27.2.19

Descentralizar España. Descentralizar Madrid

La España centrífuga no quiere encontrar soluciones a nuestro eterno problema territorial, cuando sabemos perfectamente que un territorio tan amplio necesita descentralizarse si quiere seguir funcionando junto y unido. Nuestra historia es distinta, pero sobre todo lo son nuestras sociedades y culturas, y querer tener una sopa de todo ello es además de complicadísimo ineficaz en el tiempo. Hay que sacar a Madrid del “centro” de toda España.
No se trata de disgregar, de separar, de trocear, se trata de ser inteligentes a la hora de edificar con cimientos potentes y adaptados a los tiempos.

Tenemos una España vacía que se nos escapa de las manos, que nos serviría muy bien para evitar que toda España gire sobre Madrid y se maree en el intento. Y no queremos entender que Madrid ya no sirve como centralidad única, pues nadie quiere ser un poquito Felipe II y porque tocar Madrid es tocar “el mundo”.

Como puede entenderse enseguida no planteo como solución cambiar a Madrid de Ciudad Capital, sino la de diversificar entre unas pocas ciudades del interior una serie de servicios que hoy ya no son imprescindibles que estén en Madrid. Las distancias en tiempo son muy inferiores y las gestiones de todo tipo son en estos nuevos tiempos algo que viaja en el aire.

Veamos alternativas a la descentralización de España. Tenemos como ciudades del interior que necesitan un claro empuje ejemplos como León o Valladolid en el Oeste. A Zaragoza en el Este. Córdoba en el Sur. Tres ciudades formando un triángulo alternativo para recibir servicios hoy de capitalidad y que servirían para un doble juego social. Dar nueva vida a zonas del interior y diversificar esa centrífuga visión de que todo tiene que pasar por Madrid, por el centro.

Tenemos el Senado, el Banco de España, el Tribunal de Cuentas, el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, incluso el Congreso de los Diputados, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo Económico y Social, también porqué no la Jefatura del Estado, algunos Ministerios, decenas de instituciones públicas unidas a muy diversas actividades de todo tipo.

¿Es que en Zaragoza, León o Cordoba no podrían asentarse algunas de estas instituciones, para lograr que España esté menos supeditada a la idea de Madrid?

Una langosta amiga, que no sirve para la paella

Estaba escribiendo cuando ha vuelto a la ventana mi amiga la langosta. Yo sé que no será la misma de siempre, pero me hago la ilusión de que sí, de que vuelve para verme, de que en realidad quiere saber si sigo bien. Yo nunca la molesto. Hago con ella lo mismo que con mi salamandra, nos miramos, nos saludamos y seguimos cada uno por su camino.

La he visto un poco más triste, muy agarrada a la ventana, como con miedo de ponerse a volar sin que yo la pudiera observar bien. Le he dado ánimos. Estoy seguro de que todo pasará y de que como piensa la mayoría de la gente, esto son situaciones muy temporales y que volveremos a los felices 80. Para mi que ella nunca vivió aquellos años de música y calle.

He dejado de escribir para mirarla pues se lo merece. Es corpulenta, dura como todas las langostas. Tanto estas como la de paella. Curiosamente me ha recordado a un tanque, que me digo yo, en qué estaría pensando. Pero es lo que hay. La he saludado y he seguido con mi trabajo. Al rato ya no estaba. No sé cuando volverá. Es lo que tienen las sorpresas.

26.2.19

¿Cuánto nos costará a cada español el problema con Cataluña?

Las sociedades tienden a encabronarse hasta un punto de no retorno, llegado a ese punto ya poco se puede hacer para revertir la situación. Ni con miedo, ni con violencia, ni con acción o reacción. Está pues muy claro que hay que evitar llegar a ese punto de llegada, tras el cual debe suceder algo muy grave para volver con un reset a una situación de trabajo útil.

Todos los gobiernos del mundo creen saber dónde se encuentra ese punto de “no retorno” e intentan no llegar nunca hasta él. Se acercan, pero sin sobrepasar la tensión. O eso se creen ellos. La realidad es otra, pues si supieran evitarlo nunca habría guerras ni conflictos graves.

Todo situación social de conflicto hay que intentar verla desde las dos orillas. Lo que para una parte puede ser un conflicto grave pero todavía gobernado y controlable, para la otra puede estar en un punto de conflicto con escasísimas fases de arreglo.

Hoy tenemos el ejemplo muy sencillo. Hoy uno de los encausados por el conflicto catalán ha decidido traspasar la frontera de lo controlable. Ya ha decidido no tener retorno y admitió en el juicio que quiere seguir en la cárcel, que sus actos fueron claramente de rebelión y claramente de desobediencia civil.

Esta postura podría parecer positiva para el conflicto pero en realidad es muy negativa. Si los 12 encausados se plantean que quieren seguir en la cárcel y que ellos sí querían dar un Golpe de Estado, el problema entraría en una nueva fase, demostrando que ya habíamos llegado al punto de NO RETORNO, que ese esa situación que irresponsablemente quieren admitir también desde algunas partes políticas españolistas, aplicando un 155 sin fecha de caducidad y muy duro.

¿Y a partir de ese punto qué? ¿Dónde se encuentra la solución? 

En que no nos estamos dando cuenta que la relación entre sociedades, siempre, se asienta en la concordia y la colaboración y no hay término medio. Que no se puede aplicar por la fuerza en un Estado Democrático, una relación impuesta. Es imposible excepto en el corto plazo.

¿Qué hacemos con los —de momento— dos millones de catalanes que han decidido votar SI a la independencia, pero que de momento no están haciendo nada que no sea ver pasar el tiempo?

¿A qué precio nos va a salir a todos los españoles no querer entender el problema con Cataluña?

La vida y tal. Filosofía de un franquista

Ahora que está de (mala) moda redescubrir a los franquistas, yo tuve en mi vida lateral a un franquista redomado que hacía alarde de una bandera inconstitucional en su bar de pueblo decorado con tricornios y fotos del dictador de militar. Era el único bar del pueblo y allí o ibas o no ibas, no existía término medio.

