12.8.15

Si no se logra hay que llamar con más fuerza

Parque José Antonio Labordeta - Zaragoza
Si estamos a punto de lograrlo, de poder conseguir nuestros objetivos más básicos, pero siempre nos quedamos en la puerta, es como si llamáramos y nadie acudiera para abrirnos de verdad la puerta y así poder entrar. Así que nos queda lo más básico. ¡¡Lamar más fuerte!!

La vida es un carrusel donde se baja y se sube, muy pocas veces se mantiene fija en una situación que nos agrade, y muchas más veces tenemos la sensación de que estamos a punto de alcanzar la satisfacción, pero alguien no nos quiere abrir la puerta. 


Estamos a casi nada de lograrlo, pero nos quedamos con las ganas.

Llegar hasta allí también es muy importante. 

Tal vez ese punto de suerte o de empuje es el que os falla al final, pero eso mismo nos sucede a muchos. Traspasar la puerta es mucho más complicado que llegar a ella. 

Pero hay que llamar sin reblar, con todas nuestras fuerzas. Llegar no es suficiente, siempre hay que poner todo el empuje para que al final se nos abra la puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario