Páginas

29.1.17

Urbanismo helador. El pueblo con más frío del mundo

Ahora que en nuestras ciudades hemos padecido un periodo de frío algo mayor al habitual, nos ha salido esa sensación de que tal vez estemos en un espacio frío aterrador, casi Ártico. Y no, en España, incluso cuando hace mucho frío, gozamos de temperaturas casi normales en todo momento. 

Hay varias localidades en nuestro planeta que se erigen como las más frías del mundo, y tal vez la que en estas semanas se ha puesto de moda sea Oymyakon (Oimiakon) que está en Siberia, cerca del Ártico. Una localidad, un pueblo y su entorno que se ha hecho famosa por sus fríos.

Oymyakon es una ciudad rusa ubicada a 7.000 kilómetros de Moscú y a 350 kilómetros del Círculo Ártico, en la república siberiana de Yakutsk. En esta localidad viven 530 personas de forma fija, unas 2.300 personas en su entorno, que resisten los fríos más extremos, y que en el año 1926 alcanzaron los -71,2 ºC.

El invierno dura 9 meses, pero en los otros tres meses del que podemos considerar verano, se llegan a tener temperaturas muy aceptables, que pueden llegar a los 20 grados sobre cero, con unos inviernos donde es muy sencillo alcanzar los -50 grados con 30 horas de sol en todo el mes.

¿Y qué sucede en una ciudad con -50 grados? Pues los aviones no pueden volar durante el invierno, sí funciona Internet, Wi-Fi y la televisión por cable, no se puede respirar si no es cubriéndose el rostro y es casi imposible correr, las baterías de los teléfonos duran muy poco, en las casas rurales (la mayoría en la zona) no pueden tener agua corriente pues las cañerías reventarían y los wáteres tienen que estar por ello fuera de las viviendas y en pequeñas cabañas, y los vehículos tienen que estar en garajes con calefacción y sus cristales de ventanas son dobles con cámara de aire. Los peces que se pescan quedan congelados en 30 segundo, la leche nunca está líquida a la venta y solo se recoge de las vacas y renos en los meses de verano, la gasolina se congela si los coches se dejan totalmente apagados en la calle, etc.

Hay que tener en cuenta que hablamos de una ciudad donde en invierno el día dura 3 horas, el resto es noche. En cambio en junio disfrutan de 21 horas de luz y de día. Curiosamente el pueblo que está a 750 metros de altitud sobre el nivel del mar, hace unos 10 grados más frío que en las montañas que lo rodean sobre unos 400 metros más altas, por la especial distribución del aire polar, sumado al que el aire frío al ser menos pesado se asientan sobre el valle donde se recibe menos luz y sol.

Los niños van al colegio con esas temperaturas, excepto que bajen de los -52 grados, que entonces les dan fiesta. Es una zona que vive del turismo y de la poca ganadería que tienen, y puede considerarse una zona bastante pobre por su pocos recursos, ya que los caros minerales de sus montañas o se han agotado o no se están explotando.

28.1.17

Alepo, sin urbanismo y sin pasado

El urbanismo amable, del que a veces hacemos gala en este blog, se encuentra muchas veces con la destrucción, con las guerras, con las barbaries de imbéciles. Destruimos ciudades, destruimos en realidad a personas, a sus memorias, sus culturas. Dentro de cada vivienda, de cada calle, de cada tienda, hay una historia, unos recuerdos, unos modos. Todo lo destruimos con bombas de forma aleatoria. Por hacer daño, por intentar hacer mucho daño.

Estas dos imágenes unidas y tomadas por satélite de la ciudad siria de Alepo, son una del 21 de noviembre de 2010 (izquierda) y la otra del 22 de octubre de 2014 (derecha). En las imágenes se muestra la desaparición de monumentos históricos, como el Hotel Carlton (arriba a la izquierda) donde ahora solo se aprecian cráteres. 
 
Son imágenes de El País, pero en realidad es la realidad de toda la humanidad. Es la vergüenza. ¿Qué hemos perdido todos en la guerra de Siria?

27.1.17

Toledo, el clásico diseño urbano árabe

Esta imagen aérea nos muestra el actual diseño urbano central de la ciudad de Toledo en España, del barrio de su Catedral católica, un diseño que mantienen su estructura árabe. Toledo es una ciudad española con más de 2.000 años de historia en sus calles y que mantiene el diseño urbano de su casco histórico siguiendo los trazados urbanos de una ciudad típica visigoda y árabe, con calles estrechas, que curiosamente —en este caso, como muchos otros— son calles que se configuran alrededor de la propia Catedral, que ejerce como punto de atracción al trazado urbano. Era el núcleo del poder, del que emanaban todas las decisiones.

Todas las calles parecen ir hacia la gran Catedral católica, que como enorme punto central de la ciudad era el que atraía a los ciudadanos. Como en gran medida sigue haciendo en la actualidad, aunque por otros motivos totalmente diferentes. 

Calles y callejas, edificios de baja altura, con patios interiores cuadrados donde hacían su vida los habitantes árabes tan poco proclives a estar abiertos a la calle. Patios llenos de agua, de sombra para evitar los calores, de árboles y flores.

La gran cruz de la planta de la Catedral es el contrapunto al cuadrado que forma la silueta de su propio claustro aledaño. Curiosamente las siluetas en forma de cruz de las catedrales, eran formas que los habitantes nunca podían ver desde el aire, si acaso ascendiendo a las torres de sus catedrales. Pero se intuían y sobre todo se ofrecían a Dios que sí las observaba desde su cielo, como una parte más de la liturgia.

26.1.17

Comunicación interna ó Comunicación con participación

Cuando hablamos de Comunicación Interna, bien en una organización o en una empresa, debemos admitir como primer tema de análisis que no nos estamos dirigiendo a un público externo que ni conocemos ni nos conocen, sino a los que ya son la empresa, a los que forman la organización y saben perfectamente qué somos, qué queremos ser, qué posibilidades tenemos. Parece obvio, pero esto debe servir para diferenciarnos claramente en nuestras formas de comunicar, entre Comunicación Exterior e Interior. No tienen que emplear los mismos mecanismos.

La meta de todo proceso de Comunicación Interna no es informar. Eso lo pueden conseguir, de mejor o peor forma, desde otros canales que no sean los propios internos de la empresa u organización. La meta de comunicar bien de forma interna es la de integrar mejor a todos los componentes de la empresa u organización, y motivarlos en su relación con la empresa que comunica, utilizando para ello la comunicación interna motivacional.

Para ello  es fundamental ser muy creíbles a la hora de realizar Comunicación Interna.

La Comunicación Interna es lograr convertir en embajadores de la marca, a todos los que reciben esta información. Nadie hará de embajadores de los proyectos y empresas, si ellos no estuvieran muy convencidos de que reciben verdad, de que no están siendo manipulados. De que todo el proceso forma parte de la lógica relación entre partes.

Todos los integrantes de un proyecto o empresa, en estos tiempos (casi) nuevos, tienes que escribir el relato interno en mecanismos muy horizontales. No de arriba abajo, sino en redes que se unen entre ellas, se comuniquen entre ellas. Por eso además de crear mecanismos de comunicación interna, hay que dotarlos de retornos, de bidireccionalidad, para que la implicación sea válida.

¿Y qué mecanismos con los válidos en tiempos convulsos como los actuales? Veamos algunas pinceladas.

Se busca crear gente comprometida.
Siempre los pies deben estar tocando la realidad.
Los ojos deben estar vigilando todo, para dar respuesta a todo.
El corazón de cada integrante de los procesos de comunicación deben estar dentro de la marca.
Siempre hay que tener los brazos extendidos para colaborar entre todos.
Cada vez se estila más la comunicación menos informativa pero más vinculante y con voz de todos.
La comunicación debe emanar lo más cerca de los líderes para que tenga importancia además de verosimilitud, trabajando más conectados y en línea más horizontal.

Diseño urbano con 2.000 años

En el centro de la imagen, la zona de la ciudad romana
Hay ciudades que desde que se fundaron hace en algunos casos más de 2.000 años se mantiene con el mismo urbanismo inicial en la zona central y durante siglos, marcando con rotundidad no ya el centro de la ciudad presente, sino el desarrollo y crecimiento posterior de toda ella y de una forma muy clara, durante siglos. Han pasado numerosas sociedades, culturas, religiones, pero el núcleo urbano fundacional se mantiene inalterable. Por eso es tan importante de qué manera se crea urbanismo, pues luego son siglos los que se mantienen las decisiones.

Zaragoza es una de las muchas ciudades que han mantenido su primitivo diseño en cuanto a calles, espacios, trazados urbanos, que no solo mantiene su centro urbano con la misma estructura de calles y plazas como en época romana, sino además su enorme crecimiento posterior se ha realizado de forma radial desde el diseño urbano de los romanos. 

Fundada hace más de 2.000 años por los romanos sobre un asentamiento íbero, sigue manteniendo todo el perímetro primitivo rodeando la ciudad histórica, y logrando con ello que todo el crecimiento zaragozano sea (casi) concéntrico sobre esa zona aunque hoy haya crecido 300 veces de población sobre su primitivo estado fundacional.

Crecer supone también formar grandes avenidas, cinturones, polígonos industriales, situación de los grandes Centros Comerciales, etc. Crear decena de nuevos barrios que se van asentando respetando el núcleo, admitiendo su diseño que marca carácter.

El río Ebro marca otra línea clara del urbanismo zaragozano; pero si nos fijamos vemos que los tres (casi) principales puentes sobre el río siguen estando en los tres puntos del perímetro marcado por los romanos y que se unían al cauce del río.

Siguen existiendo los extremos del perímetro y la desembocadura de la calle importante en la zona central, el Cardo romano que terminaba en el primer puente importante de Zaragoza. Y sobre ese punto se crean también importantes avenidas o carreteras que sirven para huir, llegar o volver, y que todavía son las utilizadas.

Cualquier transformación temporal de las ciudades en el urbanismo nuevo, debe hacerse con sumo cuidado, pues todo afecta a la propia ciudad, y nunca se sabe para cuantos años o siglos. Zaragoza no sería hoy igual se se hubiera construido hace 2.000 años vertical en vez de horizontal, alargada en vez de cuadrada, o sobre las dos orillas del río Ebro en vez de sobre una sola, o aprovechando más las orillas del Ebro en un diseño más alargado en vez de adentrarse hacia el interior buscando los entonces campos productivos, en busca del agua y los terrenos agrícolas del otro río de Zaragoza, la Huerva.

Seguridad pasiva y libertad pasiva. Hay que sumarlas

Calle de Reino Unido
Alguna vez ya hemos hablado lateralmente de las cámaras de seguridad que vigilan las calles, los locales, las oficinas, las fachadas, los autobuses urbanos, edificios privados de vecinos, los metro, los restaurante o los bancos. En alguna ciudades la seguridad pasiva es inmensa, casi agobiante para los que venimos de ciudades donde este tipo de control existe en mucha menor medida. ¿Es evitable?

Pues de momento parece que no. Incluso el aumento de este tipo de vigilancia total se está multiplicando en más y más ciudades, en cruces de calles, desde farolas, por parte de la policía local o estatal, en entradas a localidades, junto a radares de tráfico, etc.

Tendremos que acostumbrarnos a ellas, pues debemos advertir que lo que graban no está al alcance de cualquier persona, para revisarlas se requiere una orden policial o cuando menos un conocimiento desde quien es el responsable de su funcionamiento, que si bien no garantiza la totalidad de su uso, sí lo controla. Su eficacia es notable para encontrar a los responsables de la inseguridad cuando esta se produce, y por ello son muy tenidas en cuenta antes de cometer delitos.

A veces es muy complicado aunar la seguridad pasiva con la libertad pasiva. Pero creo que debemos perder el miedo a que nos graben, pues si no hemos realizado ningún acto complicado, no existe temor. Y si creemos que son capaces de grabarnos en nuestro domicilio, bajemos la persiana cuando nos pongamos a comer pipas o un bocadillo de tortilla. Para estar más tranquilos. La seguridad tiene un precio y hay que pagarlo.

24.1.17

Motivar cuando es más complicado

Motivar a tu equipo no es sencillo, si te dicen lo contrario no les creas. Hay que motivar en los buenos tiempos, pero también —y sobre todo— en los malos momentos, en las dificultades de la empresa, que es precisamente cuando más se necesita mantener la unión y el concepto de motivación. Y es precisamente entonces cuando no podemos emplear muchos de los mecanismos que sabes que funcionan. Cuando la empresa se está hundiendo es cuando más se necesita motivar en positivo. Sin engañar nunca, pues entonces todo se hunde.

Cuando hay dificultades de relación, económicas, de futuro, se han tomado algunas decisiones en el grupo, que dificulta enormemente la motivación. Han existido despidos previos, malas relaciones, malas decisiones que ya han afectado al grupo. Resulta muy complicado que tus palabras y acciones sirvan y se las crean.

Las personas tenemos cinco necesidades básicas: 

Fisiológicas.
Seguridad.
Sociales.
Reconocimiento.
Realización.

En cada momento de la vida de la empresa, de la realidad de la situación, hay que potenciar una más que otra. A veces solo es posible trabajar sobre alguna de ellas y con herramientas simples. Pero precisamente entonces, es cuando necesitas más resultados eficaces.

Las personas trabajamos por el éxito. El éxito son muchas cosas y diferentes. Puede ser éxito personal, de grupo, de objetivos, de seguridad, de reconocimiento. Pero si al final no se ve el éxito como una meta a la que debemos llegar, se abandona la pelea. Por eso es fundamental marcar la meta, los objetivos, el éxito sea el que sea, para que todos sintamos deseos de alcanzarlo.

En esta búsqueda del éxito hay que marcar claramente la importancia del grupo, del equipo. Y sobre todo creérselo para hacerlo creíble. Y sin duda, ser verdad. Y cuando no se puede influir con ventajas económicas, al menos hay que trabajar las ventajas de reconocimiento, de la seguridad, de un trabajo realizado que ha servido para algo importante. Hay que ganar, aunque sea muy complicado hacerlo, y saber que tras el intento también está el éxito. A veces un empate o una pequeña pérdida puede ser un camino que nos lleve hacia el éxito futuro.

Es eso…, o derrotarse antes de plantar cara a las dificultades. Y para eso hay que ser muy creible y muy claro.

23.1.17

12 ideas para triunfar en un blog o videoblog

Es habitual ver en los medios a personas jóvenes que ganan una pasta gansa con blog o con videoblog, sin apenas esfuerzo. Millones de visitas, de seguidores, de anuncios, de euros. ¿Esto es verdad? Pues sí y no. Depende, como en todo.

Amancio Ortega empezó vendiendo batas a tiendas de barrios y ahora es el dueño de la tercera fortuna del mundo. Si ahora te pones a vender batas por tu barrio no lograrás pagar ni el alquiler. Depende, como en todo, claro.

Quien piense que montarse un blog o videoblog de éxito es sencillo, fácil y no requiere mucho trabajo mental y de horas, se equivoca. Déjalo, no sigas. Mejor repartir pizzas. Un negocio digital tiene, como todos los negocios, que lograr vueltas, más negocios a los que pagan, a los que dan el beneficio. Y eso ya no es tan sencillo. 

Veamos algunas pinceladas que nos llevará al éxito o al menos a pasárnoslo mejor.

--------------

} Hay que definir muy bien y sobre el papel qué estrategia quieres emprender. Debes crear una marca personal potente, creíble y válida. Daría igual si es a costa de hacer el tonto o de aparecer desnudo contando asuntos filosóficos. Tiene que parecer potente, creíble y válida.

} Hay que asesorarse muy bien de todos los pasos, aprender, aprender, aprender. Copiar, copiar y copiar hasta lograr algo totalmente diferente. Si copias algo de un lugar es una copia. Si copias algo de 10 lugares y los mezclas, tienen algo totalmente diferente.
 
} Aprende a fracasar. Aprende a cambiar. Aprende a no hundirte. Aprende a levantarte y seguir volando.

} El mundo digital requiere mucho tiempo invertido. A todas las horas. Aprende a manejar herramientas que hagan parte del trabajo por tí. Hay métodos que saben responder, que saber buscar. Que saben leer. Organízate y planifica bien tus tiempos de respuesta. Automatizate. Incluso en pensar.

} Tan solo una pequeña parte de nuestro trabajo nos llevará hacia el éxito. Pero necesitamos crear todo para que sobresalga esa pequeña parte. Admite que la mayoría es basura, pero aprende a distinguir lo que es maravillosa basura comestible.

} Tus clientes, tus lectores, tus mirones, tienen que ser fieles. Apóyate en ellos. Pídeles que sigan siendo mirones. Y que hablen de tí. Si logras que te insulten en su justa medida, mucho mejor.

} Vuelve aprender. Seguro que hay algo nuevo que todavía no conoces, que no has aprendido y no lo utilizas. Aprende, aprende.

} ¿Ya sabes qué debes hacer, cuando debes hacerlo, cómo debes realizarlo? Bien. ¿Ya has detectado en qué eres diferente a los demás?

} Comparte. Regala. Interactúa. Participa. Déjate ver. Cuida otra vez más tu marca personal.

} Recuerda, es mejor menos visitas si estas son de calidad. Pero la listón de esa calidad lo debes poner tú. ¿Qué calidad buscas? Tus visitas hablan por tí y te dicen si son de calidad. Los fieles siempre son de calidad. Los que te dejan comentarios siempre son de calidad.

} Mira, tus contenidos hay que republicarlos. Debes buscar el método mejor para que se difunda tu contenido. Sirve casi todo, y da la opción de que te respondan que no quieren más email. Pero comparte. Reparte. Regala.

} Y una última consideración. La mejor. ¿Crees en tí, en que estás haciendo lo mejor que puedes hacer?  ¿Crees en tu trabajo?

Una librería con flores, crea ciudad

El urbanismo también se construye a costa de servicios privados, de empresas que creen en la ciudad y aportan sus riesgos para crear servicios y obtener beneficios. Las ciudades más válidas son las que logran mayores cotas de inversión privada por creer en ellas los que se juegan sus dineros en inversiones.

Por eso tener una ciudad creíble, conseguir que la ciudad sea ágil, activa, válida, en crecimiento interno que no siempre debe ser en el número de habitantes, es la mejor garantía de que esa ciudad aumentará en calidad de vida, pues aumenta en calidad de servicios.

Los servicios de una urbe no siempre son públicos. O incluso hay que advertir, que sin el apoyo en el camino común de la calidad, entre economías y decisiones privadas y públicas, una ciudad no puede funcionar bien. Se apoyan en la búsqueda de la calidad y el ejemplo de la imagen es uno de tantos.

Es una librería privada de Birmingham. Un gran edificio muy céntrico, antiguo, muy bien decorado, amplio, con una gran variedad de libros incluso en varios idiomas entre los que se encuentra el castellano. ¿Cúal es el motivo en la calidad de este servicio urbano? Que la ciudad es activa, que saben que pueden hacer negocio en ella y que invertir crea las sinergias suficientes para que todo fluya hacia la calidad.

Las instituciones públicas deben cuidar el caldo de cultivo de estas posibilidades, a costa de cuidar su ciudad dentro de parámetros de excelencia urbana, social y económica. A partir de eso, la iniciativa privada creará más urbanismo. Poner flores en la entrada de una librería forma parte de la inversión de calidad, que afecta positivamente a los clientes, a la empresa…, pero también a la ciudad, pues si se consumen más libros, más cultura, se aumenta la calidad de esa ciudad.

En invierno también hay flores y frutos

También en invierno podemos ver algunas flores, pocas pero las hay por nuestros campos o jardines. Así que levantemos el ánimo, que enseguida volverás las luces, los colores y se nos irán las nieblas y los fríos haladores. Las ciudades volverás a ver salir como caracoles a los jóvenes, niños y ancianos, a pasear por las mañanas llenando las calles de nuestras ciudades de más vida nueva. Nos quedan pocas semanas de gris invierno.

21.1.17

Es posible rehabilitar viviendas de 60 años?

Tenemos un problema añadido en la rehabilitación de viviendas de bajo valor, de esos edificios realizados en los años 60 en las grandes ciudades españolas, sin ascensor, con una superficie cercana a los 50 metros cuadrados, y con unas calidades bajas, que forman urbanizaciones muy conocidas y con diversos apellidos.

Una rehabilitación integral de estos edificios, que trabaje el envolvente, más la instalación de un ascensor y un arreglo de la urbanización que rodea el interior de estos bloques de viviendas, puede suponer una inversión por vivienda de entre 40.000 y 45.000 euros. Sobre el 50% es para el edificio envolvente, cubiertas y zonas comunes interiores, y el otro 50% para ascensor, telecomunicaciones, energías renovables y urbanización de la zona.

De esas cantidades finales de coste de la inversión, aproximadamente y hasta la fecha, las instituciones públicas aportaban entre 15.000 y 20.000 euros y muy posiblemente a costa de crear más alturas en los edificios para que estas nuevas viviendas pudieran soportar la inversión pública.

Se podía demostrar que las obras en estos edificios supondría un ahorro energético de unos 10.000 euros en 20 años que es el periodo que se estimaba de amortización. Y los propietarios tendrían que aportar sin reversión por el ahorro, entre 15.000 y 20.000 euros a amortizar en esos 20 años, con intereses bajos y que suponían hasta la fecha una revalorización segura del valor de la vivienda.

Pero la realidad actual está en un camino complicado para estas contabilidades. Hablaba yo esta semana con un tasador de Zaragoza y estos pisos sin ascensor pueden estar ahora escriturados en venta sobre los 25.000 euros. Y con ascensor y renovados sobre los 35.000 a 40.000 euros. En las mismas zonas pero unos 10 años más nuevos, unos 10 metros más grandes y con algo más de calidad en la construcción se están vendiendo entre 50.000 y 60.000 euros. Son precios de venta, no de salida al mercado.