Era corto de entendederas y cazador furtivo consentido, criador de avestruces de las de verdad y conocedor de los territorios y terrenos como lobo casi solitario. No crecía en su pueblo una seta sin antes pedirle permiso. Pero si te dejabas mirar con sus ojos de filósofo de tierra y hierbas, era sonriente y audaz, simpático y nunca hacía proselitismo de su franquismo.

Yo creo que él se murió anclado en 1945 pero 70 años después y pensando que todos eramos tan franquistas como él. No tenía necesidad de ejercer de franquista, pues a su bar íbamos a comer cacahuetes y cerveza ya que no había otro entretenimiento a las tardes de noche.

Ayer me enteré que tenía una frase con la que dibujaba todo la filosofía de su vida y la de los que le querían escuchar. El “Barbas” era simple y sus sentencias también, pero muchas veces en la singularidad de la simpleza está contenido todo. Cuando se le hablaba de cualquier tema humano, un problema o una enfermedad, una mala relación o un amor desvariado, un sexo mal entendido o un cisma laboral, él siempre decía lo mismo: —”La vida y tal”.

En su ”La vida y tal” se contenía toda su filosofía existencial. Toda su mochila, toda su solución, todo su comprensión hacia los demás. Y no es poca cosa. Es en realidad una aceptación del todo. En aquel “tal” se contiene lo que se entiende y lo que no. Lo que pesa mucho y lo que simplemente sobrevuela. Lo fácil y lo imposible. La vida es un “tal” que a veces entendemos y a veces no, pero siempre es neutra, imposible de explicar con grandes discursos. Con un “tal” ya sirve.

25.2.19

O hacemos política o nos la harán otros

Nos habla Pedro Luis Angosto en Nueva Tribuna de la nueva sociedad que realmente domina España desde sus puestos de trabajo y responsabilidad, que gobierna Europa desde la segunda y tercera línea, posiblemente la misma sociedad que en 1968 intentó buscar la hierba debajo de los adoquines. Ella y sus hijos aprendidos de la comodidad.

(…) La sociedad del yo superlativo y arrogante se siente halagada, los individuos que participan de ella en el mejor de los mundos, el dinero, el reconocimiento, el poder -por pequeña que sea la parcela-, los bienes que acompañan a tal situación están a su disposición. Es una nueva casta, que puede tener ideologías contrapuestas, ninguna o sólo la suya personal, pero que se encuentra a gusto en la realidad actual, que es la suya, a la que ha accedido por sus propios medios, sean éstos lícitos o ilícitos, morales o inmorales. Eso apenas importa a cuatro idiotas que pueden seguir enmarañados en sus contradicciones constantes, en sus debates internos, en sus elucubraciones utópicas, o simplemente impotentes ante el sufrimiento de tantos en la era de la precariedad, la guerra preventiva y el nuevo esclavismo laboral. (…)
Yo y mis circunstancias son elementos que ya no nos sirven para nada. Es posible que para ellos sí, pero eso es muy poco. Europa y España se están transformando y no queremos cuidarlas. 

Vemos los problemas y nos creemos que son de Telediario, virtuales, de Redes, de locos exaltados. Seguimos pensando que NUNCA pasa nada y lo malo es que no tienen razón en este diagnóstico. Sí pasará y será tarde cuando nos demos cuenta del error.

24.2.19

Europa está muy lejos, teniendo a España sorda

Joaquín Estefanía nos ha dejado unas reflexiones sobre Europa en el diario El País, con el título de “Recuérdalo tú, y recuérdalo a otros”, donde habla del momento actual de inseguridad de Europa de cara a los cambios de futuro que vamos a sufrir todos y que no queremos ni mirar. 

Tenemos derecho a esconder la cabeza, lo que no tendremos derecho es a podernos defender de lo que nos venga, si antes no hemos sabido defender el campo de juego. Os dejo dos párrafos de este artículo.

--------------

(…) La Conferencia de Seguridad celebrada en Múnich, por poner el último ejemplo, ha pronosticado que el desorden mundial (que en Europa se concreta en una policrisis) está abriendo una nueva era de la incertidumbre; que hay una sensación generalizada de fin de época, y que los consensos y equilibrios labrados durante décadas se deshacen. Hay más imprevisibilidad. La política exterior, el cambio climático, la seguridad, el pilar social, el crecimiento, el empleo o la defensa deben formar parte de los programas electorales. (…)

(…) La mayor parte de los extremismos son antieuropeístas. Un estudio del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores enumera acciones hipotéticas de los antieuropeístas: inhibir la respuesta de Europa a los principales desafíos en política exterior (sanciones a Rusia, debilitamiento de la OTAN…), fragilización del Estado de derecho (con afrentas a los derechos humanos y pérdidas de calidad de la democracia), dañar la competitividad económica (obstruyendo los acuerdos de libre comercio, escogiendo la política comercial como campo de batalla), poner en riesgo la libertad de movimientos (reintroducción de controles fronterizos internos como solución a la inmigración), fomentar la desintegración de la UE desde dentro (haciendo fracasar las negociaciones de presupuestos, impulsando continuos referendos). (…)

La izquierda no quiere mirar al cielo, aunque haya luz

Estos días he tenido reuniones con muchas personas formadas en la política de izquierdas que expresaban en público el diagnóstico actual de la política española y aragonesa y las posibles decisiones y remedios a tanto desaguisado. Personas mucho más profesionales que yo, con más años de experiencia y sobre todo con más poder político.

Lo escuchado no me ha gustado nada. O incluso nada de nada. Excesiva testosterona viniendo de cualquier sexo, mucho simplismo, nada de reflexión sobre el tremendo momento que vive la izquierda y sobre todo y más preocupante, nada de reflexionar sobre la llegada de una derecha extrema que quiera arrasar con mucho de lo logrado a duras penas.

Yo, lo mío, lo cercano, el odio al otro vecino, el pasado, lo que me hicieron, lo que me harán, mi personalidad, mi pequeña ideología, mi, mi, mi.

No es complicado saber qué le sucede a la izquierda de España en estos tiempos raros. Con seguir sus movimientos y decisiones se entiende perfectamente. No es posible trabajar desde el egoísmo de la cerrazón o la incapacidad. Hay que ser más benevolentes, generosos, inteligentes, reflexivos. 

