La triste hoja que se fue secando poco a poco

La triste hoja está triste mientras se nos muere poco a poco. Se apaga porque nadie sabe hacer nada por cambiar su destino. Ya ha cambiado de color.

Entre simples palabras que no sabía que tuvieran tanta importancia, se muere sola, se agrisa y espera a que llegue el final.

Yo siempre pensé que "libertad" era una gran palabra, una hermosa expresión de gozo, y sabía también que muchas veces se ha mal empleado para precisamente cambiar los destinos de las personas que la decían o la escuchaban. 

Pero nunca en los muchos años de querer entender este camino, me había encontrado con gentes que fueran capaces de hacer reír a los que no quieren la libertad a costa de quedarse quietos por mucho que su corazón les pide libertad a gritos y llevan décadas luchando por ella.

En nombre de la libertad, de la justicia parece que todo se puede hacer y es mentira. Hay que decirlo fuerte para que no quede duda. ¡¡¡¡ES MENTIRA!!!!

La hoja está triste y gris, está muriéndose, pero yo al menos la conservaré tapada y escondida, para que nadie me la tire a la papelera como si fuera un desecho inservible.

ULTIMA HORA.- Parece que al final si que aparecerá la libertad, aunque solo sea escrita al aire.