31.8.21

¿Y si el truco es lograr acostumbrarse a vivir siempre en crisis?


Este titular parece actual y a su vez parece repetitivo aunque ya tenga 48 años, es un poco como el Día de la Marmota, una constante repetición de lo mismos tiempos siempre, como si se crearan las Crisis para convencernos de que estamos en crisis. De que mientras para algunos de nosotros las crisis nos producen miedo, temores y pobrezas, a otros les producen la seguridad de que son beneficiosas y por ello las modulan, las crean y las alimentan.

Decía el entonces Presidente del Banco de España (hoy solo es Gobernador) que no estábamos acostumbrando en el año 1973 a vivir en constante crisis económica. ¿Y si fuera verdad? ¿Y si lo realmente interesante para "ellos" es que nos fuéramos acostumbrando en paz y suavemente, a vivir siempre en miedos, desempleos, controles económicos, crisis fabricadas para dominar?

Afganistán (08) y nos fuimos los occidentales ¿Y ahora?


Esta noche occidental los EEUU han abandonado definitivamente Afganistán hasta la próxima vez. Ya están solos. Ya podemos hablar con claridad. Los afganos no quieren la presencia del mundo occidental en su territorio. Nunca la han querido y tras 40 años de guerras para nada, se ha ido reforzando esa sensación de que somos inútiles para entender sus realidades y problemas y para ser capaces de dotarlos de una vida mejor, sin tener que cambia a ser occidentales.

La mayoría de los afganos no quieren ser occidentales, simplemente quieren ser afganos y vivir en una tierra muy pobre, dura, pero suya. Esto no lo comprendemos bien por su posición estratégica y algunos detalles más que nos callamos, como son la religión, los recursos escondidos o sus vecinos. Pero la inmensa mayoría de afganos nunca han querido que Afganistán fuera un país moderno, con leyes modernas.

Así que lo que les queda a los afganos es o acostumbrarse a su propio país y sus leyes y religiones, o irse en cuanto puedan a un país occidental. Afganistán es una ratonera imposible de dominar desde dentro y estamos tardando excesivos mi9les de muertos en darnos cuenta.

¿Y ahora? Pues sin duda lo más importante de las acciones es evitar que quieran exportar sus religiones durísimas a sus vecinos, ni quieran exportar a sus terroristas a otros países de las áreas occidentales en castigo a nuestra presencia allí. Y facilitar la recogida de lo que no quieran ser afganos, pero controlando muy bien que no se cuelen bichos entre las manzanas sanas.

29.8.21

Afganistán (07) y se nos movió el mundo del siglo XXI


Hay hechos que pueden parecernos en un principio pequeños pero que se convierten en históricos, que además los vivimos mientras vamos moviéndonos por el mundo y que podemos si queremos absorber y observar en primera fila como si tuvieran la posibilidad de mostrarse en toda su crudeza mientras los vivimos en el sofá con la cerveza en la mano. Eso se llama de momento: Mundo Occidental.

Son hechos que se convierten en históricos, en materia de libro y de reflexión, de observación para intentar aprender en donde se esconden las trampas que cuestan hambre, vidas y libertades. Y no siempre nos parecen tan importantes cuando los vivimos.

Lo acontecido en Afganistán esta semana es uno de esos acontecimientos históricos que marcará decisiones y moverá el mundo aunque ahora nos pensemos que no será para tanto. Los posicionamientos geoestratégicos mueven el mundo con independencia del pueblo afgano que al final serán la materia del experimento nada más. Y nada menos.

Como con el hecho que nos pareció anecdótico de que unos cientos de jóvenes se encaramaran al Muro de Berlín sin saber que estaban cambiando al mundo y a sus ideologías, la huída corriendo del mundo occidental de Kabul marcará lo que todavía no llegamos a comprender. Depende de muchos factores. Pero cambiará movimientos y decisiones, que a medio plazo nos afectarán a todos. De momento esa cara de tristeza de la Edad Media de los integrantes talibanes de la imagen, intentará contagiarse.

23.8.21

Reflexión sobre la situación de crisis y desempleo en España


Os voy a dejar un texto que es una opinión de un sindicato mayoritario en España. leerla y luego continúo.:

------------

La extensión y profundidad de la actual crisis económica ha puesto en cuestión la pervivencia del sistema de producción y consumo existente y de una economía internacional basada en graves desequilibrios mundiales. Las teorías imperantes desde la Segunda Guerra Mundial muestran claramente su inoperancia para resolver los problemas actuales.

