Páginas

16.7.19

¿Hasta dónde es socialista el PSOE? ¿Y Podemos?

Me comentaba ayer un lector de estas páginas que considerar al PSOE de izquierdas era como poco ingenuo. Y puede ser cierto si nos atenemos a los que se publican en los medios, a sus juegos de cartas marcadas, a sus políticas socialdemócratas tirando a posibilistas. 

Pero uno, que sin ser del PSOE si trata con militantes activos del mismo, sabe que dentro del PSOE hay muchos socialistas y muy socialistas (y otros que no lo son tanto) y aunque eso no garantiza que la organización lo sea, si es verdad que lo debería ser.

Es cierto que en los años finales de la décadas de los 70 del siglo XX hubo que construir una estructura de izquierdas y se decidió hacer (o se quiso organizar desde los poderes que fueran) al margen de la poca pero muy activa izquierda que se había mantenido en los últimos años de la cruel dictadura. 

España no fue Portugal (no pudo serlo por el poder militar español, que nunca permitió jugar a ser demócratas de verdad), y a partir de allí tuvimos una Transición que a veces llamamos modélica y que puede serlo porque siguiera un modelo perfectamente diseñado para que no fuera nunca de izquierdas.

Incluso a veces escucho que Podemos tampoco es de izquierdas, pero algo debe tener cuando los “poderes” que gobiernan de verdad, escondidos y no elegidos, no los quieren ver ni en pintura en los despachos oscuros del poder. 

Hay que ser sinceros, si no se quiere que Podemos entre en La Moncloa es simplemente porque no se quiere que vea debajo de las alfombras del poder, que observe desde dentro la maquinaria de la España posfranquista.

No existen manías personales, odios por llevar barba o corbata, absurdas dudas sobre si este es mejor que el otro. Hay claramente unas directrices impuestas por “alguien” para que Podemos no entre a los despachos del poder, para que no los vea en "su salsa". 

No sucede nada con admitir que España se tuvo que construir con déficit democrático, excepto que habría que asumir que nuestra democracia está coja o literalmente imposibilitada para ser libre del todo.