Páginas

29.3.18

Militares en las procesiones suena a rancio y peligroso

Yo alucino cada vez que veo a la Guardia Civil, a la Legión, a los militares de variado color o a los policías, desfilando junto a los cristos y las vírgenes en la Semana Santa española. No tienen sentido social en una España aconfesional. No pintan nada vestidos de su oficio. 

Es como si entendiéramos lógico que los panaderos, los metalúrgicos, los enfermeros o los carpinteros desfilaran con sus monos de trabajo o sus batas, junto a las vírgenes. Eso sí, las mujeres con peineta y de negro.

Soy cristiano, fui a colegio de curas y visito iglesias con la normalidad que me da la real gana. Pero mezclar religión con poder militar y de armas me parece un detalle para analizar con calma. Queremos que a la iglesia rancia del catolicismo de mitad del siglo XX le siga acompañando el poder de las armas, y eso es peligroso y no es ningún favor. Si Cristo levantara la cabeza expulsaría a los romanos de oficio pagado por el Estado, de sus procesiones.

Lo de poner las banderas a media asta es un detalle de psiquiatría, y allí ya no entro. No soy tan experto como para criticarlo sin caer en el laberinto mental de la idiotez.