Los restos


Los restos de las defensas de troncos que sujetaban la solera del segundo ojo del Puente de Piedra. Estos troncos clavados en el lecho sujetaban las piedras ante las avenidas del río, impidiendo que fuean desplazadas. Curiosa manera, pero eficaz, de evitar daños en los puentes.