¿Se puede ser socialista y abandonar?

Yo creo que hacer leña de los rotos y descosidos es un gran fallo, un error por parte de quien venga. Y este es el caso. Las posturas se han radicalizado tanto que es imposible mantener la relación y se debería con cuidado y elegancia darse la mano y respetarse mutuamente, porque lo cortés no quita lo valiente.
Pero en este país, de los pocos que conozco, somos muy dados a manejar la espada y atacar o defendernos, pero el caso es hacer sangre para que el pueblo aplauda.
¿Pedirán las orejas y el rabo del torero o se conformarán con hacer el ridículo?
Se puede ser de un partido político, disentir en algunos temas pero respetar las ideas y no pasarse ni los unos ni los otros. el silencio a veces es un buen acompañante.