Celtiberia pura, en los asuntos de cagar y mear

En esa Celtiberia básica y antigua nos podemos encontrar carteles como este, claros, contundentes y amables. Todo a la vez. 

Lo pide por favor, e incluso le da la gracias sin saber si lo va a cosneguir. Pero ordena que ya vale, que su puto dueño contenga al perro para que no cague y mee en la puerta de su casa. 

Y que no se preocupe, que le busca solución, que se lo lleve a su puta casa y lo ponga a mear y cagar en el salón. Eso si, dicho con amabilidad, no se vaya a cabrear. Celtiberia pura e incluso dura.