¿Y si el Estado de Alarma, más el de Alerta y el Toque de queda no funionan, qué nos queda?


En esta misma noche se sumaba en Zaragoza el Confinamiento Perimetral de la ciudad, el inicio del Estado de Alerta en Fase 3 y el Estado de Alarma con el Toque de Queda desde las 11 de la noche. La sociedad acepta todo, pero es una suma llena de dudas, de peligros sociales, tal vez incluso de admitir la incapacidad por no haber tomado otro tipo de medidas antes. 

Los datos son muy malos y hemos tenido que operar de urgencia al enfermo pues otro tratamiento era ya ineficaz. Pero cualquier acción potente contra la sociedad tiene sus riesgos y lo sabemos. 

Si estos riesgos se compensan con ventajas y soluciones contra la pandemia lo estaremos haciendo bien. Pero si los resultados no son claros nos estaremos equivocando. 

Cuando algunos territorios superan en 20 veces lo que se ha marcado como mínimo para salir de los actuales modos de confinamiento, estamos poniendo el listón muy a largo plazo y por eso anunciar creo que de forma equivocada, que esto es hasta el 9 de mayo. Se podía haber evitado poner una fecha tan a largo plazo.

La sociedad, toda, necesita esperanza en soluciones y fiarlo todo a casi siete meses más es un exceso que agotará todavía más la sociedad que conocíamos. 

Es cierto también que esta situación se está dando en toda la Europa vecina lo que nos indica que en algo muy importante estamos fallando a nivel técnico y de investigación para entender la pandemia. 

Tan importante es encontrar una vacuna, un tratamiento, como conocer los mecanismos de defensa pasiva realmente eficaces. Si no tenemos otras maneras que el confinamiento y la mascarilla, queda claro que es insuficiente y poco alentador para luchar y defendernos ante la enfermedad.

Las nuevas generaciones están hasta los huevos. Vosotros mismos

Esta viñeta es de 1978, del semanario Andalán, de hace 42 años, de cuando yo era joven. Y seguimos en las mismas. Peleándonos nosotros mismos contra nosotros mismos. El propio poder utiliza muñecos de guiñol para mandar a la pelea que en realidad se vuelven contra el mismo poder de forma indirecta. La sociedad española no está admitiendo estas peleas de gallos tontos y se rebela con la desobediencia simple.

El Poder (con mayúsculas) NO se tiene que preguntar por los motivos que llevan a los jóvenes al ocio alcohólico de la noche. A la desobediencia y al descontrol, al reírse de todo lo que puede. No debe preguntárselo pues ya sabe la respuesta a poco que sean ligeramente inteligente.

Están hasta lo huevos de no tener futuro, de no tener trabajo, de no saber si lo que estudian sirve para algo más que para escapar a Irlanda, pues en su territorio por no tener no tienen a veces ni internet o señal de teléfono móvil. 

Nos estamos golpeando nosotros mismos en los morros, pero seguimos sin querer ni tan siquiera limpiarnos la sangre social. Bien. No pasa nada. Los daños sociales nos los estamos haciendo nosotros mismos. 

Al final tendremos que salir los viejos de las Residencias de Personas Mayores a tener que explicaros lo tontos que sois. 



Medidas próximas contra la pandemia del COVID

Tras los diversos modos de Estado de Alarma y Alerta (semántica), se empieza a asentar entre los dirigentes políticos que hay que ir algo más lejos y los Toques de Queda se van imponiendo. Aragón entre las zonas donde además de necesario es imprescindible, incluso antes que otras medidas, si no somos capaces de pensar en otros modos de defensa contra la pandemia. 

Toques de Queda desde las 10 o las 11 de la noche hasta las 5 o las 6 de la mañana, donde las personas no podremos circular por la calle. Sin duda encajar esto con la legalidad es complicado sin decretar un Estado de Alarma en toda España. 

Pero la irresponsabilidad de la noche y su ocio hace inevitable responder al reto de controlar los contagios disparados. ¿Es crear Toques de Queda la mejor solución? 

Pues creo que no pues la enfermedad se mueve por otros derroteros, aunque frenar el ocio nocturno sea inevitable, pero quedan otras medidas sin tomar. 

La obligación de tener más ventilación en lugares públicos es el siguiente paso, siempre llegando tarde. En el transporte se tiene que imponer ir siempre con las ventanas abiertas. 

Cambiar (ampliar) los horarios de los comercios parece otra medida lógica. En Europa las tiendas abren a las 7 de la mañana. Tener los supermercados de alimentación abiertos desde las 7 a las 10 de la noche supondría distribuir mejor a los clientes entre más horas lo que supondría menos clientes a la vez.

Peatonalizar calles y hacerlas más anchas para que las distancias en las grandes ciudades sea mayor parece otra medida lógica. Y abrir parques y zonas verdes. 

Y tal vez actualizar los modos de defensa pasiva de los ciudadanos cuando llegan a casa, como por ejemplo aumentar el lavado dental con al menos enjuagues bucales, limpieza interior de las fosas nasales, etc.

Posiblemente estamos solo en la entrada a un pico de la enfermedad que en el hemisferio Norte puede llegar hasta febrero con el invierno manteniendo cambios sociales por el frío. Saldremos menos a la calle, pero si no sabemos ventilar bien nos infectaremos más. 

Necesitamos más aire limpio en el transporte, en el hogar, en el trabajo, en los supermercados, en las escuelas. Lugares complejos para tener todo bien abierto durante las actividades, si en la calle hace menos de 10 grados. Pero hay que decretar la ventilación obligatoria y constante. 

¿Cuántas mujeres hay en los puestos de decisión?

 

Puede parece humor, una viñeta de MAX realiza para hacernos sonreír, pero la verdad es que esconde un mensaje duro y tremendo. 

No se trata de pone a más mujeres en los puestos de responsabilidad, sino de dotarlas de puestos de decisión. 

Los hombres tenemos que entender que lxs mejores deben estar en los mejores puestos. 

Y que ser el mejor no tiene nada que ver con el sexo de la persona, ni con su edad o su color. Incluso a veces ni con su formación pues todos sabemos que las oposiciones son una trampa que no sirve para detectar a los mejores. 

Solo un dato. Mientras que en las empresas del IBEX hay casi un 25% de Consejerías ocupados por mujeres, solo hay un 2,9% de mujeres en la Presidencia.

Ayer NO QUISE ir a la Concentración por la Sanidad Pública en Zaragoza

Ayer estaba yo convocado para asistir a una Concentración en defensa de la Sanidad Pública. Algo que sin duda me afecta por ideas (llevo 37 años ininterrumpidos en órganos diversos de la Educación Pública y la Sanidad Pública) pero NO QUISE acudir, como ya no acudo a Manifestaciones y Concentraciones desde hace unos años

Y me explicaré.

Ayer mismo estuve como unas cuatro horas tratando con diversos grupos de la Sanidad Pública aragonesa una serie de problemas muy diversos pero que todos incidían en cambios legales, en mejoras, en modificar ópticas de gestión desde las que abordar los duros momentos actuales en la Sanidad Pública. Pero no es eso de lo que quiero hablar. Pero lo digo para que se vea que no es holgazanería.

