimismo que si se producen cambios en Cuba tendrán que ser liderados por jóvenes cuya identidad hoy se desconoce, quizá protagonistas de la evolución de su sociedad por azar o por incubados desde la Iglesia Católica –apunto yo-, pero que no se pueden esperar ni revoluciones ni siquiera evoluciones a según qué edades, las nuestras, porque no estamos ya para esos trotes.

Ambos me hicieron pensar en por qué sistemáticamente han sido abortadas, o no se han considerado suficientemente españolas, opciones políticas que nos harían un país menos frentista, más culturalmente desarrollado. Tales como la conservadora “Agrupación al Servicio de la República”, generada desde la iniciativa para la acción política de Ortega y Gasset, el doctor Marañón y el originalísimo Pérez de Ayala, ese Apollinaire madrileño con todo de Proust.

Pero no era eso, no era eso (la república a la que platónicamente pretendían servir), clamó Ortega el año 32 y pocos de ellos formaron parte activa del Frente Popular. No consiguiendo reproducir un partido cercano al republicanismo francés de De Gaulle o el alemán de Adenauer, estos intelectuales formados en las universidades tedescas. Como se dice ahora, fundaron un partido sin implantación en el territorio.

Cómo superar el carpetovetonismo, el frentismo, el voto contra el otro; cómo dejar de lado en Francia, que nos respinguen y hablen directos con Putin; en Estados Unidos, el excesivo culto a la libertad que deja varado a un enorme porcentaje de su población que ni siquiera computan como parados; en Japón, el tufo a feudalismo piramidal de su estructura de corporaciones, relevante incluso en que el servicio previa inclinación del mayordomo o “salary man” se sustituya por una robótica sumisa que necesitará a siete samuráis si le meten el genoma de la infelicidad y la insatisfacción. “Blade Runner” se halla próximo en moralejas a “Juego de Tronos”.

Quizá sea que haya que ir todo a estribor, como decía el poeta ovetense de familia republicana Ángel Gónzalez, vayamos para variar a todo amor. 

No por nosotros mismos, traducido en voto de castigo al diferente por odio. Sino a través del ejercicio del amor íntimo en los espacios públicos, o la vida tiene traza de que devendrá nuevamente opresiva. Por limitada, por enconada, porque en las redes se puede insultar sin pensar antes en lo que se insulta.

Quizá fuera mejor ni mencionar el amor porque es una carga frágil, un camión de cerámica de Muel con las piezas únicamente protegidas por bastidores de palé y aquel tejido vegetal como de cáñamo o esparto o capitana que separaba los platos o jarrones, envueltos en hoja recia y heráldica.

Pero lo haremos como vocablo superador de nuestro abandono. Siquiera fuera porque la única justificación del acto de vivir, paréntesis entre dos oscuridades, sea sentir y amar, vivencias superadoras de la cotidiana individual, de la familia como comodín de todas las actitudes mafiosas. Dejar patrimonio a la sangre, a los que también van a morir. Endiosamiento bendecido por cualquier credo.

El final de cualquier amor es una muerte en vida, sucede cuando dejamos o nos dejan y se cierra un segmento más corto que ella; sucedió con las opciones citadas a las que les dolía España; sucede con el desengaño por frotamiento con la estructura burocrática de una organización sin ánimo de lucro; con una convención religiosa basada en una fe que se despacha como solución universal que se desborda a sí misma, en que se pasa a prohibir a los demás las acciones que se hayan podido elegir como acto de renuncia propia. Recetando, despachando y administrando.

Sí, Padura, me gustaría que tuviéramos la opción de votar a un partido de centro derecha no reconquistador, simplemente que procurara una mayor eficiencia en la administración de recursos sin que se produzcan bajas por abandono de desamor.

Ello no es posible, qué cruz, qué expresión de vida incompleta por trucada. Supongo que no la votaría pero es que no me lo puedo ni plantear, tengo que, si voto, votar contra, como amar en el casi, como no poder ser expansivo más que comiendo, ni ser aragonés en mi siglo.

18.11 Luis Iribarren


¿Perspectiva de Género ante las sentencias?


No damos tiempo a recuperarnos de una, cuando ya nos viene la siguiente. El error de la Ley llamada "Sí es Sí" es de preescolar y solo es entendible o bien por la cabezonería de alguien que creía que mandaba mucho y no quiere reconocer sus errores, o por una mala selección de sus asesores que no se dieron cuenta del error. 

O incluso por el silencio cómplice de quienes se dieron cuenta de que esto iba a suceder y e callaron para que sucediera. Puestos a ser mal pensados, puede suceder cualquier cosa.

Lo curioso es que nos parezca lo correcto el no asumir las equivocaciones, y a cambio nos dediquemos a insultarnos los unos a los otros.

No me imagino verme en España ante una situación similar, pero con un poder insultando al otro…, si cambiáramos a los sujetos. 

¿Periodistas diciendo que los políticos son machistas y se saltan la ley? 

¿Militares diciendo que el Gobierno es idiota y no dicta sentencias bien, por no tener perspectiva de género?

¿Nos damos cuenta de lo que a veces decimos? 

¿Desde cuándo es lógico decir que las sentencias deben ser distintas… según el género de quien comete el delito? 

Sería tanto como decir que las penas deben ser diferentes según cualquier otro criterio que dictaminen los tiempos, y entonces ese concepto de la Ley: "igual para todos", nos la habríamos saltado a la torera, por no decir a la mierda.

¿Perspectiva de Género ante una sentencia de un delito? ¿Y por qué no perspectiva de riqueza, de oportunidad, de importancia social, de procedencia geográfica, de cargo político, de ser miope? ¡Uff!

 

9.11.22

Aumento de los suicidios en España. Teléfono 024


Tras la dura noticia de que en Grecia habían aumentado los suicidios un 40% a causa de la crisis económica que ya he comentado en la entrada anterior, quise revisar los datos españoles en el año 2011 para ver el trágico panorama al que aquí nos enfrentamos.

Hablar del tema del suicidio es muy difícil 

Primero, por el efecto “imitación” que muchos utilizan para que dichos datos no salgan en los medios de comunicación, como sí que hacen con los asesinatos por violencia de género. Se está demostrando que no sirve de nada ocultar este grave problema, pero seguimos igual.

Y segundo, porque un tema como la muerte, no es ni mucho menos sencillo de tratar ni de posicionarse ante los motivos personales que llevan ante esta dramática decisión de provocártela.