Gobiernos y economistas del mundo capitalista vuelven sus ojos a las teorías del mal llamado liberalismo económico, acentuando los aspectos autoritarios y antidemocráticos de sus sistemas políticos para llevarlas a la práctica. Para los sindicatos, la crisis plantea problemas nuevos.

Éstos se pueden resumir como cuestión central en determinar cuál es la acción sindical más adecuada para un periodo de crisis como el que vivimos y como el que previsiblemente seguiremos viviendo durante los próximos años.

Se trata de partir de la actual situación económica y política, de la relación de fuerzas existentes en estos momentos y de la necesidad de ir cambiando esa relación de fuerzas en favor de los trabajadores para poder realizar una acción que además de defender las condiciones de vida y de trabajo de todos los trabajadores, haga que esa defensa no sea contradictoria con el objetivo global de solucionar el problema del paro y la crisis, lo que exige, en nuestra opinión, profundas transformaciones de las estructuras productivas y del conjunto de los sistemas económicos de nuestro país.

--------------

Es un texto muy actual, contundente y reflexivo, que nos fotografía la actual situación e intenta dar unas ligeras pinceladas para avanzar en cambios y posibles soluciones. En realidad es un texto de 29 páginas del que la parte que he dejado arriba es solo un 20% de la primera página. 

Pero ese texto es de la primavera de 1981. Han pasado 40 años y parecemos haber vuelto a la casilla de salida. Podríamos seguir leyendo las 29 páginas, pero cuidado, sabiendo que en 40 años no hemos logrado avanzar nada de nada con lo que en ellas se nos plantea. 

Crisis Económica

Desempleo Brutal sobre todo entre los jóvenes

Estructuras productivas Obsoletas para el momento

Economías en España y en el Mundo con graves desequilibrios

Incapacidad para resolver los actuales Problemas

Ese texto fue la base de una Ponencia cuando el Presidente del Gobierno era Calvo Sotelo, aunque fue escrito o al menos bocetado gobernando todavía Suarez. Después hemos tenido a Felipe González, Aznar, Zapatero, Rajoy y Pedro Sánchez. Ministros ni te cuento. Incluso hasta dos Reyes distintos. Pero los problemas siguen siendo los mismos tras más de 40 años. 

Tal vez haya que pensar que somos incapaces de resolver los problemas, de que todo está estructurado para que los trabajadores siempre estén mal, si acaso en algunos momentos estén MUY mal, y que los cambios son imposibles con las herramientas actuales. A partir de este punto, que cada uno piense lo que considere. 






22.8.21

Afganistan (06) y sus casualidades causales


En la historia de la humanidad, los pequeños detalles, las acciones que a veces parecen casuales, son la que marcan el futuro durante décadas. Nadie supo ver que el Muro de Berlín iba a caer y cayó de una manera desorganizada, casi diríamos que por casualidad que se unía a la causalidad de un régimen que se había ido cociendo en sus propios desastres económicos y sociales.

Algo similar ha sucedido en Afganistán. Y durante muchos años seguiremos viendo las consecuencias de esta caída de Kabul que nadie era capaz de prever como una acción de casualidad que no figuraba en los libros de estilo militar. ¿Un país puede caer sin disparos en una semana tras más de 20 años de guerra?

A medio plazo ya no debemos preguntarnos qué podemos hacer nosotros por Afganistán, sino que será capaz de hacer Afganistán por el mundo occidental, y qué desea hacer Pakistán, China o Rusia por y con Afganistán. En esas reacciones es donde está la clave de lo sucedido.

Nota.: La fotografía es de Juan Carlos, para el diario El País.

21.8.21

Afganistán (05) ¿Existen la ONU, la OTAN, la UE o son letras del abecedario?


Pensar que el mundo es incapaz de defender al mundo y a sus ciudadanos es muy triste. Pensar que todavía no hemos sido capaces de crear mecanismos que eviten el que unos desalmados por el hecho de "tener y poseer" un país pueden hacer lo que les da la real gana con sus ciudadanos, es muy doloroso. Si llevas barbas, armas o traje, tienen muchas acciones y poder o te han puesto las religiones o los militares, ya puedes destrozar a personas sin que nada en el mundo te lo pueda impedir.

Si eres un ciudadano no, pero si representan a un país… SÍ. ¿Y cómo se diferencian?