Las Manifestaciones y Concentraciones son herramientas de finales del siglo XIX y todo el siglo XX. 

Y aunque tienen sentido en algunos países, en el mundo occidental NO TIENEN YA SENTIDO. Explicar esta postura mía es tremendo, no es aceptada por nadie de los que conmigo han estado en años anteriores en este tipo de herramientas de presión.

En el siglo XXI hay que buscar otros elementos de defensa, de presión incluso, de trabajo, para lograr mejoras o evitar pérdidas de servicios. 

Hoy hacer Concentraciones o Manifestaciones es algo que ya está amortizado por quien debería escuchar las motivaciones. 

Y además el número de asistentes es siempre muy bajo y son las mismas personas, que con toda su buena fé son embarcadas por los dirigentes políticos y sociales hacia formas ya obsoletas de queja.

El primer paso es aceptar que esto ya no funciona así. 

Y este primer paso (fundamental) no se quiere tomar.  Algunos me comentan que NO HAY OTRO, lo cual además de incierto sería el primer paso para aceptar que lo que se hace ahora ya no sirve.

Sí que hay muchos otros, pero no se hacen por diversos motivos. 

Nada fastidia más al que manda que tener que enfrentarse cara a cara con quien se queja. 

Ese es el primer punto. El segundo sería que hoy los medios de comunicación (incluidos los digitales) de todo tipo sí son capaces de formar opinión y presión sobre todo si en vez de cien hay media docena. 

Los digitales ajenos al poder (sea político o económico ese poder) nacen y se mueren como las setas. Hay excesivos y con poca chicha. 

¿Alguien se acuerda del poder mediático que tenía por ejemplo Andalán? ¿O incluso Aragón Exprés?

El Poder establecido sabe que las Concentraciones y Manifestaciones son herramientas a las que ya no hay que hacer caso. Pero ese poder está en despachos a los que se puede acceder con educación y ganas de gestionar cambios. 

Las puertas (y eso es lo malo) las suelen abrir gente que muchas veces ya han estado con nosotros en anteriores Manifestaciones y Concentraciones y que ahora saben jugar a no dejar entrar a "los amigos". 

Ayer se presentaron 200 personas a la Concentración. ¿Sabéis cuántos estábamos en la última reunión presencial de Presidentes de Consejos de Salud de Aragón, antes de la pandemia? 

Estábamos convocados por carta, somos cargos elegidos, se tratan temas en una mesa y con papeles para reflexionar y discutir. Estábamos cuatro personas, el más joven de 64 años. Si hubiéramos estado 200, las mismas personas que ayer estaban en ña Plaza del Pilar, solo esas, cuidado pues las cosas sí hubieran cambiado. 

Las formas del Siglo XXI para presionar y exigir, para defender derechos, ya no son salir a la calle con mesas y folletos. 

Esos modos son anécdotas para el poder. Pero al poder se puede entrar a pinchar y explicar desde muy diversas formas. 

¿Qué papel cumplen los sindicatos como organizaciones? ¿Y los partidos políticos como personas jurídicas? Por favor mirar la imagen del cartel de la convocatoria. ¿Hay algún sindicato o partido político firmándolo? ¿Y eso?

Ya sé que hay personas de los partidos políticos en estos actos, pero estas mismas organizaciones no son capaces de insistir con documentos ante la sociedad, de explicar con mucho más que titulares lo que está mal o bien. De tomar partido con capacidad de buscar soluciones y no simplemente quejas. Para quejarnos no necesitamos organizaciones, en el siglo XXI las mayores quejas se leen todas las horas en las Redes Sociales.

Y sabemos los motivos de los silencios. Lo concentro en uno solo. "Miedo por si hay que luego trabajar con los que ahora gobiernan". Sean del partido que sean.

Hablo de Servicios Públicos, no hablo de ideas ni de ideologías. Que podría. 

Hablo de incapacidades, y de tachar de conservadores a los que desde la izquierda pensamos que la propia izquierda ha perdido el tren de su razón de ser. 

¿Sabremos entender que en el siglo XXI ya se deben utilizar otras herramientas distintas?

Excelente primera página de El Diario de Teruel

La portada o la primera página de hoy, de El Diario de Teruel es de los pocos ejemplos de interacción de los medios de comunicación con el problema. TODOS LOS DÍAS y todos los diarios de España deberían publicar una primera página similar a esta para intentar concienciar a los ciudadanos. Ya sé que no leen los periódicos, pero sería una manera de multiplicar el mensaje, de que se viera y se extendiera poco a poco que esto "va de todos" y que todos somos responsables.


Nota.: Los textos en rojo son míos para remarcar el texto

¿Y qué has hecho tú hoy, para evitarlo?


Vuelven los confinamientos en casi toda España, vuelve a congelarse nuestro país pero seguimos observando que para muchos españoles todo esto es un triste juego para desobedecer… con chulería incluso. No hay concepto social de ayuda, de apoyo de personas a personas. 

Creemos que Papá Estado —que además lo configuramos de imbécil— nos debe tratar como a niños y darnos la propina todos los meses.

Aragón está muy mal con cifras de contagio que asombran a Europa, que asustan si se comparan con nuestros vecinos europeos. pero seguimos no haciendo caso. Hace un momento he ido a comprar y me cruzo siempre con dos cafeterías. Llenas y con la gente sin mascarillas. No parece que haya problema. Ya no queremos ni saber qué nos está sucediendo.

Ante esta parte de la sociedad que no quiere responder hay pocas cosas que hacer. Cuando más duras sean las medidas, más las sufriremos los que las obedecemos, pero al resto se la soplará. Y así esto se puede eternizar y sobre todo nos puede hundir hacia una sociedad que va a necesitar lo que no está escrito para levantar cabeza.

Hoy escucho en el Congreso de los Diputados a una persona que quiere ser Presidente y que odia a Europa. ¿Lo estará escuchando Europa? Seguro. 

Saben allí que somos unos tramposos y desobedientes sociales, y que además vamos disfrazados de bobos. Bien. Huyamos de Europa. ¿Qué queremos ser en las siguientes décadas? Digámoslo con claridad. ¿libres? ¿Libres de quién? Seamos sinceros porque curiosamente los que dicen eso saben perfectamente a qué me refiero. 

Podemos seguir comportándonos socialmente como tontos de baba, a mi me da igual ya, estoy mayor, casi no me afectará. Pero a los jóvenes ni te cuento. A los menores de 55 años les va a costar un huevo y parte del otro salir regular de esta. La crisis será maravillosamente histórica. 

Pero nos apetece seguir desobedeciendo, siendo pocos inteligentes y observando como cierran bares, restaurantes, tiendas, talleres, empresas, inversiones. Y crecen los tontos que cada vez parecen tener más chulería y más espacio.

Así ven a España en Europa. Vamos, que nos han calado


Sin duda la imagen que nos refleja el espejo de Europa sobre nuestra España es más que preocupante, conocida pero tal vez dicha “por otros” resulta más dura y sangrante. ¿Hacia dónde vamos? ¿Deberíamos replantearnos todo el Sistema? ¿Hacer un reset?

