¿Por qué habla Morenés?

El Ministro de Defensa español ha cumplido con su deber bobo de apoyar las opciones de independencia de media Cataluña con unas palabras absurdas y que en cualquier otro país democrático hubiera supuesto su cese o cuando menos su bronca pública por parte del “jefe”.

Con la respuesta de: “si todo el mundo cumple con su deber no hará falta ninguna actuación del Ejército en Cataluña” no solo ningunea a la justicia, a la política, a los políticos y a la democracia, sino que vuelve a poner sobre la mesa el papel interno del ejército español, más proclive en su historia a luchar contra los españoles que a otro tipo de labor. 

NO han sido unas palabras inteligentes que necesitan una rectificación pública con urgencia, y sobre todo una aclaración contundente por parte de los tienen la obligación de cuidar que España funcione bien.