El País

Cuando el primer periódico de lengua hispana publica este trozo de portada e indica el número de páginas que sobre cada tema trata en su interior, noto que estoy nadando contra corriente y que algo me falla en mi sistema operativo.
Y eso que es el MAC OS X 10.4.10. Soy tan raro como mi sistema.
Nadie se merece ser comparado con nadie, sólo los que deciden son los que tienen que hacerlo con sutileza, con razón, con objetividad.
Cuando alguien se va o le abren la puerta de un trabajo, se convierte en un paria, en un enemigo, en un bicho a batir. Igual da que quien abre la puerta, sea de izquierdas o de derechas. Por eso me jode mucho más esta forma de entender el trabajo de los demás, la parte de vida que entregas cuando te entregas. Todo puede resultar gratis o a lo sumo, pagado por las monedas del sueldo.
Que lo sepan los que sueñan con la productividad y la motivación.
¡Mecagoentoloquesemenea!