Páginas

28.1.18

La verdad. La fake new. La posverdad. La mentira

Hace muchas décadas que descubrimos que para tapar la verdad de antes, nada como inventarse buenas mentiras. Con la llegada de internet hemos descubierto que es mucho mejor ahora sembrar muchas y variadas pequeñas mentiras que incluso no tienen que ser ni buenas. Cuanto más mentiras, menos veremos la verdad.

Los medios de comunicación están muy débiles, la posverdad o las fake new nos inundan el campo de la verdad, para ya no saber distinguir unas de otras. Contra una verdad lanzamos varias mentiras parecidas, que se diferencien poco, y ya será suficiente para lograr que todos duden.

Antes nos creímos que la verdad consistía en decir la verdad, toda la verdad y únicamente la verdad. Ahora hemos aprendido a decir la verdad, pero solo una parte de ella y además adornarla de detalles bonitos que no vienen al caso. No parecen mentiras pero no son verdades.

Podemos incluso preguntar a los juzgados si aquello o lo otro es verdad o mentira, y esperar a que nos respondan. Y cocinar la respuesta con parte de su verdad y algo de especias orientales para que le den sabor. De esa forma todo nos sabe a picante y a lo mismo. Da igual que sea carne o pescado. Todo está cocinado.