Recomiendo la lectura del artículo del domingo 18 de octubre de 2020 en La Vanguardia de Xavier Mas de Xaxàs que con el título "El reflejo exterior de la pandemia. Europa ve una España fracasada" se dedica a recoger opiniones de los más importantes periódicos de Europa. Nos ven como nosotros nos vemos, nada más. Pero lo dejan por escrito y todos juntos.

Hoy martes es Fernando Ónega en el mismo diario, —nada separatista catalán aunque se publique en Barcelona por si hay dudas del interés—, además de recordar el artículo anterior nos ofrece su posada reflexión de alguien que lleva décadas analizando a España y que comienza con estas líneas: 

Deprimente. Demoledor. No encuentro otras palabras para calificar el resumen de contenidos de prensa extranjera sobre España que Xavier Mas de Xaxàs hizo el domingo en este diario. 

No es lo mismo leer por separado esas crónicas y análisis que verlos acumulados en un texto único. 

La imagen de nuestro país está por lo suelos. Hemos perdido o arruinado el encanto que España y sus dirigentes políticos suscitaban en el exterior desde el éxito de la transición. 

Entonces éramos una nación admirable. Ahora parece que empezamos a ser una nación de ineptos gobernada por irresponsables.

No es posible añadir nada que no sea solicitar por favor que aprendamos, nos comportemos como adultos y seamos veladores del futuro, para no tener que volver al pasado.

Desconvertir la política actual de su proceso funcionarial de gestores

Me hace gracia porque decir que me da asco es entrar al saco de ellos mismos. Esa violencia verbal y absurda de los políticos en los máximos órganos de poder en España es inasumible y de tontos. No sirven para gestionar este país los que utilizan la violencia para descalificar.

En estos tiempos de crisis serias y profundas en la sociedad, atacar con mas crisis desde las tribunas para hacerle el juego a los que quieren y provocan esas crisis, es de… es de tontos. No hay ninguna norma que obligue a responder con más violencia verbal. Incluso no hay ninguna norma escrita que prohiba no responder o simplemente decir NO.

Los asesores políticos deberían ser más inteligentes y no recurrir a trucos de teatro para alentar a sus militantes políticos, que son siempre muy minoritarios. ¿Para qué están los Jefes de Gabinete de centenares de cargos, si no es para detectar la humanidad que se necesita debajo de sus decisiones?

Estos juegos violentos y tontos de crispación política mueven a favor y en contra solo a unos miles de españoles que reparten el virus de la violencia en redes o medios de comunicación. Pero la inmensa mayoría de españoles simplemente los vemos con preocupación y pena. España nos se merece esto.

Así que si mañana surgiera OTRO partido político ajeno a todos los actuales: serio, tranquilo, técnico y de gente nueva, se auparía con el reconocimiento. 

Un partido político apolítico de la actual situación de crispación pero NUNCA populista ni alejado de la política de base. 

Simplemente capaz de transmitir serenidad, calma y soluciones posibles y creíbles. Entre ellas el sacrificio y la autoestima. 

Una especie de Partido Humanista de Ancianos (con otro nombre pues en política los apellidos influyen mucho) con profesionales ajenos a la Política Alta pero no de la gestión social, empresarial, cultural, profesional que también es política de base social. 

Se necesitan políticos que por edad no quieran tener puestos de trabajo en la política, sino puestos de gestionar en la política.

La intelectualidad pero también la propia sociedad implicada en la sociología básica de las ONG debe ocupar un puesto importante y expulsar a los nulos políticos de la política actual. 

Hay que desconvertir la política actual de un proceso funcionarial de gestores con despacho.

Y hay que señalar que ONGs lo son desde las parroquias de barrio a decenas de Asociaciones repartidas por todo un tejido amplísimo que trabajan muchas veces desde casi el silencio.

Aprender a dominar la presión externa no es nada fácil


El viernes salieron a dar una rueda de prensa dos de los máximos dirigentes de la sanidad aragonesa. Salieron preocupados, asustados, como es lógico. Salieron a desahogarse, a no aclarar nada sino al contrario a infundir más miedo todavía. Que debe ser lo que de verdad querían hacer. Transmitir que la cosa está muy malita, y que ni ellos mismos saben qué hacer. 

Que a la próxima semana…: "ya veremos qué hay que decidir".

El político es un tipo como tú, una persona débil, con la ansiedad de tener que resolver lo que no conoce, con el miedo en el cuerpo por hacerlo mal. Como tu y yo cuando nos enfrentamos a la verdad en cada día laboral. 

La respuesta es fácil: ¿Y para qué siguen de gestores?

Muchas veces los que están dirigiendo el cotarro no tienen mucho donde elegir, aunque esto nos suene a imposible. Incluso la propia dimisión es muy complicada. Es mucho más fácil que te cesen a que puedas dimitir y lo digo por experiencia. Aunque desde fuera esto no se entienda así.

Así que sin la preparación suficiente ante la crisis tremenda, se angustian como nosotros y se les nota, lo transmiten lo cual es peor todavía. Sobre todo si son personas sin la experiencia suficiente ante la presión. 

Aprender a dominar la presión no es nada fácil y casi todos no lo logramos nunca. Pero al menos sabemos que sólo se aprende si la sufres con potencia.

¿Quién está detrás de los medios de comunicación gratuitos?


Las inevitables formas de los medios de comunicación para sobrevivir
, cuando la publicidad ha bajado notablemente, es cobrando por contenidos, y hay varias modalidades. Pero todas las formas son negativas para la sociedad y el consumidor, aunque sean el único camino hacia la supervivencia.

Nadie siendo particular puede subscribirse a más de un medio de comunicación y la inmensa mayoría no lo van hacer a ninguno. 

Es decir, poco a poco nos vamos a convertir solo en consumidores de TITULARES

Esto es peligroso por varias razones, pues un titular no es una información, es una "llamada", un grito, y su composición literaria es bien distinta al contenido.

Pero de momento no estamos sabiéndolo hacer mejor y eso nos lleva a un empobrecimiento de la calidad de la información, en un aumento (todavía mayor) de los bulos y de la información que se multiplica sin contrastar, y sobre todo a caer en las garras de los medios que pueden ser gratuitos pero vete a saber por qué motivo. 

Ser gratuito es posible, pero en la medida en que lo sea y sin saber quién lo alimenta, lo normal es que hayamos caído en garras de lobbies o de sistemas de presión mediática, de los que desconocemos su procedencia. 

¿Quién está detrás de los medios de comunicación gratuitos? No saberlo es peligroso, pero que no haya gratuitos más que los que vienen desde Grupos de Presión es también muy peligroso.

Cuidemos la salud mental en la pandemia, están aumentando los problemas


Cuando una situación grave se alarga en el tiempo, cuando no hay fecha fija del final, la ansiedad e incluso la depresión después, quema a la persona o a la sociedad. Y en este caso de la pandemia del COVID-19 ya está detectado desde hace meses que la salud mental de la sociedad ha empeorado, mAs en algunos cortes sociales.

