Páginas

4.6.18

Crecen las personas sin hogar ni futuro

Crecen los indigentes, las personas sin hogar en Barcelona y Madrid, como en otras ciudades de Europa. En poco tiempo he estado en Barcelona y en Madrid, ambas siguen creciendo en la estampa indigna de las personas que tienen que vivir en la calle.  En la imagen superior vemos la Plaza Mayor de Madrid hace pocas semanas, reunidas personas que esperan las ayudas de la noche. Al final las filas cruzan casi toda la plaza. La imagen inferior es de hace un año, pero en la actualidad sigue exactamente igual. Mini pisos de cartón.

Llama la atención el número creciente de indigentes tirados en la calle, viviendo entre mantas, cartones y basuras en la indignidad de su libre elección, pues creo que hay albergues suficientes para recoger el problema. O para esconderlo al menos. Ver multiplicado personalmente el drama que aumenta cada año, es una mala señal social, sea Berlín, Bruselas o Madrid y Barcelona. Y va en aumento. Esta no es la Europa que yo deseaba.

Pero es verdad que hay otra teoría al respecto. Al Sistema le interesa mostrarnos a los indigentes derrotados, a las personas que están mucho peor que nosotros. Nos sirven como ejemplo para admitir nuestra situación en declive, pues nos damos cuenta que siempre puede ser peor, que gracias a nuestra suerte y trabajo, aunque sea esclavista, mal pagado, sin derechos, sin futuro, nos salvamos de estar tirados en la calle.

Así que al Sistema no le interesa quitarlos del todo de la calle. Crecer en servicios de albergues no es una inversión muy cara, pero buscar alternativas habitaciones junto a programas de reinserción social y de apoyos a la salud pública pues en muchos casos son personas enfermas de algunos vicios conocidos y baratos, es posible y si los gobiernos quisieran lo harían. Lo dejan en manos de los Ayuntamientos que son la pata más pobre del Sistema.