Pero aun así creo que debemos —aunque sea de vez en cuando—, mirar la realidad para no desatendernos de una situación que debemos intentar atajar, resolver, con los medios que sea. 

Ya es hoy una causa mayor de muerte —por motivos ajenos a las enfermedades— que los accidentes de tráfico, a los que estamos también acostumbrados y con los que convivimos día a día ya sea a través de las noticias o anuncios de precaución.

Aquí os dejo el gráfico de los fallecidos en España por suicidio desde 1990 hasta 2009. El dato de 2010, que he querido incluir, no es el dato oficial del INE puesto que aun no está publicado, pero si que se ha dado como oficial en los medios de comunicación.

Nota.: En el año 2021 ya se habla con los datos analizados de 11 personas cada día en España, cuya muerte declarada es por suicidio.


La subida tan brutal que se ha ocasionado por la crisis económica, es algo que no podemos tolerar. Superior a la de Grecia y que permanece olvidada. 

Sobre todo teniendo en cuenta que en los próximos años la crisis, aun en fase de recuperación, seguirá afectando negativamente a los que ya de por si, están en riesgo de exclusión social.

Las políticas sociales, la sanidad, la preocupación social, las coberturas de desempleo, deben encaminarse y apoyar más y mejor a una sociedad española que sufre. No podemos dejar que un tema tabú como el suicidio se convierta en un problema sin resolver. 

Faltan profesionales psiquiatras en la Sanidad Pública, se intenta resolver con medicamentos sin intentar terapias más costosas pero con menos efectos secundarios. 

Se necesita más atención en Sanidad Primaria. Y más seguridad en una sociedad con graves problemas.

NOTA actualizada abril 2012: El dato actualizado por el INE sobre el total de suicidios en el año 2010 es más bajo del aquí expuesto, puesto que nos basábamos en los datos estimados a finales de 2010 y publicados por muchos medios de comunicación en su momento. 

Pero de todas las maneras son datos que ellos mismos dicen que son provisionales y con el problema añadido de las manipulaciones lógicas por parte de familias o de casos de complicado análisis real de la causas. 

Si es cierto que en el último año 2011 parece que se ha estabilizado el número de suicidios, incluso por la propia dinámica personal de aceptación de la crisis como algo que nos está afectando a todos y no a solo personas en concreto. 

El dato que sirve para el INE, es el del Parte de Defunción de los médicos que lo firman.

NOTA actualizada junio 2022: Han pasado casi 11 años desde que publiqué este texto, lo situación ha empeorado, más con el costo en Salud Mental que está suponiendo la Pandemia del COVID-19 en jóvenes. Y seguimos sin haber tomado medidas excepto la apertura hace pocas semanas de un teléfono específico para las personas que están pensando en suicidarse, el teléfono 024 que se suma al Teléfono de la Esperanza que había antes pero que no era un servicio dedicado íntegramente al suicidio. 

Ahora el 024 sí está dedicado para hablar de este problema con las personas afectadas. 


7.11.22

¿Qué (diablos) es España? ¡Qué (diablos) es España!


El periodista Iñaki Gabilondo ha creado para Movistar un programa televisivo (que dice ser el último que realiza dada su edad cercana a la jubilación) que cuando menos resulta llamativo y necesario a través de una sencilla y dura pregunta como titular del mismo.:

¿Qué (diablos) es España?

La pregunta, más o menos respondida por 18 personas que como bien dice él podrían ser otras, o mil o 200, esconde una realidad tremenda. ¿Qué queremos que sea España?

Y a su vez encierra la duda de si debería comenzar el título con interrogante o con exclamación. 

¡Qué (diablos) es España!

España es, no siempre fue, y sin duda, alguna vez dejará de ser. Todo es cuestión de tiempo.

La historia es tremenda y la escribimos entre todos, pero es movible, se adapta, se cambia, se transforma. Nada es eterno. Y a su vez todo puede ser mejor o puede ser peor. También en eso depende en gran medida de todos nosotros. Aunque no siempre.

España se puede transformar en una parte de una Europa realmente unida. O se puede disgregar en trozos…, otra vez. 

No sucederá mañana, pero puede suceder, como podría suceder una invasión, una fusión, e incluso una absorción. Pero mientras tanto no está de más preguntarnos qué somos, qué nos une, qué nos distancia, por qué no somos capaces de ser un bloque, y tenemos tantas dudas sobre todo. 

Solo desde la reflexión con respuestas, pueden salir las certezas que nos sirven para mejorar.

25.10.22

Ya entran en nuestros teléfono. ¿A que acojona?


Hacía décadas que Europa no estaba tan afligida,
tan preocupada, tan llena de miedos y de unas debilidades complicadas de encajar o de enmarcar en soluciones. Este inicio ya muy avanzado del siglo XXI nos ha movido las tripas al mundo entero por diversos motivos, en los que la pandemia primero y la invasión de Rusia a Ucrania después, han supuesto el golpe mas complejo de admitir.

Los miedos son la mejor herramienta bélica de los que desean vencer, cambiar, derrocar, destrozar sistemas o sociedades. Nada hay como el miedo para crear vencedores y vencidos.

Y el miedo se crece ante la desinformación. Y muchas veces la desinformación no es tener poca información, sino al contrario, tener mucha, cocinada y manipulada para obtener réditos. Y de eso saben mucho los estrategas de las guerras sin balas.

Contra el invierno o a favor de este, nada como dejar frías a las personas. Para meter miedo a los ciudadanos muy alejados a los que no se les puede llegar con pólvora, nada como cortarles el gas, la electricidad o incluso WhatsApp. 

Que creas los europeos que entran en sus teléfonos jode, acojona.

Nos hemos acostumbrado a poner a parir a los políticos, pues incluso seguimos diciendo que son unos inútiles, lo cual es incluso casi posible, pues los buenos ya se han escapado de esa profesión y no quieren saber nada de nada. 

Con la pandemia ha sucedido algo similar en España. Lo primero ha sido jubilarse anticipadamente a puñados, y los que no han podido y son flojos… han ido a intentar sumarse a las Bajas Laborales de los que con toda la razón la necesitan. Y hoy unos profesionales de Sanidad están muy cabreados con otros profesionales de Sanidad, compañeros suyos, pues los han dejado con el marrón multiplicado por dos.

