Páginas

22.11.17

A Ernest Lluch lo mataron por buscar la paz

En Barcelona el 21 de noviembre de 2000, ETA asesinó en su garaje y por la espalda de dos tiros en la cabeza a Ernest Lluch, exministro de Sanidad del PSOE y fundador del Partit Socialista del País Valencià, un político que iba mucho más allá de ser un exministro socialista, para ser en ese momento una figura clave en los procesos de diálogo entre ETA y la sociedad política española, entre el PNV (gobernaba el País Vasco en ese momento) y el PSOE.


Vinculado a San Sebastián era un reconocido vascófilo, enamorado de sus paisajes, de los pueblos y de las ciudades, de la cultura, de la lengua vasca, de la historia y de las posibilidades de futuro del País Vasco. Había vivido en Donosti y conocía perfectamente el drama que para la sociedad vasca representaba el fenómeno de la violencia.


Ernest Lluch se había postulado, en repetidas ocasiones, a favor de una salida dialogada y negociada al conflicto vasco; y, en contacto con personalidades del mundo de la cultura, de la enseñanza y de la política vascas, había sido un firme y destacado defensor de los derechos humanos y de la paz en el País Vasco siendo además miembro de la organización pacifista vasca Elkarri, desde donde buscó puentes para conseguir el respeto a los derechos humanos y la pacificación de Euskadi. Según confesión posterior de miembros de la propia banda ETA, este fue un hecho determinante en ser elegido como víctima.


En aquellos tiempos hacía un programa radiofónico en el Ser con Gemma Nierga, quien en una manifestación de casi un millón de personas en Barcelona por este asesinato, pronunció desde el atril de la despedida una frase dirigida a los político, que acabaría teniendo una gran trascendencia: "Ustedes que pueden, dialoguen".

El periodista José María Calleja, gran conocedor del País Vasco y también amenazado por ETA, escribió: «Ernest Lluch quiso hacer algo más que denunciar la violencia terrorista y se adentró en un territorio de minas, como es la aproximación al entorno de la banda terrorista, con afán de encontrar una solución dialogada. Una de las muchas minas que alfombran ese territorio salvaje le explotó en la cara y le quitó la vida».