La ONU, la OTAN, la UE —o las siglas que quieras poner aquí— no mandan nada sobre las decisiones de algunos tiranos. Pero en cambio un policía de barrio te puede pegar dos tiros si te saltas un semáforo rojo y pones cada de mala hostia en una ciudad cualquiera de cualquier país de los que llamamos civilizados.

¿Para qué sirve la ONU, la OTAN o la UE si no son capaces de sacar a unos pocos miles de personas de un aeropuerto? ¿Dónde queda el respeto humano, pero a la vez la dignidad del mundo occidental si no sabemos resolver este dilema? ¿No fuimos capaces tampoco de detectarlo a tiempo?

Ahora resulta que un país sin presidente, lleno de barbudos con rifles occidentales, impone el terror a sus propios ciudadanos metiendo a miles de personas en un descampado sin agua ni comida, miles de niños entre ellos, y los van seleccionando para buscar a… no, judíos en este caso no… para buscar funcionarios, trabajadores del Estado anterior. Y si no los encuentran le importa tres huevos.

Simplemente matan a sus familiares para que aprendan a que ser mujer y trabajar de funcionaria en un país es peligroso, si mandan los barbudos. ¡Joroba! ahora mismo me afeito. ¿Esto tiene un nombre? ¿Y de verdad el mundo mundial no puede resolver este problema, no hemos sabido crear un mecanismo capaz de resolver estos dramas con fuerzas especiales de carácter mundial que sepan defender a los ciudadanos más débiles?

Para bombardear desde el aire… enseguida nos juntamos cualquiera con mando en Plaza y en la Tele y a su vez merendamos en el despacho que corresponda poniendo los pies encima de la mesa. Pero saber sacar a miles de niños de una explanada junto a los muros de un aeropuerto… eso ya no sabemos. Igual es que no hay merienda.

Nota.: La imagen es de Juan Carlos Quinteros para El País


20.8.21

Pandemia (35) ¿En qué punto estamos en agosto 2021?


Llevaba más de dos meses sin dedicar una entrada a la pandemia del COVID, aunque he seguido hablando de ella con puntadas pero casi sin hilo. Hoy me toca volver, pues a la relajación de todos, incluido este leve escritor de nada, se unen datos preocupantes que no siempre salen bien a la información. ¿En qué punto de la Pandemia del COVID, estamos en este agosto 2021?

Estamos inmersos en la Variante Delta que todos sabemos ya, es una transformación del virus original que nos está jodiendo el verano aunque disimulemos. Y no, no soy agorero. Voy a dar datos.

Ayer 19 de agosto tuvimos 725.000 nuevos contagios de COVID en todo el mundo. Cifra que ya creíamos superada desde mitad de mayo. Incluso los fallecimientos de esta semana en todo el mundo son cifras similares a las de principio de junio, perdiendo todas las bajadas de muertes que habíamos tenido en las semanas anteriores. 

Todos sabemos que el nivel de vacunación es altísimo en algunos países, bajísimo en otros países, en un descontrol complicado de explicar y por ello de entender. Mientras el COVID sea una pandemia globalizada, no aplicar la vacunación de forma globalizada es poner tiritas temporales. A lo sumo puntos de aproximación ante una herida que no deja de sangrar.

Podríamos creernos que lo que sucede es que los nuevos contagios están afectando a los países pobres sin vacunación. Pero tampoco es cierto eso. 

Ayer en los EEUU hubo 155.000 contagios nuevos. En Brasil 36.000. En Reino Unido otros 36.000. En Japón 24.000, un país que en estos ya muchos meses acumula en total la cuarta parte de contagios que en España y que en estas semanas le dobla en casos diarios.

Pero vayamos un momento a Israel. Con más de un 60% de personas vacunadas con las dos dosis desde hace semanas (España está en un 64,7% en estos momentos), son casi 8.000 los nuevos casos cada día, siendo que todavía no ha llegado al millón de contagiados en la totalidad de meses. Tiene unos pocos casos menos de contagios diarios que en España, pero en la suma del total tienen 5 veces menos de casos. Es decir, en estas semanas está sufriendo lo que no sufrió en los meses anteriores.

Su tasa de positividad es del 5,5% con arreglo a los numerosos test que realiza, pero en Aragón estamos en un 9,6% ayer y un 13% anteayer. Cuidado con estos números. Indican muchas cosas y no son positivos para Aragón, que aunque creamos que tenemos la situación dominada, deberíamos no subir del 4% de positividad.

