Falta de sintonía

Decir que dos no riñen si uno no quiere es la misma tontería que decir que dos siempre riñen si uno quiere.
Todo depende de cada uno de los dos.
Me consta que llegaron a ser incluso amigos, y que la política colocó a los dos en situaciones tan distantes que se han convertido en dos grandes enemigos políticos y personales. Y así no hay forma posible de que avancemos nada de nada, lo cual es peligroso porque no avanzar cuando es inevitable moverse, es siempre retroceder.
En el Congreso hay muchos políticos, y es verdad que unos representan a 10 millones y otros a solo 300.000. Pero las sensibilidades políticas y las minorías son tan importantes en el engrase de la sociedad que sin ellas no podríamos funcionar, ni bien ni mal.
Imaginemos un país español sin basureros o sin artistas o sin catalanes o sin gallegos o sin vascos o sin personas de menos de 1,60 de altura. No valdría la pena vivir en esa tierra sin minorías.
¿Los políticos actuales han estudiado sociología, historia, psicología, humanismo y el Arte de la Guerra de Sun Tzu?
Desde luego a quien no han leído es a Baltasar Gracián.