Páginas

29.3.19

Nos sentamos o nos mantenemos de pie? Es la duda

El genial Quino nos deja aquí una mirada tierna, asquerosamente del esclavismo 4.0 modernizado y elegante. Seguimos sentándonos en la basura que nos deja el poderoso para nuestros culos, nos invita a sus vidas pero nos ofrece las mierdas para dejar muy claro quién manda y quién obedece. Y para que no haya duda nos pone la cara de mala hostia que pone el ogro a sus víctimas. Todo normal pues lo hemos vivido muchas veces. 

¿Nos sentamos o nos mantenemos de pie?

27.3.19

El primer cartel electoral 2019. El PP y su cartel "Valor Seguro"

Hoy he visto una mala imagen del que parece podría ser el próximo cartel electoral del PP para las Elecciones Generales de España en abril 2019. La imagen que acompaña esta entrada es muy mala. Lograré alguna mejor, pero de entrada me sirve para opinar y me parece un cartel soso, aburrido, viejuno, nada atractivo. 

La frase que acompaña a la imagen de Casado "VALOR SEGURO" tiene su “aquel”, sin duda busca el clásico marco mental americano de la “seguridad” a través de esas palabras frases "marcos mentales" que entran dentro sin darnos cuenta. Bueeeno. 

Podría ser otra, pero es una frase correcta. Podría llevar una tipografía más moderna sin pasarse, pero bueeeno. La imagen fotográfica es de los años 80. Del siglo XX, sí. 

Es un resultado claro que intenta hacer el clásico copión del Macrón español, pero muy poco más. Los fondos blancos ya no se deberían llevar, incluso creo que es desperdiciar papel no acompañar el cartel con un subtítulo adecuado, que es muy posible que al final se añada para lanzar mensajes más atractivos.

De momento, flojo flojo flojo. Estoy seguro que no será el definitivo.

24.3.19

En Aragón seguimos deseando que se nos mande desde Madrid

Tras el bipartidismo de muchos años llegó UPyD, luego Podemos con sus círculos variados y excesivamente múltiples y sin control, para hundirse después una UPyD que se organizó totalmente distinto y así le fue, para regar y surgir con fuerza Ciudadanos hasta convertirnos en un país con cuatro opciones bien claras que se ha ido modificando ahora en una posible mezcla de cinco partidos posibles. Puede parecer así, pero no es tan claro.

El ciudadano de la calle no abraza ninguna de estas formas con rotundidad, si se pasan de un lado al otro es por el descontento y el cansancio de los actos negativos, equivocados, que demuestran incapacidad. O admitimos como hizo ayer Pablo Iglesias que a veces damos vergüenza y pena, o nos irá cada vez peor.
Las personas necesitan y buscan seguridad. Claro que cada uno busca “su” seguridad que no siempre es la misma que la que busca el de su lado. La seguridad siempre va acompañada de la capacidad. Hay que demostrar que se trabajará para tus problemas, pero además se tiene que demostrar que se tiene capacidad de resolver.

Y capacidad es no empeorar los problemas que ahora consideramos “menores”. En esa búsqueda de la seguridad se huye y hacen muy bien quienes así lo hagan, de opciones que pueden provocar otro tipo de problemas. No se trata de cambiar unos problemas por otros, sino de resolver los actuales sin que surjan nuevos.

El triunfo —curiosamente— siempre es de los indecisos, de los abstencionistas que deciden una cosa o la contraria en los dos últimos días de campaña electoral. Pero eso sí, antes es necesario que los fieles se mantengan y sepan admitir y transmitir que lo bueno es lo que ellos van a decidir con su voto.

En tres semanas se confirmarán o no los sondeos, Pablo Iglesias habrá sabido ponerse a volar desde el Reina Sofía, Ciudadanos habrá aprendido a volar solo sin ayuda, el PP se habrá dado cuenta que el futuro no es pegarse a lo radical sino al sentido común de la seriedad y que para ser un padre estricto no hay que ser un padre cabrón. Y el PSOE asegurará que es posible estar muerto e incluso parecerlo, pero que hasta el CID supo ganar batallas tras morirse.

