Páginas

4.3.18

Pensiones en Suiza. Sistema del futuro

El problema para los futuros pensionistas no será el que hay muchas personas en edad de estar jubiladas, y de que la tasa de reposición sea baja. El problema es que los que estén en edad de trabajar no van a tener trabajo ni van a cotizar lo suficiente, pues serán trabajos precarios, discontinuos, mal considerados en global. Hablo de media, pues efectivamente siempre existirán trabajos bien pagados y considerados.

El problema es que la cantidad de trabajo va a bajar aún más, por la robotización de los trabajos industriales e incluso de servicios. Estamos destruyendo puesto de trabajo todos los días. Primero vino la deslocalización para abaratar costos, seguido de la globalización de los mercados, mientras crecían las nuevas tecnologías que acababan con sectores enteros de la producción. Hay oficios de hace 25 años que hoy no existen.

La sociedad tendrá que buscar soluciones a la falta de trabajo. Crear trabajos ficticios, trabajos que hoy no existen, servicios que no se hacen. Pues a las personas hay que tenerlas ocupadas para que coticen, para que puedan cobrar un sueldo y vivir del mismo pero sobre todo para estar ocupados en trabajar pues si no es así la violencia social crecerá alarmantemente.

El problema de los pensionistas no será cobrar la pensión, que seguró será asistencial y por ello muy baja. Dinero siempre hay y si no pues se fabrica. El problema será que las diferentes clases sociales se van a radicalizar. Habrá pensionistas de lujo y pensionistas asistenciales. Y para eso no creo que estemos preparados todavía. Las quejas van a ir en aumento, pues nadie lo quiere ver y menos lo quiere resolver.

Pero un sistema parecido ya funciona en Suiza, donde las necesidades mensuales de pensión son muy altas y donde los trabajadores pobres no han cotizado lo suficiente en cantidad para cobrar una pensión con arreglo a lo que se necesita por los altos precios de las viviendas y la alimentación. Y las instituciones entran a nivelar los ingresos de forma asistencial.

Pensiones en Suiza complementadas por los Ayuntamientos y los Cantones, que asombrarían por su cantidad final a las pensiones de España. Pero allí no es normal tener vivienda propia, y los precios de alquiles de vivienda son altísimos. Con una pensión de 1.200 euros es imposible vivir en Suiza.

Cuidado que esto no tiene nada que ver con lo que ha dicho el Banco de España estos días. Tener vivienda propia en España es un activo, sin duda, que permite no encarar los últimos años de vida con los mismos problemas que en muchos países de Europa, pero eso no tiene nada que ver con que se cuenten como parte de los ingresos de pensionista. Aunque a la hora de las pensiones asistenciales del futuro, estoy seguro que sí se tendrá en cuenta.