Tan importante es la prevención de los contagios del COVID como aceptar y conocer que ciertas medidas y formas de actuar, de decisiones tomadas para defendernos ante la enfermedad, afectan muy negativamente a ciertos colectivos, que necesitan apoyo urgente para que no surja otra pandemia. 

La sociedad ya está cansada, ya se salta las normas por pura supervivencia mental, pero no es así en los colectivos de más edad, que son los mas frágiles, los que menos saben defenderse. Como lo son los que han visto mermados sus ingresos de forma muy alta. 

No hay que aceptar esta realidad diciendo que es inevitable, hay que resolverla, hay que evitar que vaya a mas; o los problemas que de ella se deriven serán tan graves como la propia pandemia del COVID

Comparemos el COVID con la II Guerra Mundial


"Cuando termine la tormenta, probablemente ni siquiera sabrás cómo la cruzaste y saliste vivo. De hecho, ni siquiera estarás seguro si se acabó" -
Haruki Murakami

Ayer en una reunión de Sanidad estuvimos dos horas analizando el momento actual, los errores y desfases,  incluso las responsabilidades de todos nosotros. Pero si hubo un item que hoy quiero sacar aquí, no es precisamente la crítica hacia los que gestionan, que sin duda dejan mucho que desear. Pero son los que son y posiblemente no son los mejores, aunque son los que han dado un paso al frente, pues algunos se han escondido. 

Quiero hablar de nosotros, de lo que creemos que estamos para mirar y sufrir.

En todo proceso social histórico de crisis severa se necesita la implicación contundente de la sociedad para salir de los problemas, para volver a edificar la normalidad. 

A nivel individual, cada uno de nosotros tenemos que ayudar, en vez de zancadillear o criticar en donde no sirve criticar. 

Recuerdo que en una visita histórica sobre la II Guerra Mundial hace muy pocos años a la ciudad de Dresde, tras ver lo que quedaba real de toda su enorme catedral y lo que se había tenido que reconstruir se nos informaba de la implicación de la sociedad derrotada para reconstruir su ciudad. 

Como no había fábricas de ladrillos, tampoco máquinas ni materiales, quien sabía o podía hacer de albañil reconstruía edificios, y quien no podía o sabía hacer paredes estaba asignado a recoger ruinar y a limpiar ladrillos derruidos, recuperar trozos de paredes, limpiar calles, atender a enfermos.

Sin la implicación de la sociedad alemana, la derrotada, no se hubiera levantado Alemania Occidental ni tan rápido ni tan positivamente. En la Alemania Oriental las cosas funcionaron de otra manera y la implicación del Estado fue mucho mayor y la de la población mucho menor. No se trata de comparaciones siempre odiosas, sino de saber que siempre hay distintas formas de actuar, de dirigir.

Cada uno de nosotros somos necesarios y no podemos permanecer ante el problema de la pandemia, simplemente criticando, insultando incluso. 

¿Cuántos vecinos de tu escalera necesitan apoyo? 

¿Cuánto hace que no eres voluntario en alguna Asociación? 

¿Cuantas veces te has mordido la lengua, pensando que era mejor callar si no se aporta nada para la solución, y en cambio has trabajado para que en las responsabilidades estén los mejores? 

¿Cuántos bulos han frenado? ¿Sabes el daño que hacen las informaciones mentirosas e insultantes?

¿Sabías que los Médicos de Familias están muy cansados y además muy desmoralizados pues ahora han pasado de recibir aplausos a recibir insultos por todos los sitios, incluidas llamadas telefónicas?

Nota.: Los edificios públicos fueron los últimos en restaurar o reconstruir. En esta iglesia podemos ver claramente diferenciados los pocos ladrillos de antes de la Guerra y los muchos que se tuvieron que construir nuevos pues el resto o quedaron destruidos o se utilizaron para otros edificios civiles.

No son burros, son asnos. Gestionan y mandan, pero no ven


Los líderes actuales, de la sociedad, de la cultura, de la política sobre todo, son como estos machos (asnos) que refleja tan bien El Roto en el diario El País. Animales de carga, de gestión sin mirar a sus lados, capaces de obedecer no se sabe bien a quién, y poco más. 

Se parece mucho entre ellos, algo les cambia el color de la piel, tal vez los atadijos, pero por lo demás todos están callados, obedientes al poder de la vara en forma de Sistema Económico y de tranquilidad, e incapaces de hacer un trabajo si no es gestionado con la vara que puede venir de Europa, de los EEUU o de las grandes empresas amigas o no, que son las que les mantienen el establo un poco limpio.

Queremos que Papá Estado nos lo resuelva. Pero le odiamos


Si todo es responsabilidad de la política, de Papa Estado, y además no la respetamos e incluso la odiamos ¿hacia dónde nos dirigimos? Queremos que nos resuelva todos los problemas, pero ni obedecemos ni respetamos. ¿De verdad creemos y queremos que Papá Estado va a ser capaz de resolvernos los problemas como si nosotros fuéramos niños?

El cansancio social a obedecer ataca España en la COVID


El cansancio social ante la pandemia del COVID es posible que nos invada en España cuando más necesitemos obedecer y entender las restricciones, pero los errores, las peleas al máximo nivel, el exceso en el tiempo de controles sociales que no siempre se entienden, hace que la sociedad está cansada y empiece a no creer en nada, incluso entre las capas más proclives a ser obedientes.

Es posible que la Ola del Otoño se junte con la no vencida del Verano, incluso que se una a la Gripe estacional sin una vacuna de Gripe bien aceptada y distribuida.

La dosificación de las medidas de control, pero también la pedagogía de una voz respetable es fundamental. Y no hemos sido capaces de lograr lo primero ni de preservar lo segundo. Podemos tener dudas sobre la persona que explica, pero debería haber sido una obligación DE TODOS mantener su respeto social a salvo, para crear confianza. 

Nos quedan meses complejos, duros, en la enfermedad de salud y en la social y económica. Y las tensiones serán las que vayan marcando el futuro. No el COVID sino la incapacidad de gestionar la crisis por parte de TODOS.

O cambiamos a los periodistas o les obligamos a ir otra vez a la universidad


El papel que están haciendo muchos periodistas por la España actual es abominable y sobre todo triste e incluso peligrosa. Necesitamos calma, tranquilidad, pluralidad y no espectáculo, sea televisivo, en redes o en artículos. Se necesita reflexión y aportar ideas, no insultar y aportar insultos de variado tipo o fuerza. Se necesitan periodistas profesionales que entiendan lo que España necesita en estos tiempos. España… no "su España".

Ayer otro técnico, en este caso el economista Juan Torres abandonó un espacio televisivo por el camino de los insultos de algunos periodistas hacia el momento y su presencia. Un periodista NUNCA debe llevar su odio particular hacia sus opiniones, pues se convierte en un animal irracional nada recomendable para ser escuchado. Sea de la ideología que sea. 