Debemos pensar más en el futuro para construirlo y mucho menos en el pasado pues lo curioso es que siempre que nos referimos a él como afianzamiento de nuestros pensamientos observamos lo negativo, nunca lo positivo.

Los item que recibimos del momento actual en España y en Aragón, no son positivos para la izquierda. Incluso llegando a gobernar en minorías bloqueadas. Y sin que se den cuenta desde la sociedad más débil, tampoco son buenos tiempos para ellos. 

Hablo dirigiéndome a la sociedad que menos tiene y mas necesita, donde incluyo a millones de españoles que no saben que deben estar incluidos por sus ingresos y derechos.

Cuando uno viaja por Europa, por los vecinos, ve con rubor y algo de pena, que quien puede vivir muy bien en España es un pobre en Europa. Que aquello que te permite no pensar en el futuro si eres español, te convierte en débil social a poco que pases las fronteras. Pensar que esto que sucede en España a mi no me concierne, es mirar con miopía. O incluso con presbicia.

22.2.19

En 1976 los ricos se quejaban de la política. Hoy son los pobres

En el año 1976 el genial Chumy Chumez publicaba esta viñeta en la revista Triunfo a los pocos meses de la muerte del dictador militar. Aparecía un clásico franquista con sombrero posiblemente empresario de trampas y apaños, quejándose de que todo se estaba politizando.

Han pasado 45 años y estamos volviendo a lo mismo. Ahora también nos estamos quejándonos de que todo se está politizando desmesuradamente. Pero aquel señor del sombrero alto se quejaba desde sus privilegios, de su fortuna en Suiza no bien entendida, de su sacrificio apoyando a la dictadura. 

Ahora en cambio los que se quejan de que todo se está politizando son los trabajadores que no tienen contrato fijo, los que se tienen que levantar a las 5 de la mañana, a los que curran para tener una cuenta vacía en un banco donde les cobran por entrar.

El señor del sombrero hablaba de sus futuros, igual que sucede hoy con muchos votantes de la ultraderecha. Y de que no deben mancillar su trabajo, su inocencia, su propia vocación de futuro, con la politización de los revanchistas. 

Es lo mismo, pero han pasado 45 años y ahora los que piensan en conservar (de conservadores) sus indignidades laborales son los que las padecen. Hay que aplaudir a rabiar a quien haya logrado este cambios tan hermoso y curioso. Podría parecer humor, pero es mala hostia.

La izquierda y sus dudas tácticas

El filósofo Santiago Alba Rico publicó esta semana un artículo en El País que resume el diagnóstico y tratamiento de la actual izquierda en un texto casi de obligada lectura en los corrillos de enterados. Necesitamos luz, también taquígrafos, pero sobre todo necesitamos ideas que pongan sensatez. os dejo algunos extractos del artículo titulado “La Izquierda. ¿O no?"

-------------

(…)Establecer un paralelismo con el período de entreguerras del siglo pasado ha devenido casi un mantra. Hay dos semejanzas indudables. La primera es que los votantes del fascismo no votaban al “fascismo”, que solo existió como tal una vez vencido; era gente normal que no advertía el peligro que estaba convocando. La segunda es que, como entonces, la desdemocratización surgió de manera natural como una reacción defensiva frente al tsunami del Mercado sin bridas. (…)

(…)La mitad marxista de la izquierda quedó fuera de juego tras la experiencia soviética; la mitad socialdemócrata tras su cooptación por las políticas neoliberales de los años ochenta y noventa, responsables ahora del retorno de Weimar. Si añadimos otro cuarto de kilo a esta unidad grande y confusa, lo ha dilapidado el llamado socialismo del siglo XXI, tan parecido en sus estertores a su renegado ancestro.(…)

(…)Desde hace 15 años vengo resumiendo en una fórmula resultona la triple vertiente que, a mi juicio, debe asumir una política de cambio: revolucionaria en lo económico, porque el capitalismo no conoce límites, reformista en lo institucional, porque el derecho es un invento irrenunciable y mejorable, y conservadora en lo antropológico, porque el ser humano se rompe mucho antes que una rama seca.(…)

(…)Soy optimista: el modelo revolucionario clásico es ya inviable. Soy pesimista: el modelo revolucionario clásico es inviable. El capitalismo no es un modo de producción —o no solo— sino una civilización, y las civilizaciones no se derrocan mediante revoluciones, sino que ceden a su propia decadencia interna o al impulso saludable de los bárbaros.(…)

(…)¿Qué hay de políticamente verdadero en el malestar de 2019? Una combinación de rebeldía, reformismo y conservadurismo; una —sí— rebeldía reformista conservadora a la que cabrean los clichés retóricos, que sospecha de las instituciones y que quiere recuperar las cortas distancias. Eso, si se recuerda bien, es lo que unió a millones de españoles en 2011 en la Puerta del Sol. ¿Por qué hoy suena a muchos españoles, votantes de Vox o aledaños, más rebelde el machismo, el racismo y el nacionalismo que su contrario? ¿Por qué se ganan votos pidiendo derogar leyes progresistas o reclamando reformas penales populistas y antidemocráticas? ¿Por qué el verbo “conservar” se relaciona con la identidad nacional-imperial más casposa y no con la vivienda, el puesto de trabajo, el planeta Tierra y sus límites y, en general, los vínculos “nupciales” de todo tipo?(…)



Nos quieren esclavos, y a veces nos dejamos

En el trabajo indigno actual, en ese que nos repiten que es lo que hay y que debemos acostumbrarnos pues ya no volverán los viejos tiempos…, no todo vale ni todo es admisible. Abusan como siempre, pero ahora más. Y admitir esos abusos depende de nosotros, de cada uno de nosotros y del conjunto.No se trata de negarse a trabajar, eso no es posible pues hay que sobrevivir, pero hay otras maneras de rebelarse contra el abuso. Nos quieren esclavos, y a veces nos dejamos.

18.2.19

Más humanidad, por favor. O menos animalismo

Todo puede ser más moderno, pero no por eso será mejor o más humano. Depende. Lo que sí notamos es la deshumanización de las relaciones, hay rabia y violencia verbal para regalar, hay ganas de tener la razón sin razones, de ganar sin tan siquiera presentarse a nada. Tal vez haya que pensar más y hablar menos, escuchar más y recapacitar. O al menos intentar hablar sin violencia verbal, sino con mesura.

