Páginas

23.3.18

Con Cataluña no estamos entendiendo nada. Y es peligroso no saber leer

Con el tema catalán seguimos jugando con fuego desde Madrid. El poder de la fuerza de las leyes tiene también un espacio, un tamaño, una lógica, un recorrido inteligente. Algunos dirán que no, otros que son los mejores juristas los que están tomando estas decisiones tan inentendibles desde la política y muchos otros dirán que se lo merecen. 

No voy a ser yo quien diga que no han cometido ilegalidades, ni tampoco idioteces políticas, ni irresponsabilidades sociales que han llevado a España a una situación anormal. No voy a ser yo.

Pero las decisiones de meter a la cárcel a los que se menean, nos va a costar muy caro en el futuro social de Cataluña y de España. Las sociedades deben trabajar en el presente pensando en el futuro. Pero no en el futuro de dos años, sino en el de una década. Y aquí los errores de todos los actores son brutales. Y acumulativos. 

Muy pocos catalanes con experiencia política están sabiendo leer el momento y pensando en clave lógica y de futuro. Y lo curioso es que ninguno tiene poder.

¿Hacia dónde vamos? Pues hacia la solución no. E insisto como ya he hecho en varias otras ocasiones. Quien piense que en Cataluña no tenemos un problema, se equivoca.