Páginas

20.11.17

CCOO de Aragón, a mano y con paciencia

Una muestra de que la política nació muy pobre en España la tenemos en esta chapa de pecho, una clásica chapa metálica para ponerse en los Congresos de CCOO en sus inicios, y que se hacían a mano. La chapa era roja pero no del rojo admitido como básico en CCOO. Así que había que forrarla con papel adhesivo del rojo sangre. Tras eso se ponían las letras pegadas de CCOO con Letraset. Y como para la palabra Aragón no había tipografía en mayúsculas que resultara correcta, se recortaban la letras de una en una. Lo mismo que con las 4 barras amarillas.

Los tiempos han cambiado tanto que esto hoy parece un juego de niños, pero en aquellos años ni había presupuestos ni había libertad para encargar estos trabajos en empresas especializadas.