Ajovín



24.10.22

Nuestro dinero son horas de vida, de trabajo. Sepamos gastar mejor

O aprendemos a defender nuestro trabajo, nuestros ingresos, nuestros ahorros mucho mejor que a base de gritar como gallos, o nos irán engañando como a niños de pecho a costa de gentes que nos roban legalmente sin decírnoslo y disimulando para que no se note. 

El papel A4 de impresora ha subido un 100% por culpa de la invasión de Ucrania (ji ji ji), nos advierten que la leche, el conejo o los corderos se acaban y se encarecen, los tomates ya no es posible comprarlos a menos de 2,5 euros el kilo los más baratos, y nos cuentan que el IPC sube y que es culpa del Gobierno que no se sabe controlar.

¿Y si aprendemos nosotros que nuestro sueldo, nuestro dinero lo obtenemos a cambio de horas de nuestra vida?

Por ejemplo podemos empezar por comprar MUCHO MENOS, por consumir más inteligentemente, mirar bien los precios, consumir marcas blancas de aquellos supermercados que ofrecen precios más bajos, a comparar precios con internet, a comprar por Amazon o otra empresa globalizada de lejanos países si es más bajo de precio. 

No se trata de un "para siempre" sino de un "vamos a frenar el consumo y los precios usureros". Si sube el tomate no compramos tomate y tomamos maíz o espinacas o lechuga. Depende de sus precios.

Hoy se puede comprar de todo por internet. Vino, cremas, sopas, televisores, libros, ropa o embutidos por poner ejemplos. 

¿Cuánto han subido los bares y restaurantes? ¿Dónde están las ofertas de tren o los precios de los billetes de Renfe de hace un año? Pues intentemos no viajar o aprendamos a viajar más cerca. El vicio es un gasto en donde todo se controla poco y lo saben.

¿Cuánto ha subido la energía, la gasolina, el gas para la calefacción? No se trata de pasar frío, sino de ser más listos. Es posible que adivinemos que el aire acondicionado inverter en modo calor consume menos que la calefacción a gas. Mirémoslo.

Es posible que compartir coche para ir a trabajar nos permita gastar menos. Incluso es posible volver andando, o recordar cuando nos llevábamos bocadillo de casa para almorzar en vez de ir al bar. 

Cada uno ya sabe de dónde puede ajustar sus gastos. 

O lo hacemos nosotros o no lo hará nadie. 

Y si hay duda, ir mirando Argentina 2022 e ir aprendiendo de ellos a soportar hasta cinco tipos de moneda diferente en el mismo país, hasta cuatro o cinco cambios distintos del dólar por los problemas de la inflación. Hasta varias formas de cobrar el sueldo según en qué tipo de empresa trabajes. ¿Es pesos, en dólares, parte desigual en cada moneda? ¿Y los ahorros, dónde los tienes si los tienen?



19.10.22

¿Qué será lo próximo que tendremos que comprender?

Los rusos están aprendiendo y es lógico. No sirve de nada bombardear calles, edificios, hospitales. Eso no juega a su favor de poder. Ahora están jodiendo todo el entramado eléctrico y de suministros de energía, precisamente cuando ya empezamos a observar a lo lejos el invierno. 

Ahora sí, algún Jefe ruso se ha espabilado. Dejar a Ucrania en frío es una buena idea para los rusos y una cabronada para los ucranianos. En frío y a oscuras.

La electricidad es el punto flaco de nuestra generación, de nuestra sociedad actual y occidental. Sin electricidad no somos nada. Ni nadie. Hasta las linternas funcionan con cargadores a la luz. La comida se nos pudre y no podemos escuchar ni la radio.

¿Quién tiene hoy en día un transistor a pilas? La energía solar se impone, más que hacer refugios de miedo contra la guerra nuclear. Es posible que contra el Sol no seamos capaces de joderlo.

¿Para qué inventamos coches eléctricos si no podremos hacer filas para cargarlos?

Hoy he ido a comprar papel para la impresora, del bueno, para una calidad a color. ¡Joder! Me dice con cara compungida la vendedora, que ha subido al doble. Me ha dado pena, a mi, tenerle que pagar el doble que antes, por como me lo contaba. 

Todo el mundo sabe que el papel se está utilizando mucho en la invasión de Ucrania, y por eso sube. O no.

Si sube el tomate de ensalada más de el doble, es lógico suponer que subir el papel es lo lógico, y que escuchemos que todo ha subido un 8% de media sea una manera de tenernos callados. 

Si todos estamos mal, si el mundo tiembla, que suba el tomate de ensalada es lógico. Y el aceite. Y…

¿Qué será lo próximo que tendremos que comprender?

11.10.22

Putin I "El Inhumano" seguirá matando civiles inocentes


Putin I "El Inhumano"
está demostrando que las guerras se empiezan para ganarlas, como es lógico siempre. Y a su vez, como ejemplas de la vieja escuela, sabe que el miedo, el terror, matar inocentes civiles es el mejor camino para hacer dudar al enemigo. Y sabe y lo dice, que todos los que no son amigos, son enemigos. Todo esto es de libro.

El problema viene y va desde/para Europa, que sabe que es imposible ganar a Putin I "El Inhumano", pues los actuales sistemas de una defensa que le sirva a Ucrania, pasan por lo prohibido… para que no vaya todo a peor.

No es que estemos condenados a perder, es que Rusia lo sabe y lo utiliza… hasta que sus enemigos decidan otra cosa. Esperar que los "países ambiguos" cambien es imposible, pues estos neutrales muy grandes saben que en su actual posición tienen opciones de pescar en aguar revueltas.

¿Soluciones? Las estarán valorando los líderes europeos, incluso con la ayuda de los EEUU. No hay muchas. Y todas son malas. 

Es la primera guerra en el mundo en el que uno de los contendientes, el débil, todavía no ha lanzado una bala militar sobre el territorio de su enemigo. 

Todo se lanza sobre Ucrania, por miedo a que se cabree más el Putin I "El Inhumano" si cae en suelo ruso un petardo valenciano. ¡Uff!, las normas de juego son diferentes y eso es lo que estará encima de la mesa.

Nota.: La fotografía es de ED RAM (GETTY IMAGES) publicada en El País

6.10.22

Ya existe aceite de girasol pero al doble de precio


De que nos engañan no tenemos ninguna duda, que no manipulan y se apoderan de nuestros dineros sin que podamos defendernos bien, tampoco tenemos duda. La inflación es un hecho que no pueden controlar ni los gobiernos, las subidas de precios son el ejemplo más sencillo de manipulación sin casi defensa. Pero la hay.

