Páginas

9.1.18

Los Chiripitifláuticos también educaban

Podría parecer una conclusión absurda, pero los jóvenes de los años 70 que iniciamos en la calle los gritos contra la dictadura y a favor de una libertad que no teníamos, éramos los mismos que unos años antes habíamos visto el programa infantil de la televisión Los Chiripitifláuticos.

Era un programa muy infantil que se le escapó a la dictadura como herramienta educativa que hablaba sin querer del trabajo en equipo, de los buenos y los malos, de los adultos que parecían simpáticos y amigos, de la alegría por vivir y por lograr objetivos, sis e sabía trabajar todos en la misma dirección.

Para nosotros era en blanco y negro aunque luego se convirtió en color. Y era comandado por Locomotoro y Valentina, que éramos nosotros pero ya adultos, por el Capitán Tan que era la sensatez, y por el Tío Aquiles que era nuestro abuelo. En el año 1970 desapareció Locomotoro y entró el color, dejándonos vacíos del ejemplo de nuestro propio trabajo, pues aunque quedaba Valentina, era chica y en aquellos años los chicos y las chicas todavía íbamos a diferentes clases. ERan los últimos años de aquella aberrante decisión.

Al quitar a Locomotoro que repito éramos nosotros mismos, pusieron a un niño que no encajaba nada en las tramas de niños adultos, y a un payaso para disimular y quitarle realismo a las acciones de verdad. Ya no éramos un equipo “de verdad” sino un grupo con niños pequeños y payasos, Malasombras descafeinados, un abuelo cada vez más mayor y más cortapisas y una chica excesivamente sabelotodo.

Por si no nos creemos la importancia de la televisión de entonces en la educación de los niños de “luego”, pensemos en la importancia de Félix Rodríguez de la Fuente, de La Bruja Avería o de La Cuadra Salcedo. Por cierto, Félix empezó en aquellos muy viejos años con una serie de programa que se daban por las mañanas laborables, que imitaban a un colegio en la calle y moderno, con clases de naturaleza y de otras materias que daban otros profesores, para niños que no podían acudir a clase por enfermedad o por problemas de climatología. Duraron poco.