Un Alfonso Guerra simplista me defraudó. Más

No me gustó nada de nada un Alfonso Guerra prepotente y fuera de su tiempo en un Salvados que no quiso hacer arrinconamientos fuera de tiempo, para no dejarlo en entredicho, todavía más. Alfonso Guerra ha cambiado, o lo que podría ser peor, he cambiado yo tanto, que ya no soy capaz de reconocerlo.

Hoy sus viejos gritos de descamisado suenan a fuera de lugar y a populistas, pero sus actuales posiciones de señorito andaluz suenan a no válidos para encontrar soluciones, y eso en un alto responsable político de la historia reciente, suena muy mal.

Se nota un respiro a odio al que no soy capaz de encontrar motivos en el ahora, pero sobre todo es tan distinto a sus libros escritos en los años 90, que remitirse a ellos es la mejor imagen de su cambio. 

Cuando Salvados lo puso a la altura dialéctica de José María Aznar se calló el trampantojo y el PSOE perdió votos como una sangría sin sanguijuelas.

Un mal día lo tiene cualquiera, incluso Alfonso Guerra, pero cuando sus palabras desnudan un discurso viejo que se ha intentado modernizar a costa de pulirlo hasta quedar anclado en un conservadurismo populista, el dolor por un pasado manipulado suena a feo. 

Yo esperaba una visión más constructiva, nada simplista, conservadora pero válida. Y me encontré a un Alfonso Guerra fuera del siglo XXI.

17.2.19

Si Dios existe, hay que quitar la Seguridad Social

No he entendido bien cómo es que si nos creemos a pies juntillas que es Dios el que nos puede salvar, no cogemos unos cabreos de la hostia cada vez que nos jode vivo. 

Creemos que nos salva si nos va bien en la vida, pero no le pedimos explicaciones cuando nos va jodido. 

O lo uno o lo otro, o todo. Si es responsable de lo bueno, también lo será de lo malo ¿no?

12.2.19

Un nuevo Estado social para una nueva era. SPD alemán

El SPD alemán ha elaborado un Documento de trabajo y reflexión titulado “Un nuevo Estado social para una nueva era” dónde quiere sentar las bases de una profunda reforma de la propia organización política, sabedora que está perdiendo fuerza electoral y social, que la tiene casi totalmente perdida en la Alemania del Este y que los cambios de ciclo económico y sobre todo laboral requieren una vuelta a los principios progresistas de un cuidado más intento hacia las capas sociales más débiles.

Los análisis inciden sobre todo en el futuro del trabajo tal y como los hemos ido contemplando hasta la actualidad. Los cambios son brutales y lo que se espera no hará mejorar las perspectivas laborales a las personas más adultas ni a los menos formados.

Las críticas desde las capas conservadoras o las que tienen un empleo estable y suficiente son virulentas en una sociedad poco acostumbrada en las últimas décadas a plantear ayudas sociales tan directas. Pero o se contempla el futuro con los negativos datos que ya tenemos o no podrán existir soluciones.

Descripción general de las soluciones:

Fortalecimiento del valor del trabajo

Más asociación social y negociación colectiva

Elevar el salario mínimo a 12 € la hora

Fortalecer la cobertura de la negociación colectiva

Más participación sindical

Asegurar nuevas formas de empleo

Proteger a los autónomos en el seguro de vejez

Proteger más a los desempleados mayores de 55 años

Acelerar la determinación del estatus entre empleados y autónomos.

Más oportunidades en el trabajo

Derecho a la educación continua y garantía de cualificación

Financiación del tercer año de reciclaje y aprendizaje.

Mayor desarrollo de la licenciatura en una agencia federal para el trabajo y la calificación

Reconocimiento del logro de la vida en el seguro solidario

Conseguir que más gente entre en la protección del seguro laboral.

Extender la prestación de desempleo teniendo en cuenta lo cotizado y pagar la prestación por desempleo orientada a pagar prestaciones de por vida

Desarrollar nuevos conceptos de empleados y empresas.

Más soberanía del tiempo de trabajo para poder conciliar mejor

Ampliación del trabajo a tiempo parcial.

Introducción del concepto de tiempo de trabajo familiar, con subsidio familiar

Introducción de una cuenta de tiempo personal

Derecho al trabajo móvil y con oficinas en la propia casa y protección contra la delimitación.

Una fuerte Ley de apoyo a la Familia como hito de protección. Primer pilar: necesidades financieras del niño. Segundo pilar: servicios de infraestructura básicas en el hogar

Nuevas y más oportunidades de trabajo y reconocimiento de logros profesionales

Participación pública a través del mercado laboral social

Derecho a ponerse al día los trabajadores con una formación profesional contínua

Bonificación para la formación continua en seguridad laboral básica

Respeto y ciudadanía amigable al ciudadano

Dos años del período de protección para el uso de la propiedad y ayudas para la reforma de la vivienda.

Nuevo acuerdo de participación y cooperación de la sociedad, con más fácil acceso e la interacción.

Los pilares de una promesa de estado social son: el trabajo, la solidaridad y la humanidad. En primer lugar el estado de bienestar y los ciudadanos, en segundo lugar, los derechos y obligaciones mutuas.
Los servicios del estado de bienestar son los derechos sociales de todos los ciudadanos. Los ciudadanos tienen derecho y son los propietario de estos derechos, no los suplicantes.
Esto también significa que el estado del bienestar tiene el derecho de ayudar a los ciudadanos, y estos el derecho de dirigirse al estado de bienestar a solicitar apoyo. El estado de bienestar debe respetar al individuo y su destino. Debe crear instrumentos que cumplan con los requisitos individuales y diferentes, para satisfacer las necesidades básicas de las personas.

Esto significa que el nuevo y cambiante mundo necesita un nuevo estado de bienestar:
Necesitamos que el sistema y el aparato de gobierno sean flexibles, cambiantes, adaptables a las modificaciones sociales, y que sepa alinear las nuevas condiciones del mundo laboral, con nuevas soluciones.
El nuevo estado del bienestar debería hacer que la vida de las personas sea más fácil y segura. 

