Paremos para repararnos. Aceptemos que estamos rotos, puñetas!


Recibo de un antiguo amigo este post en mis redes sociales: En un mundo en el que vamos como pollos sin cabeza… necesitamos parar de vez en cuando… parar para reparar…

Simple, sencillo y real como la vida misma. Incluso en el baloncesto existe ese "tiempo muerto" que la mayoría de las veces es "muy vivo" pues supone cambiar y remodelar, reflexionar en equipo y modificar defectos. Parar para Reparar.