¿Y el resto de partidos? Pues si nos referimos a los periféricos, diría más bien que su futuro es en las Locales y Autonómicas, que en las Generales no se van a comer un colín, excepto en Cataluña y el País Vasco, donde allí sí, los ciudadanos saben que su propio futuro también se lo juegan en Madrid. En Aragón esto ni lo olemos ni nos lo creemos.

23.3.19

Promedio de Sondeos Electorales para las Generales en España

Desde la página de Electomanía podemos seguir semana a semana el promedio de los sondeos para las elecciones generales o locales que se van publicando en todos los medios. Un método más, que suma y promedia todos los datos, para ver tendencias e incluso movimientos.

Os dejo el de esta última semana. ¿Y qué se observa?

Pues un lento crecimiento del PSOE e incluso del PP, una recuperación de C's tras las bajadas de febrero, un mantenimiento de Podemos en esas bajadas imparables de los últimos meses y una bajada importante de VOX en las dos últimas semanas.

Parecen volver los votantes de la derecha que se habían escapado hacia la ultraderecha, vuelve pues la razón y el sentido común, como vuelve ligeramente a moverse hacia arriba ese bipartidismo que durante tantos años hemos abrazado los españoles. Van a ser muy interesantes los movimientos en estas dos próximas semanas, pues serán los que marcarán la Campaña Electoral.

Si nadie se equivoca, la tendencia de esta última semana se afianzará. Pero cuidado con los patinazos. A la hora de equivocarse entran todos en igualdad de condiciones. 

22.3.19

Lazos amarillos. Lazos blancos. Muñequitos

El ser humano que manda se deja llevar por la tontería hasta aparcar el sentido común en el infierno. Tras declararnos en guerra mental contra Cataluña vino lo que vino y tras ellos lazos y telas. Bueeeno. Luego el color amarillo que parecía ser la madre de todas las batallas. Seguimos con esa monserga como si de verdad sirviera para algo. Ni para resolver ni para entendernos. Los amarillos contra los azules, los rojos o los verdes. ¿Sómos adultos?

Como nos parece poco enfrentarnos en la calle o en las plazas, ahora lo hacemos por obligación legal. Dándole importancia a un color o a un lazo de tela o de plástico, como si nos fuera la vida. ¿Han viajado al sur de Francia para ver cómo están las calles y los árboles? Pues vayan y dense un paseo.

Prohibimos el amarillo y ponemos el blanco. Prohibimos el lazo y sacamos flores. Prohibimos una frase y la traducimos. ¿Estamos jugando a jodernos?

Cataluña y España necesitan mucha más altura de miras, muchas más ganas de resolver y no de joder “al otro” venga de donde venga. pero podemos seguir jugando a esto. Hay algunos que se están frotando las manos y salen perfectamente beneficiados. Luego nos preguntaremos los motivos.

No puede ganar Cataluña la independencia, pero lo curioso es que nadie piensa que podemos perder todos en esta forma de querer resolver los problemas. TODOS.

Cartel por la República Popular de los Trabajadores.

Como ya estamos entrando an periodos electorales claros, vamos a ir viendo diversa cartelería política, para analizarla e intentar entenderla. 

En política tenemos programas de máximos y de mínimos. Y los de máximos se puede dar entre desustanciados de derechas o de izquierdas. Algunos dirán que para lograr “un poco” hay que empezar por pedir “todo” y se equivocan, las negociaciones y los procesos de cambios y reformas se mueven por otros mecanismos. Claro que enseguida te responden que ellos ya no quieren ni reformas ni negociaciones, sino rupturas y revoluciones.

Pues habría que decirlo con claridad. Si ellos quieren la REVOLUCIÓN debe decirse para que los que leen sepan los caminos que hay que emprender.

Veamos lo que piden:

 República Popular. Debe ser como la de Corea la Mala

 Salida de la UE y de la OTAN. Algo que piensan es positivo y no explican que en realidad eso llevaría a España a ser todavía más un donnadie empobrecido. Sí, todavía más.