Es por eso que tiene que ser menos burocrático, y más transparente, confiable y accesible sin obstáculos. Hay que configurar el estado de bienestar desde la perspectiva de quienes lo necesitan, y no desde la perspectiva de quienes lo maltratan. El desempleo nunca es una decisión elegida por las personas.

El estado del bienestar debe respetar la dignidad del individuo. Necesitar apoyo, y nunca ser percibido como un estigma.
El nuevo estado de bienestar debe ser equitativo en cuanto al género y ser parte de la vida en sociedad, un nuevo estado de bienestar inclusivo. Se necesita una nueva sociedad más solidaria, y eso solo es posible desde el gobierno.

10.2.19

Si te implicas, lo normal es crearte enemigos

Todos somos los malos en el interior de alguna persona, en la historia vital de alguien. No lo podemos evitar e incluso es bueno no evitarlo. Es imposible ser una buena persona para todos.

Si lo crees así, estás equivocado…, o eres una persona gris que nunca se ha tenido que enfrentar con sus realidades para tomar partido.

En la vida muchas veces hay que tomar decisiones que no pueden gustar a todos. Tenemos que tomar caminos, posturas, direcciones que no agradan a otros. Nuestros intereses o los intereses de los que creemos representar son diferentes a los de otros.

Si te implicas, lo normal es crearte enemigos.

9.2.19

La felicidad es contagiosa. La no felicidad también

La felicidad es contagiosa, pero mucho cuidado, la falta de felicidad también es contagiosa. Es una sensación vital que se propaga como un virus tanto a favor como en contra, por eso siempre hay que tener una dosis de felicidad escondida en el bolsillo de la vida.

Pero esto sucede a las personas y a las sociedades. Sirve para lo micro y lo macro. Las sociedades son felices si quieren ser felices y se trabaja hacia la felicidad, pues es una sensación que se multiplica ella sola. Y al contrario. Nosotros, todos, decidimos.

Antes del superdomingo de mayo, está el superdomingo de febrero

Este domingo tenemos en Madrid la Madre de todas las Manifestaciones, a la que acude incluso Falange con sus banderas azules. Mal estamos cuando se manifiestan juntos los nuevos de Ciudadanos, los viejos del PP y los prehistóricos de Falange. Todos unidos en una minestrone nerviosa y gritona.

El domingo todos contra España desde España, como si nos fuera la vida en ello, sabiendo que el “ello” es derrocar a Sánchez que mola un huevo la apuesta. Nadie es capaz de ofrecer soluciones a los problemas, si acaso más problemas y ruido sobre los problemas. Hay que admitirlo, al menos es entretenido todo esto, hasta que salga la sangre por algún costado.

Esta próxima semana se la juega España en varios frentes. Otra vez la Justicia entra a saco a marcarnos el futuro. Mariano Rajoy cayó por una sentencia. Ahora se trata de saber quién caerá con la sentencia contra la independencia de Cataluña. Que no nos quepa duda, alguien tendrá que pagar los platos rotos.

Las muchas derechas —esas que parecen unidas y no como la izquierda que siempre parece troceada— en realidad pueden cometer el gran error de insistir en sus objetivos comunes y lograr que se alíen las izquierdas en aparecer a la contra. Contra cualquier acción, siempre hay una reacción. 

Podría ser que en mayo esas derechas tan ufanas de la Plaza Colón se vieran tan mezcladas entre ellas mismas, que algunas saliera mal parada, y puede que no sea la que haya llegado la última.

Yo si fuera Sánchez utilizaría a mayo como la catarsis de todos los males. Una auténtica sopa de elecciones globales que dejarían a España ingobernable por otra década más. 

Un superdomingo electoral haría perder a todos, incluida España, pero al menos no haría perder solo a Sánchez. Saldríamos en mayo con más dificultades que ahora para formar gobiernos útiles.

8.2.19

¿Por qué gana siempre la derecha?

Las ideologías clásicas “Derechas / Izquierdas” pueden desaparecer, trocearse, cambiar, llamarse con otro nombre, creer que han mutado hacia otros lados, pero en realidad seguirán siendo las mismas clásicas divisiones sociales de toda la historia de la humanidad.

Egoísmo / Solidaridad

Conservadora / Progresista

Dominadora / Libre

Las personas llevamos miles de años adscritos a una de las dos divisiones sociales. Y como ha sido lógico en todos estos siglos, siempre la opción de lo que contemplamos como “derechas” ha sido la que ha gobernado, la rica y dominadora, la que ha ostentado el poder durante siglos. Tan solo con la llegada de la democracia se han tenido espacios cortos de tiempo donde han podido gestionar y gobernar las llamadas “Izquierdas”.

Es lógico además, por mucho que no tengan las razones para la mayoría de las personas. pero siempre han tenido el poder militar, económico, religioso y de gestión social auspiciados por su propio egoísmo. No es posible lograr el poder sin unas dosis de egoísmo.

Y si unes al egoísmo de quien manda, el deseo de conservar el poder sin cambios y el tener todos los resortes dominadores ante las variables del resto de la sociedad, lo normal es no perder nunca el poder.

Cuidado con dar patadas en la mesa de España

Algunos desde Cataluña no están viendo el giro que están tomando los acontecimientos de los últimos meses, y lo que es peor, tampoco desde el resto de España. Estamos como espectadores sentados mientras comemos pipas observando como enormes trenes durísimos van camino de chocar y que mientras tanto en su interior van disimulando y regalando caramelos entre los viajeros. Y son más de dos trenes (Cataluña y España) pues hay variables que no estamos teniendo encima de la mesa del futuro.

Por puro egoísmo hoy nos toca a los españoles cuidar el tamaño, nuestras posibilidades reales de defensa de los territorios de los que comemos y de nuestras economías, para lo cual en el camino debemos exigir eficacia y cuidado en el control de los desvaríos. Volver a buscar incluso la dignidad laboral, ganada a costa de saber trabajar bien nuestras posibilidades económicas, algo que en las separaciones es imposible.

Estamos tontos o al menos lo parecemos con ansia, pues una cosa es buscar el diálogo y otra es creerse que los “otros” interlocutores son tontos de baba y se la podemos meter cruzada. y esto vale para todos los bandos. Negociar es complejo, muy complicado casi siempre, y empezar queriendo engañar no es lo bueno. Tampoco marcar los puntos máximos. Ni los techos ni los suelos.

