Antes eran rojos y ahora son azules. ¿Daltonismo social?

Ahora ser rojo es el mal de todos los días en las redes o en televisión. Crecen los comunistas como enfermedad cuando ya no hay comunistas ni en el PC, y crecen los bolivarianos aunque no hayan salido nunca de su ciudad. Son apellidos calificativos para insultar no a las personas sino al conjunto de la sociedad que intenta salir de la desigualdad. 

Lo curioso es que a los azules no los llamamos azules sino fascistas o de extrema derecha, para dejar que el único adjetivo calificativo y negativo sea el de "Rojos" como si ser rojo fuera la hostia. 

No, no llevamos rabo por detrás, tampoco damos caramelos envenenados a los niños ni vamos follando por las clases de Primaria para enseñarles a los niños los vicios que prohibe la iglesia católica. 

Los pobres somos rojos por obligación, e incluso está sucediendo algo muy curioso. Hay muchos pobres que eran rojos y se han vuelto azules. Debe ser une enfermedad nueva.