Ante esta realidad del precio de venta, la inversión en estas viviendas se vuelve compleja, pues incluso algunas entidades financieras no quieren realizar hipotecas por 30.000 euros (20.000 de inversión sin revertir y 10.000 que se ahorran en gastos de energía). ¿Soluciones? Pues tal vez haya que estudiar opciones de reversión de estas viviendas a los Ayuntamientos, a cambio de la reforma y rehabilitación y un derecho de uso gratuito de los habitantes hasta su fallecimiento. O fórmulas parecidas que hagan viable a las instituciones la inversión y a los vecinos la calidad de vida. Sin duda, estas fórmulas no las desean, de momento, los vecinos.

19.1.17

Qué es el cohousing público o privado?

 Se va a realizar en Zaragoza un edificio en el barrio de Las Fuentes y junto a un gran parque, un concepto nuevo de viviendas se van a construir en un lugar además ideal para descansar pues estará el nuevo edificio junto al Parque Torre Ramona. Serán en este primer intento público de “cohousing” en Zaragoza, de unas 80 viviendas de entre 30 y 40 metros cuadrados, con servicios comunitarios, diseñadas con arreglo a conceptos que ya se realizan en Europa y dirigidos a personas jóvenes independientes o en parejas, y a personas de la tercer edad en situación de válidas.

Nota. Las imágenes son de la web eCOHOUSING a la que agradecemos su uso
Son viviendas en régimen de alquiler, con unos precios que se moverían sobre los 300 euros al mes, y el edifico gozará además de las propias viviendas individuales, de espacios comunes para las comidas con restaurante propio, salas de ocio y lectura, salas de rehabilitación y gimnasio y algunos despachos para administración y servicios médicos, terapéutico o peluquería.

Este edificio estará auspiciado desde el Ayuntamiento de Zaragoza, como modelo piloto para otros trabajos similares, buscando un nuevo concepto de convivencia, similares a los que ya existen en otras ciudades europeas y americanas. Estos procesos abaratan también los suministros de energía o telecomunicaciones, pero todos estos (los posibles) son comunes y por ellos con precio por vivienda más baratos. Pero aun así, estos proyectos si son privados o en forma de Cooperativas o similares, no resultan baratos de inicio.

Hay otros modelos posibles, como el de Cooperativas con derecho a uso y autogestionadas, o el de viviendas gestionadas desde una empresa pero con precios mucho más altos, también con derechos de uso comunal pero no de propìedad sobre las zonas y viviendas. También hay formas como Asociaciones que se crean con socios que aportan un capital inicial a modo de empresa, que es la que gestiona todo.
En realidad el cohousing viene de vivir en comunidad, de cohabitar todos en el mismo edificio o lugar, pero manteniendo unos espacios personales y privados. El derecho de uso en las cooperativas privadas no se acaba con el tiempo vital de las personas que lo utilizan, sino que es una propiedad que se transmite a los herederos. Si se cumplen los estatutos de la Asociación los pueden utilizar y sino revertirlos a la misma recibiendo a cambio el valor estipulado en los contratos.

La teoría dice que estos sistemas comunes de convivir deben organizarse alrededor de grupos no muy grandes de familias o personas. O bien gestionados desde una entidad pública (aunque ceda la gestión a una privada interpuesta) para evitar conflictos de convivencia. Lo común es que nunca superen las 100 unidades, que incluso se muevan en la mitad de estos números, para que sea más sencillo la resolución de problemas. En España estamos en la actualidad sobre una decena de proyectos privados funcionando, en localidades de Madrid, Castilla León, Andalucía, Cataluña, País Vasco o Cantabria.

16.1.17

El nomadismo urbano en la actualidad

Urbanismos efímeros son también los grandes zocos que levantamos en todas las ciudades para celebrar fiestas que conmemoran algo que consideramos importante. Volvemos en cierta medida a los ancestros de las ciudades nómadas que se cambian de posición según los tiempos atmosféricos o las necesidades de comida, seguridad, relación con el entorno. Nosotros como sedentarios, no nos movemos (casi) del lugar de residencia, pero cambiamos el paisaje de las ciudades durante unos días o semanas, para edificar de forma efímera algo que nos logre engañar de nuestro pasado nómada que todavía nos pide cambios de paisajes.

Los mercadillos medievales, pero también las grandes solemnidades religiosas, incluso los arreglos florales de las festividades de nuestros Muertos, nos van cambiando las ciudades por días, las de los vivos y las de los fallecidos. Sea Navidad, las Fiestas patronales o las del Nuevo Año Chino o el Ramadán. Seguimos teniendo reprimida nuestra necesidad hacia el nomadismo. Y eso nos lleva a cambiar efímeramente nuestra ciudad varias veces cada año.

