Editorial conjunto del Cuarto Poder catalán sobre el Estatut


Los catalanes están hartos de que sus leyes sean vista en el resto del Estado sin tener en cuenta todos los pasos que ya se han dado para su aprobación.
Y tienen toda la razón para presionar y decir en voz alta su opinión, porque es una barbaridad que la ratificación de una ley tan importante lleve 3 años de espera y que la tenga que ratificar un Tribunal Constitucional con tantas cortapisas por luchas intestinas de los grandes partidos políticos.
El PP no quiere a Cataluña y sin ella no está legitimado para gobernar España.
El Estatut tiene los votos de las Cortes de Madrid, del Parlament y de los ciudadanos de Cataluña.
No es posible ahora y con tanto retraso, intentar anular lo que los propios catalanes han aprobado tras hacerlo los máximos representantes del Estado.
Se trata de un asunto grave por su importancia del que todos tomaremos buena cuenta, y que representará sin duda, un punto de inflexión, sea el que sea el resultado de su sentencia, por culpa y responsabilidad de un PP ajeno al conocimiento real de lo que es España hoy, que no ees en lo político muy dstinta a como era hace casi un siglo, cuando se aprobaron los primeros Estatutos en la República.

El Cuarto Poder (los medios de comunicación) son tan importantes en un sistema libre de gobierno, que sus opiniones deben ser respetadas y tenidas en cuenta. Si hoy presionan es porque los aires que se mueven no parecen lógicos. Pero no presiona más de lo que lo están haciendo otros poderes del Estado, aunque lo hagan por debajo de la mesa.
La causa bein merece una reflexión pero sobre todo una atención por si las cosas se complican mucho más. Nunca podrán decir que los emdios de comunicación catalanes se callaron.