Los Blog hacen pupa

Nos odian, luego somos importantes.
Maravillosas frases como que no somos independientes, creíbles o respetables además de honestos, auténticos y confidenciales nos indican que al menos escocemos.
Después de 38 años en el mismo oficio, uno ve que los periodistas de verdad dicen las mismas cosas que yo mismo digo de los que se bajan Photoshop por internet y se ponen a retocar imágenes quitándome mi oficio de toda una vida.
Tienen razón, somos molestos y caparras, tocapelotas y ocupamos un hueco que antes ocupaban otros, es cierto, pero a muchos de nosotros nos han ido lanzando a la calle las nuevas tecnologías y a través de ellas deseamos seguir viviendo, porque vivir no es solo cobrar un sueldo, es también respirar y hablar, es ver crecer y decir la verdad, es contemplar el sol y notar el frío en la cara.
A mi no me da miedo el frío de la calle, me da mucho más miedo el frío del hogar, no me da retiemble la mala cara de los enemigos jetas que se disfrazan de piel de cordero, los tontos de baba que se creen capaces de engañar porque nos callamos y sonreímos cuando nos conviene. Si que me da miedo sentirme muerto, no poder decir lo que pienso cuando quiero, que se me diga que hay que tener confidencialidad para ejercer de escritor.
Queridos lectores, miles de blog han empezado a conquistar las ideas, estén atentos, muchos de nosotros tenemos ideas para ampliar los servicios, esto no ha hecho más que empezar.
Me debo a mi decálogo deontológico propio.
Primero no mentirás.
Segundo serás sincero contigo mismo y tus ideas.
Tercero cuidarás al lector como a ti mismo.
Cuarto escribirás casi todos los días.
Quinto no estarás pendiente de las audiencias.
Sexto intentarás no aburrir.
Séptimo colaborarás con otros blogueros para que se amplíe la red de redes.
Octavo intentarás aprender todos los días algo interesante.
Noveno desearás que las imágenes sean todas propias y elegantes
Décimo que asumimos que somos solo eso, personas.