Y sobre todo no jugar a pensar que esto no es importante. Podría ser que alguien desde fuera creyera que sí es importante y diera una patada a la mesa, para joder a las fichas.

7.2.19

España está perdiendo la historia. Otra vez

La izquierda, que sería la única zona ideológica que podría entender bien el problema de Cataluña, se está hundiendo en la miseria por culpa de Cataluña. Curioso pues se ha sumado ERC en su contra, que también es de izquierdas, para lograr que a partir de mayo gane la derecha por goleada y sean ellos los que al final gestionarán la solución (o no) del problema de Cataluña.

Todos convertidos en idiotas políticos.

En mayo a la izquierda nos van a dar en el cogote con garra. Bueno a mi creo que no, pues ya me llaman pseudo izquierdista que es más o menos ser de derechas pero estar escondido. Pero seguiré votando a las izquierdas, por si se equivocan los que me critican.

No puede ser que estamos en este punto, sin información clara y limpia, tratando a los españoles como seres tonticos que no se enteran de nada, pues el palo de toda la izquierda va a ser para conservar en la lista de los grandes errores que nunca hay que hacer, si eres inteligente.

El documento de los 21 puntos de Torra a Sánchez se tenía que haber presentado la misma tarde de su entrega y haber dado el Gobierno su posición contundente en el mismo momento. Cataluña no puede tratar así a España si lo que queremos entre las partes es buscar soluciones. Estamos hablando de historia, no de ajedrez.

6.2.19

El diálogo con Cataluña no necesita mediadores

Los 21 puntos que Cataluña presentó a España (Torra a Sánchez) y que han permanecido escondidos hasta que se han empezado a tener en consideración por parte del Gobierno de España, con el entendimiento del Punto 3 (Es necesaria una mediación internacional que debe facilitar una negociación en igualdad), es un error táctico absurdo que no beneficia a nadie, tampoco al Gobierno de Sánchez.

Siempre he dicho que el diálogo es imprescindible y necesario, es el primer paso para intentar resolver el problema de relaciones entre Cataluña y España. 

Pero la “mediación” o alguien con el adjetivo que se quiera poner para disimular, desde fuera de nuestro país, es claramente inaceptable. 

España es un país democrático, libre, capaz, serio, respetable, y no debe admitir nunca que para dialogar sobre este asunto se tenga que tener a una figura internacional vigilando al Estado. 

No estamos en esa fase (todavía y espero que nunca) y pensar que alguien desde fuera de España puede guiarnos es falso y peligroso.

5.2.19

Los 21 puntos que Cataluña le pide a España

Los ya famosos 21 puntos que Quim Torra le planteó a Pedro Sánchez están desde hoy y por la propia Generalitat en manos de todos nosotros. Buen ejercicio de trasparencia que el Gobierno evitó, ellos sabrán bien por qué. Que me digo yo: ¿Para que le pide esto Quim Torra a España, si lo que pretendía era irse? ¿Qué le importa a él y a Cataluña algunos de estos temas, si pretenden ser un país independiente?

-----------

Una respuesta democrática por Cataluña
1. No se puede gobernar contra Cataluña

2. Hay que reconocer y hacer efectivo el derecho de autodeterminación del pueblo de Cataluña

3. Es necesaria una mediación internacional que debe facilitar una negociación en igualdad

4. La soberanía de las instituciones catalanas debe ser respetada y no amenazarla con la aplicación del artículo 155

5. Se han de investigar los abusos policiales y económicos ejercidos contra el pueblo de Cataluña

6. La vía judicial debe quedar atrás

La necesidad de una regeneración democrática de España
7. Hay que impulsar un compromiso para la ética política

8. Se debe garantizar la separación de poderes

9. Es imprescindible poner fin a la limitación de derechos fundamentales

10. El retroceso de la calidad democrática de España se debe revertir

11. Hay que frenar el deterioro de la imagen de España en el mundo

12. Se debe poner fin a la complicidad de cuerpos policiales y aparato judicial con la ultraderecha

13. Hay que garantizar la independencia judicial

14. Es necesario asegurar el respeto a los Derechos Humanos.

La desfranquización de España, un reto pendiente
15. La sombra y la influencia de la cultura franquista pervive y es incompatible con la plenitud democrática de España

16. La indolencia con el fascismo, la impunidad con las actitudes fascistas tiene relación directa

con la impunidad de los crímenes del franquismo

17. Se deben aislar y denunciar los grupos neofascistas

18. Es incompatible con la democracia la existencia de privilegios derivados del franquismo

19. Hay que emprender un proceso explícito de desfranquització y de un debate sobre la monarquía

20. La nulidad de los juicios franquistas es un paso imprescindible de memoria histórica

21. Se debe hacer efectiva una política de fosas comunes

¿Todos vemos lo mismo ante lo mismo?

Tu casa es distinta si quien la mira es el banco, el tasador, tu mismo o el comprador. Pero eso mismos sucede con tu forma de ser, con tu belleza, con tu alegría, con tu coche o con tus pantalones vaqueros. Todo tiene muy diversas formas de ser visto. Y de que cualquiera de las partes entiendan tus actos o tus opiniones.

Una casa es fácil de verla todos casi igual. Unas opiniones en cambio, es un tema mucho más complejo.

Anuncio denigrante de la Celtiberia de (casi) siempre

No es fácil encontrar ahora ya, en este siglo XXI, anuncios de la clásica Celtiberia negra de hace unas décadas. O al menos eso nos creíamos casi todos. Pero no, seguimos dando muestras de que somos capaces, y que incluso nos podemos provocar entre nosotros para ver quien la tiene más tonta.

Lo curioso es que el anuncio es cierto, la artista que lo propuso ha intentado defenderlo y explicarse. lo que convierte al anuncio en más Celtiberia Show. Sus palabras son…, digamos que explicativas para ella.


-------------

Solo busco personas de unas determinadas características con un tono desenfadado y coloquial”. Con el texto pretendo “localizar a alguien sensible que entienda mi trabajo y que pueda hacer la acción perfomativa que busco, la cual es de estructura sencilla lo mejor posible. Si consigo pasta para mayo le pagaré, si no tendrá que ser al trueque, que es una forma de operar que yo uso mucho y que, a mi entender, debería de usarse más”. 