Es verdad que Israel vacunó muy pronto, entre enero y febrero, y la variante Delta esté consiguiendo en este Agosto saltarse parte de la vacuna que ya lleva seis meses puesta. No se sabe bien si esto es totalmente cierto. 

Por ello en Israel ya se está vacunando con una tercera dosis de Pfizer a los mayores de 60 años, aunque esta medida la va a cambiar para que se ponga a los ciudadanos de Israel mayores de 40 años. Los EEUU están estudiando estas medidas para ver si las aplica en septiembre.

Algunos estudios dicen que lo que en marzo era una eficacia de la vacuna Pfizer que rondaba el 90% en este veranos se está detectando que ha bajado hasta un 40%. Pero todos estos estudios están en entredicho pues las presiones de las farmacéuticas es brutal para hacer enormes negocios. 

Y mientras tanto, otra vez más los países sin recursos se quedan frenados en sus aspiraciones lógicas de recibir algunas dosis de vacunas. Mientras todo el mundo no está vacunado, y existan tratamientos que actúen en los inicios de la enfermedad para controlar y prevenir los contagios, no podremos decir que esta pandemia está controlada.



Afganistán (04) Lo peor que soportamos es que nos engañen


Nada soportamos peor los ciudadanos de calle que el que se nos trate como a niños, el que se nos engañe con explicaciones infantiles, con mentiras encubiertas, no tanto restando información—que también— como dándonos información que nos quiere llevar a esto marco mental.

Podría poner el ejemplo de una ministra que el otro día quería explicar la inexplicable subida constante del precio de la energía doméstica, lanzando la culpa a Putin, que nos pilla tan lejos que produce sonrisas escuchar eso. Es verdad que sube en media Europa, pero en España con nuestro nivel de sueldos las subidas son más dolorosas que en Francia o Alemania, País Bajos o Suiza, por poner ejemplos.

Pero ahora quiero entrar otra vez en Afganistán. Ese drama del 2021 que nadie esperaba. ¿Nadie?

Es curioso que algunos deportistas hayan posico salir de Afganistán unos días antes del estallido y que tengamos que admitir que los EEUU no sabían de una rapidez extrema. Pero el caso más curioso es el de dos personas que están en España, que él llevaba las redes sociales de un Ministro de Afganistán y era familiar del mismo, y que una semana antes de que Kabul se hundiera con la entrada de los talibanes, había recibido la nota de que tenía que huir de allí hacia Europa pues estaba en las listas de los que buscarían una semana después.

En las películas nos dicen que los espías son muy listos y se las saben todas. Los de EEUU, los del Mosad o los del CNI español. Pero resulta que saben menos que el sobrino de un ministro al que mantenemos en el poder. Que sale con lo puesto y con su esposa de vacaciones a España como turista, y la información que le llega no la conoce nadie. ¿Nadie?

También podemos pensar —y la culpa la tienen los que nos mienten—que toda esta avanzada tan rápida de los talibanes se sabía y por motivos que de momento desconocemos, se dejó hacer, y ya iremos viendo. De momento seguimos pensando que todo esto nos pilla muy lejos, sin darnos cuenta de que es otro error sencillo de entender. 

El mundo hoy es tan pequeño, está a tan poca distancia en tiempo, que cualquier cosa nos afecta a todos. Y si hay duda, preguntarle al COVID.

17.8.21

Afganistán (03) ¿Qué precio pagará Europa por nuestra incapacidad?

Sin ninguna duda en Afganistán ha perdido el mundo occidental y nuestra forma de vida social, algo que seguimos sin entender pero que demuestra nuestra incompetencia y un dato clave. Para mantener la Justicia Social y la Vida Social de respeto entre las personas, hay que ser duro en nuestra defensa. Si somos débiles defendiendo nuestra forma de entender la vida y el respeto a las libertades, a la mujer, a la educación, a los niños o al mundo en Paz, no podemos ser débiles.

Tras más de 20 años llenando Afganistan de militares de todas las clases posibles, de varios países que creían que era posible entregar a los afganos una vida digna según nuestros parámetros, nos tenemos que dar cuenta de nuestra incompetencia, de nuestra debilidad para lograr objetivos utilizando a los militares de cuartel.

