Filosofía para todos. Así de simple

En los últimos días solo con la filosofía se puede (intentar) entender ciertos comportamientos ¿humanos?. Y si además es de la clásica, para que no haya muchas interferencias entre la sabiduría por la sabiduría y el resultado final…, pues miel sobre hojuelas.

Ahora eso si…, que justo debajo del anuncio nos pongan la señal de pagar nos destroza la fe…, incluso en la filosofía.

Ya casi no nos queda nada en qué creer y eso es muy malo, porque cuando esto ha sucedido en las historias de las civilizaciones, siempre ha bajado algún profeta (que suelen ser gente que chilla más que los otros) y nos ha roto las leyes en la cabeza, a ser posible de piedra y con piedras. 


Las leyes y las armas, quiero decir.

Yo no quiero nadie que venga a salvarme de nada, nadie que me tenga que explicar con telas de colores quien es víctima y quien culpable, nadie que venga a contarme en mi tiempo libre lo que debo pensar o no.

Yo también tengo banderas y son las mismas que las del otro lado, pero la diferencia puede ser que yo no las enseño y mucho menos las saco de casa para pasarlas por los morros de los que piensan distinto a mi, a los que respeto mucho. No entiendo muy bien esa manía de equivocarse de enemigos, con los listos que parecen los listos.