El anuncio tiene que ver con la exposición “en el sentido que esa persona es importante, ya que va a custodiar una de las obras y va a generar un halo de rareza a la misma, lo cual es una característica de muchas de mis obras”. 

Para xxxxxx, “la belleza está en lo raro, en lo especial”. “Admiro y amo la belleza que nuestra sociedad descarta: una sociedad corrupta, falsa, materialista y machista, donde encajan más las barbies americanas y los futbolistas prepotentes, por no mencionar a los mentirosos de la mayoría de los políticos”. Confiesa xxxxxx que la polémica le ha pillado “por sorpresa”, pero el anuncio ya lo ha retirado.

4.2.19

¿Qué futuro espera ahora a Venezuela?

El lunes nos viene lleno de notas, acciones y temores, brujas y miedos. Tras la inmensa entrevista de ayer de un Jordi Ébole (pletórico de periodismo de osadía) a un Nicolás Maduro ágil como los zorros, y ampliamente criticada desde sectores en ebullición para gozo del periodista, la situación de Venezuela ha dado hoy el paso esperado. Europa va reconociendo poco a poco al nuevo Presidente de Venezuela que no queda claro si es un postizo, una liebre o un intruso.

Guaidó representa a Venezuela un nuevo aire, sin duda, pero también más conflicto para un enfermo grave. Podría convertirse como dice Iñaki Gabilondo en una nueva Guerra Fría, donde siempre hay sangre caliente para templar ánimos. Un enorme país casi el doble que España pero con parecida población y llena de un petróleo mal gestiono pero que representa un lamin para el mundo que de verdad manda sobre todos.

No existe mas solución, como casi siempre, que el diálogo entre las partes, excepto que en este caso como casi siempre también, parece imposible por la personalidad de los que de verdad tienen que dialogar. Los EEUU quieren doblar el brazo de Venezuela, e Iberoamérica sabe que se juega en este duelo mucho más que el deambular de Venezuela.

Por otra parte y sin salirnos del guión, que Pedro Sánchez haya reconocido al Gobierno de Guaidó en Venezuela, descalificando por ello al de Maduro, es un salto cualitativo muy importante. No es posible reconocer a un gobierno sin a su vez anular al otro. A nivel de relaciones diplomáticas o empresariales. Y parecería lógico que este tipo de decisiones se pasar o por el Parlamento o como poco con una entrevista con todos los líderes políticos de la oposición, más cuando la mayoría que sujeta a Pedro Sánchez es tan débil.

Si todo se resuelve rápido no sería importante esta decisión en solitario desde España y con el apoyo de media Europa. Pero si se enquista en el tiempo pues ser una decisión de gran peso para España.

3.2.19

¿Hasta cuando los jóvenes no saldrán a la calle de forma brutal?

Tenemos a los jubilados gritando por las calles, a las mujeres exigiendo igualdad de derechos y más seguridad por ser mujer, tenemos trabajos precarios que impiden tener una independencia a los jóvenes, y todo amparado en una crisis económica que ha creado más ricos pero sobre todo que los que ya eran ricos sean MÁS ricos todavía.

¿Hasta cuando creáis vosotros que aguantarán los jóvenes sin salir a la calle de forma brutal?

El futuro es de ellos, ellos lo tendrán que gobernar. Ellos dejarán de cobrar las jubilaciones cuando les toque, pues no están cotizando ni trabajando en los años más activos. ¿Creéis que se conformarán con eso?

La culpa es nuestra, de los adultos actuales, de los que no queremos ver el problema actual y nos escondemos. Bien, estamos simplemente retrasando el enorme problema en los países del Primer Mundo. En los del Segundo y Tercer Mundo el problema que se nos viene es diferente y a su vez alarmante para el Primer Mundo.

Creo que nos importa un huevo nuestros hijos.

Disimulamos pero nos importa una mierda el futuro. Bien, nuestra incapacidad la pagaremos cara. Pero hay que esperar unos años todavía.

2.2.19

Viñeta del día - Hay que conocer a la sociedad

Esta viñeta del genial Roto es una verdad básica. En política como en otras actividades donde hay que trabajar con personas, el conocimiento de la sociología y del cómo e va transformando o cambiando según se mueven los años, es básico para tomar decisiones. 

No se trata de adaptar las ideologías según como se mueven las modas o las formas, pero sí de conocer las necesidades sociales y su orden de importancia.

Desde la izquierda necesitamos entendernos


No sabemos bien dónde se encuentra hoy la izquierda
, cuáles van a ser las ideas que mueven a la sociedad progresista en esa búsqueda básica de las soluciones para los más débiles de la sociedad, pues todo se mueve, a veces empujado por los cambios de tiempos y otras por los cambios que provocan los que precisamente quieren esas diferentes opciones no democráticas.

Sin ninguna duda la defensa de la democracia está en juego, pues es más importante el sistema democrático que la defensa de una u otro ideología. 

Dentro de un sistema donde los ciudadanos eligen y cambian cada cierto tiempo tasado a sus gestores, es siempre mucho mejor que cualquier forma política donde estemos a los albures de los que gobiernan, sean de la ideología que sean, y ejemplos tramposos tenemos a decenas, desde la derecha y desde la izquierda.

Defender la democracia es prohibir con nuestro control desde muy cerca el que no sea utilizada nunca para gestionar tiempos y situaciones fuera de esa democracia. Que nunca pueda ser cambiada por ningún procedimiento,amparándose en cualquier situación de excepcionalidad. A veces claramente provocadas.

La izquierda tiene el reto de recuperar los años perdidos en no entender lo que nos estaba sucediendo con la crisis económica, provocada, luego gestiona y siempre manipulada para disimular o para apoyar a los que la habían provocada.

Desde la izquierda no hemos sabido explicar la crisis, entender a quien le estaba afectando y por quien se estaba trabajando para resolver sus consecuencias, y ese error básico de no querer o saber o poder explicar de forma clara e incluso pedagógica lo que representaría la crisis económica en la dignidad laboral, ha supuesto una desafección amplísima, y un cambio de millones de personas hacia opciones distintas de las que tenían hace una o dos décadas.