Las imágenes de los aviones de los EEUU intentando despegar del aeropuerto de Kabul, rodeados de personas que intentaban subirse al avión, con miedo insuperable, con indignidad humana tras décadas pasando calamidades, acompañará a los EEUU pero también a Europa durante muchas décadas, pues es el ejemplo tras Vietnam de que como civilización no estamos dando la talla para resolver conflictos, si acaso para eternizarlos o incluso a veces para complicarlos más.

El problema de Afganistán solo está comenzando. Que nadie tenga dudas de que en su núcleo existe otros conflictos sin entender todavía bien por las personas como nosotros, de vida simple para los que juegan en el tablero mundial. Los siguientes movimientos de China, Rusia, Pakistán, Turquía, Irán o India nos irán indicando hacia donde nos llevarán estar acciones de incapacidad.

16.8.21

Afganistán (02) ¿En qué papel queda la mujer afgana tras todo esto?


Lo sucedido en Afganistán en este agosto 2021 ha movido al mundo aunque no lo vayamos a notar en el breve plazo. Creemos que nos pilla ten lejos en distancia física y en distancia emocional y cultural, que pensamos desde Europa que Afganistan no va con nosotros. No sacamos las conclusiones básicas. Si va contra los EEUU, si estos reultados de los talibanes demuestran la inoperancia del mundo occidental, si afecta positivamente a China, Rusia, Pakistán y Turquía y posiblemente también a Arabia e Irán, que no quede ninguna duda, nos afectará a los españoles.

Eso sin entrar a valorar que tras décadas de intento por crear un país estable en la zona de Afganistán, en muy pocas semanas se ha perdido todo lo hecho lo que demuestra que las Guerras de Invasión ya no sirven de nada, y que los EEUU son un país en clara decadencia. ¿Para qué tantos fallecidos incluidos españoles, en un guerra mal panificada y absurda?

¿Quién pensó que hay Presidentes de los EEUU que se disfrazan de tontos, y otros que van de listos y buenos, pero cometen errores tácticos de una envergadura histórica? En estos años han estado cuatro Presidentes diferentes en los EEUU y ninguno ha sabido encontrar una solución al problema. Todos ellos eran más débiles que el problema.

Quedará por saber y lo dejaremos para los próximos meses, qué influencia tendrá el triunfo de los talibanes entre los países árabes y musulmanes de la zona. De la MUY amplia zona cercana que enseguida se contagia hacia África. Y eso sí afectará a las formas de entender el futuro del mundo, tanto en los aspectos religiosos y crueles, como en los económicos y sociales. ¿En qué papel queda la mujer afgana tras todo esto?

12.8.21

Afganistán (01) ¿Qué sucede en Afganistán en este verano 2021?


Históricamente ninguna guerra ha merecido el gasto en muertos y en pobreza. Ninguna. Pero los casos de estas décadas podrían figurar en la lista de las Guerras más inútiles de la historia, llevándose la palma posiblemente Afganistán. Diríamos que empezó en el año 2001, aunque podríamos decir que desde 1978 hemos ido colocando guerras sobre guerras en el mismo espacio geográfico, con ayudas diversas de distintos grandes países que les interesa tener en permanente conflicto a esta zona. Tener a una sociedad 43 años en permanente guerra parece de locos en este siglo XXI, pero es así, prefieren los grandes países una guerra larguísima que una pelea cruenta y corta. 

En este 2021 los EEUU —después de llevar allí un montón de años de forma clara o encubierta— ha decidido marcharse y dejar a su suerte al propio Afganistán y sus gentes con los talibanes reconquistando ciudades por días, sabiendo que es imposible que se consolide como país en paz. Sea con un gobierno talibán o regular, daría igual, pues están condenados a otra guerra civil.

¿Y en qué posición estratégica está Afganistán para que sea la base de tantos conflictos? Hay que entender más su posición como avanzadilla de una forma de entender la religión que como una colocación geográfica que también. Es ese punto más al Este del islamismo radical, capaz de intentar contagiar a India, China, Pakistán, Irán y a las Repúblicas islámicas de la antigua URSS para extender el fanatismo de su religión por el mundo.

Mientras los conflictos queden encerrados en un territorio sin salida al mar, un 20% más extenso que España y con 35 millones de habitantes, nos parece que es un grano enorme pero un grano y no un tumor. Pakistán (otro país clave en la zona) siendo uno de los vecinos de Afganistán tiene un poco más de superficie pero cinco veces más de habitantes. 

Y desde Pakistán se domina el Mar Arábigo y el problema se podría contagiar hacia la India o hacia el África más pobre, empezando por Somalia y Etiopía, pero además dominando los Golfos Pérsico y de Omán. Y ese sí es ya un punto tremendamente crítico para el mundo occidental aunque está tan lejos de Europa y de los EEUU.

La marcha de los EEUU de Afganistán busca posicionamientos estratégicos, nunca escriben sin papel ni tinta. Pueden querer que se enzarcen en un guerra civil cruenta, en un empobrecimiento contundente, en levantamientos civiles, en conseguir que Irán mira hacia Afganistán y deje de mirar hacia Irak, Siria o Turquía, o puede que simplemente se vaya para dejar que "los otros" muevan ficha y ver de qué manera pueden volver otra vez.


¿Y qué sucederá con Kabul, la capital  todavía en manos del Gobierno legítimo y que con sus cuatro millones de habitantes será la demostración de hasta dónde quieren llegar los talibanes? Pues eso por desgracia lo iremos viendo en las próximas semanas. Mientras tanto en Qatar se han reunido en este agosto 2021 los EEUU con Rusia, China y Pakistán, para ver si son capaces de encontrar una salida duradera a un conflicto tan duradero que nadie quiere decir hasta cuándo van a dejar que exista. ¿Existe Europa?

Y otra pregunta final que no quieren que tenga respuesta. ¿Qué países están apoyando a los Talibanes, no solo vendiendo armas o comprando opio, sino ayudando directamente pero en secreto?



9.8.21

Llevamos 32 años sin ideología progresista en Europa. ¿Cuánto queda todavía?


Van a cumplirse 32 años desde que en la noche del 9 de noviembre de 1989 empezó a caer el Muro de Berlín y con el / por ello, todo el entramado que sujetaba una Europa con dos conceptos antagónicos, la Guerra Fría, el comunismo y el socialismo de verdad. Aquella noche el mundo, Europa, empezaba un nuevo camino. Pero han pasado casi 32 años y aquella escenografía no ha traído nada para la izquierda europea, y ha pasado tiempo desde aquella noche de noviembre. ¿No queremos o no sabemos aprender?

Dos décadas después de aquellos meses tuve ocasión de visitar varias ciudades de la antigua Alemania Democrática. Se veía claramente todavía la señal de las desigualdades, los índices económicos todavía no se habían logrado igualar, el urbanismo o el color, el comercio y las formas de vida todavía dejaban ver diferencias claras a poco que te salieras de las zonas céntricas y turísticas.

En aquel final de 1989 se acabó una forma de comprender la ideología de izquierdas y había que intentar otra. Había que admitir el fracaso económico y social de un sistema de vida, el que habíamos leído durante muchos años; y sin dejar de ser progresistas e incluso socialistas, había que intentar construir un nuevo socialismo, una nueva manera de entender lo que es el reparto hacia las capas más vulnerables de justicia, economía o trabajo.

Pero no hemos sido capaces de construir una ideología sobre el papel, sobre unas bases filosóficas, económicas o sociales que sustenten una forma de ser y de trabajar por el futuro.¿Qué es hoy, en el 2021, ser de izquierdas? ¿Solo con ser feminista o ser amante de la sostenibilidad del Planeta ya se puede construir una alternativa de izquierdas a este momento? 

¿Y dónde se queda pues la inmigración de los más pobres, los nulos servicios públicos mal repartidos y el hambre, la pobreza y la injusticia social, la indignidad laboral creciente y el aumento del esclavismo moderno?

Han pasado más de 30 años desde entonces y el fascismo nuevo va creciendo en diversos países de Europa. La caída del comunismo ha traído hacia la sociedad un movimiento populista que se ha ido construyendo sobre la falsedad de edulcorar la historia, de repintar de nuevo esas desigualdades que unos provocan y otros las sufren. Y mientras ellos han sido muy listos en estos ejercicios de trampantojo social, la izquierda no ha sabido levantar un edificio ideológico nuevo.

Ni la Tercera Vía funcionó, ni la socialdemocracia supo acercarse al socialismo nuevo que había que construir, ni los populismos de izquierdas supieron encontrar un espacio convincente y explicativo. Y poco a poco fueron todos los intentos cayendo en la trampa bien construida por los competidores y por la apatía y la desafección de su sociedad. ¿Y ahora? ¿Otros 30 años más de espera?

