Comunicación política en los partidos políticos pequeños

Asumiendo que es muy complicado comunicar bien en un partido político grande, debemos admitir que hacerlo desde un partido político pequeño es tremendamente más difícil pues los medios de comunicación no prestan atención a quien no les envía lectores o espectadores.
Pero que sea complicado no quiere decir que sea casi imposible. Para todo hay reglas, métodos, herramientas que ayudas a trabajar mejor la comunicación desde aparatos políticos pequeños. Algún ejemplo con éxito tenemos en España.

Los medios de comunicación que ayudan son los grandes, pero los partidos pequeños lo tiene muy complicado para acceder a ellos aunque nunca es imposible. Pero admitiendo que aun saliendo en los medios de masas debes cumplir dos objetivos. A/ Tienen que conseguir audiencia para el medio y así lograrás que te vuelvan a llamar. B/ No debes equivocarte pues tanto sirven para auparte como para hundirte.

Los partidos pequeños no debe extender su discurso sobre todos los temas. Hay que centrarse en muy pocos temas, bien elegidos y a ser posible dando prioridad a un tema central, potente, elegido por que afecta a muchos, bien preparado en todas sus variables. Y repetirlo hasta cansar.

Con el discurso ya preparado, con esos marcos mentales ya diseñados hay que insistir, insistir como si fueras un vendedor de biblias a domicilio. Insistir en las veces pero también insistir con el mismo mensaje en toda la red de evangelistas que apoyan tu mensaje. Si esta semana o este mes quieres hablar de las zonas verdes, todos deben hablar de las zonas verdes en todos los sitios posibles. Todos deben hablar lo mismo con su idioma propio para que parezca distinto. Pero con unos marcos diseñados de donde no hay que salirse. ¿Cómo se logra? El lunes de la primera semana se manda un informe detallado de lo que se quiere trasmitir a todos los que tienen capacidad de llegar. A/ Tema principal para las dos próximas semanas. B/ Postura principal y posturas aledañas sobre el tema. C/ Cuestionario ya resuelto con las repuestas más comunes y el discurso sobre el que debe girar la trama. D/ Libertad para que cada persona lo enfoque como crea oportuno. E/ Análisis posterior de todo el proceso buscando debilidades y aciertos.

 Los partidos políticos pequeños deben buscar medios alternativos a los que emplean los grandes. Efectivamente emplear desde los pequeños folletos de barrio o carteles temáticos repartidos por las casas, a la incidencia en internet a base de redes amigas o el uso de muy pequeña cartelería tipo pegatina con el logo y una simple frase o el logo y una dirección web. Nada es tan barato como una pegatina tamaño media postal, a un solo color vivo, que llame con una frase contundente.

Provocar. Los partidos políticos pequeños tienen la obligación de provocar. Esta es una herramienta de doble filo. Provocar con la inteligencia política de no salirte de tu guion. Provocar sin caer en la provocación compartida. Provocar y dejar que se produzcan las reacciones sin entrar en ellas. Provocar desde la ambigüedad pero teniendo muy preparada la respuesta que deben conocer todos los que provocan para que sea la misma.

 Entregar el discurso a la sociedad, al “tú”; dividirlo en pequeños trozos hasta que llegue a la persona. Imaginemos la corrupción. Un tema claramente conocido por todos. Pero un tema excesivamente ambiguo para producir rechazo real. En Zaragoza tenemos los casos de Plaza, La Muela, Ayuntamiento y Tribunal de Cuentas, Real Zaragoza y sus ayudas públicas, etc. Si al ciudadano le decimos que el Caso PITORRO es una barbaridad y un despilfarro tramposo lo escuchará pero quedará en abstracto. Si le decimos que están acabando “contigo” pues el Caso PITORRO te ha costado a ti —sí, a ti— 600 euros por persona y que si en tu familia sois 4 miembros ha supuesto que tengas que pagar más impuestos por valor de 2.400 euros, la cosas mental cambia. Cada persona ya sabe claramente qué le supone “ a él” soportar esas trampas. Si se lo repetimos mil veces, al final asumirá que él es idiota si no hace nada por evitarlo, pues es su dinero el que sirve para esos tramposos. Y si le decimos que 2.400 euros suponen tres meses enteros de su trabajo, 480 horas de su duro trabajo, se lo pensará más.

Se emplea poco la primera persona en el discurso político. Elegir el dirigirse “a ti”, en vez de el dirigirse a “vosotros”. Cuando hablamos de explorar nuevas formas, la primera persona, el discurso individualizado, funciona bien. No estáis pasándolo mal “vosotros”, quien necesita ayuda eres “tú”.

Debemos asumir que la comunicación no es lo principal. Si lo que se comunica no tiene fondo, no tiene forma real de conseguirse, no es posible, o si se divaga, no se hace desde el positivismo, no lo comunica alguien con credibilidad, pues no sirve de nada comunicar. Es más importante el programa, las ideas, todo aquello que sustenta la comunicación desde los cimientos. Si eres muy buen vendedor pero vendes humo y además muy caro y hay que hacer un gran esfuerzo para comprarlo, no venderás nada. Y la culpa no será del vendedor sino del producto.