Todos debemos poder opinar con libertad, pero también con responsabilidad. Los vendedores de humo y miedos deben saber que están vendiendo un futuro peor, que su trabajo no sigue los cánones que les enseñaron en las universidades, de explicar e informar, de opinar aportando y no destruyendo. El papel de los periodistas en la sociedad es fundamental, pero utilizarlo para fines bastardos es peligroso.

¿Es cierto que los ancianos de Seguros Privados de Salud tuvieron un trato distinto?


Es triste, duro, sangrante casi, saber que los primeros datos de las investigaciones que sobre los fallecidos en Madrid en Residencias de Personas Mayores, hay un dato muy preocupante. Los internos que tenían Seguros Privados de Salud fueron atendidos en hospitales privados, mientras en algunos hospitales públicos algunos profesionales han declarado que nunca llegaron Personas Mayores desde las Residencias pues estaban las UCI al completo.

Vamos a pensar que estos primeros datos son ¿falsos?, una apreciación prematura que se corregirá según avancen las investigaciones. Si no fuera así… la preocupación sería enorme para los sistemas de gobernanza social en la España del siglo XXI

Contra la pandemia ¿Sirve el confinamiento si durase un año o dos años?


Si algo tenemos claro con esta pandemia del COVID es que no sabemos lo suficiente, que no hay un criterio único, que no estamos preparados para defendernos, que las vacunas tardarán en llegar, y que mientras tanto crecen las Olas sin saber los motivos. Incluso a las peleas políticas en algunos países, se dan las peleas técnicas entre diversos investigadores científicos. 

Esta semana hemos pasado todos los días de los 300.000 contagios en todo el mundo, una cifra nunca superada en meses anteriores. Es decir, estamos en cifras mayores, también porque se detectan de mejor forma los contagiados. Pero no bajan sino suben, aunque los fallecidos en todo el mundo se mantienen en una curva estable aunque suban los casos. Y estas cifras de fallecidos se mueven mucho entre países y sistemas sanitarios.

Pero algo sí es ya detectable. LA SOCIEDAD ESTÁ CANSADA y casi agotada, lo que lleva a una obediencia social mucho menor y a una crispación nada positiva. Mientras nos crecen en Europa los contagios, sin ver ni una solución ni un espacio tiempo del lugar donde finalizaría toda esta pandemia.

Ya se habla claramente de poner en duda los actuales sistemas de confinamiento. Lo que podría haber sido una herramienta excelente si dura un par de meses, no lo es si va a durar un año, dos años. Y ya se plantean otros escenarios para luchar contra la pandemia del COVID, como NO CONFINAR pero hacerlo con criterios científicos de diferenciación según vulnerabilidad.

Sabemos que la afección grave de la enfermedad (aunque se pueda dar también en otras edades) se circunscribe a edades ya muy determinadas y a un personal de riesgo muy definido

Y sabemos también que la inmunidad de rebaño, es decir que muchos nos contagiemos y de esa forma frenar los contagios, es una herramienta eficaz para evitar la propagación del virus.

En la Gripe de 1918 se logró atajarla simplemente con esa inmunidad de rebaño. No había otra forma científica. En aquella Gripe llamada Española la enfermedad afectaba más a los jóvenes, se cree porque los mayores de 35 años habían sufrido en parte una Gripe Rusa anterior y los había dejado inmunizados. 

Incluso hasta hace poco se han ido detectando algunos casos de esa misma gripe de 1918 mutada pero que es capaz todavía de multiplicarse desvirtuada.  

Confinar durante dos años es socialmente imposible o muy poco recomendable. Hay que detectar a las personas vulnerables y cuidarlas de forma especial. Hay que detectar a los que ya son inmunes y ponerlos a trabajar sin problemas, hay incluso que provocar el contagio social (esto suena a barbaridad pero algunos técnicos ya hablan de una herramienta más para la lucha) para que crezca la inmunidad de rebaño entre la población más fuerte.

No es posible paralizar la economía dos años en algunos países (otra cosa sería hacerlo en todo el mundo), no lo es paralizar las escuelas o las universidades, tampoco llenar los hospitales de enfermos que sabemos son capaces de defenderse contra le enfermedad de forma humanamente eficaz por sus propias defensas, y restan espacios a los enfermos vulnerables.

Hay que trasladar las actividades al espacio exterior, todas las que se puedan aunque haya que pasar frío o calor. Hay que volverse a relacionar sobre todo entre personas muy mayores pues la soledad también mata. El abandono social también mata y no se contabiliza.

Contra estas ideas de inmunidad de rebaño existen las dudas razonables —por no haberse dedicado a investigarlas en profundidad— del tipo de inmunidad que se logra tras pasar la enfermedad, pero también existen lagunas sobre el daño psicológico que a medio plazo está produciendo el aislamiento social. 

Hay varias formas de luchar con el COVID, el aislamiento es una de ellas, pero hay más. Y la más ineficaz de todas es la pelea social, las dudas entre científicos, los errores en los análisis matemáticos, sanitarios, económicos pero también psicológicos y sociológicos. 

Toca repensar todo el sistema de defensa, si no somos capaces de saber el momento de la finalización de la pandemia.

                Julio Puente (Ajovín)

Con estas 3 cosas: calcetines, móvil y calzoncillos, todavía eres hombre.


En los hospitales… en cuanto entras es como cuando entrabas en la mili, lo primero es lo primero. Pijama abierto por detrás y silla de ruedas como poco. 

—Quítese toda la ropa y póngase esto— te dicen mientras por dentro sonríen sabiendo que te va a joder. —¿Y los zapatos?— preguntas de forma inconsciente, para intentar preservar algo de dignidad. 

Os juro que con un pijama azul cielo abierto por detrás y con calcetines y zapatos negros… quedas super respetable para entrar en el cielo. 

Yo no me quité el calzoncillo para disimular y escondí el teléfono móvil entre las dos manos. Pensé que con esas tres cosas: los calcetines, el móvil y los calzoncillos, todavía era hombre.

En cuanto me haga Ministro de Sanidad mando cambiar los pijamas azules por otros diseñador por Ágata Ruíz de la Prada y con velcro por detrás.

Consejo de una médico de urgencias a todos los pacientes


Ayer pasé el día en urgencia
por un cólico muy doloroso de piedras en el riñón. Todo bien al final, pero no vengo a hablar de mi. Sino de la atención recibida, de lo observado. 

La atención personal de las profesionales médicas y de enfermería fue de una excelencia y amabilidad, de un humanismo para agradecer aquí. En mi caso pasé por las manos de dos médicas, y de un total de unas 8 enfermeras por diversos motivos. En total… todo mujeres y jóvenes excepto en un caso de enfermería que sobresalía de la cuarentena. 

La saturación de Urgencia fue creciendo a la largo sobre todo de la tarde, pero con la mayor tranquilidad y sosiego posible fueron cambiando de sitio a los que estábamos en la zona de Hospital de Día, para hacer huecos, para buscar espacios casi imposibles, y sin que los enfermos se dieran casi cuenta. Y mientras tanto y por las largas horas de espera, sabían atender a cualquier petición incluso absurda, de todos los que allí estábamos.