¿Nos importa el Planeta? ¿Y nuestros nietos?


Sabemos que el mundo, este espacio en el que vivimos y el único que tenemos, está sufriendo un cambio climático importante que sobre todo sufrirán nuestros hijos. Pero no parece importarnos y somos además incapaces de encontrar soluciones aceptadas por los gobiernos. Da igual que lo diga la ONU o cualquier científico de reputado prestigio, el mundo no quiere cambiar y punto.

¿Sabremos adaptarnos? ¿O será el propio planeta el que se rebelará contra nosotros por ser incapaces de tomar medidas de cambio, de sostenibilidad?

Hoy ya, en estas primeras décadas del siglo XXI sabemos que no se trata solo de parar el cambio climático, pues algunas medidas no tomadas han creado condiciones de las que es muy complicado salir en los próximos siglos, sino de parar el deterioro para ver si al menos así es suficiente. Y estamos hablando siempre de algo de lo que llevamos 30 años hablando sin haber tomado medidas suficientes, sino parches para la galería.

Durante años nos hemos convencido e que solo se traba de parar un aumento de las temperaturas que se producía en décimas de grado. Y nos parecía asumible y no importante. O un tema de agoreros y malas y negativas prácticas de izquierdistas de libro. Pero ya sabemos que eso es falso, que lo que se está produciendo es una suma de cambios climáticos, que no siempre son solo de calor, sino también de grandes tormentas, de inundaciones, de calor y deshielo, de grandes nevadas incontroladas, de lluvias en zonas donde antes llovía mucho menos o de sequ´ñias persistentes en otras zonas. 

Sabemos también que la atmósfera es distinta a la de hace unas décadas y que eso afecta al clima y a la sostenibilidad del Planeta, pero parece que esto nos da igual, y que no es necesario cambiarlo. O que si algunos grandes países han hecho durante décadas lo que les ha dado la real gana, ahora al resto de países que no lo hicieron les toca poderlo hacer, pagando una tasa como quien paga por la recogida de basuras. Pero el Planeta no es un Ayuntamiento, y los errores se acumulan y no se pueden meter en bolsas negras de basura.

Los últimos informes de la ONU estiman que a finales de este siglo XXI se llegaría a un incremento de 4,4 grados sobre las temperaturas medias, algo que multiplicaría también la intensidad y frecuencia de los fenómenos extremos. Pero nosotros no estaremos, piensan los tontos que no admiten que debemos dejar todo como lo encontramos. Y a nuestros nietos que los jodan. Pero los científicos nos recuerdan también que la última vez en la que se llegó a un nivel de calentamiento por encima de los 2,5 grados fue hace tres millones de años, cuando ni siquiera existía el ser humano. Y seguimos pensado que son frases de pesimistas.



6.8.21

La pobreza ya aprendió a votar a la derecha más extrema


A la izquierda del PSOE sabemos que existe un espacio político mal ocupado desde la Transición, y digo mal ocupado pues nunca ha sido capaz de unificarse, de plantear una idea propia de sociedad que defendiera los intereses de los que menos tienen, en contrapeso de los que defienden que nada cambie pues tal y como está todo a ellos les va muy bien. 

Es curioso que desde 1980 se haya ido perdiendo (con altibajos) esa idea de aglutinar a la capa social de los débiles alrededor de una ideología que seguimos llamando izquierda, como si no fuéramos capaces de explicar qué es ser de izquierdas, y que es imposible gobernar desde la izquierda ni el mundo ni España, hoy en el siglo XXI como si estuviéramos en el siglo XIX.

En realidad la culpa de todos estos fracasos la tenemos las mismas personas que nos creemos de izquierdas desde diversas posiciones. Por una parte hemos consentido que nuestros compañeros de identidad social se encargaran de ocupar despachos y pegarse a ellos con cemento armado. 

Y por otro lado tampoco hemos reflexionado sobre las diversas modificaciones que se debían hacer constantemente sobre las ideologías progresistas. 

No puede ser igual la izquierda de 1975 que la de 2025, pues en esos 50 años ha cambiado España y su sociedad tremendamente. Sus leyes, sus opciones, sus modos de trabajar, de repartir, de tener o no tener justicia social. 

Se ha modificado el tipo de pobreza, el tipo de riqueza, la relación con los servicios públicos, la economía y sus tipos adaptados para no perder nunca, etc.