¿Seremos capaces de revertir esta posición de avestruces asustados y empezar a trabajar mientras explicamos lo que se tiene que ir haciendo?

1.2.19

Qué es la jubilación, según Marc Augé

El prestigioso antropólogo francés Marc Augé responde en una entrevista a El País a muy diversas cuestiones, pero me ha gustado en especial esta respuesta sobre la jubilación.

----------------

P. Sorprende que reivindica la jubilación, generalmente leída como que el sistema ha decidido que ya no le sirves y te aparca…

R. Todo depende de qué hacemos con ella; quizá sea el gran momento de la verdad, de si tomas realmente las riendas del tiempo. Hay pocos momentos en la vida en los que podamos empezar algo y lo hayamos elegido nosotros. Hacer lo que siempre quisiste: crear, viajar, mudarte, plasmar un sueño…


¿Por qué está dividida la izquierda? ¿Qué debe hacer la izquierda?

"A la derecha les une sus intereses, mientras la izquierda se divide por sus ideas" - José Mújica

Mientras pensemos desde la izquierda social solo en nuestras diferencias y seamos incapaces de pensar en nuestras sociedades más débiles, y tras conocer sus problemas no seamos capaces de aplicar soluciones eficaces y no solo para el corto plazo sino también para el medio y largo tiempo social, no seremos nunca capaces de liderar los gobiernos.

Mientras no seamos capaces de entender que trocear las necesidades de la sociedad, para volverlas más pequeñas creyendo que así las podremos resolver mejor es un error, no lograremos que la sociedad entienda nuestro trabajo.

Todas las necesidades sociales son importantes, todas ellas hay que trabajarlas. pero nunca hay que olvidar las globales, las que afectan a todas las personas, porque sean estas más complejas y su solución nos parezca imposible. Y entender que cuanto a más personas afecten, más trabajo hay que dedicarle.

La izquierda tiene en la sociedad mas débil, con menos defensa frente a los fuertes, su trabajo constante. Da igual lo que ideológicamente piensen. Si son débiles, la izquierda debe trabajar por ellos.

Venezuela no está gobernada por la izquierda

Entre defender Venezuela con su legalidad y criticar abiertamente la debacle en la que está metida la sociedad venezolana por culpa de un régimen nada democrático, hay un espacio muy pequeño. Se pueden hacer las dos cosas a la vez, las dos posturas al mismo tiempo, y sin perder la razón. 

Venezuela como país es insoportable. 

Trump presiona a medio mundo desde un lugar que lleva a la violencia, mientras Nicolás Maduro se defiende desde posiciones muy diferentes pero que llevan a la misma conclusión.

La solución no debería haber pasado por Juan Guaidó, pero los acontecimientos le están otorgando un papel casi imprescindible y que sin duda los asesores de Maduro saben e intentarán eliminar. 

Eliminan la libertad de prensa a costa de censura tecnológica o manipulan a las sociedades más pobres con repartos de víveres a través de cartillas de racionamiento.

El populismo tiene innumerables grados de intensidad. 

Manipular a las capas mas necesitadas es mucho más sencillo que intentarlo con las más formadas o la más ricas. Tan sencillo como crear antes un caldo de cultivo de necesidad y después acudir en su ayuda. 

Volvemos al rol o al marco mental del “Padre Protector” de cierta parte de pseudo izquierda más radical y populista, que acuden en apoyo del débil, pero desde posiciones de provocación social de esas debilidades.

Un país con la cantidad de petróleo que tiene Venezuela, nunca debería ser un país de pobres si gobierna la izquierda de verdad. Otra cosa es que nos creamos que la forma de gobernar Venezuela es de izquierdas. 

Venezuela no está gobernada por la izquierda.

Entre el "debo" y el "quiero" es fácil la elección

Las personas mayores somos unos pesados, incluso "muy" pesados, pero a veces la experiencia nos enseña desde la calma y la tranquilidad, desde la reflexión, a pensar de otra manera. Esta viñeta de René nos muestra uno de esos consejos básicos que nunca tenemos en cuenta.

Si tienes duda entre lo que debes hacer y lo que quieres hacer, sin duda elige los "Quiero" antes de los "Debo". El motivo es muy simple. Para lograr el éxito en cualquier acción hay que estar convencido de que quieres hacer aquello, de que te apetece, te gusta, lo deseas hacer con toda la fuerza del mundo.

Ir al "debo" hacer queda muy bien como obediencia, pero no se logra ni la satisfacción ni sobre todo la calidad que exige el trabajo. La motivación viene sola desde el "quiero" y casi nunca desde el "debo".

Pensamientos recurrentes falsos

Los pensamientos recurrentes se pueden apoderar de uno mismo. ¿Quién ha dicho que Trump es malo? Puede ser un pensamiento recurrente y falso. ¿Quién ha dicho que los poderosos y ricos se dedican a vivir de las plusvalías que logran de los pobres y trabajadores? Podría ser un pensamiento recurrente pero mentiroso.

Se les distingue por su tamaño, que suele ser enorme, y por su suavidad, pues para lograr vender algo tan fuerte hay que disfrazarlo de dulzura.

Cierra Google+ y no sabemos cuando cerrará el resto

El 2 de abril desaparece, cierra Google+ que a la mayoría os parecerá una tontada pero que esconde un trasfondo tremendo. ¿De quién dependemos en internet? ¿De quién depende lo que escribimos o leemos en internet?

Se cierra…, y todo lo que han escrito miles y miles de personas en estos años desaparece. Hoy es Google+ pero mañana puede ser cualquier otra red social o plataforma de contenidos o de blog. O incluso se puede cortar el acceso a diversas páginas desde diferentes zonas del Planeta.

En realidad lo que escribimos es "de ellos" aunque sea nuestro, y estará "en el aire" hasta que alguien decida. No sabemos quién ni cuando. 

Esto, siendo complicado de entender es real. 

Lo que escribieron hace 3.000 años o incluso más siglos, ha logrado llegar hasta nosotros. Nos creemos que en estas décadas es cuando más se escribe, se fotografía o se crean contenidos digitales. pero nadie puede asegurar hasta cuando. ¡¡¡Uff!!!

¡Ir preparando las soluciones!