 Nacionalizar la banca y las grandes empresas. Si se refieren a “toda” es el empobrecimiento brutal, si es algo pues puede ser importante y positivo. Depende del tamaño de la decisión.

 Derecho de autodeterminación ¿Para todos?

 El siguiente sobre libertades ya está funcionando aunque admito que algunas leyes coartan estos derechos, y aquí ya entran los matices de cómo lo entiende cada uno.

 Y el último, sin duda, los servicios básicos públicos, estoy totalmente de acuerdo.

14.3.19

Viejos prematuros a los 40 y 50 años. Una enfermedad nueva

Todos los máximos dirigentes de la política española actual tienen entre 40 y 50 años. Todos nacieron después de que el dictador se muriera, ninguno corrió delante de los grises pidiendo libertad o democracia. Pero todos son como muy bien dice hoy Santos Juliá con otras palabras, unos viejos prematuros.

España necesita políticos jóvenes aunque tengan 65 años y no viejos aunque no hayan llegado a los 40. La edad mental no es cuestión de sumar sino de “ser”, no es cuestión de años sino de crecer. Y hoy en España estamos demostrando que somos unos viejos prematuros que no sabemos ni dónde estamos ni hacia dónde deberíamos ir.

En pocas semanas podemos entrar en un ejercicio en la España del futuro de NO PODER gobernar. Es cada vez más posible si nos atenemos a los sondeos. No existe debate de ideas, no hay planteamientos para la España del futuro, no existe respeto básico ni confianza creíble. Hay en cambio mucha desafección.

Si miramos a Europa el problema se reproduce. El caso del Brexit es de premio a la estulticia. Nadie sabe cómo avanzar, cómo salir o quedarse. Los crecimientos de las políticas nacionalistas de hace un siglo que nos llevaron a la muerte es otro ejemplo. Los que superamos los 60 estamos viendo atontados a los nuevos jóvenes viejos que no saben tener protagonismo resolutorio, excepto para tener PROTAGONISMO PERSONAL. 

¿Estamos tontos? ¿Quien nos ha contado que la política es tener razón en lo personal y odiar a los demás, olvidándonos del diálogo y la reflexión? ¿Pero y esos años de escuela y universidad para qué os han servido?

España se parece a un país sin ascos

Podríamos pensar que estamos en la Edad Media o en el esclavismo romano, pero no, estamos en la Celtiberia Show del año 2019, cuando todo es posible. España es así, capaz de joderte el corazón sin preguntarte qué tal estás. Ayer (dicen que) se dijeron dos barbaridades que van a pasar sin cobrar precio por ellas.

—Mira negra, si estás embarazada y nos regalas el hijo, te dejamos que sigas en España unos meses más, hasta que te expulsemos cuando nos lo entregues.

—Mira VOX, deja de presentarte en provincias de mierda y sin gente, de esas que no hemos querido ni sabido resolver la despoblación, pues eso es votar a los socialistas si te votan a tí, dividiendo el voto.


Curiosamente esta España es capaz de soportar esto y mucho más. No pasa nada. Podríamos parecer un país de mierda, pero en cambio estamos en la Unión Europea y a punto de votar a cualquiera de estas cabezas pensantes que desean gobernarnos a los 47 millones de personas que parecemos normales.

Lo segundo se resuelve rápido. Se podrían repartir las provincias. Yo me presento en Soria y tú en Teruel, yo en Guadalajara y tú en Cáceres. 


Lo primero, esa barbaridad que ni Carandell hubiera tenido huevos de publicar en su libro, se podría adornar con un detalle más.

—Si es chico te regalamos un teléfono móvil y si es chica un cepillo de dientes. Nuevo, eso sí.

11.3.19

VUELVE porque se fue equivocadamente

El ya famoso cartel de Podemos o de Pablo Iglesias se ha mostrado como un error más de comunicación de Podemos, pero también de un signo más que de una parte de la izquierda tienda a confundir comunicar con decir o gritar. La comunicación social y política, desde hace suficientes décadas, es un trabajo muy profesional, delicado, y sobre todo dirigido no a “los tuyos”…, sino a “los contrarios”.

El cartel es lo de menos, porque es el fondo o su necesidad lo que realmente importa e impacta. Yo pienso que nunca debería haber cogido Baja Paternal declarada un Pablo Iglesias que confunde la responsabilidad con el trabajo, y a partir de ese punto no hubiera sido necesario el cartel de “VUELVE”. Y la (mi) explicación a esto es muy sencilla. 


Las personas que tienen hijos recién nacidos, tanto mujeres como hombres, no renuncian NUNCA a su vida, si acaso la tienen que cambiar, adaptar. Ni el primer día, ni el último tienen que renunciar a ser ellos. E incluso es lo aconsejable.

Una cosa es dejar de trabajar 8 horas diarias por la obligación de un horario fijo, y otra muy distinta es dejar de ser la misma persona que eras antes. No conozco a ningún hombre o mujer que porque haya tenido un hijo, tenga durante los primeros cuatro meses dejar de coger el teléfono para atender una llamada, no quedar con los amigos en donde se pueda para charlar, no ver una película o poder hablar de literatura americana con sus amigos si les place. Es duro tener gemelos y eso te modifican la vida. Sin duda. Pero hay que adaptarse.

Tomarse tan a rajatabla los cuatro meses de Baja Maternal primero y Paternal después está causando un problema a todo un partido político, y con ello unos movimientos a todo el segmento de la izquierda española en unos meses clave para la confección de listas, que creo no se puede permitir una organización como Podemos.

Centrados en el cartel, que se haya convertido en una figura mesiánica es negativo. VUELVE admitiendo que se fue, pero cualquier organización es mucho más que una persona. Y por eso mismo no es necesario que se anuncie su vuelta, como nunca se tendría que haber anunciado su marcha por Baja Paternal. Ahora y tras debacles sumados por errores de principiante en comunicación, solo queda abandonar y esperar mejores tiempos.

9.3.19

Y tras el 8 de marzo…, qué le viene a la izquierda?

Ayer, 8 de marzo de 2019, la izquierda en España volvió a demostrar que existe saliendo a la calle a reivindicar los derechos de la mujer en una jornada casi exclusivamente femenina aunque también eran admitidos hombres en esta lógica pelea por dignificar sectores sociales.

Ser de izquierdas no supone ser del PSOE o de Podemos o CHA, ni tan siquiera votarles. Lo cual nos llevaría a considerar que algunos se lo tendrían que hacer mirar. La izquierda social está cabreada, peleona, pero luego esto no se traduce ni en votos ni en exigencias sociales distintas a las de corrientes muy compartimentadas.

No todas las personas de la calle eran de izquierdas, las había liberales y anarquistas. pero las manifestaciones de ayer no son comparables en número a la de la Colón, derechona y triste aun con mucho colorido. Si dentro de un mes esto no se traduce (que no se traducirá) en un vuelco espectacular a los sondeos que advierten de un renacer de la derechona, algo estamos haciendo muy mal desde la izquierda.

Y no es dejar de tener razón o razones, luego será que no somos capaces de mostrarnos con capacidad de resolver y solucionar.

Las personas han salido a la calle con mas energía con la que luego van a votar y eso nos debería llevar a una reflexión básica. ¿Cuál es el motivo para que tras explicarnos la sociedad qué quieren cambiar, luego ellas y ellos no confíen en nadie para realizar esos cambios?

8.3.19

Las mejores pastillas para todo tipo de enfermedades sociales

Una gran parte de la defensa de las instituciones se logra sin que nadie se dé cuenta de ello. El poder lleva miles de años sembrando los mismos sistemas de miedo, de control del grupo, de religión culpabilizadora, de temores supremos, de educación modificada para controlar pensamientos críticos, de apaciguamiento social…, pues para qué.

