Páginas

25.2.19

O hacemos política o nos la harán otros

Nos habla Pedro Luis Angosto en Nueva Tribuna de la nueva sociedad que realmente domina España desde sus puestos de trabajo y responsabilidad, que gobierna Europa desde la segunda y tercera línea, posiblemente la misma sociedad que en 1968 intentó buscar la hierba debajo de los adoquines. Ella y sus hijos aprendidos de la comodidad.

(…) La sociedad del yo superlativo y arrogante se siente halagada, los individuos que participan de ella en el mejor de los mundos, el dinero, el reconocimiento, el poder -por pequeña que sea la parcela-, los bienes que acompañan a tal situación están a su disposición. Es una nueva casta, que puede tener ideologías contrapuestas, ninguna o sólo la suya personal, pero que se encuentra a gusto en la realidad actual, que es la suya, a la que ha accedido por sus propios medios, sean éstos lícitos o ilícitos, morales o inmorales. Eso apenas importa a cuatro idiotas que pueden seguir enmarañados en sus contradicciones constantes, en sus debates internos, en sus elucubraciones utópicas, o simplemente impotentes ante el sufrimiento de tantos en la era de la precariedad, la guerra preventiva y el nuevo esclavismo laboral. (…)
Yo y mis circunstancias son elementos que ya no nos sirven para nada. Es posible que para ellos sí, pero eso es muy poco. Europa y España se están transformando y no queremos cuidarlas. 

Vemos los problemas y nos creemos que son de Telediario, virtuales, de Redes, de locos exaltados. Seguimos pensando que NUNCA pasa nada y lo malo es que no tienen razón en este diagnóstico. Sí pasará y será tarde cuando nos demos cuenta del error.