31.7.13

Estamos aprendiendo con la crisis a ser más listos y defendernos?


La situación económica lleva muchos años herida, no tenemos duda, pero aparecen algunas pequeñas luces que nadie llamará ya (y nunca) brotes verdes, y que pueden llevarnos por un camino lento hacia la recuperación. Posiblemente no para todos en la misma medida.

Aunque lo cierto es que ahora se ven también lo que llamamos disfunciones económicas y que muy posiblemente sean cambios en nuestras maneras de entender como ciudadanos y consumidores, el uso de nuestros dineros (nu - es - tros). 

Menos consumo, cambios de hábitos, diferentes maneras de entender nuestra relación con los bancos y con las inversiones, etc.

Es (casi) seguro que cuando salgamos de este crisis ya casi nada sea igual que antes. Cada uno de nosotros habremos realizados cambios muy importantes en nuestras maneras de entender el consumo, el gasto, el ahorro, las inversiones, las relaciones laborales y el respeto a la política. 

¿Pero cuanto cambio, de cuanta duración, hacia dónde?

Esto, que nos parece lógico, es también complicado para la economía pues alterará los sistemas con los que el capitalismo nutre sus beneficios. Vamos, que les estamos obligando a cambiar las trampas que nos hacen. 

Lo curioso será que en vez de aprender nosotros a defendernos, los que somos ciudadanos normales que trabajamos y consumimos…, como no cambiemos muy en serio nuestra relación social con los que dominan y controlan “el sistema”, lo único que conseguiremos es que cambien ellos en la misma medida en que cambiemos nosotros, para adaptarse a nuevas trampas. 

Así lograrán que nada cambie. Pero nosotros seremos los responsables (y culpables) por dejarles hacer. Ahora ya venimos aprendidos de la crisis.

En la ansiedad y estrés los MÁS IMPORTANTES somos nosotros mismos


El estrés y la ansiedad (no son iguales, ojo) nos afectan a todos por igual. Incluso en la misma cantidad inicial. Lo necesitamos incluso para sobrevivir en esta vida normal, incluso aunque pensemos que en la actual sociedad todo es más complejo y complicado.
Pero aun sufriendo todos por igual la misma o parecida cantidad de estrés o ansiedad, es muy cierto que no todos los soportamos por igual, no a todos nos afecta igual.
Todos somos distintos, unos más frágiles, sensibles, duros o toscos. Cada uno de nosotros entendemos de distinta forma los ataques, los golpes, las patadas, las caídas. Y es aquí donde radica la diferencia entre un estrés o ansiedad normal y un estrés o ansiedad patológico o de complicada salida.
No todos somos capaces de tolerar por igual el estrés o la ansiedad básica y en la medida en que no podamos dominar los niveles básicas, estos irán aumentando logrando que sean más y más complicada salir del bucle.
Pero aunque es cierto que se puede ayudar, más cierto es que deberemos salir nosotros mismos de estas situaciones, en el momento en que podamos. En estos procesos los MÁS IMPORTANTES somos nosotros mismos. Los más capaces para dominarlas somos nosotros mismos.

29.7.13

Los cinco principios por los que se rige el Reiki


Los cinco principios por los que se rige el Reiki son:

1/ Solo existe el hoy, el presente.

2/ No me debo preocupar por lo que pasó o por lo que pasará.

3/ No me tengo que irritar ni enfadar, debo relajarme y confiar más en los demás. No debo preocuparme.

4/ Me trabajo yo por dentro muy intensamente y con alegría, pues es muy importante. Luz y Amor son las bases que debo buscar. Debo ser aplicado y honrado en mi trabajo.

5/ Seré más amable y respetuoso con los demás, pues es fundamental para que el mundo sea mejor. La amabilidad hacia todos genera Luz y ayuda a los enfadados que nos rodean

28.7.13

Cuando NO sirve la autoayuda para el estrés y la ansiedad?


Todos tenemos estrés y ansiedad, va con nosotros, nos acompaña e incluso nos ayuda en nuestra forma de vivir. Pero si la cantidad es excesiva nos bloquea y nos fastidia.

La autoayuda SOLO sirve para los casos de estrés y ansiedad entre bajos y medios. Cuando se convierten en un problema serio, cuando los ataques de ansiedad no se puede controlar y sobre todo prever, hay que acudir al especialista médico a pedir ayuda.

La autoayuda para casos de estrés o ansiedad sirve perfectamente mientras nosotros mismos seamos capaces de controlar la situación y poner en marcha los mecanismos de relajación y de ayudar personal que hayamos conocido.

Pero muchas veces los ataques de ansiedad nos paralizan, nos convierten en totalmente distintos a como somos en la normalidad. Entonces solo nos queda que nos ayuden los que nos rodean, para ponernos otra vez en buenas condiciones y acudir a los médicos.

Con la autoayuda podemos controlar niveles NO ELEVADOS de estrés y ansiedad, que son la mayoría de los casos en nuestra vida. Podemos también controlar a que no vayan creciendo con el tiempo en nuestro interior. Que no es poco. Pero si el ataque nos invade y nos transforma, hay que acudir a urgencias y a los especialistas médicos.

Un ejercicio de relajación, sencillo y novedoso


Vamos a realizar un ejercicio de relajación, sencillo y novedoso.