Y hemos aprendido en estas década que la sostenibilidad es imprescindible, que el papel de la igualdad es mucho más amplio de lo que nos imaginábamos, que somos muchos más plurales que simplemente ricos y pobres.

¿Y a partir de ahora qué? Pues sin duda habría que volver a construir una Izquierda Unida nueva (con otro nombre y mimbres), válida, adaptada y partiendo de cero, capaz de sumar sin mirar los detalles, amplia y admitiendo que la Lucha de Clases Plural es imprescindible para lograr objetivos, y aprendiendo de las necesidades reales de la sociedad. 

Somos muy capaces de mirar los problemas, de intentar resolver los pequeños o medianos, pero nos olvidamos de los grandes, para disfrute de los conservadores que los disfrazan para disimular, y que están contentísimos de la izquierda actual, inoperante con los problemas que les afectan a ellos.

Pero como todo proceso es muy lento en la izquierda y muy rápido en la derecha, no pasa nada por esperar otra década más. Y otra más si es necesario. 

Al fin y al cabo los pobres de todo tipo y necesidad no tienden a quejarse mucho y en gran medida ya han ido aprendiendo a votar a la derecha más extrema. 

Como no les hemos dado soluciones a sus problemas, ya no nos necesitan, prefieren ser amigos de sus amos, para ver qué les puede caer en forma de migajas.

5.8.21

Mentimos al CIS cuando hablamos de impuestos?


Según el CIS de este agosto 2021 se nos ofrecen unos resultado que es como si los españoles no tuviéramos ni puta idea de en qué país vivimos. Lo cual es posible que sea cierto. Eso, o es que los del CIS preguntan a los más tontos, que creo que no. Respondemos con dos bemoles y un completo desconocimiento que en España pagamos muchos impuestos, algo que es totalmente falso, y más que en Europa, algo todavía más falso, pero además decimos que queremos mejores y más completos servicios públicos, lo cual es infantil y demuestra que no se conoce la realidad de España. 

¿Se les puede dar más propina a los hijos si bajamos los ingresos, o podemos comprarnos un coche nuevo o una vivienda con piscina si no es a costa de subir los ingresos?

Podemos decir la mentira de siempre, la de que en España gastamos muy mal y además los políticos roban. Y en eso nos quedamos enganchados, sin saber sacar cuentas. ¿Gastamos mal? Pues dí en qué gastarías menos en cantidad suficiente, como para poder gastar más en otros servicios. Pero en igualdad de números. ¿Sabes cuánto se ahorraría en esas partidas en las que piensas y que son las que todos dicen? Pues con eso, ni para un hospital nuevo.

Otra gran respuesta que nos ofrece el CIS es que además estamos muy contentos como estamos. Es decir, esa sensación que nos transmiten las Redes o algunos medios de comunicación, de que España es una mierda o se nos hunde, se pone en seria duda por el CIS. O unos u otros mienten. Vaya lío ¿no? ¿Estamos bien, estamos mal o no sabemos responder a lo que nos preguntan?

Yo he estado en unos 15 países diferentes, en todos ellos más de una semana y en algunos varias veces. Todos menos dos son europeos. Y yo que me precio de preguntar y escuchar, puedo decir que bo me cambiaría por ninguno de ellos. Incluida Suiza o Alemania. Cuando hablamos de impuestos lo hacemos a peso, sin mirar y comparar con otros países cercanos. Y cuando hablamos de servicios también. Y cuando creemos que la violencia de nuestras calles en España es muy alta no tenemos ni idea. O cuando nos quejamos de nuestro sistema sanitario.

De la Justicia sí que salimos perdiendo, pero como nos toca pocas veces o eso creemos, nos callamos. De las jubilaciones o del desempleo de España y su equivalente en otros países, mejor no hablar, Me dirán algunos: —Allí se cobra mucho más que en España cuando te jubilas. Y en algunos es cierto, pero hay que preguntar cuánto han cotizado, es decir, cuánto sueldo han cobrado de los empresarios de esos países. Y a la vez preguntar si puedes y eres capaz de verlo, cuánta economía negra hay en cada uno de esos países. No es tan complicado saberlo, os lo aseguro.

Yo tras esos 15 países no me cambiaría a ninguno. Si tuviera 20 años es posible, pero no los tengo. Somos un país imperfecto, eso sí, pero hay que valorar el todo, la suma de todo. Y detectar en dónde atan a los perros con longaniza, sin que sea Graus.