Cuando el aceite de girasol estaba a 1 euro, incluso a 0,99 euros la botella, empezó a subir y el Guerra de Rusia le vino maravillosamente al mercado para desabastecer los supermercados. Dejó de haber botellas de aceite de girasol. Hace pocos meses de esto.

Cuando el aceite de girasol volvió lentamente estaba a un precio similar al aceite de oliva. Y los consumidores optamos por comprar aceite de oliva. 

Se nos dijo que llegarían aceites de colza o similares desde otros países, pero nunca llegaron, aceites que se usan habitualmente en otros países europeos. No interesaba ni era necesario, el mercado se regularía él solo.

Ahora ya hay aceite de girasol en las estanterías, a tope, sin problemas. 

Curiosamente sigue la guerra y ahora se está empezando a recoger el girasol de los campos, luego… los que se venden ahora son aceites del año anterior. Pero el precio está mas bajo que en primavera pero a 2,50 la botella. Ha subido más del doble que a principio de año.

¿Quién sale ganando y quién perdiendo?

Podríamos hablar de otros productos, pero no merece la ocasión. Sabemos que los distribuidores hacen apaños, y que los agricultores están muy cansados, aunque estén recibiendo las migajas de estos trucos en los precios. ¡¡Es el mercado!! sin duda y punto.

¿Qué defensa tenemos? Comprar productos de Marca Blanca, mirar muy bien entre supermercados el precio final de los productos que nosotros compramos, y comprar solo aquello que necesitamos. Si compramos menos, si somos capaces de enfriar el consumo, ellos tendrán que decidir. O cierran y dejan de ganar brutalidades a costa de nuestro trabajo o algunos comerciantes tendrán que bajar los precios.

El dinero es nuestro, son horas de trabajo, y no está muy bien que nos lo manipulen. Pero si quieres pagar lo que te digan, no hay problema, es tu dinero.


3.10.22

La España de 1774 en Cartas Marruecas

En el muy conocido libro "Cartas Marruecas" el escritor José Cadalso y Vázques de Andrade (poeta y militar) escribió lo que a continuación os dejo. Este texto publicado por entregas entre los años 1789 y 1793 lo escribió sobre el año 1774; estamos pues hablando de un libro redactado hace unos 250 años, para que tengamos clara la idea que intenta transmitir. 

Os dejo el texto:

Dentro de España hay variedad increíble en el carácter de sus provincias. Un andaluz en nada se parece un vizcaíno, un catalán es totalmente distinto de un gallego, y lo mismo sucede entre un valenciano y un montañés. Esta península dividida tanto siglos en diferentes reinos, ha tenido siempre variedad de trajes, leyes, idiomas y monedas.

Podríamos estar hablando de la España de 2022, la España compuesta de varios países, naciones o como deseemos llamar a la realidad de nuestras diferencias muy altas entre nuestras personalidades. 

Los datos económicos, sociológico o incluso a veces culturales o de relación entre un oscense y un turolense en el mismo Aragón pueden sorprender. Gobernar todas estas diferencias desde sistemas que buscan la uniformidad es totalmente imposible. Podría funcionar un pequeño espacio de tiempo, para volverse a romper a la menor.

La única manera es admitir esta realidad, nuestra historia, buscarle una buena relación mientras se admite que hay diferencias dentro de la agrupación del Estado. Lo podemos llamar Estado Autonómico, Federalismo o como se nos ocurra, pero es una realidad histórica. 



1.10.22

Europa está en peligro, y decirlo no es ser agorero


Lo que está sucediendo en Europa lo contemplamos con cierta dosis de idiotez colectiva que impresiona y preocupa a partes iguales. No tuve la ocasión de vivir en Europa en los años 30, pero algo he leído y los indicativos se asemejan bastante. Sobre todo en la debilidad social.

Han hecho estallar los conductos de energía hacia Europa. Podemos imaginar por parte de quien, pero es un dato preocupante que haya sucedido y sobre todo que no se hubiera previsto, ni se sepa quien ni cómo.

Unas presuntas votaciones en zonas de guerra han sido utilizadas para jugar a la democracia desde las dictaduras. Algo bastante habitual también. El resultado estaba claro antes de hacer esa pantomima, pero cuidado, ha sido un circo que tiene su trampa y es muy peligroso.

Tengamos en cuenta que incluso zonas que todavía no están ocupadas por Rusia han sido declaradas Rusia. Y otras ya ocupadas también para que si se las ataca, se puede advertir que ya por fin, se está atacando a Rusia y tienen que defenderse con todo.

Las armas atómicas son de dos tipos, las estratégicas y las tácticas. Todos sabemos (deberíamos saber) que las estratégicas no se van a utilizar nunca. Es imposible… excepto si estás loco. Pero las tácticas sí, y ya se lo han ido advirtiendo entre ellos.

Por parte de EEUU ya se les ha comunicado a los rusos que si se mueven las armas tácticas atómicas, si se detectan fuera de sus hangares, serán destruidas, estén donde estén. Y la explosión atómica sucederá en territorio ruso. Sin moverlas no se pueden utilizar. Se pueden transportar sin montar, lo que es una opción lógica.

Así que las herramientas son diversas, muy peligrosas, pero medibles y en parte controlables… excepto si jugamos entre locos. Un arma atómica táctica puede destruir un barrio entero de una ciudad mediana.

Y mientras tanto en Europa seguimos pensando, mejor dicho, seguimos transmitiendo a la sociedad, que con medidas económicas es suficiente para castigar a Rusia, cuando todos sabemos ya, el alcance en este mundo globalizado que pueden tener las medidas económicas de un lado, si el otro lado cuenta con amiguitos que les ayudan a cambiar de orientación económica. 

Nunca deberíamos haber consentido que esta guerra estallara en ese momento. Antes se deberían haber contemplado todos los escenarios posibles pues las guerras nunca se ganan, y la mejor guerra es la que no comienza nunca.

Si observamos el mapa actual del mundo hay posiciones especialmente significativas. Puntos estratégicos que vemos mover, callar, esconderse o sacar la cabeza solo un poquito. Leamos aquí a China, a Turquía, incluso a los EEUU, a Brasil, y a veces al Reino Unido. En aguas revueltas todos intentamos ser pescadores.


26.9.22

A la guerra se va a morir o a matar. No hay elección


Me resulta curioso que los jóvenes rusos citados para ir a la guerra se intenten escapar de su Rusia por la puerta de atrás. No lo entiendo mucho, la verdad.

A las guerras se va a matar o a que te maten. 

No hay alternativa. No se va a merendar al campo. A matar o a que te maten. Algunos logran salir indemnes, pero los menos. Todos salen heridos al menos de los sesos. Incluidos los países las sociedades.

Pero no somos capaces de enfrentarnos con los tiranos que nos mandan a matar. Creemos que si no estamos de acuerdo, lo mejor es escapar. Para que no nos detengan, dicen.

¿Pero… es mejor ir a matar o a que te maten que ser detenido por no estar de acuerdo? 

Claro si lo hacen unos pocos, los meten en el autobús a golpes y hacia Ucrania, pero es que lo lógico sería que lo hicieran todos.

¿De verdad hemos nacido para que al final, siendo jóvenes, tengamos que ir a a matar o a morir? 

Creo que sería más lógico mandar a los mayores de 65 años, a la gente de mi edad, pues si morimos no es tan grave ni para el país ni para nosotros. 

Si alguien duda entre Rusia y Ucrania, para sopesar quien va a perder, os diría que sin ninguna duda, están perdiendo ambos, y además también está perdiendo Europa. Pero somos tan imbéciles que no nos estamos dando cuenta.

¿Alguien se acuerda de por qué estamos inmersos en una guerra idiota? ¿Recordamos los pobres y débiles intentos que se hicieron para evitarlo? ¿Las mesas de desprecio, alargadas hasta el escenario teatral, para ningunear a los dirigentes europeos, en un ejemplo de desprecio en el que caímos todos? ¿Las debilidades en las negociaciones o en las presuntas medidas de respuesta económica ante la invasión de Rusia?



En Italia ha ganado quien ha querido los italianos


Que la extrema derecha italiana haga vencido muy claramente en unas elecciones generales no nos tiene que sorprender nada, era lo lógico y lo que lleva ya unos años gestándose en media Europa. No voy a relatar los países europeos que han visto crecer de forma amplia las opciones de extrema derecha en los últimos años. No querer saber el motivo es también curioso.

En Italia ha ganado quien ha querido los italianos. Por cierto, una mujer muy conservadora. 

La llegada al poder con Mayoría Absoluta de la extrema derecha no se produce ni por un Golpe de Estado ni por un Levantamiento Militar. Se produce porque así lo han deseado los ciudadanos libremente.

Giorgia Meloni y su partido político Hermanos de Italia no han ocultado sus ideas políticas, sus amistades en toda Europa, sus afinidades hacia unas opciones u otras. 

Y decirlo desde posiciones de izquierda es reconocer que alguien desde estas opciones progresistas no ha realizado bien su trabajo. No lo está haciendo bien en casi toda Europa.

Ahora toca disfrazar a los Hermanos de Italia y ya leo incluso que se dice que será un gobierno de Centro Derecha. 

Nos podemos ir engañando lentamente o de golpe, daría igual, pues nos encanta dejarnos engañar. Todos. También nosotros.

Que hayan acudido a votar el mas bajo número de italianos desde la II Guerra Mundial, es un ejemplo claro de parte de las motivaciones sociales que lleva a la extrema derecha de Meloni, Salvini o Berlusconi a ganar con rotundidad.

Una parte importante de los ciudadanos que votaban a la izquierda italiana se han quedado en casa. Y algunos dirigentes que se dedican a la política desde la izquierda deberían preguntarse sobre eso y responder con sus dimisiones en grupo.

Y otro dato, para acabar rápido. Casi todos los partidos políticos que han obtenido representación en el Parlamente Italiano son de nueva (o casi) creación, dicen con sus nombres, alejados de la política tradicional. 

Se olvidan de las ideologías empaquetadas y optan por nombres que sugieran mucha ambigüedad. Veamos sus nombres, en una Italia que mantuvo otro tipo de formaciones políticas clásicas en los peores años de Europa.

Hermanos de Italia

Movimiento 5 Estrellas

Partido Democrático

Liga

Forza Italia

Tercer Polo

Acción Italia Viva

31.8.22

Muere Mijaíl Gorbachov, un trozo de la historia de los siglo XX y XXI


Ha muerto Mijaíl Gorbachov que a la mayoría de los jóvenes no les dice nada, lo cual nos indica el principal problema actual, la falta de capacidad en general (hay muchas excepciones y eso es un alivio) de vivir totalmente al día, dentro de una actualidad amasada para no salir de ella.

Cuando Mijaíl Gorbachov llegó al poder de la extinta URSS tenía 54 años, la mejor edad para entender todo y actuar con sentido común histórico. Pudo haber actuado de otra manera cuando en noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín, cuando él llevaba cuatro años mandando en la "otra" potencial mundial. Y decidió apostar por la finalización de la Guerra Fría sabiendo que se le iba a acusar de perdedor.

Mijaíl Gorbachov puso dos temas sobre la mesa de su gestión sobre la URSS que se iba a convertir en solo Rusia. La reestructuración de todo el mundo comunista (perestroika marzo 1986) y una trasparencia y apertura hacia el "otro mundo" abriendo el capitalismo a sus naciones (glásnost) adaptándolo a las realidades de una URSS anquilosada, muy obsoleta, pobre y con enormes deudas.

En realidad no le dejaron, y el capitalismo entró en aquellas naciones a saco, inundando con sus trampas las ideas de un capitalismo diferente al occidental, que era lo que deseaba crear Mijaíl Gorbachov para la URSS.

El propio Mijaíl Gorbachov creyó en una Europa Unida en donde tendría cabida muchos de los países de la URSS y posiblemente también Rusia. Pero era una locura que nunca hubiera permitido los EEUU. 

¿Alguien se imagina un mundo con una Europa Unida y desde Rusia pasando por Alemania y Francia hasta llegar a España?

La caída del Muro de Berlín supuso el triunfo del capitalismo que poco a poco ya iba gestándose en la URSS que sabedor de su triunfo creo el neoliberalismo descarnada al no existir ya contrapeso. 

