20.2.16

Robar ya no se llama robar, ahora es modificar objetivos

Lo de Vitaldent tiene delito. Obsérvese que deontología y odontología se escriben casi igual

En el ABC nos lo muestran de forma sencilla. La capacidad de hacer trampas es inmensa. De unos contra otros y de todos contra unos mismos. Debemos espabilarnos más, pues la capacidad de robar es tanta, que ya hemos logrado que no se llame robar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario