La primera entrada a la Expo 2008 de Zaragoza

Tenemos la Expo 2008 casi terminada, Zaragoza esperando el momento de poder abrirse al mundo y enseñar sus futuros. Nos quedan pocos días para saber de qué va esto de la Expo y de empezar en pensar en nueva clave desde una ciudad que no es verdad que ocupe el quinto lugar de España, porque durante décadas nos han abandonado, disimulando.
Sirve viajar por Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga, San Sebastián, Oviedo, Palma de Mallorca o La Coruña para poder comprobar los cambios que han sufrido estas ciudades, como han resuelto sus cinturones de circunvalación o sus transportes urbanos, cómo han crecido en vida cultural y entonces poder saber donde estamos desde Zaragoza, y cómo era inevitable que algún empujón hicera de Zaragoza una ciudad que se pusiera en el circuito de las ciudades grandes no por su tamaño sino por su grandeza.
Quedan en el cesto de las promesas, algunas obras muy necesarias, dotaciones en los barrios que se han abandonado, el reto de trasladar a toda la ciudad la sensación de que de verdad, Zaragoza va a ser algo más que unas cuantas hectáreas de modernidad.
En muchos barrios, estamos esperando que la marea de la Expo nos inunde. Estamos simplemente esperando que se abran dotaciones culturales que llevan años terminadas pero sin dotación económica para que funcionen.
Nos esperan años de resaca. Debemos ir pensando en la post Expo. Todos.
El día 5 estaré allí y les contaré.