Es urgente formar gobierno. Sin trampas

Ya tenemos sin fecha una nueva investidura en marcha para Presidente de Gobierno que todavía no sabemos si fructificará o no. Pero Pedro Sánchez ayer ya cometió el primer error claro de un socialista que quiere ser Presidente de todos. Sólo admitió dos preguntas a los periodistas, algo ilógico. No cabe en estos tiempos unos comportamientos tan oscuros, pues no son fáciles para nadie, tampoco para todos los españoles que simplemente votamos y no  nos dejan saber para qué.

Es posible que por criterios de tacticismo político al final el PSOE y ERC se pongan de acuerdo sin saber bien por qué y para qué excepto para sus propios beneficios. Pero la duda tremenda es saber a qué precio histórico se va a producir esta investidura en manos de una ERC que sin duda debe estar en todo tipo de mesas para hablar, pero en ninguna para presionar a todos.

El problema de Cataluña es político y sólo se resolverá desde la política. Pero desde la política del diálogo y no desde el de la presión por parte de ninguna de las formas posibles. 


Hay que hablar, hay que negociar, pero sin que en medio esté en juego la Presidencia de España, de toda España. Eso es lógico, pues nacer la legislatura viciada de sombras oscuras es un mal nacimiento. Y con los años que llevamos encima es una mala manera de comenzar a terminar o de terminar el comienzo sin estabilidad.

El PSOE sabe que no puede acudir a unas terceras elecciones generales. España tampoco. Pero la derecha sí sería partidaria de esa opción. A ERC no le interesa que puedan gobernar los conservadores, y a Podemos le interesaría aclarar su estructura estatal por si acaso. 

Por desgracia nada está claro mientras los problemas se amontonan y no es lógico los comportamientos de los que aspiran a ser los gobernantes de España que deseen representar la tranquilidad.