En todo proceso del nómada, las ciudades se mueven con criterios rígidos, casi militares, sabiendo que la estructura en calles rectas y cuadriculadas es el método más eficaz para optimizar el territorio. Sean campamentos de asistencia social, militares, religiosos o urbanismo transitorio como las Fiestas del Rocío o de la Feria de Sevilla. O bien en campamentos circulares para poderlos defender mejor ante los ataques o las inclemencias del tiempo.

Arquitectura urbana diminuta, que con todos sus elementos, que se puede desmontar de forma sencilla y rápida, que cumple el papel de viviendas sin calidad, pero uso suficiente y sin duda aceptadas. Sabemos que no van a ser poblaciones que vayan a permanecer, sino asentamientos temporales, nómadas. Puntos de reunión o de salida. Y curiosamente muy socialmente iguales entre todas ellas. O casi. 

Estos asentamientos no crean parques, ni esculturas en las calles, pero a partir de un cierto número de habitantes sí tienen locales sociales, comerciales, de gobierno, de sanidad, religiosos, de ocio. No de cultura, pero sí de ocio e incluso de lectura y educación. Y todos ellos tienen una identidad clara desde el primer momento. Todos los que están allí saben dónde están, cómo se llama el lugar (la nueva ciudad o asentamiento), casi como primera condición. Si no hay nombre, no hay asentamiento, aunque sea efímero. Puede ser indigno pero tiene personalidad y autoridades locales.

Los materiales de estos mini edificios o mini ciudades efímeras siempre son de dos clases bien diferentes. O muy reutilizables y preparados para montarse y desmontarse con facilidad, o bien de aprovechamiento empleando objetos que no están diseñados precisamente para ser viviendas, como podrían ser vagones de tren, autobuses, contenedores, carros, caravanas, palets, etc. Elementos que son fácilmente apilables entre ellos o elementos fijos que pueden servir para resguardarse de las inclemencias del tiempo. O vehículos adaptados a las comodidades pero perfectamente movibles para su papel de pequeñas localidades efímeras.

Los ejemplos más fáciles de entender serían los circos, las romerías tipo Rocío, el Ramadán, los asentamientos de acción social por diversos problemas de gran envergadura, incluso los asentamientos temporales en los suburbios de las grandes ciudades para personas migrantes que llegan sin recursos de ningún tipo, o los campamentos de trabajo temporal. Todos ellos, dentro de las inmensas diferencias motivacionales, beben del mismo concepto de urbanismo efímero y nómada, adaptado a los momentos puntuales y a las posibilidades económicas de sus moradores, pues también en el urbanismo efímero hay clases sociales.

15.1.17

Indignos mini pisos en Madrid y Addis Abeba

Esta imagen superior es de Madrid, de hace una semana, a las nueve de la noche, cuando los turistas de la Plaza Mayor se van a cenar a las calles adyacentes y dejan la Plaza Mayor más vacía, sobre todo los soportales. En todas las grandes ciudades del mundo hay pobreza absoluta. En todas ellas hay barriadas apartadas de los centros e indignos lugares de los centros que acogen a diversas clases de personas sin futuro.

Las propias ciudades logran que estas personas no se vean. Bien apartándolas de las ciudades hacia zonas casi cerradas y escondidas, bien permitiendo que se acojan entre ellos en rincones que pasan totalmente desapercibidos al resto de habitantes de las ciudades, o bien como en este caso, permitiendo sólo que se utilice las zonas más públicas, durante determinadas horas.

Como en esta imagen, hay durmiendo sobre las 100 personas en la zona de la Plaza Mayor de Madrid. Con estas mini viviendas de cartón con doble protección sobre el suelo. 


En la imagen siguiente se pueden ver las mini viviendas de la ciudad de Addis Abeba en Etiopía. Un país de mucho hambre y de injusticias constantes. Es del año pasado. ¿Hay muchas diferencia? ¿Tal vez en el número de viviendas de este tipo? Cuando un país como España o como la mayoría de los europeos, no saben resolver este problema urbano de indignidad social, algo estamos haciendo muy mal en el siglo XXI.

12.1.17

Economía del bien común, un modelo de futuro

Se empieza a escuchar con fuerza otra forma de entender la economía pública y privada, a la que con diferentes nombres llamamos “Economía del bien común”, es decir, un sistema económico que “también” busca matrices de resultados que afecten positivamente a la sociedad presente y futura. 

