Mal día para empezar el día

Hay días malos. Con independencia de las ideas de cada uno. Son días que vienen en los libros de historia marcados de recuerdo. Hoy puede ser otro de esos. Las guerras sólo sirven para matar, para hacer muy ricos a los ricos y para intentar que las ideas de algunos queden enterradas en sangre.

Son tantos años ya los que cada uno de nosotros llevamos leyendo noticias sobre Oriente Próximo, que cada vez las leemos con más frialdad. Yo tardé bastantes años en entender el conflicto, pero según van pasando los acontecimientos creo que me voy olvidando de lo que ya sabía o al contrario, van cambiando las constantes en las que creía.

Casi diría que hoy, sé menos que hace años.