¿Es necesario un nuevo nacionalismo aragonés?

Tras vacunarnos en España del nacionalismo excluyente e independentista por las decisiones equivocadas del Gobierno catalán, van a surgir nuevos nacionalismos de corte más europeo, nada independentistas pero más apegados a los problemas particulares de sus territorios. Cuidado con este asunto pues entre los nacionalistas clásicos en defensa de las culturas, las sociedades pequeñas y los territorios débiles, están ya surgiendo partidos u organizaciones nacionalistas de corte fascista o populistas.

En España tenemos ejemplos nacionalistas clásicos (no entramos en el campo del populismo fascista) como Teruel Existe, Adelante Andalucía, Más Madrid, Compromís, pero también como los ya muy consolidados como PNV, en claro declive como BNG, o los viejos y transformados en otras “cosas” como la antigua CIU o Uniò, o una ERC que irán cambiando sus formas y procesos en la medida en que se salga del actual momento. Hay más pero no es necesario nombrar a todos los territorios.

Si nos centramos en Aragón podemos observar que no puede seguir existiendo sin tensiones y con fuerza viva una CHA más un PAR, junto a un Teruel Existe, un Puyalón, una ZEC multiplicada territorialmente, más otros tres partidos minoritarios. Sobre todo si además de haber tantos, no son capaces de contactar con la sociedad con propuestas creíbles y diferenciadoras.

Algunos de los ejemplos que en los últimos meses han ido surgiendo en la nueva política española hay que analizarlos mejor si queremos construir el futuro. 

Más Madrid, Teruel Existe o Adelante Andalucía son tres posibles ejemplos que pueden ser la punta de lanza de nuevos partidos políticos, de nuevas posibilidades transversales de crear nuevas políticas, pues todos ellos son lo uno y lo contrario, lo que parece y lo diferente. Pero todos ellos son o serán cercanos a sus votantes y a sus militantes.

Carmena ha dicho que se equivocó al formar Más Madrid precisamente porque no logró la unión necesaria de todos los actores de la misma idea política y el troceamiento supuso la suma de la derecha rancia. 

Adelante Andalucía se ha separado de Podemos para iniciar un camino diferente casi desde la misma ideología pero con claros signos de nacionalismo andaluz. 

Teruel Existe sabe que no podrá quedarse solo en lo que es hoy o será pan para cuatro años.

En Aragón ya vemos como algunas propuestas nacionalista en otros territorios vecinos son muy positivas para ellos e incluso negativas para Aragón pues logran objetivos que se restan de los objetivos generales de reparto. 

Hay que trabajar pues en aglutinar fuerzas, en hacerlas viables y válidas, en saber leer en siglo XXI y entender qué nacionalismos de nueva cuña son los necesarios, los posibles y los válidos.

Se abre la puerta a un nuevo nacionalismo de corte territorial más reivindicativo pero poco o nada independentista, apegado a su sociedad y a sus particulares problemas que son totalmente olvidados por las fuerzas políticas nacionales. 

Un nacionalismo de las personas, o como decían en los primeros tiempos de Podemos adaptado a esto que comento: “Un nacionalismo desde abajo hacia arriba”.

¿Y el futuro? Pues es posible que la propia sociedad se de cuenta de que un nuevo nacionalismo más europeísta y nada independentista, que reafirme la personalidad de los territorios y de las sociedades desde opciones políticas que trabajen por las personas y sus desigualdades, sea una opción de defensa hacia otros nacionalismos vecinos similares.

En Aragón nadie defenderá nuestras posibilidades frente a los gigantes Cataluña, Valencia, País Vasco o incluso Navarra si no es desde el propio Aragón, sin mirar a Madrid pero exigiendo a Madrid. 

Si para eso en Aragón seguimos estando troceados en ocho opciones diferentes no podremos hacer nada por defendernos de los vecinos que defienden muy bien lo suyo. Pero si somos una o dos opciones claras en defensa de Aragón la cosa cambia y mucho.

¿Pueden ser aragonesistas el PSOE, el PP o Podemos aragoneses? Lo pueden ser pero no lo son pues muchas de sus decisiones tiene que pasar el filtro de Madrid

Por eso mismo Lambán sabe que su futuro pasa por ser aragonesista socialista, intentar no depender excesivamente de Madrid. Ese movimiento de Lambán reafirma lo que he intentado explicar.

Al vacunarnos del nacionalismo excluyente por los errores catalanes, hemos dado el paso para crear un nuevo nacionalismo que algunos sabrán leer y otros creerán que es un paso en falso y temporalmente inactivo. El futuro está para escribirlo.