Páginas

11.5.15

Sobre ETA todavía nos quedan muchas líneas por escribir

El programa de Salvados sobre ETA con la entrevista a Iñaki Rekarte representa sin duda un ejemplo de nuevo periodismo liderado por un Jordi Évole que junto a todo el equipo técnico supo construir un documento para la historia. Los silencios, el ambiente, la fotografía, el montaje, los planos, estaban construidos para decir lo que en realidad transmitieron, que una pandilla de tontos violentos, de asesinos por odio, estuvieron a punto de romper la historia de España desde la casualidad de la violencia gratuita de unos críos manipulados por unos simples soldados sin formación táctica.

No hay calidad dentro de ETA y aun así llevaron a España contra las cuerdas, lo que nos obliga a pensar si no hubo también un intento de propiciar la idiotez para así desde el poder escondido gobernar las libertades. Los comandos según Rekarte no operaban desde la formación militar, táctica, o incluso ni de la más básica para tener éxito. Aprendían a matar matando. A conducir vehículos conduciendo. A montar bombas con unos papeles mal escritos. A disparar desde la práctica callejera. 

Sabíamos que el terrorismo es una forma muy sencilla de crear terror, para desgracia de todos los que lo hemos vivido en nuestra historia, pero nunca pudimos imaginar que la preparación, cobertura o contactos entre ellos fuera tan baja como la de unos simples quinquis robagallinas. Todavía, estoy seguro, quedan muchas líneas por escribir sobre ETA.