Por la tarde la entrada de pacientes desde ambulancia fue en aumento hasta convertirse en algo casi constante. Y desde el Triaje todo funcionaba como un taller de reparación perfectamente engranado. Todos parecen tener una función asignada y el ambiente parece excelente, de cara al menos a los pacientes.

Faltan profesionales, no es bueno para los pacientes estar tantas horas en un hospital entre más enfermos, pues el riesgo aumenta y complica. Tampoco para los profesionales médicos y para la atención y diagnóstico.

Pero quiero añadir una petición unánime entre los que estamos dentro de un Sistema de Salud hoy herido y claramente desbordado por la falta de previsión e inversión. Va dirigidos a todos los ciudadanos. Me lo hizo llegar ayer la médica que me dió el Alta médica.

Por favor, acudir a los médicos, a las Urgencias, a los hospitales… ANTES. Se está detectando un número de pacientes que acuden a Sanidad más tarde que antes, con peores pronósticos, con peores futuros, con soluciones mucho más complejas y que dejan más secuelas. Sobre todo en ictus, corazón y problemas psicológicos que se convierten en psiquiátricos.

Vuelve el Teatro, vuelve la Cultura. ¿Aprenderemos a cuidarlo?


Tras casi un año… (¡¡Uff!!) el teatro ha vuelto a entrar en mi vida y yo he vuelto de espectador a una de las artes más antiguas. Con seguridad y con esperanza, con ganas y con ilusión ayer estuve viendo la obra musical "Jekyll y Hyde" en el Principal de Zaragoza. ¿Os hablo de la obra? Los artistas geniales, más si cantan en una fuerza y tono que asombran. Pero quiero destacar algo que no siempre valoramos en su punto.

La escenografía, el escenario, el sonido e iluminación, el cambio de ambiente es de Premio. Era el miércoles jornada de estreno en Zaragoza y algunos pequeños fallos se produjeron, lógicos ante un escenario nuevo. Pero el conjunto esta a la altura de los mejores locales del mundo, de los mejores musicales de las mejores ciudades.

Pero lo importante es que el teatro vuelve, la cultura vuelve, somos capaces de entender que además de los bares (que también forman parte de nuestra cultura) existen decenas de formas y de artes que debemos cuidar para no perder.

¿Cómo están cambiando los comercios en estos meses?


Hoy paseaba por las dos calles principales de mi ciudad, Zaragoza, y observaba la transformación que en pocos meses han tenido en su tejido comercial. La enfermedad del COVID está afectando a excesivas capas comerciales y sociales. Tiendas o bares, bancos cerrados. Y cambio de titularidad comercial en otras tiendas hacia fórmulas de economía compleja de hacer rentable. Cuidado con entrar en franquicias sin assegurarse bien su posición actual.

No son tiempos para experimentos, pues nuestras maneras de comprar están cambiando en pocos meses lo que hubieran necesitado varios años. Tanto en el tipo de comercios al que acudimos, como en el tipo de productos que adquirimos. Sabemos que ha crecido el nivel de ahorro, no es pues un problema de liquidez sino de cambios en las necesidades y modos, de miedos y reparos ante el futuro, de productos que buscan más el confort familiar.

El confinamiento en el hogar ha supuesto un redescubrimiento de "la cueva" y de sus posibilidades. 

El tener que estar ajeno a las relaciones de amistades por obligación, supondrá sin duda un encerramiento personal y una búsqueda de los ocios personales y en grupos de mucho menor tamaño. Los alquileres de música o cine para casa solo necesitaban calidad y es lo que se está buscando. Opciones como todos los paquetes de ocio que suman posibilidades completas nos llevará a un nuevo ocio personal.

Y por ello a un nuevo tipo de consumo del que están muy atentos los que pretenden vender. Se sabe que cada día está subiendo más el consumo de cervezas artesanas o extranjeras o especiales. Para el consumo en el hogar. Y ha aumentado mucho el abono a paquetes de televisión y el consumo de aparatos de más tamaño y calidad.

Pero también ha aumentado y mucho la compra por diversas opciones que hoy ofrece internet y que van a ampliarse. Y todavía nos quedan algunos ejemplos que ya llevan funcionando años en por ejemplo en los EEUU, como la compra de productos frescos que luego recoges en el garaje del Supermercado en un casillero con una clave de acceso. O la recogida de productos de diversas empresas de venta por catálogo en esos mismos cajones de tiendas de tu barrio.

Centros de Convivencia de Personas Mayores cerrados. ¿Responsables?


Tendremos que ser serios y hablar de la vergonzosa prestación laboral de muchos funcionarios de variado tipo
que no quieren ejercer su trabajo por miedo al contagio. Y el Estado se lo permite. No tenemos abiertos los Centros de Convivencia de Personas Mayores, simplemente por el miedo amparado por los sindicatos de funcionarios de sus trabajadores.

Las Personas Mayores que acudían a estos Centros de Convivencia de Personas Mayores municipales se juntan en la calle, al sol, sin control de ningún tipo, simplemente para remediar la soledad, el abandono. Para hablar con sus amigos de la misma edad. 

Los contagian sus hijos en reuniones familiares, no se contagian en los Centros de Atención de la Tercera Edad pues están cerrados. Y nadie en siete meses ha sido capaz de idear un protocolo de seguridad.

Se morirán de soledad, de ansiedad, de depresión. Ya se sabe y lo dicen los psicólogos sociales. Pero al menos si se contagian, no podrán contagiar a los trabajadores del Centro de Convivencia. Aunque sí lo podrán hacer, contagiar a las personas que trabajan en los supermercados, por poner un ejemplo fácil.


Estamos tontos y nos creemos modernos. Covid-19


Mientras sumamos otro día más superando los 300.000 contagios de COVID-19 en 24 horas repartidos por todo el mundo, vemos hoy que Cataluña ha creado su propia App para saber e informar de los contactos que puedan tener COVID, ajena a la global de toda España. Es decir, si voy de viaje a Cataluña ni me informará ni les informará de mi interrelación con la enfermedad. 

Estamos tontos.

Sin duda estamos a la misma altura social que con la gripe de 1918, aunque haya pasado más de un siglo. Si entonces se multiplicó en los cuarteles y en los conventos, ahora se multiplica en las Residencias de Personas Mayores. En vez de matar soldados y monjas, mata a viejecicos que no ven a su familia. 

Y nos creemos modernos.

Trump se cura en tres días. Los pobres de 74 años se nos mueren


El mensaje de Trump ha sido demoledor. Un señor con 74 años de edad si es rico y americano con tres días de hospital y saliendo a pasear a la calle le basta y le sobra para curar el virus de la pandemia. Si eres español también con 74 años… te meten dos meses a la UCI y te mueres solo y sin mirar la calle ni a la familia.

Sabíamos que la pandemia del COVID iba por clases, clases sociales claro, como siempre. Y que no afecta el virus por igual a pobres que a ricos. Es un virus neoliberal y de derechas. 