Y ese fue realmente el gran error de Mijaíl Gorbachov, no saber valorar el tremendo peso que tenían no los políticos europeos de entonces, sino los que siempre mandan sin dar la cara, los que de verdad gestionan el mundo desde el desconocimiento de todos los que creemos vivir libremente.

Aquellos hechos, permitidos por Mijaíl Gorbachov, todavía ahora en el 2022, en el año de su muerte, están sobre la mesa de las guerras en Europa. La invasión de Ucrania es fruto de todo aquello, de los espacios que quieren ocupar los EEUU y Rusia en el mundo. Una pelea entre modos, entre capitalismo y comunismo, tengan el nombre que tengan en el siglo XXI.

Julio Puente Mateo

30.8.22

¿Es importante que siga existiendo el Cuarto Poder?


La debilidad de los periódicos españoles (sucede en buena parte de Europa) debilita el debate político y la razón, aumenta —queriendo o sin querer— la capacidad de decir mentiras que parezca verdades a través de titulares "duros y contundentes" y aleja las verdades calmadas de los debates constructivos.

Tristemente es así aunque no se reconozca para no perder credibilidad. Pero podemos observar los titulares de cualquier día, compararlos entre diversos medios y sacar nuestras propias conclusiones. ¿Todos coinciden en el mismo tratamiento informativo, en la mima verdad?

Hoy nuestra propia dinámica nos ha llevado a leer solo titulares, y es a través de ellos sobre los que los periódicos tienen que construir su negocio. Y un titular no sirve para decir toda la verdad, lo que lleva a tener que simplificar el mensaje, y a buscar la manera de diferenciarse de la competencia y de atrapar al cliente.

Un periódico no debería trabajar para los clientes, sino para los lectores (que no es lo mismo) y para su suciedad. Tampoco los médicos trabajan para sus clientes, ni los policías ni los jueces, por poner algunos ejemplos.

El periodismo digital ha servido para ampliar los ingresos sin poder compensar los que se han perdido por la baja publicidad, y todo esta amalgama se ha tenido que compensar con menos profesionales, y sobre todo más baratos y menos profesionales. 

No hay que generalizar, para no mentir, pero vamos camino de que todo esto quede ya generalizado, a poco que las deficiencias económicas de funcionamiento, sigan apretando las tuercas de los medios.

La solución solo la tenemos la sociedad. Antiguamente se hacían trampas con el consumo de papel o con la publicidad institucional. Eso ahora ya casi no es posible. 

Así que ya solo queda que los ciudadanos, si queremos una prensa libre como Poder, tengamos que rascarnos los bolsillos. O dejar caer a esa Cuarto Poder y seguir mirando al cielo.




29.8.22

El diseño europeo de la energía está equivocado


Dice la Presidenta de la Comisión Europea: Ursula Von der Leyen que el aumento de los precios de la energía ha puesto de manifiesto “las limitaciones de nuestro actual diseño del mercado de la electricidad”. Si no fuera porque el desbocado aumento de los precios de la energía es anterior a la invasión de Ucrania por Rusia diríamos que es solo por ese motivo.

Hay pocas cosas a las que los gobernantes teman más que a la inflación. Tumba gobiernos. Dispara el descontento. Y esto empieza a verse en Europa. 

Y hemos tardado más de un año en darnos cuenta de que el problema de la energía es tremendo y no hemos sabido afrontarlo a tiempo, sino al contrario, hemos ido dejando pasar los tiempos, incluso hemos dejado que estratégicamente otras zonas del Planeta se vaya adueñando de zonas que son fundamento de futuro para Europa.

¿Hablamos de 2013, de 2017, de 2021? Son fechas marcadas en los calendarios y en las hemerotecas como tiempos en los que la energía advertía de sus debilidades en Europa, en España, en nuestros hogares.

Pero también se pueden leer artículos de grandes profesionales de la economía o de la estadística o de la energía, advirtiendo en años anteriores a la crisis actual que esto era pasajero, que en pocos meses, nadie se acordaría del precio a 100 euros/MWh de la electricidad.

Ya hay algunos países en este final del verano 2022, como Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Holanda o Austria con 700 euros el MWH.


Un poema para vivir mejor la vida, de Roberto Abadíe Soriano

Os dejo abajo un pequeño texto poema de un pedagogo de Uruguay, que a sus 92 años y a modo de testamento vital, nos dejó el texto de abajo en donde recogía sus peuqeñas experiencias de vida. 

Se llamaba Roberto Abadíe Soriano, y además de el profesor de niños, junto al también profesor, poeta y pedagogo Humberto Zarrilli Caruso publicaron más de una decena de libros para las escuelas, y fundaron en Uruguay la escuela nocturna para que los jóvenes trabajadores pudieran formarse. 

Os dejo su poema:




Vida sana y ordenada,
la comida moderada.
No abusar de los remedios.
Buscar por todos los medios
no alterarse por nada.
Ejercicio y diversión,
no tener nunca aprehensión.
Poco encierro, mucho trato
y continua ocupación.


¿Quieres cambiar tus cosas? Pues adelante

Intentar que cambien los demás es una misión imposible y absurda. Si la vida que nos rodea no nos gusta empecemos por nosotros mismos y luego ya iremos viendo. 
Y si acaso expliquemos los motivos del cambio a las personas que nos rodean en la vida y hacia dónde queremos dirigirnos. 
En la manera más segura de que realmente algo cambie. Incluso de que las personas cercanas se atrevan a acompañarte en el nuevo camino o a comentarle algunos cambios para poderse adaptar a los mismos.

Nota.: La viñeta no sé de quien es. Lo siento.

5.8.22

¿La globalización solo sirve para ganar dinero quien sabe y puede?


En este planeta globalizado vivimos varias sociedades totalmente distintas y alejadas las unas de las otras. Tenemos encima esa globalización selectiva que logra ser lo que quieren que sea los que simplemente esperan beneficios de ella. 

No da terror que Nancy Peluso haya ido a Taiwan a tocarle los bemoles a China, aunque Taiwan sea el principal fabricando de las tripas de los productos electrónicas de esa Globalización negativa. Y si China quisiera vengarse de la chulería, nos estaría jodiendo a todos los occidentales que dependemos del último modelo de tecnología, para ser felices.

Una enfermedad en un mercadillo nos jode tres años de nuestras vidas y a eso lo llamamos casualidad, pero es algo que nunca antes había sucedido. Que Rusia invada Ucrania que está en el quinto pino logra que en San Estaban de Gormaz tengan que apagar las luces a las 10 de la noche y la calefacción no podrá superar los 19 grados.

Pero a su vez, podemos observar a niños que se mueren de hambre todos los días, a jóvenes que intentan escapar de la pobreza pero los matamos en las Vallas, a mujeres que tienen que taparse los ojos para estar en la calle aunque ellas no quieran, a niñas que no pueden estudiar por decisión de quien manda o a personas ancianas que barren las calles de ciudades occidentales en donde las jubilaciones no existen o a otras personas que tienen que ir descalzas mientras soportan la vida en la calle o viviendo dentro de contenedores. 

¿La globalización solo sirve para ganar dineros? Pues parece que sí, y los pobres como no son capaces de dar beneficios o plusvalías, no son dignos de ser tenidos en cuenta.

Nota.: La imagen es de la India del fotógrafo Channi Anand para A.P.



4.8.22

The Looming Tower. ¿Tan tontos eran los americanos de 2001?


Tras ver una Serie (THE LOOMING TOWER) de diez capítulos sobre los atentados en el 11-S en New York, te quedas con la misma sensación que hemos ido construyendo en estos años los que vivimos aquellos días, los que después hemos ido leyendo temas sobre el atentado o hemos ido a New York a ver la zona.

Eran tontos los servicios de seguridad americanos, eran imbéciles y se odiaban entre ellos, lo que nos lleva a las dudas de si realmente eran tan tontos como parecían o si realmente dejaron hacer para luego intervenir en Irak.

He estado dos veces en el Memorial de New York, y sales convencido de que hay cosas que no llegas a saber del todo, que se han tenido que ocultar para desgracia de las personas que fallecieron y para la seguridad del mundo.

Los propios americanos te señalan a veces detalles que observas en el mismo Memorial del 11-S, que no siempre son fáciles de asimilar, de admitir con el sentido común que tenemos. ¿Nos siguen tratando de sociedad que no debe conocer la verdad nunca?

Esta semana se ha matado con un dron en Afganistán a Ayman al Zawahiri, el posible cerebro táctico del 11-S. Son situaciones que dentro de las políticas serias que deberían vigilar para que el mundo fuera más seguro, no encajan muy bien. Es como si nos gustara jugar a joder el mundo, a dar zarpazos para ver de qué manera reacciona el presunto enemigo.

¿Cómo encaja la invasión de Irak en 2003 en todos estos temas que siguen siendo asunto según nos dicen de la organización terrorista Al Qaeda, con la clara intervención de algunas personas importantes de Arabia Saudí? 

31.7.22

¿Cómo será el mundo en el año 2099? ¿Y por el camino?


Si pudiéramos hablar hoy con alguna persona que fuera adulta en el año 1922 le preguntaríamos cómo veían ellos esos años 20, recién salidos de una I Guerra Mundial, donde todo parecía alegría y gozo, la URSS se afianzaba y los EEUU crecían hacia una felicidad que triunfaba incluso entre los banqueros que se hundieron siete años después, y aunque los camisas negras fascistas empezaban a crecer alarmantemente en Italia y Hitler se empezaba a apoderarse democráticamente de Alemania. Nada nuevo, pues los descubrimientos eran ilusionantes como el de la insulina. 

Era un nuevo mundo. 

Nadie podía imaginarse qué sería de ese mismo mundo en el año 1999, al acabar ese siglo XX. Y la realidad es que entre 1922 y 1999 pasaron tantas cosas que el mundo no se parecía en nada. Bueno, sí, seguían existiendo las guerras que no pararon en todo el siglo XX y se seguían muriendo miles de niños de hambre. Pero el mundo era totalmente diferente.

Hoy, en este 2022 mediado, tampoco tenemos ni idea de cómo será el mundo en el año 2099. 

Estamos en la misma posición introspectiva como estarían los que se preguntaban eso en el año 1922. Nunca pudieron imaginar qué mundo habría en 1999. 

Los cambios viene poco a poco y casi sin darnos cuenta. 

Partimos de un número de comodidades —quien la tiene— y de grandes inventos sobre todo en comunicaciones, que nos impide imaginarnos un mundo diferente y mejor. Los que nos ponemos a pensar creemos hoy que ya nada puede cambiar a mejor. Por eso muchas veces creemos que todo irá a peor. Caemos en el negativismo, posiblemente, por un exceso de positivismo callado, admitido sin decir.

En los años 20 las chicas bailaban en los cabaret, eran los “Dorados” los “Locos” los “Felices” años 20 que acabaron en bancarrota. El sexo se empezaba a plantear con luz y las comidas eran diferentes, alegres, llenas de licores y de alegrías. No había televisión, internet, teléfonos en el bolsillo o coches asequibles a todo el mundo. Pero nadie lo pedía pues tampoco se lo imaginaban.

Tampoco ahora en el año 2022 sabemos qué pedirle a la vida pues no somos capaces de imaginarnos en qué se nos convertirá este mundo en su camino hacia el 2099. No somos capaces de imaginarlo pues no estamos conformados para ver muy a largo plazo, si acaso a corto, y desde esas nuevas posiciones seguir avanzando paso a paso.

De hecho no somos capaces de imaginarnos si en el 2030 —solo a siete años de distancia— habremos vencido la pandemia, qué lugares en el mundo estarán en guerra, qué avances en Sanidad habremos logrado, qué habrá pasado con el inmigración desde la pobreza hacia la vida normal, si el coche será ya eléctrico o de hidrógeno o de carbón vegetal.

Como somos incapaces de pensar a siete años vista, o al menos, de medio asegurar nada de lo que puede suceder, simplemente tenemos que ir caminando, construyendo con los ladrillos que cada día vamos encontrando en el camino, comportándonos como animales que a veces utilizamos la razón de supervivencia empleando todas las herramientas que ya hemos ido recogiendo en estos siglos.

Cuando a principios del año 2020 se nos dijo que teníamos que quedarnos en casa, sin salir lo aceptamos sin rechistar. Lógico. No se nos dijo que teníamos que saber que se nos morirían nuestros padres y abuelos en las Residencias sin podernos despedir, sin poder ir al entierro mas que de dos en dos, sin que ellos pudieran ser asistidos en un hospital aunque hubieran cotizado 50 años de su vida laboral lo aceptamos.

Nuestra capacidad de adaptación, de aceptación incuso, seamos españoles o indios, chilenos o argelinos, es tremenda y muy similar. Pensamos que no hay otra que obedecer y aceptar, incluso pensamos que lo más cómodo es hacer caso al que nos gestiona como ciudadanos. Y callamos y apretamos los dientes.

Uno de los grandes retos en el mundo occidental y debería referirme a España como ejemplo, es saber en qué punto se irá transformando los Servicios Públicos actuales en su camino hacia el 2099. 

Algunos de ellos son imprescindibles en la misma medida en que son insostenibles. 

Y esas diferencias entre la necesidad y lo que queremos hacer para que se mantengan, se nota claramente en estos años de la década 20 del siglo XXI. Nos quejamos de esos Servicios Públicos, pero no hacemos nada para reflexionar sobre las reformas que debemos realizar para que puedan seguir existiendo. No hemos llegado ni tan siquiera a la fase dentro de esa reflexión, de que algunos cambios necesarios son muy profundos.

Podría hablar de la Justicia, de la Seguridad, de la Sanidad o de la Educación, pero también de la Democracia, de la Participación, de la Igualdad o de la Sostenibilidad del actual planteamiento social. De la Desigualdad o de la Globalización Positiva y de la Globalización Negativa.

Todos estos adjetivos o planteamientos de realidades que necesitan reformas profundas, son a veces tan sumamente complejos y es tan poca la capacidad del mundo para querer analizar el reto de modificarlos, que se prefiere optar por dejarlos quietos y esperar sus evoluciones. 

En el mundo hay decenas de formas y fórmulas diferentes para atajar, modificar, resolver estos problemas. Depende de cada zona social, económica o geográfica y cultural.

Es imposible llegar a acuerdos que sirvan para todos. 

Por lo que es inevitable que las reformas y cambios se hagan siempre por la fuerza. Por las guerras. Y quien gana es quien decide qué cambia y hacia dónde quiere modificar.

No sabría decir cuántos siglos llevamos dentro de guerras que se solapan. A veces nos confundimos para tranquilizarnos, diciéndonos que llevamos equis décadas sin guerras. Es mentira. 

Lo que en realidad queremos decir es que llevamos décadas sin guerras cerca de nosotros, dentro de nosotros. 

De las 136 guerras de diferente tipo y duración que hubo en todo el siglo XX, solo durante parte de los años 1924 y 1925 no hubo una guerra declarada, durante el resto de los otros 98 años había guerras en alguna parte del mundo. 

En este siglo XXI ya llevamos conflictos armados en 22 sitios diferentes, el más reciente en Ucrania comenzó en el año 2014 pero con la invasión de Crimea nadie quería ver una guerra que se ha ido transformando en el actual conflicto.

El ser humano necesita las guerras para moverse y avanzar, para transformarse, para cambiar, para tomar posiciones estratégicas que hace que manden unos y tengan que obedecer otros. Esto es un horror, pero es así desde hace siglos, por no querer irme más atrás.

Una guerra es matar, es debilitar, es conseguir territorio, pero sobre todo es imponer normas e ideas, culturas y modos de vida. Nadie (casi) hace una guerra para quedarse una península o un país, todos (casi) las hacen para convertir ese espacio conquistado a su modo de vida, a sus normas, y junto a ese espacio geográfico a sus gentes. Y junto a sus gentes, a sus economías productivas y de consumo.

Al final todo es Cultura, Religión y Economía. 

Desde este 2022 al 2099 nos (os) quedan 77 años por delante para transformar el mundo no sabemos hoy hacia qué. Dependerá de vosotros. Y también dependerá de vosotros saber en qué lugares se producirán las próximas 70 guerras, quién las ganará y quién las perderá. Podríamos ponerle lazos a este reflexión, pintarla de rosa o de colores pasteles, pero será inevitables.

Os esperan antes de acabar este siglo, que lo verán terminar los niños que hoy están naciendo, unas entre 70 y 100 guerras importantes por Cultura, Religión o Economía.


26.7.22

El Candidato y los Gabinetes de Comunicación

A grandes rasgos, en el siglo XIX los partidos políticos eran estructuras mínimas y los candidatos, elegidos en circunscripciones uninominales, eran los que asumían el protagonismo. El candidato estaba muy por encima de las siglas que decían representar.

A lo largo del siglo XX, la cuestión fue cambiando y las siglas iban pesando más, convirtiendo a los partidos en entidades de masas, con un fuerte componente ideológico, que votaban sus candidaturas. Eso fue así en Europa, y, con los paréntesis dictatoriales, en España. De tal manera, que la Constitución de 1978 los reconoce como instrumento fundamental para la participación política, que lo son.

Obviamente, hubo figuras reconocibles (González, Suárez, Anguita, Fraga, Pujol, ….), pero las siglas tenían peso político y figuras respetadas mayoritariamente podían no ser votadas masivamente (Suárez y el CDS). Partido y candidatura se contrapesaban. 


Un candidato o candidata que quisiera destacar debía contar con el favor de la militancia y unas siglas podían arrastrar voto más allá del candidato o candidata.

En la actualidad, con las tecnologías de la comunicación y la información, estamos volviendo a una situación hasta cierto punto análoga al siglo XIX. Las elecciones las gana Ayuso o Moreno (con campañas que casi esconden las siglas). Se vota a Sánchez, a Iglesias o causa rechazo Casado y simpatía Feijoo.

Pedro Sánchez cambia su ejecutiva y lo anuncia días antes del Comité Federal, que es un trámite donde no cabe el debate. La decisión estaba tomada y difundida por la prensa.

Sin ningún cambio ideológico o estratégico, Feijoo va subiendo en las encuestas porque cae mejor a su electorado que un personaje tan mediocre como Casado.

La izquierda tiene una candidata, Díaz, que se desmarca de los partidos.

Nada que no hayamos visto cerca: Macron, ministro de Hollande, abandonó el PSF y creó un movimiento ciudadano (En Marche!) que le llevó a la Presidencia. Mélenchon fundó un movimiento ciudadano (France Insoumise) “fuera del marco de los partidos” con el que cosechó casi un 22% del voto en las pasadas presidenciales.

Los gabinetes de comunicación ganan peso y crean un candidato o candidata en detrimento de las estructuras de los partidos y la militancia y, en consecuencia, los medios de comunicación acrecientan su indudable poder de influencia.

Jorge Marqueta