Concéntrate en lo que sientes en cada momento.
Tócate con la punta de la lengua las encías en su parte superior.
Haz fuerza con la lengua sobre la zona, todo lo que puedas.
Ahora pasa la lengua de forma muy suave por la misma zona y nota la diferencia entre hacer fuerza y pasar la lengua suavemente.
Encoje la lengua sobre ella misma e intenta tocar la parte final de la encía, como si intentaras tocar la garganta.
Arrastra lentamente la lengua por toda la encía hasta su posición normal.
Empieza a tocar las muelas superiores de la zona derechas con la lengua y va pasando de una muela a otra, hasta llegar a los dientes y continúa hasta el otro lado de la boca buscando todas las muelas.
Has la misma con las piezas de la zona inferior.
Sigue concentrado en sentir como la lengua va recorriendo todas las zonas de la boca.

Este ejercicio, estoy seguro, te ha llevado unos pocos minutos, pero en ellos no has pensado más que en lo que estabas haciendo, en ti mismo, obligándote a estar concentrado en tus sensaciones normales.
Has dejado de pensar en situaciones negativos. Eras capaz de controlar tus pensamientos. Si lo logras forzando ciertos ejercicios, poco a poco te irás acostumbrando a dominarte y a mandar sobre tus pensamientos, para apartarlos.

¡Ahora no toca! Tú también puedes darte órdenes a ti mismo.

25.7.13

España sufre en Galicia otra patada en sus riñones


Tras nuestro pésame a las familiares de las víctimas y nuestro aliento a todos los heridos, algunos con la vida desgarrada en un golpe mortal, vienen como debe ser los análisis críticos en busca de mejora.

Los sistemas de seguridad de los trenes era hace 35 años muy alta, como personalmente pudo comprobar viajando en cabina varias ocasiones. Y ya entonces había una cierta habilidad para que los conductores nuevos aprendieran a saltárselas a la vez que aprendían a conducir. Como es lógico todos eran partícipes de este salto en el aire. Pero insisto, los sistemas de seguridad previstos en aquellos años tanto en cabina como en vía eran MUY ALTOS.

Más seguridad habrá hoy, más en sistemas de alta velocidad. Por eso cuesta tanto entender que en una curva (casi inevitable en la construcción del trazado) en la que había que entrar a 80, se estuviera entrando a 190 como indicaba el propio conductor a su centro de operaciones. ¿Cuántos sistemas de seguridad fallaron?

Pero con independencia de los dramáticos fallecidos y heridos, toca ahora analizar como está afectando estos desmanes a la marca España.

Nuestra mayor empresa es el turismo. Dependemos de este servicio que se mueve sobre todo con la seguridad y tranquilidad, para sobrevivir como país. Trasmitir una sensación exterior de país de pandereta e irresponsable es un grave lastra que hay que evitar con urgencia y determinación.

Atendamos a los heridos y familiares, enterremos a los fallecidos y pongámonos ya a buscar responsabilidades que NUNCA quedan solo en la de una persona en concreto, por mucho que sea el sujeto actor.


Nota de El País.: La línea donde se produjo el accidente no está dentro del ERTMS (European Rail Traffic Management System), un sistema de gestión del tráfico ferroviario que impide que un tren rebase la velocidad máxima establecida o no obedezca las señales que indican parada, muy similar a los sistemas de alarma automáticos ya instalados en muchos países europeos. Este sistema es el implantado, por ejemplo, en la línea de AVE Madrid-Barcelona en octubre de 2011.

En el tramo donde ocurrió la catástrofe sí funcionaba el ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático), un sistema automático ampliamente implantado en la red ferroviaria española. Se trata de un mecanismo que detiene el tren si el conductor no respeta lo que indican las señales. El ASFA convencional es un sistema de control puntual: solo recibe información de la vía en determinados puntos (las balizas) y solo si el tren pasa por esos puntos (y fuera de velocidad marcada) se controla (automáticamente la velocidad para) que este circule según lo establecido.

Nota dos (Telecinco, programa AR de Verano).: Se dice en El Programa de Verano, que hay un Facebook del 9 de marzo de 2012, publicado por una persona que se llama igual que el conductor del tren siniestrado, en donde se publica una imagen del interior de cabina en este punto del accidente, enseñando el velocímetro que marca 220 km hora y alardeando de la proeza. ¿Se jugaba a realizar carreras de riesgo? Me parece imposible, pero lo han dicho en Telecinco a las 9,02 de la mañana y así lo publico tras insistir e incluso preguntando sobre este tema a Julio Gómez, Presidente de RENFA


19.7.13

¿Admitiríamos a un Presidente del Tribunal Constitucional militante del PC o de Bildu?


Un juez puede ser militante de un partido político, incluso el Presidente del Tribunal Constitucional lo puede ser, pero suena muy mal. A la justicia la hemos retratado siempre con los ojos cerrados, y una persona que pertenece a un partido político (como yo) no somos aunque lo intentemos con fuerza, sujetos con los ojos cerrados y la balanza ideológica nivelada.

El límite a esto sería aclarar desde el primer minuto que se pertenece a un partido político como militante y decirlo en la toma de posesión o en la explicación de méritos. No hacerlo y ocultarlo aunque no sea obligado decirlo, es torcer la voluntad de quien elije pues se está jugando con ventajas que en justicia no suena tampoco nada bien.

Como poco ahora ya sabemos que el Presidente del Tribunal Constitucional perteneció durante unos años como militante al Partido Popular. No estoy seguro qué sucedería de haberse conocido que pertenecía a Falange, al Partido Comunista o a Bildu. Pues la sociedad en general tiene unas tragaderas del tamaño de elefante. Así nos irá y así nos va, en comparación a nuestros vecinos europeos.