Páginas

9.2.19

La felicidad es contagiosa. La no felicidad también

La felicidad es contagiosa, pero mucho cuidado, la falta de felicidad también es contagiosa. Es una sensación vital que se propaga como un virus tanto a favor como en contra, por eso siempre hay que tener una dosis de felicidad escondida en el bolsillo de la vida.

Pero esto sucede a las personas y a las sociedades. Sirve para lo micro y lo macro. Las sociedades son felices si quieren ser felices y se trabaja hacia la felicidad, pues es una sensación que se multiplica ella sola. Y al contrario. Nosotros, todos, decidimos.