Ahora también sabemos que las terapias experimentales deben ser buenas pues se las ponen al Presidente de los EEUU aunque tengan un coste de 80.000 dólares la dosis. No esperan ni a que sea aprobada.

Por eso mismo, porque no dependemos del virus sino de nuestras opciones económicas y de país, no tenemos que preocuparnos. Si el Presidente de los EEUU se quita la mascarilla en público para demostrar que tiene mucho morro aunque sea capaz de contagiar: ¿quienes somos nosotros, pobres españoles de llevarle la contraria? No dependemos tanto de la mascarilla ni de la edad, como de que seamos pobres. 


La Tercera Ola es psicológica. La Cuarta Ola es social


Tenemos que tomar conciencia de que este 2020 es un año único en nuestras vidas, que sin duda está produciendo cambios casi siempre negativos en nuestras formas sociales ya asentadas y que tardaremos años en entender, asumir, aceptar como inevitables aunque todo esto vuelva "casi" a la situación anterior, mientras nos dedicaremos a pagar la factura de la pandemia mundial.

No cabe pensar que es ni bueno ni malo —tampoco malo efectivamente— estas situaciones cíclicas que se dan cada equis décadas, en las que la sociedad mundial se ve alterada por diversos elementos de crisis sistémica. 

Han sucedido desde siempre en la historia y a veces nos tenemos que preguntar también si no es en realidad una especie de desagüe social y casi histórico para que todo pueda seguir funcionando, aunque en el camino se pierdan muchas posibilidades, muchas personas.

En este año 2020 que algunos todavía recordamos en sus inicios como un año "más" se ha convertido en el "Año" del zarandeo social, de la angustia y la depresión social, de la crisis que todavía no podemos evaluar, del miedo y de las diferenciaciones por estratos muy marcados de decenas cuando no centenares de cortes sociales.

No es lo mismo lo que sucede y sucederá en la India que en Chile, en los EEUU que en Portugal, en Madrid que en Almazán. No es lo mismo en el barrio Delicias de Zaragoza al barrio Universidad de la misma ciudad. No es igual si tienes 20 años a si tienes 68 años. Cada pedazo social está viviendo esta crisis de una manera muy diferente. Y le está afectando por dentro de una manera muy distinta.

La obligación de todos nosotros es estar muy atentos, pues tras la crisis —que sin duda terminará aunque ahora en octubre de 2020 no sepamos todavía cuando— nos traerá cambios que sin duda afectarán muy mucho en las próximas décadas. Incluso esos cambios pueden suponer modificaciones de nuestra forma de vida que se mantendrán y se empezarán a producir en el acto. Todo depende de varios factores casi urgentes.

Las Olas Cíclicas de esta pandemia van a seguir viniendo, y las últimas ya no serán de ningún virus. Sabemos perfectamente que la Crisis Psicológica ya está entre nosotros, se ha intentado desde el primer día que la Crisis Social y Económica tenga unos componentes mejor distribuidos, pero esas Olas Pandémicas pues también afectan en todo el mundo, ya están detectadas y ya tienen un tamaño suficiente como para prestarles mucha atención.

De su tamaño dependerá también el "cómo" podremos salir de todo esto, y los tiempos de duración de la rehabilitación, su precio y quién lo tendrá que pagar. No es cierto que siempre lo pagan los mismos, pues eso depende de varios factores, y dependerá quién y cómo pagará la factura… el que se salga herido, muy herido o levemente herido.


Paremos para repararnos. Aceptemos que estamos rotos, puñetas!


Recibo de un antiguo amigo este post en mis redes sociales: En un mundo en el que vamos como pollos sin cabeza… necesitamos parar de vez en cuando… parar para reparar…

Simple, sencillo y real como la vida misma. Incluso en el baloncesto existe ese "tiempo muerto" que la mayoría de las veces es "muy vivo" pues supone cambiar y remodelar, reflexionar en equipo y modificar defectos. Parar para Reparar.

La pandemia nos ha vuelto más confusos y mentirosos


No nos podíamos imaginar que a estas alturas de 2020 íbamos a estar acojonados y llenos de incertidumbre por una pandemia que no entienden ni los técnicos ni mucho menos los políticos, responsables que pueden pasar de decirnos en marzo o abril que la mascarilla no era necesaria a contarnos ahora que hay que estar al aire libre aunque ellos mismos sigan cerrando parques y campos deportivos y no obliguen a que algunos servicios en el verano español se hubieran celebrado en la calle como así se ha hecho en New York. ¿También las mascarillas en el hogar, en todos los sitios cerrados como ya insinúan?

Podríamos haber montado en los meses de verano toda una infraestructura para dar algunas clases educativas al aire libre en las zonas de recreo, en las zonas deportivas. pero no se ha realizado. Ahora se habla abiertamente del contagio aéreo, y la solución pasa por ventilar y estar al aire libre.

Se debería haber facilitado el montaje de terrazas externas a los locales para bares y restaurantes, con sistemas que rebajaran la afección a vecinos como se ha realizado en los EEUU. Que ya sé, tampoco es el país a copiar.

Pero sí hay otros países incluso cercanos en donde podríamos haber visto y observado sus decisiones, pues sus resultados han sido buenos. Mientras España está en el puesto 17 de todo el mundo por número de casos por millón de habitantes (de los que solo 3 ó 4 son comparables en tamaño o importancia), la vecina Portugal está en el número 58. Hablamos de casos por millón de habitantes.

Seguimos sin tener una App que sirva para nada. No hemos hecho estudios completos y complejos sobre la incidencia de la pandemia ante ciertas actividades controladas. Metamos a 5.000 personas en un campo deportivo y revisemos constantemente si su incidencia de contagios es superior a la media, por poner un ejemplo que serviría para decena de actividades.

Con una sociedad muy cabreada y cansada y creciendo el número de técnicos e investigadores que critica ya abiertamente las decisiones políticas sobre la pandemia no adentramos en un otoño confuso y con mentiras en los datos que se transmiten. ¿A dónde pensamos llegar en la mentira llena de errores e incapacidades, tanto en España como a través de la OMS?


Los cuatro treintas de los incendios forestales


Los incendios se producen cuando se dan los cuatro 30% clásicos. Eran tres, pero ahora nos hemos dado cuanta que en realidad son cuatro.

Deberíamos querernos un poco más nosotros mismos


Exigimos a los que nos rodean en la vida que nos traten bien, que sean cariñosos, amables, que nos respeten y nos entiendan. Pensamos que es lo mínimo que debemos pedirles por estar cerca de nosotros. Y si los demás no lo hacen  nos enfadamos mucho o nos deprimimos.


¿Pero somos capaces de hacer esto mismo nosotros con nosotros mismos?

Cada vez nos queremos menos, nos respetamos menos nosotros mismos, nos hablamos de forma más violenta o no nos hablamos. Nos ponemos tristes con nosotros mismos, nos exigimos lo que no somos capaces de realizar sin poner medidas de verdad y nos tratamos como si en realidad fuéramos dos personas cuando somos una y además somos la única.

