Páginas

2.7.18

Hablar en público se aprende

Emprender es también invertir en tu formación, es aprender a ser mejor y a poder ofrecer unas habilidades que te sean más fáciles de vender en tu propio currículo. No estás vendiendo tu trabajo, que también, te estás vendiendo tú mismo, aunque esto suene a algo horroroso. Y si no lo haces tú, no te preocupes, lo hará otro candidato que será quien al final te ganará en la selección laboral. Por eso saber hablar en público es muy importante hoy en día.

Por ello debes dominar todas esas habilidades que hoy son necesarias para vencer a tus contrincantes, entre las que se incluye aprender a hablar en público, aunque sea solo ante un par de personas que te estén entrevistando. 

No temas emplear o escuchar este idioma casi guerrero que estoy empleando en este texto. Estamos hablando de tu futuro y del de tu familia.

Tienes que aprender a hablar en público con soltura, con voz bien vocalizada y clara, suave pero contundente cuando sea necesario, que comunique bien tanto con la voz como con los gestos, que con la mínima cantidad posible de palabras diga la mayor cantidad posible de conceptos e ideas. Practica mucho, grábate, escucha tus intervenciones, controla los nervios, sé positivo y no te emociones excepto cuando hay que emocionar a los que te escuchen, empieza hablando con algún impacto que atraiga la atención de todos, no aburras, y si es una intervención tipo conferencia divide tus discursos en tres bloques, cada uno de ellos con una sola idea fuerza.

Aprende a ser honesto contigo y con los demás. A veces un NO es mucho mejor que un SI. Debes confiar en tus posibilidades, no aumentarlas, pero no minusvalores tus posibilidades de salir de cualquier entuerto que te pudiera surgir. Por ejemplo una pregunta complicada ante tus explicaciones o una respuesta comprometida ante una pregunta personal

Escucha intervenciones de otras personas, aprende de ellos, selecciona qué tipo de intervención encaja mejor por tu propia forma de ser, lo que mejor vaya a tu personalidad. Habla pero deja que te pregunten, que los demás puedan intervenir…, y escucha. Aprende a escuchar activamente. Nadie nace sabiendo hablar en público, todos aprendemos.