8.1.22

Practiquemos algo de literatura creativa, incluso sin saber escribir


Acabo de titular "casi" con una barbaridad el inicio del texto. ¿Se puede escribir sin saber escribir? Sí, y con rotundidad. Practiquemos algo de literatura creativa, incluso sin "casi" saber escribir. Si… ¿por qué no van a poder crear los que saben escribir una palabra detrás de otra, una idea detrás de otra idea, aun sin tener "escuela" que les haya enseñado? Tal vez la mejor manera de saber si te gusta aprender a escribir, sea practicar un poco y observarte.

Ponerse delante de una hoja en blanco merece un respeto, trasmitir ideas más respeto, atreverse a escribir es de premio. Poco a poco y según vayas escribiendo se aprenderá más, no hay que tener miedo a escribir.

Elige un vecino tuyo como protagonista y ponlo en una situación cómica. Si es serio mucho mejor hacerle ese contraste. 

Juega con él como personaje, no hagas más de un par de páginas en cada situación, pero practica a ponerlo en diferentes situaciones. 

Es una persona que conoces, que crees saber cómo se comportará. Juega a ponerle ante diferentes responsabilidades y disfruta de aprender a jugar con un personajes mitad ficción pero mitad real.

A la semana vuelve a leer lo que has escrito y analiza si cambiarías algo, si le sobran partes.

Estás creando un personaje que te podrá servir para otros trabajos más largos.

Para finalizar crea un relato en donde este personaje hable a los lectores, sobre el cómo ha vivido él las experiencias de verse envuelto en todas esas situaciones a las que le ha sumido el autor. Enfréntalo con la realidad, con tener que dar explicaciones. En Primera Persona. Juega con tu vecino, sin que él lo sepa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario