El día 19 de noviembre existirá y hay que aprender a gestionarlo

En tiempos complejos, complicados, solo las convicciones nos pueden mantener en las posturas adoptadas con anterioridad. Cataluña ha entrado en la fase de NO diálogo y ahora hay que dejar hacer. Pero ambas partes deben ser contundentes con sus convicciones y defenderlas sin reblar. Es un choque de camiones inevitable por la nula capacidad de diálogo de ambas partes, pero es mejor eso que la desilusión colectiva inevitable, que se dará sin duda, pero que al menos Debemos intentar que lo sea habiendo defendido bien las ideas interiores desde ambas posturas.

El día 10 de noviembre existirá. Y será mucho más complejo de gestionar que el día 9. Estamos hablando de sociedades, de convicciones muy asumidas en el subconscientes de un enorme número de españoles y catalanes, y que moverá montañas allá donde haya terremoto depresivo. Por eso solo queda ahora saber gestionar bien los tiempos intermedios y saber preparar el día 10, donde se tendrá que volver a negociar, a verse las caras las dos sociedades encontradas.