No son sistemas nuevos, aunque ahora los vemos por pantallas planas que en la Edad Media o en época de los romanos nadie pudo nunca si sospechar que existirían, pero el objetivo es el mismo y los resultados finales idénticos.

—¡¡Tranquilos chatos, que no merece la pena estar cabreados!!

Incluso son idénticas las reacciones cuando locos como yo advertimos de que esto sucede con toda la naturalidad posible.  

Lo normal es creer que estos métodos no existen, que nuestra libertad individual es capaz de detectarlos e evitarlos siempre, etc. etc. 

Bien, efectivamente, ya te han dado la pastilla. A mí también. Es más pequeña, eso sí, pero sigue siendo pastilla y logra que me mantenga sentado al teclado en vez de cabrearme mucho más. 

¿Y los que nos tiran las pastillas no se dan cuenta? Pues hay de todo. Los obreros de tirar pastillas a puñados son los que menos se enteran de qué va esto. Pero los que las fabrican sí saben que con sus procedimientos logran controlar el Sistema, curiosamente siempre para su beneficio.

Pero tranquilos, no pasa nada, una vez que nos logran convencer de que hay que tomarse la pastilla, uno sale mas relajado, mas contento, convencido de que el mundo es una maravilla y que no merece ni el cambio ni seguir quejándose. Son pastillas de gran calidad. Invisibles o casi, pero de gran calidad.

Yo sigo el juicio contra Cataluña. Sí, estoy tonto

Sigo el juicio contra Cataluña y no lo entiendo nada bien, me parece una obra de teatro maldito, triste, inútil, negativo, doloroso. Es el juicio a un cúmulo de imbecilidades por dos partes incapaces de encontrar una solución lógica a un problema que va creciendo como hierbas malas del campo. ¿Hasta dónde llegarán las molestias de los cardos borriqueros?

Sí, es el juicio contra Cataluña y quien no lo vea así es que ni habla con catalanes de cualquier nacionalidad ni visita Cataluña. Nada está desuniendo más a los catalanes que estos juicio de valor o de fiscales, de medios o de reuniones entre familiares. Estamos acabando con el sentido común, y para nada además. ¿A dónde queremos ir con estos mimbres?

Ayer hablaba con dos catalanas ya mayores, dolidas, una españolista y la otra silenciosa que se asombraban de que mi esposa y yo dijéramos que nos gustaba ir a Cataluña y que además íbamos. Les faltó preguntarnos si nos atrevíamos. 

Sí. Osamos ir a Cataluña donde nos encontramos muy bien y disfrutamos de casi todo y si hay algo que nos jode por encima de todo son los precios de algunos bares, desorbitados.

Cataluña va a seguir siendo española, pero en caso de que no lo sea, será como mucho como Francia, Suiza u Holanda. Como Italia o como Andorra. Un lugar al que ir a tomar unos quesos, un cava o unos quesos. Un sitio donde se entra y se sale con naturalidad y donde te tratan con la misma naturalidad con la que les tratas tú a ellos.

Yo quiero a Cataluña dentro de España, pero sobre todo quiero no ver a políticos o a líderes sociales juzgados por sus decisiones que se basan en lo que habían presentado en sus programas electorales con los que lograron el poder. Programas e ideas que nunca fueron censurados por ningún tribunal. Al final, dentro de unos años, algún tribunal de europa nos pondrá colorados, y tal vez para entonces sea ya demasiado tarde para remediar lo peor.

3.3.19

Vota a un desconocido. Así vivirás más el riesgo

Esta vieja viñeta siempre nueva de Mingote es la auténtica realidad actual, aunque hayan pasado muchos años. Nos creemos que da igual a quien votamos, pues todos se parecen. No es cierto, pero tampoco es del todo mentira. En realidad nos la sopla quien va a gobernar España, aunque en nuestro interior y sin que se lo digamos a nadie, sabemos de su importancia.

Hagamos como en la viñeta, sigamos mirando al fútbol, que al menos sabemos que ellos nunca se lo merecen y por eso nunca nos engañan, acudimos a ellos engañados desde casa.