La vacaciones se acabaron

Vuelve la vida política, la laboral, los nuevos programas de TV, los fascículos, las noches frescas, el fútbol e incluso los colegios.
Ya nada será como en estas 9 semanas anteriores, Juan Alberto tendrá que salir a decirnos qué opina del Puente Piedra, Zapatero nos seguirá prometiendo subidas en las pensiones para que los abuelos que no se han muerto desde el 82 le sigan votando, y el Real Zaragoza tendrá que meter goles para poder seguir hablando del campo de fútbol con propiedad.
Espero que empiecen las actividades culturales, las reuniones políticas, las decisiones importantes que se quedaron en el congelador, las ganas de trabajar de los jóvenes, la bajada de los tipos de interés y los libros nuevos que sean buenos.
Yo tengo promesas para este septiembre que no había tenido nunca para la misma época, será la edad o será la salud. Como dice Serrat. Hoy puede ser un buen septiembre, duro con él. Bueno, más o menos.