¿Y en qué se basa este nuevo concepto de “Economía del bien común”?

Afecta a todos los segmentos de la economía del consumo, productiva, social, laboral o de relaciones con el dinero, aunque no sea dinero real.

Si empezamos con los proveedores, debemos acotar la figura del proveedor como algo mucho más grande de lo que nos imaginamos. Proveedores somos todos, de muy diferente forma, de un tamaño muy distinto. En la medida en que nos relacionamos, entregando servicios o productos, somos proveedores de algo o de alguien.

Y aquí la oferta como proveedores debe ser como poco más ética. Algo que sin duda se debe exigir por encima de casi todo a los que controlan la financiación de todo el proceso económicos, sean bancos o similares.

Podemos tomar como ejemplo una lechuga o un kilo de carne de pollo. Desde que alguien vende las semillas (o los pollitos) y hace un contrato de compra de futuros por los miles de kilos de lechuga que aún no se han plantado en la tierra, ya entra la ética a gobernar la relación. Los precios se marcan para que el agricultor gane lo justo para que no desee dejar el campo. La ética del precio al producto no busca el beneficio de quien lo trabaja ni de quien al final compra y paga por todo el producto final. Todo se organiza para que en las estaciones intermedias los vendedores y compradores ganen lo más posible.

Estos conceptos de economía sin dignidad y de laboratorio económico para controlar los beneficios de los procesos, es la que hay que revertir y modificar. A eso hay que añadir que todos los procesos sean sostenibles tanto en el presente como en el futuro.

Un reparto más lógico de las plusvalías que van generando todos los pasos de la producción, es lo que hay que controlar para que la economías ea más del bien común, y no sólo del bien privado de unos pocos. Los beneficios de los procesos deben ser mejor repartidos entre todos, productores entre ellos, pero también la propia sociedad que alienta y permite los grandes negocios con un consumismo programado.

Un reparto más justo de las rentas, menos desigualdades, más democracia y transparencia, mayores estándares de calidad y control, cambiar el concepto social de los pasos intermedios en los procesos de distribución, y sobre todo orientar parte de los beneficios que se obtienen hacia las acciones de bien común que se necesitan. Hay que repartir, así de simple.

11.1.17

Ciudadanos en transición hacia la sostenibilidad

Mientras alguno todavía dudan de que exista en verdad el cambio climático y la insostenibilidad del actual consumo desaforado y las emisiones contaminantes sin control, el mundo se ha puesto enteramente manos a la obra, siendo las ciudades las que están liderando estos ejercicios de responsabilidad colectiva, para hacer sostenible el planeta, o al menos menos duros los cambios.

Hablábamos aquí de los proyectos de “Ciudades en transición” que ya están llevando a cabo diversas ciudades de todo el mundo. Buscando sobre todo emisiones cero a costa de un menor consumo de energías fósiles. Y la implicación de toda la sociedad en su propia responsabilidad consumista, para que el mundo sea más sostenible.

Es cierto que algunos países en vías de entrar en el primer mundo industrial, ahora se quejan de que precisamente y tras muchos años de un descontrol total sobre las emisiones contaminantes de todo tipo, sea ahora cuando ellos quieren crecer, cuando se intente cortar de raíz todo proceso de crecimiento industrial sencillo y barato. Es también una forma política de controlar el crecimiento económicos de estos países.

Lo demostrado es que si no se toman medidas urgentes pero además contundentes en nuestras formas de vida, vamos camino con el actual proceso tan rápido de desarrollo global, a una situación muy insostenible.

No tiene ninguna explicación con sentido común, que seamos capaces de admitir el problema que supone la gasolina y el diesel, y no potenciemos el vehículo eléctrico con urgencia. Tampoco que no seamos capaces de revertir los actuales modelos de transporte entre países, por sistemas mucho menos contaminantes. Los camiones por carretera deberían tener un tiempo de adaptación y potenciarse más los transportes por tren y avión.

Pero posiblemente y en contra de toda la actual economía y sus sistema de autoalimentarse, seamos los ciudadanos como consumidores, los que más debemos cambiar de hábitos. Ese consumismo absurdo de comprar fresas en invierno, de cambiar de aparatos antes de hacerse viejos, de estar siempre endeudados por el consumismo, supone unos costes de producción, de transporte y de distribución, medido en contaminación y en consumo de materias primas, que resulta insoportable si todos los habitantes del planeta queremos acceder en igualdad de cantidad consumida.