No nos queremos entender y sobre todo no queremos ayudarnos a cambiar lo que vemos que no funciona bien. Normalmente estamos perdiendo una buena relación con nosotros mismos. No cuidamos nuestra salud, nuestro cuerpo, nuestra forma de comportarnos con lo que nos rodea, sin darnos cuenta que eso nos influye negativamente.

Aquello que los demás nos dicen sobre nosotros creemos que  se lo dicen a otro yo, y que no tenemos que escucharlo. Eso no quiere decir que haya que hacerles caso a todo lo que nos digan, sino que tal vez haya que escucharlo para analizarlo. Y defendernos.

Nuestro futuro es NUESTRO, y en ese futuro entra todo lo que estamos haciendo hoy por nosotros mismos. 

Nadie nos va a resolver nada que no sea algo que nosotros mismos debemos intentar resolver pues la libertad propia nos pertenece. Somos uno solo y nos debemos querer mucho más, a la vez que debemos ser más responsables con nuestras vidas.

Diferencias entre Gripe, COVID y Resfriado


Sabemos que en este otoño e invierno vamos a ver mezclados los síntomas y casos de Gripe Común con los resfriados y con los casos de COVID-19, pues ofrecen síntomas de la enfermedad que en algunos casos se asemejan entre las tres diferentes enfermedades. 

El diario El País ha publicado un cuadro con los diferentes síntomas y sus posible efectos que se diferencian entre una enfermedad y la otra. 

Es simplemente un cuadro de indicaciones genéricas que debe SIEMPRE diferenciar y diagnosticar un profesional médico, pero nos pueden servir de primera referencia.

Observar sobre todo el tema de los estornudos, de la falta de aire al respirar, de la moquita, e incluso de los dolores de cabeza o musculares. Siempre ante la duda, hay que consultar con el médico de familia.

La pandemia nunca nos debe contagiar de miedo o depresión, de ansiedad o angustia


Estamos atravesando en todo el mundo un desierto mental brutal con una pandemia que ya lleva un millón de ciudadanos fallecidos y contabilizados de forma oficial. Nunca nos habían preparado para este problema social y mental.

Pero sabemos también que tras esta pandemia vienen olas nuevas de enfermedades mentales leves y no tan leves que ya están entre todos nosotros, crecidas por los miedos, los dramas familiares unidos a la economía y el trabajo, al empobrecimiento y sobre todo a las dudas sobre el futuro.

Tenemos que levantar el alma, las ganas, vencer los miedos, salir de esta especie de depresión social, sin perder de vista el respeto a ls normas para evitar los contagios. No hay que ser una persona que piense que todo ha terminado y que ya estamos bien. Ni tampoco que esto no va en serio. 

Pero no podemos caer en el confinamiento personal total, en los miedos, en las apatías, en el hundimiento. Seguro que hay muchas más cosas que todos podemos hacer y que compensen esas que hemos perdido momentáneamente. 

Y tampoco debemos caer en un exceso de información, de crítica feroz de un bando contra otro bando, de irracionalidad que no sirve. No nos toca a nosotros resolver, pues al menos tenemos que intentar salir como personas lo mejor posible de esta crisis mundial.

¿Qué debemos hacer ante un conflicto de grupos o de equipos?


Cuando en un conflicto de grupo o de equipos de un mismo grupo, hay dos bloques perfectamente enfrentados en una tormenta perfecta de escondidos rencores, de pequeñas diferencias pero que en lo personal se han convertido en heridas sangrantes, tenemos un problema importante que hay que resolver con urgencia y determinación. 

Toca analizar todas las posibles soluciones, desde la extirpación a la cura de urgencia, desde el medicamento agresivo a la vida saludable, desde el entierro al diálogo. 

Debemos recordar —ya de entrada— que los conflictos de Grupo o de Equipos, SIEMPRE, son conflictos entre personas, de muy determinadas personas perfectamente identificadas, como se identifican muy sencillamente los objetivos que pretender lograr con el conflicto. 

Los problema nunca los dan las organizaciones, sino entre las personas que están dentro de las organizaciones.

Normalmente soy de los tontos que recomiendan el diálogo. Tonto pues quien tiene experiencia sabe que es el camino más largo, más costoso, más lento y con menos resultados asegurados. Pero es el que de lograr la victoria con esta herramienta, suele dejar menos muertos, aunque es posible que los mismos heridos.

Para entablar el diálogo se necesitan mediadores que sean respetados por ambas partes. 

Cuando las partes son más de dos, o cuando cada parte se compone de muchas partes, encontrar mediadores es casi imposible pues todos los posibles candidatos saben que saldrán trasquilados.

Para ser Casco Azul con éxito solo se puede ser americano o ruso. Si quieres ser Casco Azul siendo de Zambia o de Holanda, lo normal es que salgas finalmente como el responsable de todas las desdichas. 

Pero admitirlo de entrada, antes de empezar… es un buen principio, pues así nadie se llama a engaño. Todos los papeles ya están repartidos.

Hay que dejarles hablar a todos, intentar que todas las partes pongan sobre la mesa sus papeles, sus dudas, sus odios, sus sangres podridas. Se vacíen y se agoten. 

Es como una partida de ajedrez donde si todos los jugadores son buenos, hasta que no están todas las piezas sobre el tablero en posiciones de pelea, no se puede intentar una buena jugada que conduzca a las tablas, pues hay que sopesar muy bien las piezas de ambos combatientes.

En todo proceso de negociación ambas partes tienen que perder un trozo de su pastel, y todas las partes tienen que llevarse la sensación de que algo han logrado ganar. En una negociación ambas partes tienen que saber que el perder es la inevitable forma de ganar. Pero que nunca debe existir triunfo, sino soluciones.

El mediador sólo puede aspirar a unas tablas teóricas, aunque se intuya que de alguna manera uno de los combatientes es quien ha ganado. Pero no hay que decirlo pues lo importante es la paz final. 

Si el mediador con diálogo busca que una de las partes gane a costa de la otra parte, lo mejor es que de entrada deje que se hagan heridas graves, y entonces la mediación es más sencilla, pues se trata de salvar la vida de uno de los dos grupos. 

Pero ya en esas fases a mi no me gusta intervenir. Yo prefiero que nunca haya ese punto de vencedor y vencido en las negociaciones finales. 

¿Por qué no queremos hacer nada por evitar el huracán?


Dejó escrito el filósofo marxista e italiano Antonio Gramsci la frase de la imagen. Estamos hablando del inicio del siglo XX, hace pues un siglo al menos. Es como si los tiempos no pasaran, o mejor dicho, como si los tiempos se movieran como las ruedas en vueltas inexorables que siempre repiten su posición sobre el barro.

El viejo mundo se muere.

El nuevo tarda en aparecer.

Y en ese claroscuro… surgen los monstruos.

Y en esas estamos, entre la incapacidad para resolver, pero no para detectar. En la turbulencia de unos tiempos que se nos llevan en volandas sin ofrecer soluciones, y con la completa convicción de que TODXS somos responsables de la tormenta, pero no queremos hacer nada para evitar el tumulto, la debacle, el huracán.